La importancia de la oratoria en el ejercicio de portavocía

portavocía

La importancia de la oratoria en el ejercicio de portavocía

El uso correcto de la oratoria en la portavocía puede ser un arma poderosa. Con esta habilidad logramos ganarnos la voluntad de nuestros oyentes a través de nuestras palabras. Mientras las palabras se usen adecuadamente y con precaución se puede llegar a tener un gran alcance sobre muchas personas.

Diariamente somos moderadores en nuestra vida personal o profesional. En algunos casos solemos asumir el rol de portavoz. Debemos representar, defender o vender al público nuestras ideas o las de otros. En este artículo destacaremos la importancia de una buena oratoria al momento de ser portavoces. Además damos algunos tips que te ayudarán a desarrollar esta habilidad.

¿Qué es el ejercicio de portavocía?

Un portavoz es aquel encargado de informar, defender, vender y dirigir una idea. Bien sea a una persona o a un grupo de ellas. Estos suelen recibir capacitación e información específica. Tienen un manejo completo del tema determinado sobre el que se habla. El portavoz suele ser el rostro y la voz de una interacción en la que se promocionan acciones o productos. Debe tener el desenvolvimiento y carisma necesario para hablar en público.

Las características que debe poseer un buen portavoz son:

  • Estar bien informado: debe contar con la capacidad de retener información y poder reproducirla al público destino con seguridad y propiedad. Así como conocer a fondo el tema sobre el que hablara y estar preparado para responder cualquier duda referente a este.
  • Mostrar empatía y simpatía: además de hablar debe saber escuchar con atención. El portavoz tiene que tener la capacidad de identificar el estado de ánimo de quienes lo escuchan para conectarse con estos de forma positiva. Si actúa de forma fría e impersonal, no logrará generar confianza y apoyo de su público y fracasará en su objetivo de comunicar.
  • Confiar en su equipo: debe aprender a aceptar sugerencias y en algunos casos, a ser dirigido por otras personas.
  • Disposición: un buen portavoz debe estar siempre disponible y con fácil acceso debido a que este suele ser llamado cuando hay momentos de crisis u oportunidades en los que su presencia puede mejorar la imagen de lo que se busca promocionar.
portavocía

Oratoria y portavocía

¿Qué es oratoria?

La oratoria es el arte de hablar en público sobre un tema determinado que entretenga y conmueva a los oyentes. Implica poseer el mayor conocimiento posible sobre el tema del que se hablará. Expresarlo con un discurso concreto, fluido y seguro. El orador debe tener la destreza y habilidad para desenvolverse frente a su público. Manteniendo una postura adecuada y un tono de voz que imparta confianza para mantener a los oyentes interesados en el tema.

Ya que conocemos ambos términos, relacionemos ¿Cuál es la importancia de la oratoria en el ejercicio de portavocía?

La oratoria es una parte fundamental, o bien la más importante, en el ejercicio de los portavoces. El objetivo principal de la persona que realiza el ejercicio de portavocía es comunicar. Esto se puede lograr efectivamente si la persona posee buena oratoria. Esta será la clave para que el emisor, la persona que transmite un mensaje, logre convencer a los receptores, aquellos que reciben el mensaje. Consiste en crear un vínculo con el público para que la información sea captada de forma correcta.

Utilizando una correcta oratoria, el portavoz logrará centrar la atención de su público en él. Manteniendo a estos motivados e interesados en el tema sobre el que habla.

El orador debe transmitir el mensaje en segunda persona para hacer que el receptor se sienta parte de lo que se está promocionando. Usando frases que hagan que la gente se identifique. Se debe manejar un buen tono de voz. Modular de forma inteligente y clara, en general, utilizar correctamente los recursos de la comunicación.

En conclusión, la importancia de la oratoria dentro del ejercicio de portavocía es el arte de utilizar las palabras correctamente para transmitir el mensaje que se quiere. Aun cuando en muchos casos algunos portavoces no manejan la veracidad, saben que es indispensable mantener al público motivado y convencido de lo que escucha.

Algunos tips para que mejores o perfecciones tu oratoria y mejores como portavoz:

  • Uso de un bosquejo. Se deben plasmar las ideas sobresalientes de la exposición para que el discurso se pueda desarrollar de manera más natural.
  • Pronunciación y enunciación correcta. Durante todo el discurso debe mantenerse la enunciación. Y la pronunciación de las palabras debe ser correcta para que estas puedan ser comprendidas con facilidad.
  • Información que genere interés. Pueden utilizarse citas bibliográficas, anécdotas personales, parábolas, ilustraciones… O ejemplos que enganchen al auditorio despertando su interés durante el desarrollo de la exposición.
  • Buen vocabulario. El orador debe utilizar un vocabulario adecuado para el público al que se va a dirigir. Éste debe aportar y enriquecer a quienes lo escuchan.
  • Moverse entre la gente. A través de las posturas y la interacción que tenga el orador con las personas y objetos que se encuentren en el lugar donde está exponiendo la idea, se podrá “Romper el hielo”. También mantener una comunicación asertiva, entretenida y personalizada con todo el público.

Podemos decir que tanto la oratoria como el ejercicio de portavocía están presentes en nuestra vida diaria. El portavoz se fundamenta en su oratoria para conectarse con su público. Lo mantiene informado y motivado. Logrando impartir de forma efectiva la información, producto o programa.

Cómo el coaching nutricional puede ayudarte a llevar una vida sana

coaching nutricional

Aprende cómo el coaching nutricional puede ayudarte a llevar una vida sana

Coaching nutricional. Es muy común iniciar un estilo de vida saludable y dejarlo al poco tiempo porque no te acostumbras a cumplir ese nuevo hábito, no puedes organizarte correctamente, te sales constantemente de tu régimen alimenticio o simplemente te aburres. Si sueles encontrarte con este obstáculo en el camino, este artículo es ideal para ti. Hablaremos del coaching nutricional, cómo saber si necesitas uno, cuál es la diferencia entre esta modalidad y un nutricionista, y cómo esta rama del coaching puede ayudarte a llevar una vida saludable.

¿Qué es el Coaching Nutricional?

Es un proceso en el que se trabaja con la persona interesada para alcanzar los objetivos deseados que la lleven a cumplir una dieta balanceada y un estilo de vida saludable. En este sentido, el coach especializado en nutrición se encarga de guiarlo en el camino, a través de herramientas motivacionales y estrategias que atacan directamente aquellas limitaciones existentes y refuerzan los aspectos positivos del entrenado, haciendo un seguimiento detallado de los cambios emocionales y físicos durante el proceso.

La meta principal de este coaching es que la persona consiga modificar sus hábitos alimenticios que por sí mismo le es difícil de cambiar, ya sea para adelgazar o para adquirir una condición física especial y prepararlo desde el punto de vista emocional para que pueda vencer obstáculos que comúnmente se presentan en el camino. El coach nutricional logra que la persona cree el entorno adecuado y adopte la actitud necesaria para mantener la determinación de lograr cambios en su alimentación, mejorando muchos aspectos de su vida.

Durante este proceso:

  • Se determina un objetivo concreto que sea realista.
  • Se trabaja la motivación para que sea útil y personalizada.
  • Se visualizan los beneficios para conseguir satisfacción al finalizar el proceso.
  • Se derrumban las barreras que puedan aparecer en el camino.
  • Se potencian las fortalezas y cualidades del cliente.

¿Cómo saber si necesitas un coach nutricional?

Si aún no estás convencido de recurrir a la ayuda de un coach nutricional para mejorar tus hábitos alimenticios, responde estas preguntas:

¿Te falta motivación o fuerza de voluntad para cumplir tu régimen alimenticio?, ¿te saboteas la dieta?, ¿crees que no puedes organizar tu tiempo para seleccionar y preparar todas tus comidas?, ¿te encuentras bajo situaciones de presión o estrés que no te permiten concentrarte en este estilo de vida?, ¿consideras que cualquier factor puede impedir el cumplimiento de tu dieta?

Si respondiste sí a tres de estas cinco preguntas, entonces eres un perfecto candidato a recibir ayuda de un coach nutricional para avanzar hacia una fase de tu vida. Recuerda que el cambio depende principalmente de ti y de tu fuerza de voluntad, pero un poco de ayuda durante el proceso te ayudará a mantenerte enfocado y motivado.

coaching nutricional

El coaching nutricional puede ayudarte a llevar una vida más sana

¿El coaching nutricional puede sustituir a un nutricionista?

En ningún aspecto el coaching nutricional puede llegar a sustituir la labor que realiza el profesional de la salud con competencias y conocimientos en la nutrición, o a un endocrino, la función del coach nutricional es complementar el conocimiento y el tratamiento indicado por este, ofreciendo el apoyo necesario para que la persona logre la disposición y tenga la motivación para cambiar su estilo de vida.

El objetivo real del coaching nutricional va más allá de una dieta sana para adelgazar, ya que trabaja dos ámbitos de la vida del cliente: el tema nutricional con carácter técnico y el aspecto emocional o su conducta. Brinda un asesoramiento nutricional, donde expone pautas que ellos deben comprometerse a seguir, y trata de identificar los aspectos conductuales generales que afectan la conducta alimenticia para que la persona sea consciente de estos y trabaje en función de lograr cambios en los hábitos de su alimentación y otros aspectos como ejercicio, control de ansiedad, manejo de sus tiempos, etc.

