Entradas

, , ,

NEURO-ORATORIA: CAMBIA TU MANERA DE CAPTAR AL PÚBLICO

Gana la atención del público con la Neuro-Oratoria

No es fácil lograr cautivar a la audiencia, pero a través de la técnica de Neuro-Oratoria alcanzamos resultados positivos. Esto se debe, a que podemos enfocarnos en convencer, persuadir y enamorar al público por medio de la voz y el mensaje.

La Neuro-Oratoria es la ciencia que se encarga de entender la forma de cómo el cerebro procesa la información. El cerebro comienza a trabajar desde el primer momento que el orador envía un flujo de ideas. Sin embargo, recuerda que nuestra mente es floja y se concentrará en la información que le interesa.

A veces nos ocurre como emisores de un mensaje que el receptor le cuesta entender lo que dijiste. Pero peor aún, cuando la persona no recuerda con total claridad tu ponencia. Antes de aprender cualquier técnica, tenemos que reconocer si cometemos errores que no permiten que logremos el objetivo.

En este artículo encontrarás las técnicas de la Neuro-Oratoria que te ayudarán a captar a tu público. Además, te diremos los errores más frecuentes que según esta ciencia cometemos constantemente.

Neuro-Oratoria

Errores más usuales al hablar en púbico

Las presentaciones de trabajo se pueden tornar aburridas por parte del ponente. Cuando esta situación se presenta, todos incluyendo al emisor perdieron el tiempo. Según el neurocientífico, John Medina los errores más comunes son:

1.- Hablar exclusivamente de teoría y de datos

Es difícil prestar atención a aquello que nos aburre, como discursos que no se dirigen hacia lo emocional. La información que nosotros ofrecemos como oradores tiene que estar asociada al placer o la tristeza.

El cerebro no está diseñado para asimilar la información que nada más contenga teoría. En tal sentido, para poder comprender, según la Neuro-Oratoria necesitas hacer asociaciones.

Si es fundamental hablar de datos, te aconsejamos vincularlos con algunos ejemplos.  Esto te ayudará para que el público no se desconecte. También puedes usar gráficas para ser más digerible la información.

2.- Leer las diapositivas

Al leer las diapositivas causamos que el público también lo haga en voz baja. Por tanto, no van en el mismo ritmo de lectura, así se genera una confusión de ideas en el receptor. El cerebro es incapaz de comprender lo que lees y a la vez escuchar a la otra persona. En este caso, tu presencia como orador sobra.

Te recomendamos que coloques los puntos necesarios en la presentación para que te sirve de guía como orador y de sustento al receptor.

3.- Dar demasiada información

A veces por cuestiones de tiempo queremos abarcar toda la información y por eso, nos apresuramos. De este modo, comienzas hablar atropellado y no le das descanso al cerebro de tu receptor, El cerebro necesita de pausas para entender la información.

Al planificar tu ponencia, presenta un mensaje central y desarrolla los argumentos de base para defender tu postura. Esta idea te sirve para centrar tu contenido en algo puntual.

4.- Usar imágenes

Cuando expones solamente con discurso o texto es muy poco efectivo, lo mejor son las imágenes. En el momento que presentamos las ideas exclusivamente de forma oral, las personas luego de 72 horas recuerdan nada más el 10% de la información.

Considera que al utilizar imágenes en tus presentaciones los receptores posteriormente a 72 horas recordarán el 65% de información.

5.- Moverte en exceso

Según la Neuro-Oratoria, los seres humanos por instinto de supervivencia prestan más atención a los objetos en movimiento. Esto se debe a que en tiempos remotos vivíamos en la intemperie y teníamos que reaccionar rápidamente ante cualquier amenaza.

Cuando movemos de forma constante los pies, las manos o nuestro cuerpo, es normal que el receptor se distraiga.  Trata de moverte despacio, fija los pies en el suelo con la finalidad de que comprendan ese mensaje tan importante.

