Entradas

, ,

Sesiones de Oratoria: traspasa las barreras comunicacionales

Vence tus miedos con las clases individuales de oratoria

La oratoria es la capacidad de hablar con elocuencia, con fluidez y con eficacia. En general, todos tenemos esa habilidad, pero ¿qué nos pasa cuando estamos ante un público? ¿cuando nos ponemos nerviosos ante nuestra audiencia? Parece como si perdiéramos esa capacidad para comunicarnos: nos bloqueamos, sudamos, la respiración se nos altera, nos aumenta el ritmo cardiaco, etc…son muchos y variados los síntomas fisiológicos que nos pueden aparecer.

Por tanto, parte de nuestro éxito al hablar en público será la habilidad que tengamos para vencer nuestros miedos y superar los nervios ante nuestra audiencia. Así que cada vez que nos enfrentamos a un público estamos haciendo  un ejercicio de autocontrol.

Algunas personas, diría que la mayoría, piensan que la capacidad de hablar en público es un privilegio de unos pocos, un don con el que algunas personas han sido bendecidas. Eso es una creencia absolutamente incierta. Hablar en público y gestionar los nervios para hacerlo, es realmente una habilidad que se aprende, se entrena y se desarrolla. Y ese es el objetivo de las sesiones de oratoria. Que el orador aprenda y ejercite el dominio absoluto del escenario, gane confianza y sea persuasivo.

Sin lugar a duda la comunicación forma parte de nuestra día a día y el dominio de la misma es un punto a favor que nos hace ganar valía ante los otros y conseguir autoestima. Si mantenemos un mensaje que capte la atención, que sea claro y sin dar hechos por sentados lograremos comunicarnos más eficazmente.

¿Porqué hacer una sesión individual de oratoria?

La necesidad de dominar la oratoria ya no es solo para conferenciantes, formadores o incluso presentadores…cada día son más los trabajos en los que se requiere hablar en público: ingenieros, arquitectos, publicistas, diseñadores, economistas, etc… deben vender un producto, un proyecto o una idea. Opositores que tienen que cantar los temas ante un tribunal, estudiantes que deben exponer sus trabajos. El hacer presentaciones está al orden del día.

El dominio de tu lenguaje verbal y no verbal es lo que marcará la diferencia de tus presentaciones. En todo momento estamos comunicando algo, incluso cuando no queremos comunicar nada estamos comunicando que no queremos comunicar nada. El ser conscientes de lo que verdaderamente transmitimos y como lo podemos mejorar será el primer paso. A través de un feedback constante, la persona durante las sesiones va dominando su postura, sus gestos, expresiones para comunicar de manera más eficaz y sentirse segura.

A través de técnicas y de sus ganas de mejorar la persona irá adquiriendo la capacidad necesaria para improvisar e irá dominando el arte de la oratoria pudiendo aplicarlo en los retos comunicativos que tenga en ese momento, ya sea una presentación, una charla, una reunión, etc..

Para que realmente la persona pueda dominar el escenario mientras habla con el público, debe pasar por un proceso evolutivo. Para que se pueda desarrollar esta capacidad, es necesario invertir también en el tiempo de dedicación a esta actividad. Igualmente, como oradores tenemos que reconocer nuestros errores  y abordar la posibles mejoras.

Sesiones de oratoria

Fundamentos de las clases de oratoria

Un orador se destaca por controlar sus emociones, tener conocimiento del tema, una postura adecuada que le haga sentirse seguro y transmita seguridad y un tono de voz adecuado y brillante. Teniendo siempre muy claro el objetivo que quiere conseguir.

La personalidad del orador facilita que aproveche sus propios recursos. Además, la integración del lenguaje verbal como no verbal juega un papel muy importante. Estos elementos ayudan a fortalecer las presentaciones eficaces, al igual que la comunicación con el público.

La preparación y el conocimiento previo del tema forman parte también de estos fundamentos. Sin embargo, a veces también tenemos que estar preparados para improvisar o salir de lo previsto ya que hoy en día cualquier persona está expuesta a hablar en público ya sea en lo académico o empresarial.

Elementos en las clases de oratoria

Durante las sesiones de oratoria existen diferentes elementos que el coach observa en el alumno con el fin de que su comunicación sea eficaz. Esos aspectos son:

La escucha activa

En el momento que el orador se encuentra expuesto ante el público debe aprender a escuchar. Mirar a los ojos al público es importante para calibrar como está dicha audiencia. Además, también hay que darles una oportunidad para que la audiencia pueda participar con sus opiniones o dudas.

Por ello, es importarte potenciar en las sesiones de oratoria el desarrollo de la escucha activa por parte del orador. En una presentación lo importante tiene que ser el público. Se parte de la premisa que si eres un buen oyente también serás un buen orador.

El mensaje

Antes de construir cualquier contenido, debes tener claro que quieres contar y a quién te diriges. Cuando identificas al público puedes estructurar con mayor propiedad el mensaje. De esta manera, la información puede ser más técnica o más digerible para cualquier tipo de persona que desconoce del tema.

Evaluar la compresión del mensaje

El coach juega un papel muy importante durante el entrenamiento en este punto, ya que hace de receptor del mensaje. Si el mensaje está claro se comprenderá sin problemas, de lo contrario hay que reestructurarlo.