¿Cómo puede el coaching nutricional puede ayudarte a llevar una vida saludable?

Todo lo dicho anteriormente demuestra que el coaching nutricional es la mejor opción para comenzar ese cambio que has estado buscando en tu estilo de vida. A diferencia de un modelo tradicional de salud, en este proceso tanto el coach, como el cliente, mantienen una participación activa a través de conversaciones y preguntas para determinar claramente los objetivos y las estrategias que se llevarán a cabo.

El papel del cliente es tan importante como el del coach nutricional, ya que la información o consejo no es una herramienta factible para lograr los objetivos a largo plazo si no se emplea algo más que permita la modificación de hábitos y actitudes. Para ver resultados satisfactorios, es necesario que se cambie el enfoque para que la persona sea proactiva durante el proceso, asumiendo la responsabilidad de sus propias acciones y tomando conciencia de la importancia en cuidar su salud y cambiar el estilo de vida para un mejor futuro. Como todos los tipos de coaching, este se centra en el individuo como origen del problema y respuesta a las soluciones y mejoras.

Entonces, en las sesiones de coaching nutricional, la persona será asesorada no sólo nutricionalmente, si no que principalmente se trabaja de la mano con ella a nivel psicológico y emocional para que sea capaz de reconocer y tomar consciencia de su proceso de cambio, logrando incorporar hábitos saludables, y lo más importante que perdure en el tiempo.

El coach nutricional será un apoyo que motive y dirija al cliente a conseguir los objetivos que desea, potenciando constantemente su autoestima y haciéndolo responsable de sus conductas para que sea consecuente en el proceso.

Si tienes una chispa de motivación para comenzar un estilo de vida y adelgazar, pero sientes algunas inseguridades que pueden sabotear tu camino o no sabes cómo llevar una dieta sana, no dudes en recurrir a la ayuda del coaching nutricional para descubrir a tu otro yo.

,

Arteterapia para liberar emociones y mejorar la oratoria

Arteterapia

Arteterapia para liberar emociones y mejorar la oratoria

Si estás buscando cómo mejorar tu oratoria la arteterapia te puede ayudar. A fin de cuentas, hablar en público es un arte. Precisamente por esto, es comprensible que muchas personas sientan pánico a la hora de enfrentarse al desafío de hacer una exposición oral delante de gente. Sin embargo, este miedo es superable y existen técnicas que ayudan a conseguirlo. No solo a superar la fobia, sino también a mejorar la comunicación frente a un auditorio. Te explicamos de qué manera la arteterapia puede ser muy útil para ti.

La arteterapia nos invita a expresarnos a través de la creatividad. La mayoría de las dolencias que sufrimos son debidas a emociones que nunca llegamos a manifestar. Por el contrario las vamos acumulando negativamente en nuestro interior. Tal vez sientas tristeza y seas consciente de ello cuando tus ojos lloran, pero hay momentos en la vida en los cuales sentimos rabia, dolor, o pena y estos sentimientos se quedan en nosotros sin salir al exterior.

Arteterapia

La “Arteterapia” puede ayudar a los oradores a relajarse y mejorar su discurso

Arteterapia y emociones:

Las emociones reprimidas se somatizan en malestares físicos y psicológicos, esto es algo que nos sucede a menudo. Muchas personas a lo largo de su vida experimentan situaciones donde así sucede.

Por esta razón, la arteterapia nos libera. No solo de problemas como la timidez o el miedo escénico sino que además también mejora nuestra salud en general, tanto física como mental y emocional.

Para ser un buen orador es fundamental estar en calma y tener seguridad en uno mismo. Hablar exige creatividad para que seamos capaces de exponer nuestro punto de vista. Sin aburrir al oyente y haciéndole partícipe de una historia que queremos contarle.

Si, por tu profesión, necesitas hablar en público o, sencillamente, te gusta y quieres mejorar tu oratoria, consulta con nosotros porque podemos ayudarte mediante técnicas para vencer el miedo escénico y la glosofobia.

,

El Coaching deportivo y la función del Coach deportivo

Coaching deportivo

Conoce más acerca del Coaching deportivo y la función del Coach deportivo

El Coaching deportivo es ideal para ti si buscas lograr nuevos objetivos como deportista. Este proceso de entrenamiento y aprendizaje logrará potenciar todas tus capacidades en el ámbito atlético. Junto con tu coach deportivo trabajarás desde la motivación para comprometerte a lograr tus metas. En el siguiente artículo conocerás más sobre el coaching en los deportes, cómo aplicarlo y para qué funciona, cuáles son sus fases y cuál es el papel del coach durante este proceso.

¿Qué es el Coaching deportivo?

Es un proceso en el cual un entrenador (coach), se encarga de trabajar sobre las capacidades de un deportista para potenciar su talento a través de un plan de acción que defina claramente los objetivos que el deportista o equipo pretende alcanzar.

Logra que las personas tomen conciencia de su capacidad, partiendo de sus motivaciones para que emerja su talento durante el proceso. Combinan el deseo como motivación para alcanzar lo que quieren, junto con las herramientas que serán necesarias para su progreso.

¿Cómo aplicar el coaching y para qué?

Todo comienza con sesiones privadas entre el coach y el deportista para lograr una confidencialidad que es necesaria para el proceso, que va más allá de un entrenamiento deportivo. El entrenado debe dar paso al coach para que este se adentre en sus motivaciones y deseos para que logre sus metas.

Una vez lograda la confianza, el entrenador cuestiona todo lo que ha logrado el deportista con su carrera deportiva, para que este se replantee todo, sus motivaciones, objetivos y métodos que ha llevado a cabo.

Luego, el coach será el encargado de planificar detalladamente todo el proceso. Este Plan de Acción estará basado en lo que el deportista visualiza, desde una perspectiva positiva, que mantendrán a la persona motivada para que dé lo mejor de sí durante todo el proceso. Además, se debe trabajar sobre el autoestima del entrenado, para que este aumente su confianza y actúe con seguridad, se mantenga enfocado, y lo más importante, aprenda a identificar sus debilidades y trabaje duro para mejorarlas.

Coaching deportivo

El coach deportivo está especializado en sacar el máximo rendimiento del equipo

¿Cuáles son las fases del Coaching?

  1. Tomar conciencia: El punto de partida es que el deportista esté decidido a lograr un objetivo, con esto el coach debe ayudarlo a definir cuál será el mejor camino para lograrlo, visualizando su meta lo más claro posible, ya que si no se define con detalles a donde se quiere llegar, será imposible alcanzar la meta.

En este inicio, es recomendable que el deportista entienda el porqué está comenzando con el proceso, cómo lo hará y para qué lo hará.

 

  1. Determinación y querer: más allá de querer lograr algo, el deportista debe tener la determinación para hacerlo, es necesario que esté totalmente enfocado e involucrado durante el proceso, su mente y corazón deben estar puestos en su meta. El coach se encargará de que la motivación del deportista siempre esté al máximo, ya que una pequeña duda durante el proceso puede causar que este abandone el camino y será difícil motivarlo de nuevo para que siga.

 

  1. Saber qué hacer: se debe seguir el camino correcto que lleve al deportista a sus objetivos deseados. Este, debe mantenerse actualizado en conocimientos y herramientas que le permitan avanzar con pasos firmes y seguros. Un buen coach se encarga de enseñar a su entrenado para que este no sólo actúe en base a sus indicaciones, sino que se eduque por sí mismo para complementar el trabajo que se está llevando a cabo.

Además, poseer conocimientos acerca del nuevo estilo de vida que el deportista desea llevar, lo mantendrá enfocado e interesado en el proceso.

 

  1. Actuar: este es el punto más importante del proceso, si no se logra llevar a cabo el plan de acción diseñado con anterioridad de una manera adecuada y efectiva, nada habrá valido la pena. En esta parte, el deportista debe establecer hábitos que permitan llevar el plan dentro de su estilo de vida, es cuando se verá reflejada la pasión y el deseo de alcanzar la meta, y es donde el coach debe mantener más motivado al entrenado para que no se dé por vencido.
¿Cuál es la función del Coach deportivo en el Coaching?

El coach deportivo tendrá un papel fundamental durante el proceso, su objetivo es lograr que el equipo o deportista al que apoya consiga su mejor versión, siendo fiel a sí mismo y logrando sus objetivos.

Se encarga de conocer detalladamente las fortalezas y debilidades del deportista para trabajar en base a estos, promueve el avance de las fortalezas y hace que se tome conciencia de los puntos críticos para que trabaje sobre estos. Logra que el deportista se conozca y confíe en sus capacidades para que actúe con confianza y disciplina, y que supere su mejor versión.

Un coach no juzga, educa al deportista para que él mismo tenga la capacidad de definir si su desempeño ha sido bueno o debe seguir trabajando para mejorar. En conclusión, es el encargado de guiar y enseñar al deportista para que cumpla sus metas con éxito.