Trucos para hablar en público

La ciencia a lo largo del tiempo comprobó que la atención del ser humano es muy baja. Por eso, desde el primer momento tenemos que captar el foco del público para no perder su escucha activa. Según la Neuro-Oratoria, hay estrategias que debes aplicar para hablar en público. Algunas de ellas son:

1.- Despierta emociones

Los momentos cargados de emoción hacen que la gente los recuerde con más facilidad, al igual que la información que guarde relación con esa eventualidad. Por ejemplo, el ataque que sufrieron las Torres Gemelas, es difícil olvidarlo y seguramente recordamos que hicimos ese día.

Para conectar con la emoción usa la historia, metáforas e imágenes. La idea es que busques en tu mensaje aquello que te emociona como orador. Cuando consigas esa carga de sentimientos será más fácil transmitir la información así sea teórica.

En la Neuro-Oratoria es importante que el ponente sienta las emociones y su vez las trasmita. De esta manera, tendrás al público impactado y sin olvidar tus palabras.

2.- Apela a múltiples sentido

Con los sentidos como la vista, el olfato, gusto y tacto podemos impactar al receptor de la información. Por ejemplo, al comparar el sabor de las comidas y su olor con el guiso que hacían nuestras abuelas que alborotaba a los vecinos.

3.- Usar titulares

Por ejemplo para un periódico los titulares resumen de manera general la información que tiene el artículo. Así debemos hacer con nuestras presentaciones.

Según la Neuro-Oratoria, nuestro cerebro primero se concentra en las generalidades y luego en los detalles. Un caso particular podría ser con nuestra empresa El Trampolín. Nuestro titular sería “Pierde el miedo al hablar en público”, luego nos centramos en los detalles.

Cuando nos referimos a detalles se trata de las características de ese asunto que estoy tratando. En este caso, nos referimos a la metodología utilizada y el tiempo de duración hasta el objetivo de las secciones de coaching.

4.- Presentar un mapa de ruta

La Neuro-Oratoria toma en cuenta que el cerebro detesta las incógnitas. Por ende, tiene la necesidad imperiosa de predecir los resultados.

Como orador trata de darles la tranquilidad que necesita tu público ante la incertidumbre que produce no tener la información. Por este motivo, incorpora en tus presentaciones un mapa de ruta que tenga los siguientes puntos:

  • Introducción
  • Desarrollo
  • Conclusión

Con esto lograrás que tu público sepa que aspectos hablarás sobre un tema determinado. Además, estarán atentos al desarrollo del tema hasta llegar al resultado. En la conclusión, te centrarás en repasar los puntos más importantes.

5.- Duerme bien

Cuando te toca hablar en público trata de tener la mente fresca para que puedas hilvanar las ideas con claridad. Si no duermes bien es difícil que puedas conciliar lo que deseas expresar.

En El Trampolín te ayudamos a que puedas manejar todos estos aspectos sin problemas, ya que contamos con un equipo especializado.

, ,

Brilla en tu equipo de trabajo a través del dominio de la oratoria

Dominio de la oratoria para todos

Contar con un dominio de la oratoria de forma clara te permitirá encontrar un empleo y mantener el mismo.  Algunos profesionales no logran causar el impacto que desean, debido a su temor de hablar en público.

No importa la carrera que tengas y los conocimientos que poseas cuando te cuesta expresarte antes los demás. Muchos se preguntan cuál es la clave del éxito de algunos profesionales, pues hoy te diremos una.

Sin lugar a dudas, cuando existe un dominio de la oratoria te destacas más sobre otros profesionales. Puedes tener mucho conocimiento y capacidades, pero si tú no sabes transmitirlo a través del lenguaje estás en desventaja.

Las empresas valoran en un alto porcentaje a aquellas personas que saben comunicar sus ideas de forma eficaz. Además, de incentivar con sus dotes de orador a los demás miembros del equipo de trabajo.

Al tener una excelente capacidad para hablar en público podrás alcanzar el éxito en tu carrera. Esto te permitirá obtener mejores puestos de trabajo y hasta incluso avanzar profesionalmente. Por eso, tienes que saber algunos consejos para ser un estupendo orador.