También durante las sesiones de oratoria el coach enseña al cliente estrategias para evaluar al receptor. La idea es alcanzar el objetivo de que el público comprenda la información que el emisor quiere transmitir.

Ser directos como oradores

En las sesiones de oratoria también se aprenden a captar la atención del público. La finalidad, es ayudar al coachee a expresar las ideas más importantes y no divagar durante su discurso. La claridad y concreción  en lo que decimos determina que el público capte la información y al mismo tiempo esté atento.

Sesiones de oratoria en El Trampolín

Con El Trampolín aprenderás hablar en público de forma fácil y personal con coaches expertos en comunicación con muchos años de experiencia y una gran formación. Son sesiones con una duración de 55 minutos y el número de sesiones lo determinan conjuntamente el cliente con el coach. Desde la primera sesión de oratoria empezarás a sentir y ver tu mejoría  y ganar esa confianza que se necesitas para hablar en público. 

Nuestro equipo se centra en que cada persona gane la confianza que necesita como orador. Además, aplicamos técnicas de Programación Neurolingüística e Inteligencia emocional para conseguir mejores resultados en el menor tiempo posible.

Se trabaja en conjunto tanto la estructura de contenido y el estilo del orador. Por todas estas razones, si tienes problemas para hablar en público nuestras sesiones de oratoria te pueden ayudar.

, ,

PNL como herramienta para vencer el miedo a hablar en público

El miedo de hablar en público es algo muy común tanto en los nuevos oradores como aquellos con experiencia. Este temor se puede superar a través de las técnicas de PNL (Programación Neurolingüística) y otros procedimientos comunicacionales.

La Programación Neurolingüística se centra en la comunicación. Por ende, esta técnica permite enlazar los procesos neurológicos, el lenguaje y los patrones de comportamiento. En relación a estos patrones, ellos se adquieren con la experiencia y por eso, es posible mejorarlos.

Esos miedos e inseguridades son aprendidos y por lo tanto se pueden modificar. La PNL te ofrece herramientas que te ayudan a que te puedas expresar con mayor fluidez ante un determinado público.

Esta disciplina fue creada desde los años 70 por Richard Bandler, John Grinder y Frank Pucelik. Esta técnica parte del principio de que las personas no nos relacionamos directamente con la realidad, es decir, se construye un modelo. Para que este proceso ocurra pasa por unos filtros, los cuales hacen que cada persona tenga su propia visión.

Igualmente, por estos filtros pasa la comunicación si tienes miedo para hablar en público muchos percibirán diferentes perspectivas del mensaje. Esto quiere decir, que parte del público notará tu temor y otros inseguridad o falta de conocimiento sobre el tema.

Por eso, con la PNL puedes vencer tus miedos como orador y transmitir la seguridad que necesitas. Esta técnica te permite gestionar tus estados emocionales, la comunicación y aprender a conectarte con el público. Además, también podrás construir un discurso coherente y ser capaz de generar diferentes emociones en la audiencia.

PNL para hablar en público

El emisor se comunica a través de 3 canales

Según el profesor Albert Mehrabian de la Universidad de UCLA el ser humano se comunica por tres canales básicos. Ellos permiten que el mensaje tenga un impacto en el receptor, estos canales son:

  • Las palabras que usamos.
  • Las cualidades de voz que empleamos.
  • El lenguaje corporal que se incorpora con el pronunciamiento de las palabras.

En una conversación personal o íntima el receptor recibe alrededor del 7% de las palabras, las cualidades de voz como el tono representan un 38% mientras que el lenguaje corporal tiene el 55% de impacto. Entonces, estos canales juntos con una adecuada comunicación tanto verbal como corporal generan el entorno ideal para alcanzar el objetivo.

Enfoques de la PNL para hablar en público

Algunos enfoques de la PNL que son usados por el coaching para que el orador enfrente sus propios miedos son:

Enfrentar las fobias

La Programación Neurolingüística permite que la persona se desvincule del miedo a hablar en público. La ansiedad, el pánico, las sudoraciones, la dificultad para respirar y el descontrol quedan a un lado.

Con esta técnica no se necesita grandes inversiones de dinero y vivir experiencias dolorosas para vencer los temores. Los procesos largos y duros quedaron en el pasado en estos procesos de coaching de PNL.

Experiencias exitosas

Se trata de un ancla que trae experiencias exitosas o de felicidad en la vida para que el individuo entre en etapa de relajación. Durante en el proceso de coaching se anima a la persona a que se sumerja en esa experiencia.

Entendemos por ancla aquellos sonidos, imágenes, gestos, entre otros que traen a nuestra memoria buenas vivencias. Esto se debe a que actúan de forma directa a nuestras neuronas para acelerar nuestras reacciones.

Por esta razón, la persona pierde el miedo y se siente con poder para superar esa circunstancia de hablar ante multitudes o un pequeño grupo. El enfoque como orador es lograr que su receptor comprenda el mensaje.

En el coaching el orador se enfrenta ante grupos pequeños, una vez que pierda el miedo lo hará con grupos más numerosos. La experiencia anterior le servirá como anclaje, ya que tomará esa referencia para enfrentarse a situaciones más fuertes.

