Entradas

, ,

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA CONTRA LA ANSIEDAD

Respiración diafragmática

Conoce la técnica de la respiración diafragmática 

Al dedicar tiempo a la respiración diafragmática relajamos nuestra mente y cuerpo. De esta manera, desempañamos mejor cualquier actividad. Por ejemplo, es excelente para hablar en público y controlar los nervios que pueda producir enfrentarse a una audiencia.

La respiración diafragmática se centra en la zona baja de los pulmones. Esto genera que el diafragma al moverse mueva el abdomen. También al realizar estos ejercicios se trabajan otros músculos como la zona media y la zona superior.

Este tipo de práctica, permite que llegue gran cantidad de aire a los pulmones y a su zona baja. Por esta razón, facilita contar con una mayor captación y distribución de oxígeno, además de limpiar los pulmones con la exhalación.

El movimiento que se realiza con el diafragma activa el sistema nervioso parasimpático, automáticamente produce la relajación del organismo. También logra estimular el corazón y la circulación. Igualmente, es una buena técnica de autocontrol de todo síntoma ansiógeno que produzca hablar en público.

Cuando estamos nerviosos es normal que respiremos de forma acelerada. A su vez, tomamos demasiada cantidad de aire y esto genera más oxígeno en la sangre del necesario. En consecuencia, se origina la hiperventilación.

¿Qué es la hiperventilación?

Antes de proseguir con el tema de la respiración diafragmática tenemos que explicar este aspecto. La hiperventilación se trata de una respiración rápida que genera una sensación de falta de aliento. Originalmente se produce por la ansiedad o un estado de nerviosismo muy fuerte.

Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Mareos o sensación de debilidad
  • Te cuesta pensar claramente hasta el punto de olvidar tus tareas o cualquier presentación en público
  • Resequedad en los labios
  • Hormigueo en los brazos
  • Dolor torácico
  • Latidos cardíacos fuertes y rápidos

Beneficios de la respiración diafragmática 

El director del Centro de Medicina Integral de la Universidad de Arizona, Andrew Weil, mantiene su opinión positiva sobre esta práctica. Este científico argumenta que la respiración diafragmática ayuda a controlar los nervios, a tener más energía y seguridad. Por esta razón, es una excelente técnica para hablar en público con fluidez.

Este médico también argumenta que la respiración diafragmática es la forma correcta de respirar. Esto se debe a que hay un movimiento de entrada de oxígeno, llamado inspiración y otro de salida (espiración). El último movimiento expulsa el dióxido de carbono. Así que esta práctica aumenta la capacidad de los pulmones, la respiración es más completa.

La angustia, el estrés y la ansiedad hacen que cambiemos nuestra forma de respirar. Nos olvidamos del diafragma y comenzamos a respirar por el torax. Esto a su vez, genera tensiones musculares y somatizaciones. Respirar bien nos ayuda a regular nuestra mente y cuerpo, los conecta en uno solo.

Cuando respiramos de forma correcta, a nuestro cerebro le llega más oxígeno. Por lo tanto, tendremos mayor capacidad para concentrarnos y eliminar los síntomas de la ansiedad.

Al respirar por la nariz protegemos nuestras cuerdas vocales de la resequedad. El tener sed provoca distracción y dificultad para proyectar la voz. Se recomienda que durante cinco minutos inhale por la nariz lentamente antes de cualquier presentación.

Otro de los beneficios de la respiración diafragmática es que normaliza la velocidad del discurso. De esta manera, el orador no se queda sin aire, se centra en el mensaje y regula la velocidad entre 130 a 170 palabras por minuto.

Respiración diafragmática

Forma correcta de practicar la respiración diafragmática

Al practicar la respiración tenemos que evitar que sea forzada, ya que sus efectos pueden generar consecuencias. Por ejemplo, producir estrés o cansancio, no es necesario competir con nosotros mismo. Estos ejercicios deben ser placenteros y practicarse con calma de acuerdo a nuestras capacidades o a nuestro ritmo. Para empezar toma en cuenta los siguientes aspectos:

1.- Antes de iniciar con la respiración diafragmática deje de respirar por 10 segundos. Luego de esto, expulse el aire restante. Con ello, nos liberamos de oxígeno extra y controlamos que por la ansiedad tengamos más oxígeno de lo normal.

2.- Cuando somos principiantes es útil acostarnos boca arriba de manera cómoda, luego podemos practicarlo sentados o de pie. Al estar en esa posición colocamos una mano en el abdomen y otra en el pecho. Así podremos ver qué mano se levanta al realizar la respiración para determinar si lo hacemos de forma correcta.