Característica principal que buscan los reclutadores laborales

La mayor parte del tiempo el departamento de recurso humano busca para ocupar una vacante un buen orador. Es decir, una persona que se presente y sepa difundir de forma coherente y sin nervios sus ideas.

En el año 2016 la Comisión para el Empleo del Gobierno Británico realizó un estudio que demostraba la perspectiva anterior. De una muestra de 91 mil empleadores, todos señalaron que la mayor parte de los candidatos carecen de habilidades comunicativas.

La oratoria forma parte de una disciplina para aprenderla y con el pasar del tiempo la misma evoluciona. Lo mejor que puedes hacer es prepararte cada día más para que seas un orador exitoso.

Dominio de la oratoria

¿Cómo destacar en oratoria?

Es normal sentir miedo hasta el punto de querer huir de ese momento, además de los sudores que nos produce hablar en público.  Según un estudio reciente de Adecco Profesional, 75% de la población española sufren de glosofobia, es decir, de ansiedad.

Para tener dominio de la oratoria, en El Trampolín pensamos que se necesita conocimiento y entrenamiento. Al no contar con estos dos elementos es normal que tú sientas temor. Esto se debe porque sabes que no estás preparado para enfrentarte al público como quisieras.

Para hablar en público hace falta conocer las técnicas y practicarlas, al igual que alguna actividad cotidiana. Cualquier persona puede estar apta para ser un buen orador, lo único que tiene que hacer es seguir algunas instrucciones. Nos referimos por ejemplo a:

1.- Seleccionar lo que vamos a decir y la forma de expresarlo

En este punto es importante que tengas claro qué deseas decirle a tu público de acuerdo al tema y a sus intereses. Para ello, debes estructurar una presentación y te recomendamos que emplees  la técnica de contar una historia para que sea más atractivo.

2.- Conoce a tu público

Para que tú presentación sea más interesante y tengas un mayor dominio de la oratoria es importante identificar el perfil de tu público. De esta manera, sabrás los intereses de tu audiencia y podrás dirigir un mensaje con mayor propiedad.

3.- Anécdotas o preguntas

Por lo general, se recomienda como parte del discurso comenzar con una anécdota o una pregunta en relación al tema. Esto nos servirá para captar la atención del receptor desde el primer momento.

4.- Los silencios

Este recurso lo podemos utilizar para enfatizar algún punto importante o para que la audiencia reflexione. A su vez, nos permite descansar, tomar aire y que nuestro público puede asimilar mejor la información.

5.- Selecciona un final impactante

Tu intervención puede finalizar con una frase o cita para la reflexión. Además, otra opción es formular una pregunta. También puedes dejar una tarea pendiente para que el público tenga presente el tema al terminar la exposición.

6.- Prepara tu discurso

No dejes que el tiempo se adueñe de ti. Lo más recomendable es que prepares tu discurso con anterioridad. Así podrás practicar y sentirte cómodo con lo que expresarás ante tu audiencia. Esto es uno de los secretos fundamentales para el dominio de la oratoria.

¿El orador nace o se forma?

Definitivamente, el dominio de la oratoria es un verdadero arte, que se aprende y se entrena. Hay que resaltar que estudios recientes demuestran que 90% de los oradores, deben su éxito al método que emplearon. Es decir, que nada más un 10% nació con este don para la palabra.

En la educación desde temprana edad, lamentablemente no nos enseñan a debatir, argumentar, en fin a expresarnos. Crecemos, nos convertimos en adultos y continuamos con esa deficiencia. Incluso al realizar estudios superiores no nos enseñan a comunicarnos para persuadir y lograr nuestros propósitos.

Entonces, es posible aprender a tener dominio de la oratoria de la mano de una buena capacitación. Por eso, en El Trampolín  te ofrecemos diferentes posibilidades con excelentes profesionales.