Entonces, el coaching deportivo le brinda las herramientas necesaria al deportista para desarrollar sus habilidades deportivas de forma satisfactoria, tomando como impulso su motivación para lograr los objetivos planteados. Este proceso debe estar acompañado de un coach deportivo, que posea los conocimientos necesarios para definir un plan de acción detallado que logre trabajar la parte física y psicológica del deportista siguiendo los principios del coaching de equipos

Todo sobre las habilidades sociales

Habilidades Sociales

Todo sobre las habilidades sociales

Como seres humanos somos seres sociales, la mayoría del tiempo dependemos de las personas que nos rodean para poder disfrutar de una vida sana y feliz, que nos permita crecer viendo el mundo desde otros puntos de vista. Sin embargo, muchas veces nuestro comportamiento puede ser interpretado de forma diferente debido a que no poseemos ciertas habilidades sociales que nos ayuden a que nuestros pensamientos y acciones sean acertados.

Para identificar si poseemos estas cualidades, debemos comenzar por conocer ¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son las conductas que manifestamos cuando nos comunicamos o interactuamos con otras personas, están formadas por ideas, sentimientos, creencias y valores, como consecuencia del aprendizaje y actitudes que tengamos con los demás. Estas permiten que nos relacionemos de forma adecuada y satisfactoria para ambas partes.

Algunas características de las habilidades sociales son:

  • No son innatas, las desarrollamos con el aprendizaje al relacionarnos con los demás. Todas las experiencias que vivimos pueden afectar nuestras habilidades sociales.
  • Es importante que sean recíprocas, ya que dependen de la relación con otra persona.
  • Se manifiestan por conductas verbales y no verbales. No sólo las palabras sirven para comunicarnos, los gestos o incluso nuestra postura pueden afectar nuestras relaciones.
  • Su eficacia se verá reflejada en la respuesta de la sociedad. La frecuencia con la que llevemos a cabo nuestras habilidades dependerá de si vemos una respuesta positiva en las personas que nos rodean. En caso de que sea negativa, dejaremos de hacerlo.
  • Se basan en la interpretación de lo que sucede y como debemos actuar, demostrando nuestros valores, sentimientos y creencias.
  • Serán un reflejo de cómo nos vemos a nosotros mismos. Nuestro auto concepto y autoestima serán la base de nuestras conductas ante la sociedad.
  • Son necesarias para el desarrollo de la persona. Las habilidades sociales nos permitirán crecer como personas en el ámbito intelectual, profesional, social y personal. Las interacciones nos ayudarán a aprender de nuestros errores, reforzándolos y mejorando nuestros lazos afectivos.

Principales habilidades sociales :

Autoestima: Esta habilidad es la más importante de todas pues no puedes mantener una buena relación interpersonal si no tienes una buena relación contigo mismo. Aprende a conocerte, saber cuáles son tus debilidades y fortalezas, saber en lo que eres bueno y qué debes mejorar.

Una vez que te conozcas podrás relacionarte con otras personas utilizando tus virtudes para generar confianza y empatía.

  • Saber escuchar: La base para lograr una buena comunicación es aprender a escuchar a la demás personas. Debemos olvidarnos por un momento de nuestros pensamientos y prestar atención a lo que la otra persona trata de comunicarnos, atendiendo sus emociones y siendo conscientes de nuestro lenguaje no verbal para demostrar que el mensaje está siendo captado correctamente.

Podemos hacer preguntas, cumplidos o dar consejos para asegurarnos de que la otra persona note nuestro interés en la conversación, elevando así su confianza y logrando que la persona logre expresar lo que siente y piensa. Esto es necesario para lograr una buena relación con otros.

  • Cooperación: Debemos aprender a colaborar con las demás personas para lograr objetivos individuales y comunes. Cuando logramos formar parte de la vida de otra persona, convirtiéndonos en un apoyo para que este logre sus objetivos, conseguimos brindarle felicidad a esa persona, además de lograr satisfacción propia.

Es importante que aprendamos a sentir los logros de los demás como si fueran de nosotros, ser capaces de dar todo de nosotros solo para hacer feliz a otra persona. No velar sólo por nuestros objetivos nos hace crecer como personas y hace que los demás también estén dispuestos a apoyarnos y a acompañarnos para luchar y conseguir nuestras metas.

  • Positivismo: Mantener nuestros pensamientos llenos de buenas energías y optimismo hará que veamos al mundo de la misma forma. Los pensamientos positivos atraen cosas y personas buenas. Con pensamientos positivos se logra enfrentar los problemas de la mejor manera para obtener buenos resultados.

Rodéate de personas positivas que te motiven a ser mejor persona y te apoyen en tus propósitos y no olvides hacer lo mismo por ellos.

  • Mantener el control sobre tus emociones: Debemos aprender a controlar nuestros sentimientos para convivir adecuadamente con otros individuos. Al momento de expresarte, cuida muy bien que tus pensamientos no hieran a la otra persona, es necesario filtrar muy bien el mensaje que queremos expresar para asegurarnos de que sea adecuado.

No siempre lo que piensas es lo correcto y en algunas ocasiones puede ser contrario a las creencias del otro.

  • Mente abierta: La mejor técnica para adaptarte en un entorno social es mantener tu mente libre de estereotipos. Aprende a aceptar nuevas situaciones, aunque estas te hagan salir un poco de tu forma de confort. La tolerancia será tu mejor aliada para no tener limitaciones en tus relaciones interpersonales.

También te ayudará:

Ver al mundo desde la perspectiva de los demás, saber lo que siente o piensa otra persona te ayudará a comportarte y adaptarte a las situaciones sociales.

  • La paciencia: Ser paciente te ayudará a evitar que te molestes por pequeñas cosas y que estas se conviertan en problemas. Al referirnos a un entorno social, la paciencia es la virtud principal que debemos poseer, ya que te ayudará a mantenerte calmado, con un lenguaje corporal adecuado y podrás responder a todas las situaciones de la mejor forma posible.
  • Cortesía y Respeto: Al comportante de forma amable y gentil con otras personas, ellos te tratarán de la misma manera. Mostrarte respetuoso de las creencias, pensamientos o acciones de los demás, ayudará a que estos estén más dispuestos a relacionarse, sintiéndose entendidos y en confianza.

Es necesario tener presente que un acto de irrespeto puede ser un daño irreparable para las relaciones interpersonales.

  • Saber negociar: En el ámbito laboral y con las parejas, podemos poner en práctica la capacidad de negociación, de esta forma logramos manejar los desacuerdos de una manera positiva en donde ambas partes queden satisfechas con la decisión que se tome.

Recuerda que es importante velar por el bienestar y la felicidad de todos, no sólo podemos pensar en nosotros mismos.

  • La confianza: Ganarse la confianza de los demás hará que estos se muestren realmente como son y que sean más receptivos contigo. Para esto debes mostrarte creíble, ser sincero en tus acciones, aceptar a los otros individuos y comunicarte con ellos. Si logras que encuentren en ti a una persona sincera con la que se sientan cómodos al hablar, rápidamente depositarán su confianza y mantendrán buenas relaciones interpersonales.
Habilidades Sociales

Todo sobre las habilidades socialesa

Importancia de las Habilidades Sociales y la razón principal para desarrollarlas.

Las habilidades sociales no solo nos ayudarán a resolver conflictos o mantener conversaciones interesantes, estas van a estar presentes durante toda nuestra vida y pueden encargarse de que sea placentera o triste ya que las mismas condicionan tus éxitos profesionales, tus amistades, relaciones de pareja y la imagen que proyectas de ti mismo.

Tener buenas habilidades sociales te hará sentir seguro de ti mismo, que te sientas capaz de afrontar retos, de arriesgarte para cumplir tus metas y objetivos. Te da la oportunidad de patrocinarte para crear lazos laborales y personales, demostrando quién eres realmente y lo que puedes llegar a ser. Además te hace crecer, encontrar pareja, formar una familia y estar rodeados de amigos que te quieren, que te brindan un hombro donde contar tus problemas y que ellos sientan la misma confianza hacia ti.

Las habilidades sociales son necesarias para tu vida, para crecer tanto en el ámbito personal, como en el ámbito social, familiar, amoroso, económico y profesional.

A continuación, te presentamos algunas estrategias para aprender a desarrollar las habilidades sociales que ya conocemos y que son importantes en nuestras vidas.

  • Aumenta tu confianza: Para comenzar a relacionarte con nuevas personas sin miedo debes aprender a vencer los miedos que te bloquean a relacionarte y tener nuevos contactos sociales.

Comienza aceptando tus pensamientos. Todo lo que pienses puede ser usado en tu contra, no se trata de evitar los pensamientos negativos, se trata de aceptarlos y no dejar que estos afecten tus sentimientos y forma de actuar. Reconoce tus sentimientos y compártelos en voz alta, de esta forma será más fácil que estos no se conviertan en una carga para ti.

Mantén una postura firme, el lenguaje no verbal demostrará que confías en tus decisiones, en tus pensamientos y en tus acciones. Esto hará que los demás también puedan sentirse confiados contigo.

No esperes siempre sentirte cómodo antes de realizar cualquier acción. Muévete hacia una zona desconocida. Arriésgate a conocer nuevas personas, lugares y acciones que te ayuden a ampliar tus relaciones sociales y aumenten tu confianza.

  • Aprende a comunicarte: Ahora que ya desarrollaste tu confianza, debes aprender a comunicarte con los demás. Expón tus ideas y necesidades, ábrete a los demás y genera empatía.

Busca temas que mantengan viva la conversación. Hay estudios que demuestran que hablar de la otra persona es el mejor tema de conversación. Muéstrate interesado en conocerlo, no sólo preguntes qué hace, sino el motivo por el cual lo hace, el sentido de su vida y lo que lo hace feliz. Aunque debes evitar que esto se sienta como una interrogación. Dirígete a las otras personas por su nombre para que este se sienta comprometido a seguir con la conversación.