También hay personas que utilizan un libro para ver si el abdomen se infla como un globo.

Tips durante la práctica de la respiración diafragmática

Lo primero que tenemos que hacer es estar cómodos. Posteriormente a ello, tomar aire de forma lenta por la nariz hasta ver como se infla el abdomen.

Mientras inspiramos, es conveniente realizar una pausa de unos segundos. Posteriormente soltamos el aire por la boca hasta contar hasta tres.

Emplea tu mente durante la práctica de este ejercicio. Piensa en algo que te agrade mucho como ir a la playa o la montaña. Además, repita frases como: “todo estará bien”, “cálmate” o algunas otras expresiones positivas. Esto logrará resultados esperados tanto en lo físico como en lo mental.

Es recomendable que se practique la respiración diafragmática con frecuencia. Aunque no estemos nerviosos, esto nos ayudará a tener una respiración más pausada. Por lo tanto, se producirá una relajación física que tendrá como consecuencia que estemos más tranquilos y serenos.

Si necesitas apoyo profesional, no dudes en contactar al equipo de El Trampolín para ayudarte. Al invertir tiempo en este tipo de actividades, mejoras tu calidad de vida, las relaciones con las personas y profesionalmente.

,

Apego: trae esclavitud y denigración como persona

Apego como forma de esclavitud

Esclavo de tus propios apegos

El deseo de querer alcanzar ciertos objetivos personales y la obsesión por lograrlo puede ser más que un motivo para tener un apego a ese estado ideal. Igualmente nos pasa con cualquier persona, trabajo u objeto que llega a nuestras vidas creemos que es para siempre.

La realidad nos indica que nada es para siempre. A veces queremos retener algo que ya no existe en nuestras vidas. Nos cuesta entender que todo tiene un final, si lo comprendiéramos nos evitaríamos el sufrimiento.

El apego te corrompe hasta el punto de actuar en contra de tu filosofía de vida. Un ejemplo claro es cuando dependemos totalmente de la opinión de los demás para sentirnos bien. En tal sentido, actuarás para agradar a los demás por encima de tus propios pensamientos.

Concepto de apego

Nos referimos a la obsesión tanto mental como emocional por los ideales, personas, objetos, entre otros. Por medio de ese vínculo se busca placer, seguridad y autorrealización. El apego imposibilita el desarrollo de una vida normal sin miedo. Creemos que somos nada sin nuestra fuente de apego, cuando nos falta, el mundo parece que se acaba.

La persona dependiente se niega a la felicidad y a tener una vida normal, ya que es incapaz de renunciar a ese vínculo dañino. Su vida parte del sufrimiento humano y la adicción por cualquier cosa que le otorgue más valor que su propia existencia.

Podemos mencionar diferentes formas de apego tales como:

  • Juegos de azar                                                                    
  • Personas
  • Al sexo
  • Fama y reputación
  • Posesiones materiales
  • Al móvil
  • Culto al cuerpo humano
  • Religión

Estos apegos son la columna vertebral y la razón para que muchas personas se queden enganchados. Sin embargo, tenemos que tener el valor para reconocer y enfrentar nuestra dependencia.

Apego como forma de esclavitud

Indicadores para reconocer un apego

Según el psicólogo, Walter Riso, los siguientes indicadores ayudan a reconocer si tenernos apego o no por algo en particular. Los aspectos más comunes de la dependencia son:

1.- Autonomía restringida

Nos referimos cuando perdemos totalmente la libertad de ser el dueño de nuestras acciones. Desaprovechamos la capacidad de decisión y nos comportamos como marionetas sumisas. Un ejemplo de ello, es cuando somos obedientes ante alguna autoridad o persona de poder totalmente autócrata capaz de dañarnos.

2.-Impulso incontrolable para llenar un vacío

Sed incontrolable por tener a ese alguien o ese objeto de dependencia, cuanto más recibas más querrás. Llegará un momento de tu vida que tu única ansiedad será no perder ese algo o alguien. El placer de tenerlo se convertirá en dolor por el mismo temor a perderlo.

3.-Pérdida de la esencia y  autoconocimiento

Puedes perder la realidad de quien eres y quizás, no recuerdes quien eras antes de establecer ese vínculo tormentoso.

4.- Necesidad de apoderarse de alguien o algo

Pretender ser el dueño de objetos o personas, de una forma irracional reduce la tolerancia y aumenta la frustración. El afán de querer sentir que eres el dueño de tu propia adicción te hace perder tu esencia. Llega un momento que te dedicas a coartar la libertad de los demás y te conviertes en esclavo del poseer.

