Entradas

,

Sesiones de coaching individual para lograr nuestras metas

Con las sesiones de coaching individual afrontas tus miedos

Las sesiones de coaching individual generan una relación entre coach y coachee con la finalidad de que se obtengan resultados esperados. Además, dirige al participante con ciertas herramientas a que tenga un solo norte y así, no abandonar la meta.

Por lo general, las sesiones buscan mejorar algunos aspectos de nuestras vidas. Por ejemplo, nos ayuda a definir el sentido de la vida, a vencer nuestros miedos, tomar decisiones, entre otras. Entonces, nos damos cuenta que podemos contar con apoyo de estos expertos tanto para lo personal como profesional.

Sesiones de Coaching Individual

¿Cómo funciona este proceso?

El coach emplea como principal herramienta la conversación son su coachee. El modelo de conversación de coaching parte del arte de escuchar, de sentir, de recapitular y transmitir nuevos significados. En definitiva, busca que el coachee se enfoque en aceptarse y reconocer la vida como ella es.

En las sesiones de coaching individual se formulan preguntas poderosas que invitan al coachee a reflexionar. De esta manera, la persona identifica su debilidad, fortalezas, pensamientos saboteadores y comportamientos. Además, se enfoca en mejorar sus habilidades, prevalece en los valores y establece los objetivos. Esto es el primer paso para alcanzar el cambio que se requiere en la contribución del desarrollo profesional y personal del cliente.

Durante el coaching se estimula al participante a lo siguiente:

  • Que identifique sus valores esenciales.
  • Demuestre una postura de respeto a su integridad como persona y aprenda a valorarse.
  • Se busca que el coachee sueñe despierto con una visión de futuro alcanzable.
  • Permite que el cliente se enfoca en la acción para lograr ese futuro deseado.
  • Motiva a que el coachee se centre en los objetivos.

De igual manera, el coach aprovecha para impartir los principios absolutos de coaching como:

1.- Dejar de juzgar

Para poder seguir las estrategias y lograr los objetivos del coachee, es necesario que comprenda que debe dejar de juzgar. Igualmente, el coach al conversar abandona los juicios de valor y respeta las percepciones de su cliente. Es decir, crea un ambiente de respeto ante su receptor.

La idea es desde un principio crear conexión para buscar soluciones. El mismo coachee a medida que avanza las sesiones de coaching individual desarrolla su capacidad de decisión.

2.- Mirar hacia el futuro

Es fundamental que el coachee entienda en qué posición se encuentra y piense qué necesita para lograr su objetivo.

3.- Realizar diferentes acciones

Incentivar la ejecución de todas las etapas planificadas para alcanzar lo que se desea. El conocimiento nos ayuda a realizar las estrategias que contribuyen a formar el camino para llegar a la meta. En cambio, la práctica nos lleva a la transformación concreta de todos los pasos que tenemos que seguir.

Con la orientación del coaching el cliente tendrá la capacidad para accionar todo lo teórico en su día a día.

4.- Confidencialidad y ética

En este proceso se deben incentivar relaciones de confianza y compromiso. Por lo tanto, todo lo que comparte el cliente en las sesiones de coaching individual es confidencial. Además, el coachee tiene que comprometerse a mejorar consecutivamente.

5.- Establecer metas

Al finalizar cada sesión, el individuo está en la obligación de cumplir una meta para el próximo encuentro. De esta manera, el coach podrá evaluar los avances y la experiencia de su cliente.

Diferencias entre sesiones de coaching y consultas con un psicólogo

La mayoría de las veces nos confundimos y no sabemos a quién acudir.  Cuando vamos con un psicólogo, este profesional se centra en la vida de las personas, su mente y desequilibrios mentales.

El psicólogo se encarga de direccionar a su paciente a que se conozca, resuelva sus conflictos internos y mejore su conducta. También analiza el pasado del individuo para que en su presente lo enfrente y construya un futuro mejor.

Por el contrario, las sesiones de coaching individual se centran en apoyar a las personas en el desarrollo de sus actividades. Por otro lado, ayuda a identificar los aspectos a mejorar, los valores, comportamientos y determina objetivos a alcanzar.

Este proceso de coaching a través de preguntas reflexivas logra el autoanálisis transparente del cliente. Es decir, el coachee al ganar confianza podrá expresar sus problemas con más claridad. Por eso, el coach tiene que demostrarle al cliente que está en un ambiente seguro, así realizará todas las tareas.

Sesiones de coaching individual en El Trampolín

En El Trampolín combinamos PNL e Inteligencia Emocional para conseguir los resultados esperados. Por lo general, una sesión de coaching tiene una duración de una hora aproximadamente. El número de sesiones dependen de los objetivos que quieran lograr.

Con nuestro equipo puedes tomar sesiones de forma presencial y otras online todo dependen de tu tiempo. Toma en cuenta que cuando nos cuesta enfrentar nuestros miedos, salir de nuestras dificultades y alcanzar propósitos importantes para nosotros, dejamos de vivir.

En El Trampolín deseamos que tú reconozcas la situación actual en la que vives para que se produzcan los cambios esperados. Posteriormente a esto, se precisan los objetivos y por último desarrollamos un plan de acción. Si necesitas salir de tu zona de confort, busca apoyo con profesionales de coaching en el caso que no lo puedas afrontar solo.