  • Aprende a escribir y leer con la mayor habilidad y corrección: Saber leer nos ayuda a crecer intelectualmente, nos permite poseer conocimientos sobre distintos temas que pueden ser útiles para tomar decisiones acertadas en nuestras vidas y crear lazos afectivos. Nos brinda también la posibilidad de crear relaciones con personas que compartan nuestros mismos intereses, que compartan ideales similares y tengan metas parecidas.

El arte de escribir correctamente nos permite comunicarnos, que nuestros pensamientos sean plasmados adecuadamente y que sean interpretados de la mejor manera.

  • Lazos emocionales: Si quieres compartir sentimientos reales en tu relación de pareja, familia o amigos es necesario que uses una comunicación afectiva. Olvídate de hablar de forma objetiva, cerrada y tajante. Expresa tus experiencias, sentimientos e ideas lo más sincero que puedas.

Esto no te expondrá o te hará vulnerable hacia los demás, al contrario, generará un lazo de cercanía y agrado, logrará que comiencen a entenderte y que vean al mundo desde tu punto de vista.

Otra forma de generar lazos emocionales con las demás personas es hacerlos sentir comprendidos. Asegúrate de que te muestres interesado al escucharlo, mantén su mirada mientras te habla, incluso puedes realizar algún pequeño contacto físico, como una palmada en el hombro, esto transmitirá mayor confianza con tu compañero.

  • No olvides contactar: Si lograr crear una buena relación interpersonal es complicado, mantenerla con el paso del tiempo puede llegar a ser más difícil. Una vez que ya la hayas establecido, asegúrate de mantenerte en contacto con la otra persona.

Algunas sugerencias: 

Recordar fechas importantes como cumpleaños o aniversarios, siempre serán un buen motivo para brindar un detalle de afecto. La otra persona se sentirá valorada y tendrá el gusto de tener los mismos detalles contigo.

Un mensaje, una llamada o una invitación para hablar al aire libre, serán buenas estrategias para mantener viva tus relaciones con los seres que quieres.

No olvides que las habilidades sociales son necesarias para que tu vida sea placentera, estas te ayudarán no sólo a conocerte a ti mismo, trabajar en aquello que debes mejorar y aprovechar tus habilidades. También crearán relaciones interpersonales que llenarán tu vida de personas que se muevan en la misma dirección que tu, que compartan intereses, gustos, ideales y sentimientos similares. Aquellas que se convertirán en tu apoyo, consejeros y familia.

Asegúrate de crear relaciones fuertes, basadas en la confianza, el respeto, la comprensión y la tolerancia. Y una vez que las consigas, no las descuides, muestra siempre interés por mantener tus relaciones porque recuerda que la vida siempre es más bonita y divertida si la vivimos acompañados de los seres que amamos.

El análisis DAFO en el Coaching

Análisis DAFO

El análisis DAFO en el Coaching

Actualmente existen técnicas o entrenamientos para mejorar el rendimiento y las habilidades de las personas. Este grupo de técnicas es conocido como coaching. Con este proceso, la persona crea un aprendizaje interno, de autoconocimiento que aunado a la aplicación del análisis DAFO puede ayudarle a lograr resultados satisfactorios en el ámbito personal, en el trabajo o cualquier otra faceta que quiera mejorar.

Entonces, el coaching es un conjunto de acciones coordinadas que trabajan para mejorar el desenvolvimiento de una individuo, logrando conseguir sus logros y metas en el ámbito personal y laboral.

Al referirnos al ambiente laboral podemos encontrar herramientas más específicas para llevar a cabo el correcto funcionamiento de una empresa o de un proyecto desarrollado por una organización. Estamos hablando del análisis DAFO O FODA, pero este lo veremos con detalle más adelante.

 

Primero vamos a conocer más cuáles son los Objetivos del Coaching:

  • Autoconocimiento: estas herramientas buscan que aprendas a conocer tus debilidades y fortalezas, para que trabajes en base a ellas. Al conocer que debes mejorar y en lo que puedes apoyarte te llevará a la superación personal y a definir qué pasos debes seguir para cumplir con tus metas.
  • Cubrir vacíos existentes: con ayuda del coaching la persona logra ampliar su campo de visión para cubrir la incertidumbre que pueda existir entre lo que es y lo que quiere ser en un futuro. Ayuda a los individuos a tomar en cuenta más oportunidades que los lleven al mismo objetivo.
  • Mejorar la comunicación: al conocerte a ti mismo y tener confianza en tus decisiones, podrás mantener una comunicación adecuada con aquellos que formaran parte de tu plan de acción. Es necesario que aprendamos a comunicar de manera clara cuáles son los pasos a seguir o cuáles son los resultados que esperamos de algún proyecto para que todos trabajen en armonía.
  • Aumento de conciencia: estas herramientas te hacen perder el miedo de desenvolverte en nuevos ambientes de trabajo que te permitan contar con mejores opciones. Además te da el impulso que necesitas para decidir lo que es mejor para ti ya que tu nivel cognitivo, físico y emocional se encuentran totalmente desarrollados.
  • Definir qué es lo quieren: para las empresas el coaching es una herramienta de mucha ayuda para lograr que sus empleados y clientes definan sus objetivos y establezcan un plan de acción para lograrlos. Muchas veces el fracaso de los proyectos se deben a que no todos los integrantes conocen con claridad cuáles son los pasos para llevarlo a cabo y cuál debe ser su aporte a este.

Ahora que conocemos qué es el coaching y cómo funciona, hablaremos de las herramientas para llevarlo a cabo. Nos centraremos específicamente en el análisis del DAFO.

¿Qué es el análisis del DAFO?

El DAFO es una herramienta de coaching que puede ser aplicada en una situación personal, en un producto, empresa o proyecto, como motivo de estudiar la situación de este en un determinado tiempo. Esta herramienta suele utilizarse como un bosquejo que ayuda a plantear posibles acciones efectivas para llevar a cabo la actividad. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, puede ser empleada en cualquier punto de desarrollo del proyecto. La estrategia DAFO está conformada por dos partes que permiten analizar todos los factores que pueden influir en el desenvolvimiento de las actividades.

  • El primer paso es realizar un Análisis interno, donde se estudiarán las fortalezas y debilidades de la empresa y de los individuos que la conforman. Las fortalezas son las capacidades con las que cuenta la empresa o una persona y que le permitirán sobresalir del resto del mercado. Se deben resaltas las cualidades que poseen los miembros del equipo y qué actividades desarrollan positivamente. Conocer las fortalezas permitirá la correcta distribución de tareas logrando que cada persona cumpla efectivamente con su parte del trabajo.

Las debilidades son factores que pueden posicionar a la empresa o individuo de forma desfavorable frente a la competencia, como los recursos que no poseen, las habilidades o capacidades que no se desarrollan eficazmente. Además, conociendo las debilidades podremos trabajar sobre ellas, así no sólo se alcanzarán los objetivos, sino que también cada uno de los individuos logre mejorar sus puntos débiles.

Otros elementos que se deben tomar en cuenta al momento de realizar el análisis interno de la empresa o individuo son: producción, marketing, finanzas y personal con el que cuenta la empresa.

  • Luego, se lleva a cabo el Análisis externo, donde se toman en cuenta las amenazas y oportunidades que desde el mundo exterior pueden tener un efecto sobre el proyecto que se está desarrollando. Las oportunidades son factores que resultan positivos o explotables para la empresa y que permiten obtener ventajas competitivas. Al tener en cuenta las oportunidades que nos brinda el mercado exterior estaremos alertas para no dejarlas pasar.

Por otro lado, las amenazas son aquellas situaciones que pueden atentar con la estabilidad de la empresa, incluso pueden llegar a atentar contra la permanencia de la misma. El DAFO nos permite estar preparados para superar las amenazas que se presenten.

También se deben tomar en cuenta los siguientes factores: mercado, sector, competencia y el entorno económico, político, legal, social y tecnológico que rodea a la empresa.

Es importante que las estrategias que desarrollemos nos ayuden a resaltas las fortalezas, corregir las debilidades, afrontar o controlas las amenazas y beneficiarnos de las oportunidades.

También, se aconseja realizar estos análisis de forma sucesiva y periódica, comparándolos con el anterior para conocer si se están cumpliendo eficazmente con los objetivos que se plantearon. Debemos tomar en cuenta que los factores externos se encuentran siempre en constante cambio y muchas veces debemos hacer modificaciones mínimas a nuestro plan de acción para que siga siendo eficaz.