5.- Reducción del sentir

Hay un punto que se confunde entre el deseo y el placer de la posesión obsesiva. El apego causa que dejes de sentir y de disfrutar lo que posees. Estarás atrapado solamente en ese vínculo que no querrás perderlo por nada de este mundo.

Si tienes algunos de estos indicadores, comprende que tu calidad de vida puede mejorar a través del desapego. El hecho de soltarte a lo que estás sujete por temor, te hará una persona libre y con más autoestima.

Comprender el desapego de forma correcta

Es un error pensar que el desapego es no desear ni querer nada. La clave para entender el desapego está en la despreocupación y en la ausencia de ansiedad. El desapego no hay que confundirlo con el desamor o el desinterés, más bien se trata de no lastimarnos.

Cuando somos desapegados logramos la independencia emocional, reconocer que todo en la vida es transitorio. Esto implica no crear una falsa identidad como persona, estar dispuestos a asumir las pérdidas, aunque disfrutemos del vínculo.

¿Cómo lograr el desapego?

Para que puedas avanzar en lograr más libertad y valorarte como persona, sigue algunos de estos consejos:

1.- Independizarse psicológicamente

Lo primero que debemos reconocer es el apego que tengamos y asumir que realmente queremos ser libres. También se trata de darnos cuenta del daño que nos hacemos a nosotros mismos. Esto no significa que nos alejemos de lo que deseamos, pero que tengamos claros los límites.

2.- Evitar afectarse por el rechazo de los demás

Si por algún motivo no nos invitan a una fiesta o evento, no debemos sentirnos mal por semanas. Lo prudente es no escudriñar en el asunto recuerda que no merece estar contigo quien no te acepta como eres.

3.- Abstenerse al apego

Toma en cuenta que nadie o nada puede obligarte a que seas esclavo sin tu consentimiento. Para que alcances el desapego tienes que buscar la independencia emocional, abstenerse de la adicción, sufrir para dejar de sufrir.

4.- Atreverse a cumplir nuestros sueños, libera de los temores

A veces dejamos de realizar algunas actividades por simple temor, no queremos salir lastimados. Nos limitamos porque dudamos de nuestras propias capacidades. Comienza a realizar una lista de todo lo que deseas hacer y no te atreves. Luego que tengas esa lista clara, intenta ejecutar las actividades sin importar los fracasos. Es preferible decir lo intenté a quedarse con la duda de que no se hizo nada.

Por otra parte, enumera las actividades con las que tienes un vínculo de dependencia irracional con otras personas para tomar decisiones. Por ejemplo, puedes ir al banco solo, tomar decisiones en tus finanzas, decidir que comerás, entre otros. Todas estas actividades pueden ser dispuestas por ti, no necesitas esperar por alguien más.

5.- Las necesidades irracionales no deben tener el control

Cuando en nuestras vidas ocurren situaciones que tenemos que enfrentar, pero no son imprescindibles, podemos pensar en buscar otras soluciones. Algunas veces hay más opciones, pero el apego no permite que ejecutemos la solución más simple.

Por ejemplo, tenemos dos bicis, una tradicional y otra eléctrica, resulta que se dañó la segunda, dejamos de divertirnos o hacer cualquier actividad ese día, debido a que sufrimos porque dependemos de esta bicicleta aunque tengamos otra.

En teoría parece fácil tomar fuerzas y seguir estos consejos. Sin embargo, hay momentos en los que no podemos más y las fuerzas fallan. En estos instantes donde nos cuesta superar nuestros apegos solos, El Trampolín con su grupo de expertos te pueden ayudar a encontrar mejor calidad de vida y seguridad en ti mismo.

, , ,

ADICCIÓN LABORAL: RIESGOS EN SU SALUD Y VIDA PERSONAL

La adicción laboral genera una dependencia difícil de autocontrolar

Al referirnos al término de adicción pensamos en vicios como cigarrillos, drogas y entre otras sustancias que dañan el organismo. También existe otro tipo de vicios que se tornan una obsesión, uno de ellos, es la adicción laboral.

Ser responsable y comprometido con las actividades laborales diarias, son características de un buen trabajador. Sin embargo, cuando es en exceso, queda de lado su vida personal y todo su tiempo es para cumplir con más tareas. En algunos casos, el superior premia al adicto por su labor en exceso y le asigna más responsabilidades.

El individuo suele comportarse como un ser ejemplar en el trabajo, pero su condición lo puede llevar al estrés laboral. Cuando estamos en presencia de un adicto laboral, en su mente solamente está alcanzar los resultados esperados.

