Entradas

,

Hablar con elocuencia es todo un arte para los griegos

Importancia de hablar con elocuencia desde los griegos

En Grecia especialmente en Atenas hablar con elocuencia se convirtió en una herramienta importante para el desarrollo democrático. En el siglo V a.C. el ciudadano tenía que saber expresarse ante las autoridades al igual que los políticos.

Los políticos a través de técnicas de persuasión buscaban convencer a la opinión pública. En aquel tiempo se estudiaba la oratoria en relación al contenido del discurso, que era correcto o incorrecto enunciar.

En aquel tiempo los sofistas se ocupaban de enseñar y dirigir los discursos. Durante los juicios, el propio acusado tenía que defenderse, para ello, los sofistas preparaban el contenido de la defensa. Eran catalogados como escritores profesionales y trabajaban en base a técnicas de persuasión. Por lo tanto, el hablar con elocuencia tenía que seguir ciertos parámetros para convencer al juez.

La elocuencia de los griegos

Estructura del discurso

Según los sofistas para hablar con elocuencia y defenderse ante el juez, hay que tomar en cuenta la siguiente estructura:

  • Introducción

Consistía en la búsqueda de simpatía para ganarse al juez.

  • Narración

En esta etapa se describían los hechos.

  • Presentación de pruebas

Como parte de las técnicas de persuasión se exponían argumentos y testimonios como base del discurso del acusado o acusador.

  • Conclusión

Al terminar el discurso, se reforzaba el mensaje para captar la atención al juez y apelar a sus emociones.

En esta estructura podemos resumir tres procedimientos para hablar con elocuencia:

  • Credibilidad del orador ante el público
  • Generar emociones
  • Argumentos

Clasificación de Aristóteles

Según Aristóteles la oratoria dispone de 3 géneros que implican el discurso ante particulares y la opinión pública. La clasificación se determina según:

  • Oratoria judicial:

Se refiere a los discursos pronunciados ante un tribunal.

  • Oratoria política:

Son los discursos que se expresan ante las Asambleas o la opinión pública.

  • Oratoria epidíctica:

Pronunciamientos emitidos de forma especial como actos solemnes, entre otros eventos sociales de la clase alta. Por lo general, estos discursos buscaban tocar los sentimientos.

Ejemplos de hablar con elocuencia

En la época de surgimiento de la oratorio podéis mencionar algunos autores y oradores como:

  • Lisias

Aunque no pudo desempeñar la oratoria política, describía muy bien la historia de los atenienses. También retrataba  el perfil de los implicados en alguna situación donde por alguna razón existía abuso de poder. En sus obras se narraban la desigualdad en el trato a discapacitados, asesinatos, disputas hereditarias, entre otras problemáticas.

  • Demóstenes

Considerado el más grande de los oradores griegos. Creía fehacientemente que el discurso tenía que contemplar recursos visuales y orales como parte de las técnicas de persuasión. Para él, hablar con elocuencia disponía de los siguientes aspectos:

1.- Cambio de ritmo y de tono

2.- Mezclas de estilos

3.- Metáforas

4.- Preguntas

Con estos aspectos buscaba captar el intelecto y las emociones de la opinión pública. De sus obras y discursos destacan más los políticos, estaba en contra del Rey de Macedonia, Filipo.

  • Isocrates

Uno de sus ocupaciones fue enseñar en Antenas el arte de hablar con elocuencia y las técnicas de persuasión. Redactaba discursos judiciales y políticos, una de sus obras más recordadas fue “Panegírico”, donde se trataba el tema del patriotismo.

Entre los autores más contemporáneos tenemos:

  • Abraham Lincoln

Luego de exponer su Discurso de Gettysburg, el cual expresaba temas como la igualdad y libertad sigue vigente todavía. Las palabras cortas en menos de tres minutos fueron tan contundentes que marcaron un hito histórico.

  • Susan B. Anthony

Feminista estadounidense, quien dirigía su discurso en pro de las mujeres para que votaran, tuvieran derecho a la propiedad y dejaran de ser maltratadas.

  • Martin Luther King Jr

Es otro luchador por las libertades políticas del pueblo estadounidense. Invitó a sus receptores también a pronunciarse a favor de una nueva visión de país con más libertades. Uno de los discursos que logró calar por años en la humanidad es “Yo tengo un sueño”.