Pasos para llevar a cabo el análisis del DAFO:

  • Evalúa las estrategias a seguir: es indispensable que se definan claramente qué estrategias se utilizará para aprovechar los elementos que fueron identificados durante el análisis. Una vez introducidos y organizados los datos en los 4 elementos que componen el DAFO, se puede establecer un plan de acción para realizar los proyectos en donde estos se relacionen. Las Estrategias que pueden surgir a partir de los factores del DAFO son:
  • Estrategias Ofensivas: surgen de combinar las Fortalezas con las Oportunidades como forma de crecimiento. Su objetivo es relacionar los puntos fuertes con los que cuenta la empresa, tanto los internos como los externos, para mejorar y optimizar el funcionamiento de esta.
  • Estrategias Defensivas: se obtienen relacionando las Fortalezas con las Amenazas, su objetivo es aprender a reaccionar ante los problemas que se presenten. Se toman los puntos fuertes internos para contrarrestar las amenazas del exterior que puedan afectar el correcto desenvolvimiento de los proyectos en la empresa.
  • Estrategias Adaptativas: es la combinación de las Debilidades con las Oportunidades, cuyo fin es reorientar las estrategias para desarrollar los proyectos. Se trabaja sobre las Debilidades para mejorarlas y poder aprovechar las Oportunidades que se le presenten a la empresa.
  • Estrategias de Supervivencia: surgen de la relación entre las Debilidades y las Amenazas, con el objetivo de combinar los puntos débiles internos y externos para definir cuál es la situación de la empresa en comparación con la competencia en el mercado y así crear planes de acción para revertir los daños y posicionarse más arriba en el mercado.

 

Para entender mejor las estrategias que podemos realizar en base al análisis DAFO, veamos el siguiente ejemplo:

 

Tenemos una empresa que domina el mercado de las ventas con un producto determinado (fortaleza), y sube la demanda de este (oportunidad), la empresa debe emplear Estrategias Ofensivas para lograr un aumento significativo en las ventas de dicho producto. Por otro lado, imaginemos que la demanda de este producto baja (amenaza), entonces la empresa debe aplicar Estrategias Defensivas, creando nuevos productos para seguir participando en el mercado.

Ahora imaginemos otro escenario, la empresa vende un producto que en lugar de generar ganancias, se traduce como una pérdida para esta (debilidad), la empresa debe poner en práctica las Estrategias Adaptativas con las cuales se detecten las deficiencias del producto y se cree un plan de acción para mejorarlas. Y si debido a esta pérdida los clientes de dicha empresa se han ido con la competencia (amenaza), esta deberá generar Estrategias de Supervivencia que le permitan recuperar a los clientes y que reposicione a la empresa en el mercado.

 

Es necesario que se les asigne un orden de prioridad a estas estrategias, de esta forma, en función al valor que se le asigne a cada una, tendrán mayor o menor importancia y se llevarán a cabo en este orden.

 

  • Diseña un plan de acción para desarrollar las estrategias planteadas: es importante que se lleve un desarrollo sistemático de las acciones o actividades que se llevarán a cabo en cada estrategia. Se deben definir claramente los objetivos, las actividades, quienes serán los responsables de llevarlas a cabo y el tiempo en el que se deben realizar, incluyendo siempre los 4 elementos evaluados anteriormente.
  • Revisar que la empresa cuente con los recursos: se debe asegurar que la empresa cuente con los recursos económicos, tecnológicos y con el personal capacitado para ejecutar las estrategias.
  • Ejecutar el plan de acción y realizar un seguimiento periódico del plan de trabajo: luego de contar con las estrategias necesarias, claramente definidas, y que todo los individuos que participaran en el desarrollo del proyecto estén al tanto de cuál es su función dentro del proyecto, es momento de poner el plan de acción en marcha. Es muy importante que el coach mantenga un seguimiento de cerca de todas las actividades que se realicen. Este debe realizar chequeos cada cierto tiempo para asegurarse que los 4 elementos estudiados en un principio, no hayan cambiado, y que el plan de acción que se está desarrollando siga siendo efectivo para lograr los objetivos propuestos.
Análisis DAFO

Análisis DAFO

 

Importancia del análisis DAFO en el coaching

La importancia de trabajar en base a un análisis DAFO radica en que este nos da la oportunidad de analizar y buscar, de manera eficaz y proactiva, las opciones o variables que forman parte del negocio con el fin de tener más conocimientos y manejo del mismo al momento de realizar la toma de decisiones o de definir un plan de acción.

Como Coach (entrenador) permite que este tenga completo conocimiento del ambiente donde se encuentra para lograr identificar con qué recursos cuenta, en qué puntos debe esforzarse más, qué puede afectar el desarrollo de sus planes y cuáles serán sus oportunidades en el camino.

Al Coachee (persona en entrenamiento) le da la oportunidad de aclarar dudas sobre los proyectos, posicionarse en las actividades donde puede sobresalir y triunfar y crecer de manera personal al mejorar las debilidades que presenta en el camino.

Entre los beneficios que adquirimos al utilizar la estrategia DAFO, encontramos:

  • Aumentar los ingresos.
  • Ahorrar tiempo y dinero.
  • Ganar experiencia en Marketing
  • Aumentar los conocimientos sobre su negocio.
  • Contar con un equipo capacitado que participe al momento de tomar decisiones.
  • Eficiencia en las decisiones de marketing.
  • Conocer por anticipado el monto exacto de la inversión.
  • Conocer los recursos con los que cuenta.
  • Utilizar las oportunidades que se presentan de forma adecuada.

 

Podemos concluir diciendo que el análisis de DAFO es una de las herramientas más útiles para lograr un coaching eficaz en una organización o persona, ya que nos permite cumplir con los objetivos que el coaching requiere. El DAFO realiza un análisis completo, interno y externo, de las herramientas con las que cuenta o no el individuo u organización que pueden ser mejoradas por los coaches, así como analizar aquellas que no dependen directamente del coachee, con el fin de trabajar sobre ellas y llevar a cabo proyectos de manera eficaz.

 

Permite también conocer a todos los individuos que forman parte del plan de acción, y ayudarlos a que estos se conozcan y se superen, destacando sus fortalezas y mejorando sus debilidades. Es una herramienta que bien aplicada enriquece tanto al Coach como al Coachee.

 

Presentaciones de alto impacto. Cómo pueden ayudar las técnicas de oratoria.

Presentaciones de alto impacto

Presentaciones de alto impacto ¿cómo pueden ayudar las técnicas de oratoria? 

Presentaciones de alto impactoLas técnicas de oratoria son herramientas utilizadas comúnmente en el ámbito social para lograr calar en el público de alguna forma u otra y así poder convencer una idea mediante algún mensaje determinado. Una presentación de alto impacto se logra mediante la correcta aplicación de estas técnicas con la finalidad de conseguir el objetivo deseado.

En este sentido, ha sido necesario realizar estudios y pruebas que han dado con la fórmula precisa para llevar a cabo una presentación de excelencia; desde el modo de pronunciar palabras especificas hasta el gesto que le vendría perfectamente acompañado. De allí surgen, entonces, las famosas técnicas de oratoria que han ayudado a los grandes a posicionarse tan alto a través del éxito.

¿Qué son técnicas de oratoria?

La oratoria engloba un conjunto de características específicas. Éstas ayudan al orador a desenvolverse con mayor soltura en cualquiera de los escenarios que deba pisar. De manera coherente, veraz y organizada. A esto se le podría atribuir, entonces, el nombre de técnicas de oratoria. Lo que en pocas palabras sería “conjunto de conocimientos y métodos que se aplican y que ayudan al orador a expresarse con elocuencia ante un público, de manera que este logre convencer y cautivar”.

Mediante la oratoria se busca convencer a un público meta, mediante la transformación de sus pensamientos o emociones, implantando alguna idea que tal vez logre desde la posibilidad de convencer a una persona de adquirir un inmueble hasta emitir un voto a favor o en contra en unas elecciones importantes.

Presentaciones de alto impacto

¿Por qué es recomendable utilizar técnicas de oratoria?

Son incontables los beneficios que pueden obtenerse gracias a las técnicas de oratoria. Entre las más resaltantes podemos nombrar las siguientes:

  1. Pérdida del miedo escénico.
  2. Mejorar la capacidad de análisis.
  3. Construcción de relaciones beneficiosas tanto a nivel personal como a nivel laboral.
  4. Mejor desenvolvimiento de la lectura y la modulación.
  5. Capacidad de improvisación.

Entre otros beneficios que brinda el arte de hablar en público también ayuda a mejorar el aspecto de las personas. Debido a que, ante cualquier situación que se le presente y sin importar el lugar donde se encuentre, un orador debe mantenerse siempre pulcro y bien arreglado. De otro modo sería totalmente imposible captar la atención de su público, o al menos ser tomado en cuenta de manera sensata.

¿Cómo perder el miedo escénico?

Tartamudear, tener muletillas, sufrir del síndrome de la mente en blanco… Temblar y estar ansioso, entre otras cosas, son solo algunas de las situaciones a las que se puede enfrentar a diario una persona con miedo escénico. Para ello existen algunos métodos que pueden servir de mucha ayuda si lo que desea es desenvolverse con especial tranquilidad ante cualquier tipo de audiencia.

  1. Si el problema es, específicamente, tartamudear al expresarse en público o donde sea. Lo ideal sería llevar a cabo ejercicios de respiración y vocalización. Éstos servirán como herramienta para desarrollar la fluidez vocal. Cantar y hablar frente al espejo son también ejercicios que puedes realizar diariamente. Así comenzarás a conocer tus expresiones y cómo te ven los demás al momento de exponer tus ideas.
  2. Si, en cambio, lo que ocurre es que sufres de inseguridad… Y no te crees en la capacidad de exteriorizar tus ideas o de representar el discurso que ya creaste… Nuestra recomendación para ti es que te empapes suficientemente bien sobre el tema que expondrás. Tán bien, hasta que llegues a sentir que no existirá una posibilidad de equivocaciones.
  3. Para las muletillas lo más recomendable es la lectura. Conocer tantas palabras y tantos sinónimos como sea posible para no recurrir siempre a los mismos términos. Utilizar la lectura como herramienta para ampliar el vocabulario y desarrollar un mejor desenvolvimiento a nivel mental.
  4. Romper el hielo. Existen muchos métodos que puedes utilizar para interactuar con el público. Normalmente esta herramienta es utilizada luego de haberse expresado con anterioridad mucha información. Se utiliza como técnica para recuperar la atención perdida de alguien o sencillamente para hacer el discurso más llevadero y agradable.