Adicción laboral

Causas de la adicción laboral

Algunas personas trabajan en demasía por problemas financieros y otros porque deseen crecer profesionalmente, sin ser obsesionados al trabajo. La adicción laboral conlleva a la persona a trabajar más de lo solicitado, va más allá del tiempo. Este tipo de personas son aquellas que tienen dos opciones y se quedan con la más complicada.

Una porción de los individuos obsesivos piensan que en cualquier momento se quedarán sin sus trabajos al cumplir con su horario. Otros creen que son necesarios, que aunque exista un equipo, no será igual si ellos no están.

También existen otros factores que generan esa angustia como la competitividad. Existe la predisposición a pensar que se valora más al trabajador que deja todo por su puesto. En cambio, aquel que cumple un horario está más en riesgo de quedarse sin empleo.

La incapacidad que puede tener una persona por cierto temor infundido de decir no a alguna solicitud. Aceptar múltiples responsabilidades, la desorganización y la falta de afectos personales ayuda a que se genere una adicción laboral.

Por otra parte, aspectos loables como sacar adelante a los hijos, cumplir los sueños y alcanzar la independencia influyen también. Muchos trabajan por lograr todo esto en la vida, por eso realizan sacrificios para darle prioridad a su trabajo. El punto es la obsesión que no da cabida para el más mínimo descanso.

¿Cómo reconocemos la adicción laboral?

Al identificar estas características podréis evaluar si alguno de vosotros sufre de adicción laboral. Los rasgos más comunes que presentan este tipo de personas son:

  • Aman el poder y el dinero.
  • Para alcanzar los resultados esperados, el trabajo tiene que estar hecho según su propio concepto de perfección.
  • Suelen utilizar el trabajo para olvidar los problemas.
  • Constantemente demandan que su labor sea reconocida.
  • No toman vacaciones.
  • En los momentos de descanso trabajan más.
  • Se irritan cuando no trabajan los fines de semana.
  • Cuando finaliza la jornada de trabajo son los últimos que salen de la empresa.
  • Sufren de estrés laboral, no logran relajarse fácilmente, cuentan con alto nivel de ansiedad y trabajan con tensión.

Estos son algunos de los síntomas que vosotros podéis presentar sin daros cuenta. Estas características son tan comunes y cotidianas para el adicto, que no nota su situación. Hay que evaluar si alguno de vosotros o conocidos sufren de este vicio para mejorar vuestra calidad de vida.

Tipos de adicción laboral

Según Thomas Naughton (1987) en base a la obsesión, compulsión y dedicación excesiva hay cuatro tipos de adictos:

  • Fuertemente comprometido:

Asume los desafíos para lograr los objetivos laborales, dedican muchas horas de trabajo y poca atención a las demás cosas.

  • Compulsivo adicto al trabajo:

Son personas impacientes, presentan dificultades para relacionarse con sus compañeros de trabajo y evitan realizar actividades familiares.

En estos dos casos podemos observar obsesión y falta de tiempo para realizar otras actividades fuera de lo laboral. Por el contrario de estos adictos, tenemos a las personas que encuentran su sentido de vida fuera del trabajo. Nos referimos a los siguientes tipos:

  • Compulsivo no adicto al trabajo:

Cumple con su trabajo, pero no se responsabiliza en exceso. Prefiere comprometerse con otras actividades fuera de su cotidianidad laboral.

  • No adicto al trabajo:

Al terminar la jornada laboral se desentiende completamente de sus obligaciones profesionales. La motivación personal la encuentra fuera de su trabajo. Por lo tanto, sus objetivos en la vida pueden que no tenga nada que ver con su actividad de sustento.

Hay otras otros autores como Scott, Moore y Miceli (1997) que consideran que pueden existir otros tipos de adicciones laborales. Algunos de estos rasgos son:

  • Compulsivo-dependiente:

El individuo muestra mucha ansiedad, estrés laboral y problemas físicos. Se compromete con el trabajo por obligación, pero no siente satisfacción.

  • Perfeccionista obsesivo-compulsivo:

Se obsesiona por alcanzar el éxito, aunque para lograrlo tiene que ser de forma perfecta.

  • Orientación al logro:

Toda su actividad está destinada a los logros de la empresa y a sus objetivos personales. No importa si los resultados positivos que se alcanzaron no fueron de forma perfecta. Los errores que se cometen durante la ejecución de las tareas para cumplir un objetivo, no importan, lo relevante es alcanzar los resultados deseados.

  • Pseudoadictos:

Son aquellas personas que tienen un alto nivel de trabajo, desean escalar puestos y tener una buena vida económica. Sin embargo, este tipo de personas pueden comenzar a sufrir de adicción laboral sin que ellas mismas lo noten.