Nosotros te ayudamos a enfrentar tu reto comunicativo, gestionar tus nervios, ganar confianza y contar con un estilo propio. Además, de estructurar el contenido de tu presentación.  Puedes tener sesiones individuales de oratoria o también elegir nuestros cursos. Tú escoges el mejor método de acuerdo a tus necesidades y el tiempo que dispongas.

, ,

EL LENGUAJE CORPORAL EN LA COTIDIANIDAD

La importancia del lenguaje corporal en nuestras vidas

En la mayor parte del tiempo nos comunicamos sin darnos cuenta de la importancia del lenguaje corporal. Pensar únicamente que todo está dicho a través de las palabras es un grave error.

El lenguaje corporal forma parte de la comunicación no verbal. Sin embargo, acompaña el discurso o nuestra manera de expresarnos mediante las palabras.

La comunicación con el pasar del tiempo se convierte más cercana o distante. Sin lugar a duda el contacto humano no pierde su valor y se mantiene como el mayor tesoro de la comunicación.

No importa el idioma y la cultura que podamos tener, ya que existen símbolos universales en la comunicación. Los gestos pueden ser interpretados con muchos sinónimos, de acuerdo al contexto del discurso. Cada persona tiene su propia gestualidad a través de determinados movimientos y expresiones. Leer más

, ,

Sesiones de Oratoria: traspasa las barreras comunicacionales

Vence tus miedos con las clases individuales de oratoria

La oratoria es la capacidad de hablar con elocuencia, con fluidez y con eficacia. En general, todos tenemos esa habilidad, pero ¿qué nos pasa cuando estamos ante un público? ¿cuando nos ponemos nerviosos ante nuestra audiencia? Parece como si perdiéramos esa capacidad para comunicarnos: nos bloqueamos, sudamos, la respiración se nos altera, nos aumenta el ritmo cardiaco, etc…son muchos y variados los síntomas fisiológicos que nos pueden aparecer.

Por tanto, parte de nuestro éxito al hablar en público será la habilidad que tengamos para vencer nuestros miedos y superar los nervios ante nuestra audiencia. Así que cada vez que nos enfrentamos a un público estamos haciendo  un ejercicio de autocontrol.

Algunas personas, diría que la mayoría, piensan que la capacidad de hablar en público es un privilegio de unos pocos, un don con el que algunas personas han sido bendecidas. Eso es una creencia absolutamente incierta. Hablar en público y gestionar los nervios para hacerlo, es realmente una habilidad que se aprende, se entrena y se desarrolla. Y ese es el objetivo de las sesiones de oratoria. Que el orador aprenda y ejercite el dominio absoluto del escenario, gane confianza y sea persuasivo.

Sin lugar a duda la comunicación forma parte de nuestra día a día y el dominio de la misma es un punto a favor que nos hace ganar valía ante los otros y conseguir autoestima. Si mantenemos un mensaje que capte la atención, que sea claro y sin dar hechos por sentados lograremos comunicarnos más eficazmente.

¿Porqué hacer una sesión individual de oratoria?

La necesidad de dominar la oratoria ya no es solo para conferenciantes, formadores o incluso presentadores…cada día son más los trabajos en los que se requiere hablar en público: ingenieros, arquitectos, publicistas, diseñadores, economistas, etc… deben vender un producto, un proyecto o una idea. Opositores que tienen que cantar los temas ante un tribunal, estudiantes que deben exponer sus trabajos. El hacer presentaciones está al orden del día.

El dominio de tu lenguaje verbal y no verbal es lo que marcará la diferencia de tus presentaciones. En todo momento estamos comunicando algo, incluso cuando no queremos comunicar nada estamos comunicando que no queremos comunicar nada. El ser conscientes de lo que verdaderamente transmitimos y como lo podemos mejorar será el primer paso. A través de un feedback constante, la persona durante las sesiones va dominando su postura, sus gestos, expresiones para comunicar de manera más eficaz y sentirse segura.

A través de técnicas y de sus ganas de mejorar la persona irá adquiriendo la capacidad necesaria para improvisar e irá dominando el arte de la oratoria pudiendo aplicarlo en los retos comunicativos que tenga en ese momento, ya sea una presentación, una charla, una reunión, etc..