Técnicas de persuasión          

Al unir la experiencia de los griegos con la época contemporánea, algunas técnicas salen como resultado, para lograrlo necesitáis:

1.- Mantener una visión de los resultados.

Cuando estáis claro del resultado que queréis alcanzar se torna más fácil comunicar el plan y sus estrategias. Lo primero que debéis hacer es determinar el resultado final para inspirar a otros a seguir la idea.

2.- Discurso apegado a la ética

Los principios éticos y los valores que tenga una sociedad son fundamentales para apegar el discurso a ello. Cuando motivas a la acción del receptor, a su vez, éste evalúa los intereses que existan del lado del emisor. Si esos intereses se presentan como personales y no en favor de un colectivo, inducís al abandono.

3.- Determinación para lograr una meta

La opinión pública busca personas que hablen con elocuencia, pero también que sean constantes y persistentes con sus acciones. Para persuadir a los demás, la primera persona que debe ir a la batalla es quien está emitiendo el discurso.

4.- Piensa lo que vas a decir

Cada palabra tiene un significado distinto, sin embargo, en el contexto donde esté podrá ser negativo o positivo. Hay discursos que no logran trascender, debido al mal uso de las palabras.

5.- Describe la situación

Para hablar con elocuencia se precisa tener una idea de la situación actual y qué se quiere lograr. La gente quiere cambios, sería bueno que te presentéis como un factor de transformaciones positivas, describe el camino al éxito.

Hablar con elocuencia significa manejar de forma adecuada las técnicas de persuasión y que vuestro accionar esté ligado al discurso. La forma cómo nos expresemos, el mensaje que ofrezcamos y las palabras clave utilizadas hacen la diferencia. Si Luther King no hubiese empleado en su discurso emblemático la palabra “sueño” por “meta“, no tendría la misma notoriedad. Su discurso “Yo tengo un sueño” es recordado por ser visionario y por integrar a todos en ese sueño. Con El Trampolín perderéis el miedo a hablar con elocuencia y vuestros discursos serán más fluidos. 

Hablar En Público Sin Nervios

Hablar en público sin nervios

Como hablar en público sin nervios… ¿es posible?

Tener nervios al hablar en público es un síntoma muy común en la mayoría de las personas. El miedo escénico suele aparecer cuando tenemos miedo a equivocarnos. Por miedo a fallar o temor a expresarnos de un modo que no resulte adecuado.

Sin embargo, este no es un mal completamente negativo. Es ese miedo a fallar el que hace que las personas pongan un poco más de empeño al realizar sus actividades o al dictar un discurso.

Podríamos decir que para hablar en público sin nervios solo se necesita mirar a un punto en específico y no hacer contacto visual, como suelen hacer algunas personas. Pero no hay fórmulas mágicas… (De esa manera no existiría la interacción que se necesita para captar el rumbo que está tomando la información ofrecida a aquel que la está recibiendo).

En otras palabras, a continuación te daremos algunos consejos que te servirán para disminuir los nervios, que siempre existirán, al hablar en público o dar algún discurso.

Acepta la posibilidad de cometer errores

En la vida, la posibilidad de cometer errores, por pequeños o grandes que estos puedan ser, es infinita. Y no es una consecuencia de un grupo particular de personas; todos estamos expuestos a equivocarnos alguna vez.

En tanto sepas y aceptes esta situación, automáticamente tus nervios comenzaran a disminuir. Además, la única manera de cometer la menor cantidad de errores es, sin duda, tener una preparación previa que facilite la fluidez de las palabras y los pensamientos al hablar en público.

Utiliza la respiración profunda como ejercicio

¿Nunca te pasó que, siendo niño o en la adolescencia, al hablar en público, llevar a cabo un discurso o una exposición te pusiste nervioso y tu profesor te decía cosas como “toma un respiro y comienza de nuevo”? Este ejercicio es totalmente efectivo para oxigenar el cerebro, relajar el cuerpo y los pensamientos.

Si olvidaste alguna palabra o alguna frase no te pongas nervioso. Respira y toma una pausa, ya verás que luego de tres o cinco segundos comenzaran a fluir las palabras nuevamente. Parafrasear también es una buena manera para no quedarse bloqueado, pues la mejor manera de expresar alguna idea es hacerlo con tus propias palabras.

Hablar en público sin nervios

Hablar en público sin nervios es posible!