Luego de leer los diferentes tipos de adicciones laborales hay que conocer cuáles son sus consecuencias. Como toda adicción puede afectar nuestra salud enormemente.

Consecuencias de la adicción laboral

Uno de los principales daños de este tipo de adicción es que destruye la familia hasta el punto del divorcio. Genera problemas de salud como: hipertensión, enfermedades gástricas, ansiedad, entre otras. Se puede llegar al nivel de ingerir algún tipo de sustancias para disminuir la fatiga y aumentar el rendimiento laboral.

Dentro de los tipos de coaching existe el SOBER COACH que puede ayudarte con los problemas de adicción. Es decir, si algún momento necesitas ayuda para retomar el rumbo de tu vida, especialmente con la adicción laboral, no dudes de tocar la puerta de un equipo profesional como El Trampolín, para que comiences a trabajar por gusto, organizar mejor tu tiempo y a quitar toda dependencia.

, ,

Consecuencias del estrés laboral

Estrés laboral

Estrés laboral: puede provocar incluso la muerte

La presión en las sociedades industrializadas y globalizadas puede llevar a un individuo a sufrir de estrés laboral. En este artículo analizaremos qué es estrés laboral, sus consecuencias, el extremo de la depresión y cómo conseguir el bienestar.

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral se produce por situaciones de tensión que llegan a superar al trabajador afectando el desempeño organizacional. El individuo manifiesta su situación de desánimo en el trabajo de la siguiente manera:

  • Irritabilidad.
  • Cansancio mental y físico.
  • Reducción de la productividad.
  • Desmotivación.
  • Conducta llena de rabia hasta violenta.
  • Frustración por no tener el control de la situación.

Causas que ocasionan el estrés laboral

Si no se gestiona una correcta productividad laboral, y el crecimiento personal comienza a ser una obsesión puede deberse a los siguientes motivos:

  • Excesiva carga de trabajo.
  • Acoso laboral.
  • Mala planificación en los horarios.
  • Poca o ninguna motivación y recompensas.
  • Asignación de funciones incongruentes con las capacidades del trabajador.
  • Situaciones de conflictos en la organización.
  • Exposición de riesgo constante.
  • Despidos injustificados o inestabilidad laboral.

Estas causas suelen afligir a unos trabajadores más que otros, es decir, no todos actúan por igual. Hay algunos que logran controlar esta situación, hay otros que el trabajo todos los días se le convierte en pesadilla.

El estrés es un mecanismo de defensa que nos prepara para enfrentar situaciones inesperadas. Cuando esta respuesta fisiológica se acelera y se mantiene de forma prolongada puede dar pie a numerosas afecciones de salud.

Estrés laboral

Consecuencias del estrés laboral

  1. La productividad laboral se ve afectada por el ausentismo de las funciones del trabajador producto de la merma de salud.
  2. Abandono del crecimiento personal del empleado o empleador.
  3. Desconcentración.
  4. Baja autoestima
  5. Insomnio.
  6. Pocas relaciones interpersonales con los demás compañeros.
  7. Reducción de las relaciones familiares

Estas son algunas de las consecuencias producto del agotamiento físico y mental, sin embargo, hay otros problemas de salud crónicos. Existen diferentes teorías que demuestran en la práctica que es posible tener un nivel de estrés proclive a la mortandad.

Síndrome de Burnout en el estrés laboral

Se trata de un excesivo nivel de estrés hasta el punto de consumirse en el trabajo. La productividad laboral se ve afectada por la desmotivación y cambios en el comportamiento. El cambio de conducta se presenta en malos tratos hacia los demás, motivado por la falta de crecimiento personal.

Con el tiempo prologando de situaciones de estrés, las capacidades cognitivas se ven mermadas y reducen la productividad laboral. Esto genera olvidos intermitentes y dificultad para aprender actividades nuevas. Aunque nos referimos especialmente a patologías psíquicas, esto se puede somatizar en:

  • Dolores musculares en las articulaciones como tendinitis y contracturas musculares.
  • Problemas gastrointestinales intensos.
  • Afecciones de la piel.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Pérdida de peso o por lo contrario padecer obesidad.
  • Reducción del apetito sexual.
  • Dificultades cardiovasculares.
  • Provoca un sistema inmunológico más débil, prologando la duración de las infecciones en vuestro cuerpo.