De esta manera, la PNL permite que la persona pase de un estado de miedo a una emoción positiva. Con varias sesiones el coachee ataca sus temores hasta el punto de ser capaz de hablar ante una gran audiencia.

Beneficios de la PNL para hablar en público

Sin duda alguna, va más allá de vencer el miedo de hablar en público. Cuando estamos seguros es más fácil comunicar y conectar con nuestros receptores. La PNL también aporta técnicas para que el orador se comunique de forma efectiva. Algunos de esos beneficios son:

  • El orador toma en cuenta todos los sentidos de sus receptores. Nos referimos a que el mensaje tiene que llegar de forma visual, auditiva y kinestésico para captar a una audiencia.
  • Aportan experiencias de referencia. El receptor presta atención y no se opone al mensaje cuando mencionamos alguna eventualidad que a todos nos pasó alguna vez. Por ejemplo, quedarse sin batería o señal para realizar una llamada importante. Este tipo de situaciones conectan a las personas con el pasado y crean asociaciones.
  • Igualmente, cada persona puede despertar sus propias emociones e ideas a través de las metáforas que señale el orador.
  •  Logra unir la lógica con lo emocional, el orador conquista a su público a través de esta relación.

El orador muestra seguridad, confianza y conocimiento. Genera una marca personal y deja una huella ante su audiencia. Por tal motivo, lo primero que tienes que hacer es vencer tus miedos en los procesos de coaching con PNL. Luego, para convertirte en un excelente orador también puedes realizar cursos con esa técnica.

En El Trampolín te ayudamos a ser la persona que deseas. Consulta nuestras sesiones de coaching de oratoria y nuestros cursos intensivos en los que incluimos la Programación Neurolingüística.

, ,

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA CONTRA LA ANSIEDAD

Respiración diafragmática

Conoce la técnica de la respiración diafragmática 

Al dedicar tiempo a la respiración diafragmática relajamos nuestra mente y cuerpo. De esta manera, desempañamos mejor cualquier actividad. Por ejemplo, es excelente para hablar en público y controlar los nervios que pueda producir enfrentarse a una audiencia.

La respiración diafragmática se centra en la zona baja de los pulmones. Esto genera que el diafragma al moverse mueva el abdomen. También al realizar estos ejercicios se trabajan otros músculos como la zona media y la zona superior.

Este tipo de práctica, permite que llegue gran cantidad de aire a los pulmones y a su zona baja. Por esta razón, facilita contar con una mayor captación y distribución de oxígeno, además de limpiar los pulmones con la exhalación.

El movimiento que se realiza con el diafragma activa el sistema nervioso parasimpático, automáticamente produce la relajación del organismo. También logra estimular el corazón y la circulación. Igualmente, es una buena técnica de autocontrol de todo síntoma ansiógeno que produzca hablar en público.

Cuando estamos nerviosos es normal que respiremos de forma acelerada. A su vez, tomamos demasiada cantidad de aire y esto genera más oxígeno en la sangre del necesario. En consecuencia, se origina la hiperventilación.

¿Qué es la hiperventilación?

Antes de proseguir con el tema de la respiración diafragmática tenemos que explicar este aspecto. La hiperventilación se trata de una respiración rápida que genera una sensación de falta de aliento. Originalmente se produce por la ansiedad o un estado de nerviosismo muy fuerte.

Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Mareos o sensación de debilidad
  • Te cuesta pensar claramente hasta el punto de olvidar tus tareas o cualquier presentación en público
  • Resequedad en los labios
  • Hormigueo en los brazos
  • Dolor torácico
  • Latidos cardíacos fuertes y rápidos

Beneficios de la respiración diafragmática 

El director del Centro de Medicina Integral de la Universidad de Arizona, Andrew Weil, mantiene su opinión positiva sobre esta práctica. Este científico argumenta que la respiración diafragmática ayuda a controlar los nervios, a tener más energía y seguridad. Por esta razón, es una excelente técnica para hablar en público con fluidez.

Este médico también argumenta que la respiración diafragmática es la forma correcta de respirar. Esto se debe a que hay un movimiento de entrada de oxígeno, llamado inspiración y otro de salida (espiración). El último movimiento expulsa el dióxido de carbono. Así que esta práctica aumenta la capacidad de los pulmones, la respiración es más completa.

La angustia, el estrés y la ansiedad hacen que cambiemos nuestra forma de respirar. Nos olvidamos del diafragma y comenzamos a respirar por el torax. Esto a su vez, genera tensiones musculares y somatizaciones. Respirar bien nos ayuda a regular nuestra mente y cuerpo, los conecta en uno solo.

Cuando respiramos de forma correcta, a nuestro cerebro le llega más oxígeno. Por lo tanto, tendremos mayor capacidad para concentrarnos y eliminar los síntomas de la ansiedad.

Al respirar por la nariz protegemos nuestras cuerdas vocales de la resequedad. El tener sed provoca distracción y dificultad para proyectar la voz. Se recomienda que durante cinco minutos inhale por la nariz lentamente antes de cualquier presentación.

Otro de los beneficios de la respiración diafragmática es que normaliza la velocidad del discurso. De esta manera, el orador no se queda sin aire, se centra en el mensaje y regula la velocidad entre 130 a 170 palabras por minuto.