Enfrenta los miedos que te ataquen

Todos tenemos algún miedo que nos ataca, ya sea a equivocarnos, a tropezar, a quedarnos en blanco, a mirar a los ojos a las personas, etc. Estas son situaciones normales que pueden presentarse ante cualquier persona.

La mejor manera de superar los miedos, es enfrentándolos. Una vez que lo hayas hecho y puedas darte cuenta de que no se acabó el mundo, podrás enfrentar nuevamente esa situación, sintiendo la confianza de que ya has pasado anteriormente por allí y sabrás cómo reaccionar en ese caso.

Aunque tengas nervios, muéstrate confiado

Los pensamientos son energía, y si le damos cabida suelen materializarse. Si sientes nervios, no tengas pensamientos que te hagan sentir nervioso porque jamás los harás disminuir.

Al hablar en público las personas suelen notar cuando te sientes nervioso… Y cuando te sientes confiado! Y para lograr que las personas tengan confianza en lo que dices o lo que haces, lo ideal es transmitirles tal confianza. Eso solo se logra cuando se tiene el dominio del tema y del escenario.

Interactúa con tu público

Hablar de manera clara y concisa, interactuar con el público y realizar actividades para romper el hielo es una buena manera de aligerar la carga del discurso.

Realizar actividades en las que existan participaciones por parte del público permitirá que la dinámica sea más amena e interesante. Lograrás aumentar la confianza en ti mismo y disminuir la presión de solo tener que ofrecer algún tipo de información.

Bríndales a los demás tu mejor sonrisa y hazlos sonreír también

Otra manera de disminuir los nervios al hablar en público es ser tú mismo. Mantener siempre una actitud positiva y brindarle a los demás tu mejor sonrisa. Al mismo tiempo ver que otras personas responden a tu gesto te impulsará a seguir haciéndolo cada vez mejor. Muchas personas suelen hacer chistes para romper el hielo, disminuir los nervios e interactuar con otras personas. De esta manera se logra crear un vínculo entre el que habla y el que escucha y, esto garantiza, que sea más fácil interpretar la información que estás ofreciendo.

Prepárate y utiliza material de apoyo

Si lo que deseas es hablar en público a través de alguna exposición o discurso, las diapositivas, las láminas, las fichas y los apuntes son algunas de las herramientas creadas para facilitar a las personas mantener la organización y la información en caso de algún error u olvido.

Siempre es necesaria una preparación previa para manejar el tema a tratar con excelencia. Pero en caso de tener lapsus o bloqueos mentales, apóyate en estas herramientas que son de gran utilidad y en ocasiones podrán ayudarte a salir de grandes aprietos.

Cuanto mejor te prepares, más veces practiques y mejor sea tu material de apoyo, menos nervios sentirás para hablar en público.

Relájate y deja que las palabras fluyan

Finalmente, estar relajado es primordial para no sentir nerviosismo. Si tuviste una preparación previa y tienes las herramientas ideales como material de apoyo, todo lo demás quedará de tu parte.

Muchas veces ofrecer opiniones personales y puntos de vista propios ayuda a llenar vacíos. Agota el tiempo y a la vez mejora la autoconfianza. Jugar con las palabras y los gestos es una buena manera de fluir. Incluso, existen personas que al hablar en público le imprimen emociones a sus discursos. Utilizan pausas y hacen uso de todo el escenario para mantener la atención de las personas.

,

7 técnicas para hablar en público

técnicas para hablar en público

Técnicas para hablar en público

Técnicas para hablar en público. Hablar en público es una de las actividades cotidianas más importantes que debemos realizar los seres humanos. Suele referirse, en la mayoría de los casos, al manejo y control que mantenemos sobre una gran multitud a través de las palabras. Hablar en público es simplemente establecer una buena manera de comunicación para facilitar el entendimiento entre las personas.

En la actualidad, muchos suelen tener problemas con su manera de comunicarse. Esto abre paso a malos entendidos. Discusiones innecesarias o mal manejo de situaciones. Sin embargo, para este tipo de problemas existen ciertas características preestablecidas, probadas por reconocidos oradores, que le facilitaran a las personas mantener y utilizar mejores métodos para brindar discursos de impacto.

  1. Confianza

Esta es, por mucho, la característica más importante que se requiere para hablar en público. La autoconfianza es extremadamente necesaria para evitar las trabas al hablar, muletillas e inclusive darle una mejor forma a lo que se dice.