El estrés laboral deja el terreno servido para el Karoshi

Una joven de 32 años de edad que trabajaba en Telecom Francia, revela una situación de inconformidad laboral. Al ver que no podía cumplir con el crecimiento personal y la productividad laboral, decidió lanzarse desde su oficina. Antes de suicidarse, envió un correo a su padre diciendo que era el número 23 que se quitaría la vida. No aceptaba la reforma del servicio y la actitud del liderazgo, prefería perder su vida que seguir en ese ambiente.

Entre los años 2008 y 2009 se confirmaron en dicha empresa 35 empleados que se suicidaron. El director, Didier Lombard, después de que había dicho que esto era “una moda” en la empresa, tuvo que renunciar. Otro caso, fue en Bank of America Merryl Linch, un pasante de 21 años murió después de una jornada intensa. Resulta que el joven laboró por 3 días continuos sin parar, la causa de su muerte exceso de trabajo.

Estos ejemplos dan paso para explicar el término japonés Karoshi, definido como muerte por exceso de trabajo. Según el gobierno japonés 150 personas mueren de Karoshi al año. La muerte súbita puede alcanzar a una persona completamente sana, todo por el estrés laboral. Horas interminables de trabajo reducen la productividad laboral y el crecimiento personal, los pocos espacios para la distracción pueden causarlo.

Como combatir el estrés laboral

Algunas empresas se han dedicado a favorecer la productividad laboral colocando beneficios a sus trabajadores como:

  • Gimnasios in Company, tal es el caso de la empresa Siemens.
  • Planes vacacionales.
  • Servicios de salud laboral.
  • Espacios para el descansa y la distracción.
  • Entre otras actividades de esparcimiento.

También podemos nosotros mismos tomar previsiones propias para no ser afectados por el estrés laboral. Por ello, toma nota y cumple para mejorar tu crecimiento personal. Los aspectos a considerar son:

  • Practica yoga o meditación al levantarse y al acostarse para liberar el estrés, además de facilitar el sueño.
  • Tener una dieta balanceada.
  • Realizar 30 minutos de ejercicio diarios, así sea caminar.
  • Duerme como mínimo 8 horas su cuerpo se lo agradecerá.
  • Practica actividades diferentes y que sean de su agrado como: cantar, cocinar, bailar, estar con la familia, entre otras.
  • Dedica tiempo a evaluar su crecimiento personal, con la finalidad de saber que puede mejorar en su calidad de vida.

Estrés laboral en España

País con mayor estrés en Europa, mantiene un porcentaje del 60% de trabajadores con este padecimiento. Según el estudio revelado en febrero 2018 la causa de accidentes laborales es producto del estrés físico y psicológico.

Por lo tanto, las empresas tienen que mejorar la calidad de vida de sus trabajadores, en función de la ergonomía. Un empleado satisfecho con su crecimiento personal y profesional hará las tareas motivado y con mayor productividad laboral.

,

¿Podemos aprender a identificar nuestros miedos?

Las cosas que más tememos ya nos han ocurrido en la vida (Robin Williams)

No podemos identificar el miedo si no sabemos lo que es:

Los miedos forman parte de las personas, algunos no los afrontan, solo aprenden a convivir con ellos. Pero para poder afrontar tus miedos, primero debes aprender a identificar tus miedos. Por eso hoy te vamos a dar un par de tips e información para identificar tus miedos más grandes.

¿Qué es el miedo?

El miedo es la sensación generada por el peligro, ya sea real o imaginario. Psicológicamente el miedo está asociado con la ansiedad y para referirse al miedo extremo, se utiliza la palabra terror. Todos lo padecen alguna vez, incluyendo a los animales.

El miedo provoca angustia, ansiedad, multitud emociones y un estado afectivo diverso dentro de la persona que lo padece. Cuando el miedo se vuelve muy extremo puede convertirse en una fobia.

Las diversas corrientes psicológicas han buscado los métodos suficientes para identificar y superar los miedos. Hasta ahora han encontrado resultados, pero para superarlos primero debes aprender a identificarlos. Eso es lo que te vamos a enseñar a continuación, a cómo identificarlos para luego afrontarlos.

Identificar miedos

Podemos superar el miedo si aprendemos a identificarlo

Identificar miedos

Es fácil pensar a qué le tememos, pero es mucho más difícil identificar cuáles son nuestros miedos más grandes. Hay una pequeña diferencia entre ambas, es fácil aprender a distinguir la diferencia. A continuación te vamos a dar 3 tips para identificar tus miedos más grandes:

  • Analiza tus temores

Para poder identificar tus miedos más grandes, primero debes comenzar analizando cada uno de tus temores. Puedo ser un temor a las animales, a los payasos e incluso a los climas. Una vez puedas analizar e identificar cada una de las cosas que te aterra, será mucho más fácil.