Técnicas de oratoria que ayudan en presentaciones de alto impacto

Seguir las siguientes técnicas de oratoria garantiza que su presentación sea efectiva y fructífera:

  • Mantener un tono de voz óptimo. Así tu público podrá entender perfectamente todo lo que dices. Si haces hincapié en algunas palabras, es decir, les agregas un poco más de fuerza, podrá darse a entender algo de mayor que las personas deberían recordar.
  • Hablar con el cuerpo. Es muy importante no desviar la atención de lo que se dice con lo que se hace o hacia lo que se hace. Mantener un equilibrio entre los gestos que se tienen y lo que se dice servirán para dar un mensaje más claro. La expresión corporal puede utilizarse incluso como herramienta para ejemplificar algunas cosas.
  • Mantener el entusiasmo en las expresiones. Una persona inexpresiva es alguien que no calará en su público y no será capaz de brindar una presentación de alto impacto. La expresividad funciona como herramienta para retener la atención de las personas.
  • Realizar pausas adecuadas y actuar con naturalidad son otras de las recomendaciones que puedes seguir para hacer de tu discurso algo más fluido y llevadero.

¿Que es la inteligencia emocional?

Inteligencia emocional

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional nos permite aprender a sentir, entender nuestros sentimientos y modificarlos o controlarlos según la situación que tengamos frente a nosotros. Gracias a la inteligencia emocional el ser humano puede ser capaz, no de ocultar o reducir sentimientos, sino de saberlos manejar desde un mejor enfoque.

La inteligencia emocional nos ayuda a controlar nuestras emociones en lugar de que estas nos controlen a nosotros, y así poder disfrutar más de cada aspecto de la vida, y de una manera más profunda y perspicaz.

Este modo de vida permite a los seres humanos actuar y recibir cada momento y cada acontecimiento de su vida desde un punto de vista más tranquilo; aceptando y analizando sus carencias para así sacar provecho de ellas y, por lo tanto, sacar aun más provecho de sus habilidades al aprender a conocer como redirigirlas de una mejor manera.

Los que gozan de inteligencia emocional suelen aceptar nuevos retos sin miedo al fracaso y se comprometen con el cumplimiento de metas de una manera más positiva, y logran adaptarse con facilidad a cada situación. Algo muy importante, quienes han comprendido el significado de la inteligencia emocional han aprendido que pueden manejar mejor las emociones aún cuando se está bajo presión. Además de esto, también permite tener una vida con propósitos y a establecer mejores relaciones interpersonales.

Inteligencia emocional

¿De dónde surge la inteligencia emocional?

Este concepto nació gracias a dos investigadores, Peter Salavoy y John Mayer, pero alcanzó la popularidad que tiene en la actualidad con el libro Inteligencia Emocional (Emotional Intelligence) de Dan Goleman, publicado en el año 1996.

La inteligencia emocional nace de una actitud psicológica predispuesta donde la misma se antepone sobre las emociones y sobre la capacidad de llevar a cabo pensamientos y realizar análisis a través de ellos. Este método psicológico es una manera de combinar los sentimientos y los pensamientos para llevar a cabo mejores decisiones en base a ello.

La inteligencia es la capacidad para adoptar algún aprendizaje a partir de las diferentes situaciones que se nos presentan; esta da cabida a la observación, al análisis, a la memoria, entre otros aspectos, lo que nos permite generar pensamientos y conocimientos que, a partir de dicho aprendizaje ya generado, tendremos nuevas ideas y aplicar una mejor toma de decisiones.

Las palabras “emoción” o “emocionar” se refieren a la capacidad que tiene nuestro cuerpo humano de hacer notar el interés que verdaderamente tenemos ante cada situación y ante cada persona. Las emociones nos permiten expresar, a través de nuestros estados de ánimo, cuando estamos alterados, conmovidos o desanimados, entre otros.

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, la inteligencia emocional se puede desarrollar porque todo empieza en el cerebro. La comunicación existente entre las emociones y el sentido racional de cada quien es la fuente más evidente de la inteligencia emocional. Si no lo sabían, en la médula espinal de los humanos inicia la recepción de los sentidos primarios que luego viajan a la parte frontal del cerebro para poder tener una reacción emocional luego de pasar por el sistema límbico, el cual es responsable de regular emociones, memoria, hambre e instintos sexuales.

La inteligencia emocional engloba cada uno de estos conceptos, mencionados anteriormente, para crear una nueva manera de pensar y de sentir en cada individuo que posee esta capacidad psicológica. “La inteligencia emocional no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas”.

En el pasado se decía que la capacidad de crecimiento, surgimiento o éxito que podían tener las personas estaba determinado por su coeficiente intelectual y sus capacidades intelectuales, sin embargo, hoy en día se ha podido comprobar que el motor o la respuesta principal al crecimiento de las personas, es la inteligencia emocional.

Ya sea que estemos hablando de un vendedor, empresario, ingeniero, médico, matemático, psicólogo, etc., la inteligencia emocional que posea cada individuo será la que defina su crecimiento tanto en el aspecto social, como el personal y el profesional. Ha quedado comprobado que la característica que defina verdaderamente el éxito de la persona será su inteligencia emocional en un 80% y su coeficiente intelectual en un 20%.

El cerebro es capaz de “renovarse” pero ¿cómo?, así funciona:

  • El cerebro humano crea nuevas conexiones al aprender nuevas habilidades.
  • El cambio es paulatino, ya que el cerebro desarrolla nuevas conexiones para acelerar la efectividad y eficiencia de las nuevas habilidades aprendidas.

En otras palabras, existen formas de entrenar nuestro cerebro para aumentar la capacidad de aprendizaje y de liderazgo, para saber manejar nuestras emociones en el ámbito personal y profesional, tener una mejor comunicación, y controlar escenarios de estrés y conflictos tomando decisiones basadas en el análisis de la situación y no por impulso.

La inteligencia emocional busca crear una nueva manera de pensar y de sentir en cada individuo que desarrolle esta capacidad psicológica. “La inteligencia emocional no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas”.

 

Tipos de emociones que nos ayudarán a definir la inteligencia emocional

  • Tristeza. Esta emoción es producida por la sensación de desánimo o la ansiedad que produce nuestra mente ante una situación que no podemos controlar y nos resulta amenazadora.
  • Alegría. La alegría genera en nuestro cuerpo y en nuestra mente una sensación de bienestar y alivio, que nos invita a reproducir más momentos de bienestar y convierte nuestros pensamientos a un estado de paz mental.
  • Ira. Esta sensación también es producida ante la aparición de momentos en los que nos sentimos amenazados. Esta sensación nos causa irritabilidad y enojo al punto de perder el dominio de uno mismo y en ocasiones incitándonos a adoptar un estado de violencia en diferentes situaciones y contra distintas personas.
  • Miedo. Este sentimiento es generado debido a un temor adoptado por el individuo por causa una sensación de violación a sus derechos, un sentido de pérdida irreparable o, en su defecto, por una sensación de culpa por haber cometido algún delito. Cuando la mente del sujeto genera pensamientos que son contrarios a los que este desea que ocurran, es allí donde comienza a generar la sensación de miedo.
  • Sorpresa. Esta sensación está determinada por acontecimientos que ocurren y que son ajenos al conocimiento de la persona. Cuando suceden cosas que el individuo no se esperaba es cuando se genera el sentimiento de sorpresa; esta sensación puede dar cabida a otras, ya sean de felicidad o de tristeza, según la percepción que tenga la persona del acontecimiento ocurrido.
  • Antipatía. Esta sensación de aversión es producida cuando alguien siente rechazo, aborrecimiento o repulsión hacia alguien o algo. Generalmente es un sentimiento instintivo que genera recelo, prevención o desconfianza de manera inmediata; sin embargo, también es dominado o redirigido por nuestros pensamientos.

En este mismo orden de ideas, se pueden definir a las emociones como un “estado afectivo que transforma de un modo momentáneo pero brusco el equilibrio de la estructura psicofísica del individuo” (Planeta Agostini, 1992). Asimismo, podemos definir que las emociones son relativas, ya que ellas dependerán los pensamientos generados por las personas.

En otras palabras, debido a que las emociones, así como los pensamientos, pueden ser controladas y dirigidas por las personas según sean sus preferencias y necesidades, la inteligencia emocional es una manera de generar pensamientos determinados, de una manera en la que podamos producir solo las emociones necesarias, que nos ayuden a enfrentar situaciones especificas sin darle oportunidad a las mismas de que puedan entorpecer futuras decisiones o proyectos.

La inteligencia emocional nos ayuda a entender el por qué de todas las sensaciones que son producidas por nuestro cuerpo y nos brinda el poder para decidir si erradicarlas o si son necesarias para sobrellevar los distintos escenarios dentro de nuestras vidas.