, ,

Encontrar la vocación a través del coaching

Disposición de dejar el confort y encontrar la vocación

La mayoría de las personas se preguntan cuál es realmente su misión, su «para qué» en este plano terrenal. Al encontrar la vocación sientes que una parte de tu vida alcanzó la felicidad, cobra sentido. Sin embargo, la respuesta a esa pregunta, da igual la edad que tengamos, a veces es difícil de alcanzar.

Muchas veces vemos cómo pasa el tiempo y no hemos encontrado aquello que nos apasiona hacer produciéndonos frustración. Sin embargo, cuando amamos lo que hacemos el trabajo se nos convierte en un placer. Así que, ya es el momento de encontrar la dirección y el amor a lo que te apasiona: suelta algunas ideas absurdas.

Ideas que te apartan de encontrar la vocación

Creer que nuestra pasión es única y no se modifica es un gran error. A una persona le puede gustar desempeñar diferentes actividades. Por tanto, no debería ser ser un inconveniente que una persona desarrolle una habilidad concreta, y tenga interés en otras áreas al mismo tiempo.

Hoy en día es normal que muchos profesionales ejerzan otro tipo de actividades o transformen su carrera. Tú eliges si deseas trabajar en un área específica durante muchos años o decides experimentar otras facetas.

Por otro lado, pensar que al encontrar la vocación nadarás en la abundancia, te llevará a la fama o lograrás resultados increíbles es un grave error. Lo ideal es que lo que hagamos nos de satisfacción a nosotros mismos. La clave está en el bienestar que esa actividad nos produce.

Pensar que una profesión es menos importante que otra, es otra forma de ver el mundo de manara equivocada. Todos somos necesarios para la sociedad, desde la secretaria hasta un ingeniero. Independientemente de la actividad que realicemos lo importante es contribuir a la sociedad en la que vivimos y disfrutar de hacerlo.

Igualmente, pensar que el hecho de encontrar nuestra vocación tiene fecha de caducidad y que necesitas estar entre los 20 a 30 años, también es otra idea errónea. Cada persona dirige el rumbo de su vida a su tiempo y a su manera. Da igual la edad que tengas, 40, 50 o 60 años, nunca es tarde para decidir qué quieres ser y hacer en la vida.

Encontrar la vocación

¿Cómo vencer la frustración al no conseguir nuestra vocación?

Para Sebastián Sánchez, coach de El Trampolín, la frustración viene de no conocerse y aceptarse, sin prejuicio. Algunas personas se pasan la vida comparándose con otras. “Se trata de ser uno mismo y amarse tal como es. Y a partir de esa realidad, mejorar en las áreas en las que tienes carencias y de desarrollar tus talentos al máximo”.

 Sonia Javaga, directora de El Trampolín piensa que para encontrar la vocación hay que probar, probar a hacerlo y sino nos gusta cambiar hasta encontrar lo que de verdad nos apasiona. «La clave también está en ser honesto con uno mismo, no dejarse llevar por lo que esperan los demás de nosotros”. Tampoco la edad debería ser una excusa para hacer lo que deseamos, vivir en la queja siempre nos lleva a la frustración y por ende, a paralizarnos.

¿Como vencer la frustración? Con objetivos claros, según Sonia “los objetivos son los motores que nos hacen movernos y nos hacen superar nuestras propias resistencias”. Sin objetivos estaremos a la deriva como un barco sin destino.

Encontrar la vocación a través del coaching

Encontrar la vocación puede ser un objetivo claro a trabajar. Cuando estamos confundidos y no podemos aclararnos con nosotros mismos, la mayoría de las veces necesitamos ayuda de otros. Que nos planteen preguntas que nos ayuden a responder: ¿qué queremos ser y qué deseamos hacer? Preguntas que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo.

Un coach profesional te puede ayudar a descubrir la mejor versión de ti mismo. Conocer tanto tus fortalezas, debilidades, limitaciones y oportunidades como las de la profesión o actividad que deseas realizar y favorecer la toma de decisiones.

Por eso, es importante,  buscar esa acompañamiento que te ayude a encontrar la vocación que te haga feliz. Al tener seguridad de tu vocación posteriormente podrás crear tu propia marca personal y así, vivir de lo que te gusta.

La marca personal en la vocación

Cuando encontramos nuestra pasión, es más fácil adaptarnos a la globalización y a los nuevos cambios. En la actualidad la marca personal se logra con aquella característica que nos diferencia de los demás. Este aspecto hace que nuestro servicio o producto sea más atractivo al mercado.

Las marcas transmiten ideas, sensaciones, valores, emociones, identidad, personalidad, calidad, entre otras características. Si quieres conciliar tu marca con tu pasión respóndete algunas de estas preguntas:

  • ¿Qué te hace felices durante el tiempo libre?
  • ¿Cuál es tu sueño tanto profesional como personal?
  • ¿Qué sensaciones te gustaría encontrar en tu trabajo?
  • ¿Qué cosas sabes hacer bien?
  • ¿De esos talentos con cuáles profesiones se asocian?
  • Si esa profesión no existe, ¿consideras que alguna persona pueda necesitar esa habilidad que posees?
  • ¿Qué estarías dispuesto hacer para alcanzar tu objetivo?

Para que puedas conseguir tus objetivos ayúdate con el acompañamiento de un coach. En El Trampolín estamos dispuestos a ayudarte a encontrar esa vocación que te haga feliz a través de las sesiones individuales de coaching. Además, de seguir el proceso que te ayudará a llevarla a la realidad.