Respiración diafragmática

Forma correcta de practicar la respiración diafragmática

Al practicar la respiración tenemos que evitar que sea forzada, ya que sus efectos pueden generar consecuencias. Por ejemplo, producir estrés o cansancio, no es necesario competir con nosotros mismo. Estos ejercicios deben ser placenteros y practicarse con calma de acuerdo a nuestras capacidades o a nuestro ritmo. Para empezar toma en cuenta los siguientes aspectos:

1.- Antes de iniciar con la respiración diafragmática deje de respirar por 10 segundos. Luego de esto, expulse el aire restante. Con ello, nos liberamos de oxígeno extra y controlamos que por la ansiedad tengamos más oxígeno de lo normal.

2.- Cuando somos principiantes es útil acostarnos boca arriba de manera cómoda, luego podemos practicarlo sentados o de pie. Al estar en esa posición colocamos una mano en el abdomen y otra en el pecho. Así podremos ver qué mano se levanta al realizar la respiración para determinar si lo hacemos de forma correcta.

También hay personas que utilizan un libro para ver si el abdomen se infla como un globo.

Tips durante la práctica de la respiración diafragmática

Lo primero que tenemos que hacer es estar cómodos. Posteriormente a ello, tomar aire de forma lenta por la nariz hasta ver como se infla el abdomen.

Mientras inspiramos, es conveniente realizar una pausa de unos segundos. Posteriormente soltamos el aire por la boca hasta contar hasta tres.

Emplea tu mente durante la práctica de este ejercicio. Piensa en algo que te agrade mucho como ir a la playa o la montaña. Además, repita frases como: “todo estará bien”, “cálmate” o algunas otras expresiones positivas. Esto logrará resultados esperados tanto en lo físico como en lo mental.

Es recomendable que se practique la respiración diafragmática con frecuencia. Aunque no estemos nerviosos, esto nos ayudará a tener una respiración más pausada. Por lo tanto, se producirá una relajación física que tendrá como consecuencia que estemos más tranquilos y serenos.

Si necesitas apoyo profesional, no dudes en contactar al equipo de El Trampolín para ayudarte. Al invertir tiempo en este tipo de actividades, mejoras tu calidad de vida, las relaciones con las personas y profesionalmente.

Presentaciones de alto impacto. Cómo pueden ayudar las técnicas de oratoria.

Presentaciones de alto impacto

Presentaciones de alto impacto ¿cómo pueden ayudar las técnicas de oratoria? 

Presentaciones de alto impactoLas técnicas de oratoria son herramientas utilizadas comúnmente en el ámbito social para lograr calar en el público de alguna forma u otra y así poder convencer una idea mediante algún mensaje determinado. Una presentación de alto impacto se logra mediante la correcta aplicación de estas técnicas con la finalidad de conseguir el objetivo deseado.

En este sentido, ha sido necesario realizar estudios y pruebas que han dado con la fórmula precisa para llevar a cabo una presentación de excelencia; desde el modo de pronunciar palabras especificas hasta el gesto que le vendría perfectamente acompañado. De allí surgen, entonces, las famosas técnicas de oratoria que han ayudado a los grandes a posicionarse tan alto a través del éxito.

¿Qué son técnicas de oratoria?

La oratoria engloba un conjunto de características específicas. Éstas ayudan al orador a desenvolverse con mayor soltura en cualquiera de los escenarios que deba pisar. De manera coherente, veraz y organizada. A esto se le podría atribuir, entonces, el nombre de técnicas de oratoria. Lo que en pocas palabras sería “conjunto de conocimientos y métodos que se aplican y que ayudan al orador a expresarse con elocuencia ante un público, de manera que este logre convencer y cautivar”.

Mediante la oratoria se busca convencer a un público meta, mediante la transformación de sus pensamientos o emociones, implantando alguna idea que tal vez logre desde la posibilidad de convencer a una persona de adquirir un inmueble hasta emitir un voto a favor o en contra en unas elecciones importantes.

Presentaciones de alto impacto

¿Por qué es recomendable utilizar técnicas de oratoria?

Son incontables los beneficios que pueden obtenerse gracias a las técnicas de oratoria. Entre las más resaltantes podemos nombrar las siguientes:

  1. Pérdida del miedo escénico.
  2. Mejorar la capacidad de análisis.
  3. Construcción de relaciones beneficiosas tanto a nivel personal como a nivel laboral.
  4. Mejor desenvolvimiento de la lectura y la modulación.
  5. Capacidad de improvisación.

Entre otros beneficios que brinda el arte de hablar en público también ayuda a mejorar el aspecto de las personas. Debido a que, ante cualquier situación que se le presente y sin importar el lugar donde se encuentre, un orador debe mantenerse siempre pulcro y bien arreglado. De otro modo sería totalmente imposible captar la atención de su público, o al menos ser tomado en cuenta de manera sensata.

¿Cómo perder el miedo escénico?

Tartamudear, tener muletillas, sufrir del síndrome de la mente en blanco… Temblar y estar ansioso, entre otras cosas, son solo algunas de las situaciones a las que se puede enfrentar a diario una persona con miedo escénico. Para ello existen algunos métodos que pueden servir de mucha ayuda si lo que desea es desenvolverse con especial tranquilidad ante cualquier tipo de audiencia.