Los miedos más pequeños también tienen relación con los miedos más grandes, como las fobias. Siempre que tengas en cuenta qué realmente te da miedo, puedes relacionarlo para enfrentarlo poco a poco. Es una medida pequeña para ir enfrentado miedos pequeños, pero que también son relevantes, un primer paso.

Debes aprender a analizarlo todo, sentarte un momento y pensar ¿Qué realmente me aterra? Sea lo que sea. Analizar todos los temores, por más pequeños que sean, significa que damos un primer paso de buena voluntad para superarlo. También tenemos que ser sinceros con nosotros mismos para poder analizarlos en profundidad.

  • Piensa en lo que te impide hacer

Los miedos tienen la gran característica de no permitirnos hacer ciertas actividades. Por ejemplo, alguien con miedo a las alturas nunca podría disfrutar lanzarse de un paracaídas. Cuando tienes un miedo grande, primero analízalo y piensa que no deja hacerte por tenerle miedo.

Muchos de los miedos se encuentran enlazados a malas experiencias, también debemos a aprender a superar estos recuerdos traumáticos para empezar a hacer lo que el miedo nos impide hacer. Parece algo difícil, pero primero debes analizar qué no te deja hacer para empezar tener ganas de hacerlo.

Si, aunque no lo creas, solo lo podremos afrontar cuando empezamos a hacer lo que nos impedía. Todos los miedos nos impiden hacer algo, aunque sea el miedo a hablar en público. Debes ser consciente del primer paso y empezar a pensar en ¿qué no te permite hacer este miedo?

  • Intenta afrontarlo

Hay una diferencia grande entre un temor y un miedo, el temor puede ser un susto por algo pequeño. En cambio, el miedo es algo más que eso, ya que te impide hacer actividades, relacionarte con algunas personas e incluso continuar con tu vida profesional y personal.

Puedes hacer la prueba, intenta afrontar algo que te da temor y si lo puedes hacer a la primera, no es un miedo grave del que tengamos que preocuparnos, aun así debemos prestarle atención ya que este mismo temor, puede tener alguna relación com los miedos más grandes que tienes en tu vida.

Si no lo puedes superar, aunque lo intentas y lo intentas, significa que es un miedo grave. Si te da pavor enfrentarte a este miedo, significa que necesitas ayuda para poder superarlo.

Aunque comenzar a afrontarlos no es fácil, identificar tus miedos es el primer paso para empezar a superarlos.

Si ya tienes muy claro cuál es tu mayor miedo, puedes estudiar el terreno para afrontarlo. Se debe tener algo de paciencia. No todo el mundo puede afrontar sus miedos, una vez los haya identificado, sin ayuda. No todos tenemos las mismas cualidades y formas de afrontar los miedos.

La identificación es un buen comienzo, incluso es la mitad del trabajo para superar el miedo. Si sigues estas sugerencias vas a tener muy claro cuáles son tus miedos más grandes y vas a poder comenzar un proceso para superarlos. Si a través de este proceso tomas conciencia de que “SOLO NO PUEDES”, no te preocupes porque nosotros podemos ayudarte a tener éxito en esta tarea ya sea con la ayuda de un psicólogo o terapeuta a través de un proceso terapéutico o mediante unas sesiones de coaching individual

 

logotipo El Trampolin Coaching y Comunicación

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid
Telf contacto: 910757492

 

 

, , ,

5 claves para perder el miedo escénico

5 claves para perder el miedo escénico

El miedo escénico es parte del proceso y desarrollo de una persona. Algunos lo dominan de una forma rápida a otros ni siquiera les afecta pero a la mayoría de los mortales nos supone un proceso llegar identificar y superar el miedo escénico. En cualquier caso sabemos que es uno de los problemas más frecuentes cada vez que nos encontramos en un escenario o ante el compromiso de hablar ante una audiencia.

Que es el miedo escénico?

El miedo escénico o pánico escénico es uno de los padecimientos mas frecuentes. Se conoce como un estado que reduce la efectividad con la que nos comunicamos, bloqueando las actividades expresivas. Es considerado incluso como una enfermedad que tiene tratamiento y por supuesto hay formas de evitarlo o superarlo.

Muchos asocian el miedo escénico a una fobia social, ya que no son capaces de presentarse y hablar en público. También es un trastorno de ansiedad y podría ser un indicador de baja autoestima, ya que algunos de los que lo padecen no son capaces de valorar positivamente lo están haciendo en ese momento.