Cada sensación y cada emoción es necesaria en nuestro día a día. Nos ayuda a identificar distintas situaciones por las que pasemos. Es decir, el miedo nos ayuda a determinar cuándo nos encontramos ante una situación de peligro. La ira nos impulsa a reaccionar ante momentos donde sentimos que existe algún tipo de injusticia o donde sentimos que se violan nuestros derechos. La felicidad nos sirve para reconocer cuando algo nos brinda bienestar tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente. La aversión simboliza la existencia de aquellas cosas, situaciones o personas que nos impulsan a sentir rechazo o desagrado. Y así sucede con cada una de las emociones que diariamente se nos presentan a través de cada actividad rutinaria.

¿Por qué es necesario equilibrar nuestras emociones?

Las emociones son relativas, es decir, pueden tomar un rumbo tanto positivo como negativo, dependiendo de cómo nuestro cerebro analice cada situación. Ninguna emoción puede ser completamente positiva ni completamente negativa, debido a que, si se cree de esta forma y se llevan a cabo acciones en base a ello, causarían un desequilibrio en nuestras acciones, lo cual sí sería completamente negativo.

Una persona completamente positiva, es decir, que solo tenga sentimientos de felicidad, de bienestar y de regocijo no tendrá la capacidad de reconocer los momentos en donde pueda existir peligro o donde se pongan en duda sus derechos y su integridad. Asimismo, aquel individuo que es completamente negativo, es decir, que solo guarde sentimientos de culpa, de miedo, de tristeza o de rencor, no tendrá la capacidad para aprovechar las oportunidades, de gozar de buenos momentos o de llevar a cabo metas propuestas.

No existen emociones totalmente positivas o negativas; todas dependerán del lugar y de la situación que se nos presente, por ejemplo:

Imaginemos que nos despiden de nuestro lugar de trabajo, o que nos vemos afectados por alguna enfermedad, en ese momento será necesario gozar de un poco de optimismo para tomar el impulso necesario y lograr superar las diferentes adversidades (entiéndase que este optimismo no quiere decir que estemos llenos de alegría, ya que nadie siente alegría cuando le suceden cosas malas). Ahora bien, imaginemos que estas situaciones, en lugar de ocurrirnos a nosotros, le suceden a alguien a quien conocemos; ¿estaría bien alegrarse por el mal ajeno o lo ideal sería actuar en base a lo ocurrido? En ambos casos, sería necesario la existencia del positivismo para decir que “pudo ser peor y podrá solucionarse” y del negativismo para decidir instintivamente que “no sucederá de nuevo”.

Para que existan emociones positivas es necesaria la existencia de emociones negativas y para que existan sentimientos negativos es necesario que puedan diferenciarse de los sentimientos positivos. La capacidad que posee nuestro cerebro es impresionante; mas allá de la capacidad de utilizar el intelecto en un aspecto académico, nuestro cerebro puede reconocer situaciones de peligro (tanto física como emocionalmente) y a la vez hallarse haciendo, tal vez, cálculos matemáticos impresionantes.

¿Quien descubrió la inteligencia emocional y como se popularizo este concepto?

Este término fue utilizado por primera vez durante la década de los 90 por Peter Salovey y John Mayer, los cuales provenían de Harvard y New Hampshire respectivamente. Ambos se regían por la idea de aprender a controlar y regular los sentimientos y utilizarlos como guía para proceder ante distintas situaciones.

Este concepto, implementado por primera vez por Salovey y Mayer, fue basado en un modelo psicológico implementado anteriormente, dentro de la década de los 80, por Howard Gardner, al cual llamó “inteligencias múltiples”.

Sin embargo, fue Daniel Goleman quien popularizó este nuevo concepto llamado Inteligencia Emocional, en donde hacía referencia a distintas habilidades, como por ejemplo: Conciencia, autorregulación, optimismo, empatía y socialización.

Algunos tipos de habilidades emocionales según D. Goleman

  • Conciencia. Este tipo de habilidad nos permite determinar nuestra manera de expresarnos, cómo nos expresamos y como sentimos y pensamos en cuanto a determinadas situaciones. Nuestra conciencia será lo que nos ayude a diferenciar lo bueno de lo malo y actuar según sea el caso correcto.
  • Optimismo. Gracias al optimismo las personas han logrado desarrollar la capacidad de ser perseverantes ante distintas circunstancias, logran atacar y superar sus frustraciones, automotivarse para cumplir nuevos retos y superar pérdidas, etc. En líneas generales, esta habilidad es una de las más imprescindibles para que las personas logren alcanzar el éxito a pesar de las adversidades.
  • Autorregulación. Esta habilidad nos permite controlar nuestras emociones, nuestros impulsos y nuestras acciones. Gracias a la autorregulación los seres humanos podemos decir que hemos desarrollado la capacidad de pensar antes de actuar y decidir sobre nuestros estados de ánimo, controlar la ansiedad y diferenciar lo que debemos hacer sobre lo que no tiene caso resolver.
  • Empatía. Esta habilidad contribuye con el reconocimiento que realizan las personas respecto a lo bueno y lo malo que encuentran en los demás. A través de la empatía decidimos a quien brindarle confianza y a quién no. La empatía ayuda a establecer vínculos, mediante gestos verbales y no verbales, para reconocer los sentimientos de las demás personas. Esto sucede de manera inconsciente mediante la interpretación de señales no verbales, por lo general.
  • Socialización. Finalmente, esta habilidad, de la mano con todas las demás, será la que culmine enlaces con otras personas, es decir, la capacidad de socialización de cada persona estará determinada por las habilidades anteriores; haciendo uso correcto de la autorregulación, el optimismo o la conciencia, podrá determinarse si se establecerá o no una buena o mala relación social con los demás.

La capacidad que posee nuestro cerebro es impresionante; mas allá de la capacidad de utilizar el intelecto en un aspecto académico, nuestro cerebro puede reconocer situaciones de peligro (tanto física como emocionalmente) y a la vez hallarse haciendo, tal vez, cálculos matemáticos impresionantes.

De esta forma, se puede decir que uno de los enigmas descifrados por el hombre hasta hoy es la inteligencia emocional, ya que engloba y utiliza ambos lados del cerebro (arte y materia gris) para lograr un equilibrio perfecto que nos ayude a tomar las mejores decisiones en nuestras vidas.

La Inteligencia Emocional en el Coaching

Aunque muchas personas exitosas acuden al coaching para pulir sus habilidades, la mayoría quiere aprender a identificar las cosas positivas y negativas de su personalidad para fortalecer las positivas, evidentemente. A pesar del éxito, muchos líderes se ven afectados por elementos como:

  • La falta de paciencia
  • No saber escuchar a los demás
  • Querer tener siempre la razón
  • No darle el merecido respeto a los demás
  • La arrogancia

En casos como éstos, el coaching ha resultado ser efectivo, para redireccionar la forma en como se hacen las cosas comúnmente. Como la inteligencia emocional es una capacidad que se puede desarrollar en el transcurso del tiempo, el coaching puede mejorarla sustancialmente. Cuando los líderes que reciben coaching se muestran motivados en el aprendizaje de comportamientos y aceptan sugerencias de cambio que realmente rinden frutos, se les hace fácil dejar a un lado los aspectos negativos que mencionamos anteriormente y como resultado habrá un compromiso mayor por querer avanzar hacia otro nivel con el propósito de servir de inspiración a quienes los siguen.

¿Qué es el Coaching?

Que es el coaching?

.¿Qué es el Coaching?

Que es el coaching? En la actualidad, el coaching es uno de los métodos más famosos y efectivos para solucionar problemas, modificar maneras de pensar y transformar el estilo de vida de las personas.

Mediante el coaching y sus distintos tipos, las personas aprenden a ver la vida de un modo más provechoso y positivo. Para que así puedan plantearse objetivos y lograrlos a través de métodos rápidos y efectivos.

El coaching no solo le permite a los coachees desarrollarse personal y profesionalmente.También incentiva el autoconocimiento y la retroalimentación. Lo cual también beneficia a los coaches porque siguen creciendo como personas y como entrenadores.

¿De dónde sale la palabra Coaching?

El término “coach” literalmente, significa “coche o carruaje”. Se originó y comenzó a popularizarse en un pequeño pueblo llamado Kocs. Está ubicado a 70 kilómetros de Budapest, Hungría. Durante el siglo XV, y siendo este un lugar de paso para ese entonces. La población de Kocs se popularizó por construir carruajes que servían para transportar a las personas de un lugar a otro, de manera más rápida y más cómoda.

En este sentido, la palabra coche proviene del húngaro “Kocsi” y que a su vez representa su relación con el pueblo de Kocs. De esta forma, esta palabra fue adoptada por otros países como Italia (cocchio), España (coche) y Alemania (kutsche).

Al ser éste un medio para transportar a las personas de un lugar a otro, se utilizó la palabra “coaching” en un sentido metafórico en el cual el coach es quien transporta y el coachee es quien realiza el viaje. Asimismo, la palabra coaching proviene del inglés “to coach” que quiere decir “entrenar”; así pues, el coach es aquel que es entrenador y el coachee sería a quien se entrena. Pero.. que es el coaching realmente?

¿Que es el coaching?

¿Que es el coaching?

¿Dónde y cómo se origino el Coaching?