  1. Si el problema es, específicamente, tartamudear al expresarse en público o donde sea. Lo ideal sería llevar a cabo ejercicios de respiración y vocalización. Éstos servirán como herramienta para desarrollar la fluidez vocal. Cantar y hablar frente al espejo son también ejercicios que puedes realizar diariamente. Así comenzarás a conocer tus expresiones y cómo te ven los demás al momento de exponer tus ideas.
  2. Si, en cambio, lo que ocurre es que sufres de inseguridad… Y no te crees en la capacidad de exteriorizar tus ideas o de representar el discurso que ya creaste… Nuestra recomendación para ti es que te empapes suficientemente bien sobre el tema que expondrás. Tán bien, hasta que llegues a sentir que no existirá una posibilidad de equivocaciones.
  3. Para las muletillas lo más recomendable es la lectura. Conocer tantas palabras y tantos sinónimos como sea posible para no recurrir siempre a los mismos términos. Utilizar la lectura como herramienta para ampliar el vocabulario y desarrollar un mejor desenvolvimiento a nivel mental.
  4. Romper el hielo. Existen muchos métodos que puedes utilizar para interactuar con el público. Normalmente esta herramienta es utilizada luego de haberse expresado con anterioridad mucha información. Se utiliza como técnica para recuperar la atención perdida de alguien o sencillamente para hacer el discurso más llevadero y agradable.

Técnicas de oratoria que ayudan en presentaciones de alto impacto

Seguir las siguientes técnicas de oratoria garantiza que su presentación sea efectiva y fructífera:

  • Mantener un tono de voz óptimo. Así tu público podrá entender perfectamente todo lo que dices. Si haces hincapié en algunas palabras, es decir, les agregas un poco más de fuerza, podrá darse a entender algo de mayor que las personas deberían recordar.
  • Hablar con el cuerpo. Es muy importante no desviar la atención de lo que se dice con lo que se hace o hacia lo que se hace. Mantener un equilibrio entre los gestos que se tienen y lo que se dice servirán para dar un mensaje más claro. La expresión corporal puede utilizarse incluso como herramienta para ejemplificar algunas cosas.
  • Mantener el entusiasmo en las expresiones. Una persona inexpresiva es alguien que no calará en su público y no será capaz de brindar una presentación de alto impacto. La expresividad funciona como herramienta para retener la atención de las personas.
  • Realizar pausas adecuadas y actuar con naturalidad son otras de las recomendaciones que puedes seguir para hacer de tu discurso algo más fluido y llevadero.

Hablar En Público Sin Nervios

Hablar en público sin nervios

Como hablar en público sin nervios… ¿es posible?

Tener nervios al hablar en público es un síntoma muy común en la mayoría de las personas. El miedo escénico suele aparecer cuando tenemos miedo a equivocarnos. Por miedo a fallar o temor a expresarnos de un modo que no resulte adecuado.

Sin embargo, este no es un mal completamente negativo. Es ese miedo a fallar el que hace que las personas pongan un poco más de empeño al realizar sus actividades o al dictar un discurso.

Podríamos decir que para hablar en público sin nervios solo se necesita mirar a un punto en específico y no hacer contacto visual, como suelen hacer algunas personas. Pero no hay fórmulas mágicas… (De esa manera no existiría la interacción que se necesita para captar el rumbo que está tomando la información ofrecida a aquel que la está recibiendo).

En otras palabras, a continuación te daremos algunos consejos que te servirán para disminuir los nervios, que siempre existirán, al hablar en público o dar algún discurso.

Acepta la posibilidad de cometer errores

En la vida, la posibilidad de cometer errores, por pequeños o grandes que estos puedan ser, es infinita. Y no es una consecuencia de un grupo particular de personas; todos estamos expuestos a equivocarnos alguna vez.

En tanto sepas y aceptes esta situación, automáticamente tus nervios comenzaran a disminuir. Además, la única manera de cometer la menor cantidad de errores es, sin duda, tener una preparación previa que facilite la fluidez de las palabras y los pensamientos al hablar en público.

Utiliza la respiración profunda como ejercicio

¿Nunca te pasó que, siendo niño o en la adolescencia, al hablar en público, llevar a cabo un discurso o una exposición te pusiste nervioso y tu profesor te decía cosas como “toma un respiro y comienza de nuevo”? Este ejercicio es totalmente efectivo para oxigenar el cerebro, relajar el cuerpo y los pensamientos.

Si olvidaste alguna palabra o alguna frase no te pongas nervioso. Respira y toma una pausa, ya verás que luego de tres o cinco segundos comenzaran a fluir las palabras nuevamente. Parafrasear también es una buena manera para no quedarse bloqueado, pues la mejor manera de expresar alguna idea es hacerlo con tus propias palabras.

Hablar en público sin nervios

Hablar en público sin nervios es posible!

Enfrenta los miedos que te ataquen

Todos tenemos algún miedo que nos ataca, ya sea a equivocarnos, a tropezar, a quedarnos en blanco, a mirar a los ojos a las personas, etc. Estas son situaciones normales que pueden presentarse ante cualquier persona.