Las personas que no tienen confianza en sí mismas o en lo que dicen, difícilmente lograrán transmitir un mensaje creíble o motivador. Es por ello que, para lograr hablar en público con facilidad, es necesario estar relajado, conocer bien sobre el tema a tratar y, más que todo, entender que existirá la posibilidad de cometer errores, pero eso podría ocurrirle a cualquier otra persona.

En tanto se tenga seguridad en lo que se dice, las palabras comenzarán a fluir como el agua, y hasta los temas más difíciles de tratar serán pan comido. El nerviosismo bloquea tu mente y a su vez, tus pensamientos; por eso prepárate, relájate y comienza a defender tus puntos de vista.

  1. Respiración

Esta técnica también es importante para lograr hablar en público, ya sea con terceras personas, en presentaciones, exposiciones o seminarios. La respiración ayuda a evitar, por ejemplo, las muletillas o las trabas.

Este método también funciona para retomar alguna información o palabra olvidada; es decir, si la persona olvidó alguna palabra durante su discurso, tomar un respiro hará oxigenar su cerebro, relajar su cuerpo y de esta manera comenzarán a fluir nuevamente las palabras.

Esta acción suele tomar solo unos pocos segundos, de modo que las personas ni siquiera lo notarán. Sin embargo, para contribuir a que esto no se haga notorio será necesario utilizar la expresión corporal y el buen manejo del escenario, sea este un gran auditorio, una pequeña oficina, un salón de clases o simplemente un discurso entre familiares o amigos.

 

técnicas para hablar en público

7 técnicas para hablar en público

  1. Enfoque

Es importante evitar divagar mientras se está expresando una idea para no perder la atención de las otras personas; para esto es necesario darle al mensaje a transmitir un único sentido, evitar sobrecargar a las personas de información y, de forma clara, expresar las ideas que se desean plantear.

No solo es necesario que las personas se concentren en lo que dice aquel que lleva a cabo la acción de hablar en público. También el emisor de la información debe concentrarse en lo que quiere decir. Así reducirá mentalmente el ruido del entorno hasta terminar su idea.

El enfoque no solo significa evitar distracciones. También utilizar la menor cantidad de palabras posibles para expresarse. De esta forma se evita perder la atención del oyente y cala mejor la información expresada. En resumidas cuentas, desde los tiempos inmemoriales es bien sabido que sobresaturar a las personas de información les hace perder la atención. Por eso sé claro, sé breve, conciso y preciso. Porque menos es más, y las personas te lo agradecerán.

  1. Sinceridad

La autenticidad y la coherencia son dos de las características más notorias a la hora de hablar en público. Las personas desean poder escuchar palabras sinceras en los discursos, historias creíbles y comprobables. La veracidad a la hora de hablar es primordial para obtener la confianza de los demás.

Además de esto, proyectar sinceridad a la hora de hablar en público, brindará ese toque de confianza a los demás, y de ello dependerá que quieran seguir escuchando o sencillamente terminar con la interacción. Cree en lo que dices y lo harás creíble para los demás.

  1. Tono de Voz

Mantener un tono de voz adecuado es ideal para que las personas logren entender con claridad el mensaje que se está transmitiendo. Si el objetivo es hablar en público, lo más importante es hacerse escuchar; de nada sirve tener un tono de voz como para escucharse a sí mismo si lo que se quiere es hacerle entender algo a alguien más.

Las personas que realizan discursos suelen jugar con su tono de voz para imprimir mayor o menor fuerza a alguna información que se esté ofreciendo; es decir, en las cosas de mayor importancia deberá aplicarse mayor tono de voz para que cause mayor impacto.

  1. Práctica

Practicar, practicar y practicar.

Hablar en público con amigos o familiares puede resultar sencillo. Pero a la hora de realizar discursos o exposiciones será necesario practicar con anticipación para poder expresar las palabras con mayor confianza y fluidez.

Hay personas que se desenvuelven mejor a la hora de expresarse. Sin embargo, existen otras que lo hacen con mayor dificultad, éstas solo necesitarán practicar. Ser constantes y positivos para que logren dominar con más facilidad sus nervios. La práctica siempre ha hecho al maestro.

  1. Apariencia

Por último, pero no menos importante, está la apariencia. Mantenerse presentable para los demás será de suma importancia. Dejará una buena impresión en el público.