Para que realmente la persona pueda dominar el escenario mientras habla con el público, debe pasar por un proceso evolutivo. Para que se pueda desarrollar esta capacidad, es necesario invertir también en el tiempo de dedicación a esta actividad. Igualmente, como oradores tenemos que reconocer nuestros errores  y abordar la posibles mejoras.

Sesiones de oratoria

Fundamentos de las clases de oratoria

Un orador se destaca por controlar sus emociones, tener conocimiento del tema, una postura adecuada que le haga sentirse seguro y transmita seguridad y un tono de voz adecuado y brillante. Teniendo siempre muy claro el objetivo que quiere conseguir.

La personalidad del orador facilita que aproveche sus propios recursos. Además, la integración del lenguaje verbal como no verbal juega un papel muy importante. Estos elementos ayudan a fortalecer las presentaciones eficaces, al igual que la comunicación con el público.

La preparación y el conocimiento previo del tema forman parte también de estos fundamentos. Sin embargo, a veces también tenemos que estar preparados para improvisar o salir de lo previsto ya que hoy en día cualquier persona está expuesta a hablar en público ya sea en lo académico o empresarial.

Elementos en las clases de oratoria

Durante las sesiones de oratoria existen diferentes elementos que el coach observa en el alumno con el fin de que su comunicación sea eficaz. Esos aspectos son:

La escucha activa

En el momento que el orador se encuentra expuesto ante el público debe aprender a escuchar. Mirar a los ojos al público es importante para calibrar como está dicha audiencia. Además, también hay que darles una oportunidad para que la audiencia pueda participar con sus opiniones o dudas.

Por ello, es importarte potenciar en las sesiones de oratoria el desarrollo de la escucha activa por parte del orador. En una presentación lo importante tiene que ser el público. Se parte de la premisa que si eres un buen oyente también serás un buen orador.

El mensaje

Antes de construir cualquier contenido, debes tener claro que quieres contar y a quién te diriges. Cuando identificas al público puedes estructurar con mayor propiedad el mensaje. De esta manera, la información puede ser más técnica o más digerible para cualquier tipo de persona que desconoce del tema.

Evaluar la compresión del mensaje

El coach juega un papel muy importante durante el entrenamiento en este punto, ya que hace de receptor del mensaje. Si el mensaje está claro se comprenderá sin problemas, de lo contrario hay que reestructurarlo.

También durante las sesiones de oratoria el coach enseña al cliente estrategias para evaluar al receptor. La idea es alcanzar el objetivo de que el público comprenda la información que el emisor quiere transmitir.

Ser directos como oradores

En las sesiones de oratoria también se aprenden a captar la atención del público. La finalidad, es ayudar al coachee a expresar las ideas más importantes y no divagar durante su discurso. La claridad y concreción  en lo que decimos determina que el público capte la información y al mismo tiempo esté atento.

Sesiones de oratoria en El Trampolín

Con El Trampolín aprenderás hablar en público de forma fácil y personal con coaches expertos en comunicación con muchos años de experiencia y una gran formación. Son sesiones con una duración de 55 minutos y el número de sesiones lo determinan conjuntamente el cliente con el coach. Desde la primera sesión de oratoria empezarás a sentir y ver tu mejoría  y ganar esa confianza que se necesitas para hablar en público. 

Nuestro equipo se centra en que cada persona gane la confianza que necesita como orador. Además, aplicamos técnicas de Programación Neurolingüística e Inteligencia emocional para conseguir mejores resultados en el menor tiempo posible.

Se trabaja en conjunto tanto la estructura de contenido y el estilo del orador. Por todas estas razones, si tienes problemas para hablar en público nuestras sesiones de oratoria te pueden ayudar.

, ,

PNL como herramienta para vencer el miedo a hablar en público

El miedo de hablar en público es algo muy común tanto en los nuevos oradores como aquellos con experiencia. Este temor se puede superar a través de las técnicas de PNL (Programación Neurolingüística) y otros procedimientos comunicacionales.