La mejor manera de superar los miedos, es enfrentándolos. Una vez que lo hayas hecho y puedas darte cuenta de que no se acabó el mundo, podrás enfrentar nuevamente esa situación, sintiendo la confianza de que ya has pasado anteriormente por allí y sabrás cómo reaccionar en ese caso.

Aunque tengas nervios, muéstrate confiado

Los pensamientos son energía, y si le damos cabida suelen materializarse. Si sientes nervios, no tengas pensamientos que te hagan sentir nervioso porque jamás los harás disminuir.

Al hablar en público las personas suelen notar cuando te sientes nervioso… Y cuando te sientes confiado! Y para lograr que las personas tengan confianza en lo que dices o lo que haces, lo ideal es transmitirles tal confianza. Eso solo se logra cuando se tiene el dominio del tema y del escenario.

Interactúa con tu público

Hablar de manera clara y concisa, interactuar con el público y realizar actividades para romper el hielo es una buena manera de aligerar la carga del discurso.

Realizar actividades en las que existan participaciones por parte del público permitirá que la dinámica sea más amena e interesante. Lograrás aumentar la confianza en ti mismo y disminuir la presión de solo tener que ofrecer algún tipo de información.

Bríndales a los demás tu mejor sonrisa y hazlos sonreír también

Otra manera de disminuir los nervios al hablar en público es ser tú mismo. Mantener siempre una actitud positiva y brindarle a los demás tu mejor sonrisa. Al mismo tiempo ver que otras personas responden a tu gesto te impulsará a seguir haciéndolo cada vez mejor. Muchas personas suelen hacer chistes para romper el hielo, disminuir los nervios e interactuar con otras personas. De esta manera se logra crear un vínculo entre el que habla y el que escucha y, esto garantiza, que sea más fácil interpretar la información que estás ofreciendo.

Prepárate y utiliza material de apoyo

Si lo que deseas es hablar en público a través de alguna exposición o discurso, las diapositivas, las láminas, las fichas y los apuntes son algunas de las herramientas creadas para facilitar a las personas mantener la organización y la información en caso de algún error u olvido.

Siempre es necesaria una preparación previa para manejar el tema a tratar con excelencia. Pero en caso de tener lapsus o bloqueos mentales, apóyate en estas herramientas que son de gran utilidad y en ocasiones podrán ayudarte a salir de grandes aprietos.

Cuanto mejor te prepares, más veces practiques y mejor sea tu material de apoyo, menos nervios sentirás para hablar en público.

Relájate y deja que las palabras fluyan

Finalmente, estar relajado es primordial para no sentir nerviosismo. Si tuviste una preparación previa y tienes las herramientas ideales como material de apoyo, todo lo demás quedará de tu parte.

Muchas veces ofrecer opiniones personales y puntos de vista propios ayuda a llenar vacíos. Agota el tiempo y a la vez mejora la autoconfianza. Jugar con las palabras y los gestos es una buena manera de fluir. Incluso, existen personas que al hablar en público le imprimen emociones a sus discursos. Utilizan pausas y hacen uso de todo el escenario para mantener la atención de las personas.

,

Que es la Glosofobia?

Glosofobia

Que es la Glosofobia?

Cómo superar la glosofobia para disfrutar hablando en público?

Definamos lo que es la glosofobia, la definición práctica para esta palabra, no es otra que la de miedo escénico. Ese viejo saboteador al que le achacamos nuestra presencia o deficiencia de habilidades para hablar en público.

Este miedo, a su vez, tiene diversas escalas, que limitan, más o menos, el buen desempeño a la hora de hacer una presentación efectiva. Nos basamos en las categorías de Mira y López (1984), para que puedas identificar tu nivel de miedo escénico:

Categorías del miedo escénico:

Prudencia: aquí entra la clásica persona que pasa “bajo perfil”. Por lo general, no habla y proyecta una imagen de ser reflexiva. Sospecha que si menciona alguna palabra, entonces tendrá que exponerse públicamente.

Cautela: el estado de inseguridad se manifiesta con una aparente calma, pero a diferencia de la primera categoría, la persona se muestra espontánea, como si no le preocupara el hecho de hablar en público. Para ello utiliza comportamientos distractores como silbar, hacer comentarios “graciosos”, mostrar risas nerviosas, tocarse las manos o pies, etc.

Alarma: aquí la glosofobia se hace más evidente porque la persona pierde claridad de pensamiento y adopta actitudes vacilantes como torpeza en sus movimientos, dificultad al hablar y otros rasgos notorios.

Pánico y terror: aunque no son lo mismo, decidimos agruparlas ya que se parecen bastante. En ambos casos, puede haber respuestas agresivas y la aparición de la “fuga hacia adelante”. En el primero de los casos, la persona puede recordar con mucha dificultad lo sucedido y en el segundo, puede llegar al desmayo o a la amnesia específica del capítulo donde debía hablar en público.

 ¿Nacemos con miedo escénico o lo aprendemos?

Todos los mamíferos nacemos con una batería básica de emociones, entre ellas, el miedo. Piénsalo, hace 10 mil años un grupo de humanos estaba en la sabana terminando su comida y un león se acercaba a su campamento, ¿qué sería de ellos sin el miedo? Quedarían sus huesos, y poco más, para el recuerdo. El miedo nos sirve para defendernos o huir, para salvaguardar nuestra vida.