La apariencia es una clave más para transmitir una buena imagen al momento de hablar en público. Piensa que debes tener una buena apariencia. Las personas han de tener un buen concepto de ti. ¡Recuerda, no olvides que te debes vestir para impresionar!

Si a pesar de estas sugerencias crees que necesitas ayuda para mejorar tus habilidades y técnicas para hablar en público no dudes en contactarnos!

¿Porqué Tenemos Miedo a Hablar en Público?

3 de cada 4 personas tiene a “miedo a hablar en público”

¿Miedo a hablar en público? ¿Quién no ha sentido alguna vez algún tipo de ansiedad al hablar ante un público? Pensamientos como “en que hora le dije a mi jefe que hacía yo la presentación” o “seguro que me quedo en blanco y hago el ridículo” u ”ojalá me atreviera a ir un evento de Networking pero no me atrevo…” son habituales para muchas personas.

Cursos para superar el miedo a hablar en público

Vemos al público como a un feroz león?

Según un estudio de la universidad de California, hasta un 75% de la población es decir, tres de cada 4 personas padece miedo a hablar en público o sufre algún tipo de ansiedad cuando se enfrenta a esta situación.

Curiosamente es una fobia tan común que llega a situarse por encima del miedo a las arañas, a volar e incluso a la muerte. ¿Podríamos decir entonces que preferimos morirnos antes que ponernos ante un público?

Y es que no es para menos! Ya que las respuestas fisiológicas a ese miedo son muchas y no resultan nada agradables. Las piernas nos tiemblan, se nos acelera el pulso, nos tiembla la voz, nuestra lengua se niega a cooperar, nos falta la respiración. Nos sentimos nerviosos, evaluados y expuestos.

 ¿Que pasa dentro de nosotros para que se produzcan estas reacciones?

Existen diferentes teorías de porque sentimos ese miedo. Una de las más consolidadas defiende que este reflejo se activa cuando sentimos una atención desmesurada sobre nuestra persona. Lo cual tendría su origen en la época en la que el predecesor del homo sapiens era acechado por algún depredador en su conquista de las estepas africanas. Teniendo solo dos respuestas: o huir o hacerle frente.

Ante una situación así en la que nos sentimos observados y amenazados nuestra amigdala-cerebral reacciona. (una parte del cerebro que fundamentalmente se encarga de procesar las emociones) Activa nuestras glándulas adrenales, dos regiones que se encuentran en la parte superior de los riñones. Éstas empiezan a segregar la hormona de la adrenalina. Cuando esta adrenalina recorre nuestro cuerpo nos provoca todas esas reacciones fisiológicas de nerviosismo e incluso malestar.

Otra razón habitual por la que sentimos miedo es ante la idea de que nos faltan las habilidades necesarias para ponernos ante un público.

Pero existen más motivos. Hay personas que sienten ese miedo por experiencias vividas no positivas que continuamente disparan su miedo al fracaso. En este caso lo mejor será comenzar por identificar esos pensamientos paralizantes para sustituirlos por otros más positivos. Las técnicas basadas en PNL, visualizaciones, técnicas de respiración, relajación muscular… serán muy útiles. En El Trampolín te daremos a conocer toda clase de herramientas encaminadas a superar este miedo y a afrontar las situaciones que lo provocan  con garantía de éxito.

¿Necesitamos ese miedo?

La respuesta sería que “quizás si”. Lo más importante de todo es que nos atrevamos a mirar a ese miedo cara a cara. Que lejos de verlo solo como algo negativo y horrible, lo veamos como algo necesario o que puede llegar a formar parte del motor de la comunicación. Necesitamos ese grado de adrenalina para ponernos ante un público. Siempre que hayamos aprendido a mantener a raya esa ansiedad para que no nos paralice, esos nervios nos ayudarán a activarnos y tener la energía.

Ahora ya sabemos que sentir ansiedad ante un público es absolutamente normal. Incluso positivo ya que tan sólo se trata de una reacción de nuestro cerebro (el mismo que nos protegía del león). Ya podemos enfrentarnos a ese público que de momento no nos va a comer 😉

La buena noticia es que puedes superar este miedo con nuestros  cursos de hablar en público , que te ayudarán a superar con mayor seguridad las situaciones de estrés asociadas a la comunicación ante un público y se reucirán considerablemente el grado de ansiedad provocado por éstas.

 

logotipo El Trampolin Coaching y Comunicación

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid 
 
Email contacto: contacto@eltrampolin.es
Telf contacto: 910757492