Este es un método de entrenamiento relativamente nuevo que comenzó a implementarse en los Estados Unidos a finales del siglo XX, durante la década de los 80. Posteriormente fue adoptado por Japón y luego en algunos países Europeos. Hoy en día el coaching es tiene una gran aceptación a nivel mundial, en países de Europa, Asia e Hispanoamérica.

Las actividades planteadas en el coaching comenzaron a desarrollarse basándose en pensamientos de filósofos como Platón y Sócrates. Igualmente, estos métodos son un poco parecidos a los usados por los psicólogos, es por ello que las personas que llevan a cabo este tipo de actividades se caracterizan por incentivar los cambios en las personas a través del análisis y la persuasión.

¿Cómo se diferencian los métodos que se utilizan en el Coaching con otros métodos?

A pesar de utilizar una metodología similar, los psicólogos, por ejemplo, poseen ciertas características para diferenciarse de los coach. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Un coach puede utilizar técnicas basadas en tocar la sensibilidad de las personas para descubrir dónde se encuentra la falla y cuáles podrían ser las posibles soluciones; esto, claramente, habiendo realizado antes un análisis previo de la situación del coachee. Los psicólogos suelen tener actividades más limitadas para sus pacientes y suelen ser netamente analíticos.
  • A través del coaching pueden utilizarse herramientas innovadoras. Se crean cada día nuevos métodos, a diferencia de la psicología que comúnmente suelen realizar técnicas predeterminadas, basadas en los resultados de sus análisis previos.
  • Los coach tienen la facilidad de poder hacer de cualquier sitio su lugar de trabajo. Según las actividades que tengan previstas. Mientras que los psicólogos suelen realizar su trabajo únicamente en una oficina o un lugar cerrado.

Sin embargo, hoy en día el coaching también es considerado como un estilo de vida. Que es el coaching? Pues… un empleo como cualquier otro 😉  Tanto es así, que existen psicólogos que también se forman como coaches para crear nuevas técnicas para sus pacientes.

¿Qué se puede obtener a través del coaching?

Este método de entrenamiento busca que las personas sean conscientes de las fallas que puedan estar en su entorno. Cómo superarlas, planteamiento de metas a corto, mediano o largo plazo … Brindar las herramientas correctas para encontrar la mejor vía para pasar de un presente poco satisfactorio a un futuro exitoso y próspero.

El coaching también busca potenciar las cualidades y aptitudes de los trabajadores. En el caso del coaching empresarial, Logra que tanto el talento humano como la empresa misma consiga el suficiente impulso que les permita alcanzar las metas y objetivos planteados en función del éxito. En el coaching personal el objetivo principal también es lograr el éxito. A través de la definición de metas individuales. Tomando en cuenta las fortalezas y las debilidades que pueda tener el entrenado. A fin de diseñar su plan de acción perfecto.

Así como estos, existen otros tipos de coaching como, por ejemplo, para el ámbito deportivo y financiero. Pero principalmente los objetivos que se plantean con este método son: enfrentar las deficiencias, plantearse objetivos y metas realistas, explorar las opciones para lograr tales metas.Es común a todos crear un plan de acción basado en la responsabilidad, el crecimiento y el autoconocimiento.

Mediante sus entrenamientos el coach deberá mostrar a su coachee que no hay objetivo planteado que no pueda lograrse. Si se le pone el empeño adecuado! Inclusive, la metodología utilizada en el coaching también ha servido como terapia para la superación de gran cantidad de problemas como adicciones, trastornos, etc.

Finalmente, puede calificarse al coaching como una herramienta o un motor que servirá para impulsar a las personas a un futuro más provechoso, ayudarlos a pasar de ser lo que son hoy en día para convertirlos en personas mucho mejores el día de mañana.

Esperamos que te haya quedado un poquito mas claro que es el coaching. Pero si quieres saber en profundidad cómo esta disciplina puede ayudarte no dudes en contactarnos!

Hablar En Público Sin Nervios

Hablar en público sin nervios

Como hablar en público sin nervios… ¿es posible?

Tener nervios al hablar en público es un síntoma muy común en la mayoría de las personas. El miedo escénico suele aparecer cuando tenemos miedo a equivocarnos. Por miedo a fallar o temor a expresarnos de un modo que no resulte adecuado.

Sin embargo, este no es un mal completamente negativo. Es ese miedo a fallar el que hace que las personas pongan un poco más de empeño al realizar sus actividades o al dictar un discurso.

Podríamos decir que para hablar en público sin nervios solo se necesita mirar a un punto en específico y no hacer contacto visual, como suelen hacer algunas personas. Pero no hay fórmulas mágicas… (De esa manera no existiría la interacción que se necesita para captar el rumbo que está tomando la información ofrecida a aquel que la está recibiendo).

En otras palabras, a continuación te daremos algunos consejos que te servirán para disminuir los nervios, que siempre existirán, al hablar en público o dar algún discurso.

Acepta la posibilidad de cometer errores

En la vida, la posibilidad de cometer errores, por pequeños o grandes que estos puedan ser, es infinita. Y no es una consecuencia de un grupo particular de personas; todos estamos expuestos a equivocarnos alguna vez.

En tanto sepas y aceptes esta situación, automáticamente tus nervios comenzaran a disminuir. Además, la única manera de cometer la menor cantidad de errores es, sin duda, tener una preparación previa que facilite la fluidez de las palabras y los pensamientos al hablar en público.

Utiliza la respiración profunda como ejercicio

¿Nunca te pasó que, siendo niño o en la adolescencia, al hablar en público, llevar a cabo un discurso o una exposición te pusiste nervioso y tu profesor te decía cosas como “toma un respiro y comienza de nuevo”? Este ejercicio es totalmente efectivo para oxigenar el cerebro, relajar el cuerpo y los pensamientos.

Si olvidaste alguna palabra o alguna frase no te pongas nervioso. Respira y toma una pausa, ya verás que luego de tres o cinco segundos comenzaran a fluir las palabras nuevamente. Parafrasear también es una buena manera para no quedarse bloqueado, pues la mejor manera de expresar alguna idea es hacerlo con tus propias palabras.

Hablar en público sin nervios

Hablar en público sin nervios es posible!

Enfrenta los miedos que te ataquen

Todos tenemos algún miedo que nos ataca, ya sea a equivocarnos, a tropezar, a quedarnos en blanco, a mirar a los ojos a las personas, etc. Estas son situaciones normales que pueden presentarse ante cualquier persona.

La mejor manera de superar los miedos, es enfrentándolos. Una vez que lo hayas hecho y puedas darte cuenta de que no se acabó el mundo, podrás enfrentar nuevamente esa situación, sintiendo la confianza de que ya has pasado anteriormente por allí y sabrás cómo reaccionar en ese caso.

Aunque tengas nervios, muéstrate confiado

Los pensamientos son energía, y si le damos cabida suelen materializarse. Si sientes nervios, no tengas pensamientos que te hagan sentir nervioso porque jamás los harás disminuir.

Al hablar en público las personas suelen notar cuando te sientes nervioso… Y cuando te sientes confiado! Y para lograr que las personas tengan confianza en lo que dices o lo que haces, lo ideal es transmitirles tal confianza. Eso solo se logra cuando se tiene el dominio del tema y del escenario.

Interactúa con tu público

Hablar de manera clara y concisa, interactuar con el público y realizar actividades para romper el hielo es una buena manera de aligerar la carga del discurso.

Realizar actividades en las que existan participaciones por parte del público permitirá que la dinámica sea más amena e interesante. Lograrás aumentar la confianza en ti mismo y disminuir la presión de solo tener que ofrecer algún tipo de información.

Bríndales a los demás tu mejor sonrisa y hazlos sonreír también

Otra manera de disminuir los nervios al hablar en público es ser tú mismo. Mantener siempre una actitud positiva y brindarle a los demás tu mejor sonrisa. Al mismo tiempo ver que otras personas responden a tu gesto te impulsará a seguir haciéndolo cada vez mejor. Muchas personas suelen hacer chistes para romper el hielo, disminuir los nervios e interactuar con otras personas. De esta manera se logra crear un vínculo entre el que habla y el que escucha y, esto garantiza, que sea más fácil interpretar la información que estás ofreciendo.

Prepárate y utiliza material de apoyo

Si lo que deseas es hablar en público a través de alguna exposición o discurso, las diapositivas, las láminas, las fichas y los apuntes son algunas de las herramientas creadas para facilitar a las personas mantener la organización y la información en caso de algún error u olvido.

Siempre es necesaria una preparación previa para manejar el tema a tratar con excelencia. Pero en caso de tener lapsus o bloqueos mentales, apóyate en estas herramientas que son de gran utilidad y en ocasiones podrán ayudarte a salir de grandes aprietos.

Cuanto mejor te prepares, más veces practiques y mejor sea tu material de apoyo, menos nervios sentirás para hablar en público.

Relájate y deja que las palabras fluyan

Finalmente, estar relajado es primordial para no sentir nerviosismo. Si tuviste una preparación previa y tienes las herramientas ideales como material de apoyo, todo lo demás quedará de tu parte.

Muchas veces ofrecer opiniones personales y puntos de vista propios ayuda a llenar vacíos. Agota el tiempo y a la vez mejora la autoconfianza. Jugar con las palabras y los gestos es una buena manera de fluir. Incluso, existen personas que al hablar en público le imprimen emociones a sus discursos. Utilizan pausas y hacen uso de todo el escenario para mantener la atención de las personas.