El miedo, aunque algunos digan lo contrario, es positivo si cumple con su rol. Ahora bien, ¿qué pasa si aparece o se desborda ante situaciones que no representan un peligro “real”?

A que nos referimos?

Nos referimos exactamente al hecho de hablar en público. ¿Cuántos leones hay sentados frente a un orador? Ninguno ¿Qué posibilidad hay de que seamos, literalmente, devorados? Ninguna.

Nacemos con miedo pero las fobias las aprendemos. Así que cuando sufrimos la glosofobia, estamos ante una respuesta aprendida. Si no, ¿cómo se explica que seamos lo suficientemente espontáneos cuando niños, como para cantar utilizando el peine de micrófono improvisado? ¿Cómo es que animamos las fiestas familiares con bailes de cualquier tipo y sin vergüenza alguna?

Dicho esto, podemos reducir la magnitud del miedo a un evento que puede ser beneficioso si, como dice la PNL, lo ponemos a nuestro favor. Así, pues, cabe la siguiente pregunta:

¿Para qué nos sirve eso que llamamos miedo escénico?

Un enfoque positivo, por ejemplo, sería ver al miedo como algo que nos permite respetar a nuestra audiencia. Nos preparamos de la mejor manera posible, documentándonos tan bien como podamos. Practicamos varias veces hasta que dominemos el tema. O hacemos un curso de hablar en público donde puedan ayudarnos con técnicas específicas para desenvolvernos con soltura en el escenario.

Glosofobia

Glosofobia: Podemos llegar a bloquearnos o desmayarnos

 ¿Cómo superar la glosofobia?

Hay un sinnúmero de consejos que puedes poner en práctica. Sin embargo, cualquier técnica pasa por una revisión previa de los juicios que tienes sobre el hecho de hablar en público.

Nuestros miedos referentes a este tema son diversos, miedo a equivocarnos, al fracaso, a que nos regañen, a las experiencias nuevas. ¿Qué pasa sin continuamos reencuadrando las interpretaciones acerca de la glosofobia?

Una de las presuposciones de la PNL es error vs retroalimentación. En vez de pensar en una presentación pública como algo donde vayamos a fracasar, podemos verlo como un aprendizaje, desde el planteamiento inicial hasta el desarrollo del proceso. Todo es una oportunidad para extraer conocimientos y lecciones valiosas.

¿Cuán importante es para mí lo que piensen los demás?

Solemos poner nuestra atención en lo que los demás piensan. Tenemos un marco referencial externo muy amplio donde damos cabida a las opiniones de otras personas y nos enfocamos poco en lo que pensamos acerca de nosotros mismos.

Es común que sobreestimemos los comentarios ajenos o que nos concentremos en aquellos que son ofensivos o negativos. En la medida en la que atendamos mejor a cómo nos sentimos frente a un público y filtremos lo que otros dicen acerca de nuestra labor, nos desempeñaremos de mejor forma. Al fin y al cabo

¿qué ha logrado en materia de hablar frente a un público esa persona que nos critica sin compasión?

Muchas veces, nada.

Si el miedo escénico raya en la fobia, entonces hay diversas técnicas que resultan efectivas en muy alto porcentaje. La psicología nos ofrece la posibilidad de realizar terapia de exposición, la cual puede hacerse de forma gradual para interactuar de forma controlada con la situación que desencadena el miedo. Digamos que es una forma de poner, poco a poco, el cuerpo bajo la ducha.

Desde la PNL, la técnica de “Cura de fobias” resulta efectiva y, sobre todo, rápida. Si la indagación sobre el miedo es la adecuada, una fobia puede curarse hasta en una sesión de 15 minutos.

En caso de que desees revisar qué es lo que piensas acerca del hecho de hablar en público y cuáles son esas limitaciones que te autoimpones, entonces, un coach ontológico puede ayudarte a descubrir cuáles son los juicios que te determinan como orador / expositor y acompañarte a que los fundamentes para que decidas si te son útiles o no.

Como estas, hay muchas otras posibilidades, que se potencian siempre que revises la imagen que tienes sobre ti. Muchas veces la glosofobia no es más que la muestra de una autoestima baja.

Me permito aprender a hablar en público

En la medida en la que te permitas avanzar con tus miedos de la mano y mejorar tus respuestas ante su aparición, podrás comenzar a disfrutar de hablar en un escenario, de exponer tus ideas en público, de presentar mejor tus informes orales y, ¿por qué no? de convertirte en una persona más espontánea y con mejor autoestima.

 

Logotipo de "El Trampolín Coaching y Comunicación"

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid
Telf contacto: +34910757492

 

, , ,

5 claves para perder el miedo escénico

5 claves para perder el miedo escénico

El miedo escénico es parte del proceso y desarrollo de una persona. Algunos lo dominan de una forma rápida a otros ni siquiera les afecta pero a la mayoría de los mortales nos supone un proceso llegar identificar y superar el miedo escénico. En cualquier caso sabemos que es uno de los problemas más frecuentes cada vez que nos encontramos en un escenario o ante el compromiso de hablar ante una audiencia.