El miedo escénico tiene mucho que ver con el nivel de seguridad y confianza de la persona. Por lo que se imaginan sobre lo que dirán otras personas e incluso por lo que piensan ellos mismos. Pero todo tiene solución, sigue de cerca nuestros puntos claves y aprenderás a dominar el miedo escénico o contrata ya una sesión individual de oratoria y estaremos encantados de ayudarte a superarlo.

5 claves para dominar el miedo escénico

Identificar el miedo escénico

Puntos clave

Perder el miedo escénico no es tan fácil, pero no significa que sea imposible. Ya lo dijimos, es una condición que se puede superar, siempre y cuando se tenga voluntad para ello y se pongan los medios y el trabajo. A continuación te vamos a presentar 5 puntos clave para perder el miedo escénico:

  • Relaja el cuerpo

Antes de cada presentación, debes tener algún método de relajación. Puede ser yoga o puede ser tomar jugos cítricos (disminuye la presión arterial), pero que sea algo que te funcione. Tanto el cuerpo como la mente se relajarán y tendrás más frescura ante el público.

No sirve de nada preocuparse todo el día porque te vas a parar en público, esto genera nervios. Cuanto más despejes tu mente y tu cuerpo y te sientas en paz, todo saldrá bien. No todos los métodos funcionan con todas las personas, debes encontrar la forma de relajarte que mejor te funcione a ti.

  • Conoce y domina el tema

Uno de los errores más frecuentes al exponernos en público, es no saber que decimos realmente. Ocurre mucho en las personas que se sienten seguros de ellos mismos, pero no conocen el tema. Si dominas el tema, te expresas con más confianza.

Si se trata de un tema nuevo y abstracto para ti, investiga lo que sea necesario. Cuando te pones frente a un público que si conoce del tema si crees que tú no, vas a sentir tanto pánico que te va a temblar la voz, asegúrate de lo que dices, trabaja… estudia.

  • Encontrar puntos focales

Cuando padeces de miedo escénico y te pones frente al público, probablemente mirar fijamente a ciertas personas sea la peor decisión que hayas tomado. Mirar fijamente a alguien te puede provocar desconfianza, nervios y según los gestos o reacciones… hasta pensar que lo haces mal.

La mejor forma de evitar esto es encontrar puntos focales, a donde mirar mientras estamos en un escenario. Tampoco debemos mirar siempre a la nada, ya que podría interpretarse como una falta de respeto a los que te ven. Pero siempre debes encontrar esos puntos donde ganas más confianza contigo mismo.

  • Grábate a ti mismo

También puedes decirle a alguien que te grabe, la idea es poder visualizar como lo hiciste. No va a ser ni la primera ni la ultima vez, debes aprender de los errores. Si lo hiciste mal, sabrás en que te equivocaste observándote a ti mismo.

Cuando te ves a ti mismo, puedes identificar como te mueves, como hablas e incluso que gestos haces. De esta manera, puedes ver tus particularidades para que te ayuden a perder el miedo escénico. Puedes repetirlo tantas veces como quieras, así irás mejorando  cada vez que lo intentes y fijando lo que hacer bien.

  • Pregunta después de hacerlo

Ya sea una conferencia, el público de una obra de teatro o un par de personas, pregunta siempre como lo hiciste. Tampoco le preguntes a todo el mundo 😉  debes saber de quién tomar sugerencias. Tienes que preguntarle a personas que sean capaces de dar una crítica constructiva para mejorarte a ti mismo.

También puedes preguntarles a otras personas “¿Cómo lo hacen?” y aprender de ellos. Incluso es recomendable invitar a personas que son capaces de ayudarte a mejorarte a ti mismo. Siempre y cuando tengan la capacidad, el conocimiento y la experiencia para dar una crítica efectiva para perder el miedo escénico. Si quieres avanzar no dejes de preguntar!

Recuerda que no todos somos iguales y probablemente alguna de estas claves no van a funcionar. Toma lo que te sirva y deshecha el resto. O también puedes aplicar las mismas claves pero utilizando otros métodos. Por ejemplo alguien puede decirte: “porqué no intentas relajarte con yoga?” Esto sería una buena sugerencia pero quizá ya lo hayas intentado y no te ves a ti mismo haciendo yoga… entonces en lugar de relajarte con yoga, puedes relajarte escuchando tu música favorita y estimulándote con algo alegre y positivo.

Prueba estas claves y si aún así crees que puedes necesitar ayuda profesional no dudes en contactarnos.

logotipo El Trampolin Coaching y Comunicación

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid
Email contacto: contacto@eltrampolin.es
Telf contacto: 910757492