Que es el miedo escénico?

El miedo escénico o pánico escénico es uno de los padecimientos mas frecuentes. Se conoce como un estado que reduce la efectividad con la que nos comunicamos, bloqueando las actividades expresivas. Es considerado incluso como una enfermedad que tiene tratamiento y por supuesto hay formas de evitarlo o superarlo.

Muchos asocian el miedo escénico a una fobia social, ya que no son capaces de presentarse y hablar en público. También es un trastorno de ansiedad y podría ser un indicador de baja autoestima, ya que algunos de los que lo padecen no son capaces de valorar positivamente lo están haciendo en ese momento.

El miedo escénico tiene mucho que ver con el nivel de seguridad y confianza de la persona. Por lo que se imaginan sobre lo que dirán otras personas e incluso por lo que piensan ellos mismos. Pero todo tiene solución, sigue de cerca nuestros puntos claves y aprenderás a dominar el miedo escénico o contrata ya una sesión individual de oratoria y estaremos encantados de ayudarte a superarlo.

5 claves para dominar el miedo escénico

Identificar el miedo escénico

Puntos clave

Perder el miedo escénico no es tan fácil, pero no significa que sea imposible. Ya lo dijimos, es una condición que se puede superar, siempre y cuando se tenga voluntad para ello y se pongan los medios y el trabajo. A continuación te vamos a presentar 5 puntos clave para perder el miedo escénico:

  • Relaja el cuerpo

Antes de cada presentación, debes tener algún método de relajación. Puede ser yoga o puede ser tomar jugos cítricos (disminuye la presión arterial), pero que sea algo que te funcione. Tanto el cuerpo como la mente se relajarán y tendrás más frescura ante el público.

No sirve de nada preocuparse todo el día porque te vas a parar en público, esto genera nervios. Cuanto más despejes tu mente y tu cuerpo y te sientas en paz, todo saldrá bien. No todos los métodos funcionan con todas las personas, debes encontrar la forma de relajarte que mejor te funcione a ti.

  • Conoce y domina el tema

Uno de los errores más frecuentes al exponernos en público, es no saber que decimos realmente. Ocurre mucho en las personas que se sienten seguros de ellos mismos, pero no conocen el tema. Si dominas el tema, te expresas con más confianza.

Si se trata de un tema nuevo y abstracto para ti, investiga lo que sea necesario. Cuando te pones frente a un público que si conoce del tema si crees que tú no, vas a sentir tanto pánico que te va a temblar la voz, asegúrate de lo que dices, trabaja… estudia.

  • Encontrar puntos focales

Cuando padeces de miedo escénico y te pones frente al público, probablemente mirar fijamente a ciertas personas sea la peor decisión que hayas tomado. Mirar fijamente a alguien te puede provocar desconfianza, nervios y según los gestos o reacciones… hasta pensar que lo haces mal.

La mejor forma de evitar esto es encontrar puntos focales, a donde mirar mientras estamos en un escenario. Tampoco debemos mirar siempre a la nada, ya que podría interpretarse como una falta de respeto a los que te ven. Pero siempre debes encontrar esos puntos donde ganas más confianza contigo mismo.

  • Grábate a ti mismo

También puedes decirle a alguien que te grabe, la idea es poder visualizar como lo hiciste. No va a ser ni la primera ni la ultima vez, debes aprender de los errores. Si lo hiciste mal, sabrás en que te equivocaste observándote a ti mismo.

Cuando te ves a ti mismo, puedes identificar como te mueves, como hablas e incluso que gestos haces. De esta manera, puedes ver tus particularidades para que te ayuden a perder el miedo escénico. Puedes repetirlo tantas veces como quieras, así irás mejorando  cada vez que lo intentes y fijando lo que hacer bien.

  • Pregunta después de hacerlo

Ya sea una conferencia, el público de una obra de teatro o un par de personas, pregunta siempre como lo hiciste. Tampoco le preguntes a todo el mundo ?  debes saber de quién tomar sugerencias. Tienes que preguntarle a personas que sean capaces de dar una crítica constructiva para mejorarte a ti mismo.

También puedes preguntarles a otras personas “¿Cómo lo hacen?” y aprender de ellos. Incluso es recomendable invitar a personas que son capaces de ayudarte a mejorarte a ti mismo. Siempre y cuando tengan la capacidad, el conocimiento y la experiencia para dar una crítica efectiva para perder el miedo escénico. Si quieres avanzar no dejes de preguntar!

Recuerda que no todos somos iguales y probablemente alguna de estas claves no van a funcionar. Toma lo que te sirva y deshecha el resto. O también puedes aplicar las mismas claves pero utilizando otros métodos. Por ejemplo alguien puede decirte: “porqué no intentas relajarte con yoga?” Esto sería una buena sugerencia pero quizá ya lo hayas intentado y no te ves a ti mismo haciendo yoga… entonces en lugar de relajarte con yoga, puedes relajarte escuchando tu música favorita y estimulándote con algo alegre y positivo.

Prueba estas claves y si aún así crees que puedes necesitar ayuda profesional no dudes en contactarnos.

logotipo El Trampolin Coaching y Comunicación

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid
Email contacto: contacto@eltrampolin.es
Telf contacto: 910757492