La Programación Neurolingüística se centra en la comunicación. Por ende, esta técnica permite enlazar los procesos neurológicos, el lenguaje y los patrones de comportamiento. En relación a estos patrones, ellos se adquieren con la experiencia y por eso, es posible mejorarlos.

Esos miedos e inseguridades son aprendidos y por lo tanto se pueden modificar. La PNL te ofrece herramientas que te ayudan a que te puedas expresar con mayor fluidez ante un determinado público.

Esta disciplina fue creada desde los años 70 por Richard Bandler, John Grinder y Frank Pucelik. Esta técnica parte del principio de que las personas no nos relacionamos directamente con la realidad, es decir, se construye un modelo. Para que este proceso ocurra pasa por unos filtros, los cuales hacen que cada persona tenga su propia visión.

Igualmente, por estos filtros pasa la comunicación si tienes miedo para hablar en público muchos percibirán diferentes perspectivas del mensaje. Esto quiere decir, que parte del público notará tu temor y otros inseguridad o falta de conocimiento sobre el tema.

Por eso, con la PNL puedes vencer tus miedos como orador y transmitir la seguridad que necesitas. Esta técnica te permite gestionar tus estados emocionales, la comunicación y aprender a conectarte con el público. Además, también podrás construir un discurso coherente y ser capaz de generar diferentes emociones en la audiencia.

PNL para hablar en público

El emisor se comunica a través de 3 canales

Según el profesor Albert Mehrabian de la Universidad de UCLA el ser humano se comunica por tres canales básicos. Ellos permiten que el mensaje tenga un impacto en el receptor, estos canales son:

  • Las palabras que usamos.
  • Las cualidades de voz que empleamos.
  • El lenguaje corporal que se incorpora con el pronunciamiento de las palabras.

En una conversación personal o íntima el receptor recibe alrededor del 7% de las palabras, las cualidades de voz como el tono representan un 38% mientras que el lenguaje corporal tiene el 55% de impacto. Entonces, estos canales juntos con una adecuada comunicación tanto verbal como corporal generan el entorno ideal para alcanzar el objetivo.

Enfoques de la PNL para hablar en público

Algunos enfoques de la PNL que son usados por el coaching para que el orador enfrente sus propios miedos son:

Enfrentar las fobias

La Programación Neurolingüística permite que la persona se desvincule del miedo a hablar en público. La ansiedad, el pánico, las sudoraciones, la dificultad para respirar y el descontrol quedan a un lado.

Con esta técnica no se necesita grandes inversiones de dinero y vivir experiencias dolorosas para vencer los temores. Los procesos largos y duros quedaron en el pasado en estos procesos de coaching de PNL.

Experiencias exitosas

Se trata de un ancla que trae experiencias exitosas o de felicidad en la vida para que el individuo entre en etapa de relajación. Durante en el proceso de coaching se anima a la persona a que se sumerja en esa experiencia.

Entendemos por ancla aquellos sonidos, imágenes, gestos, entre otros que traen a nuestra memoria buenas vivencias. Esto se debe a que actúan de forma directa a nuestras neuronas para acelerar nuestras reacciones.

Por esta razón, la persona pierde el miedo y se siente con poder para superar esa circunstancia de hablar ante multitudes o un pequeño grupo. El enfoque como orador es lograr que su receptor comprenda el mensaje.

En el coaching el orador se enfrenta ante grupos pequeños, una vez que pierda el miedo lo hará con grupos más numerosos. La experiencia anterior le servirá como anclaje, ya que tomará esa referencia para enfrentarse a situaciones más fuertes.

De esta manera, la PNL permite que la persona pase de un estado de miedo a una emoción positiva. Con varias sesiones el coachee ataca sus temores hasta el punto de ser capaz de hablar ante una gran audiencia.

Beneficios de la PNL para hablar en público

Sin duda alguna, va más allá de vencer el miedo de hablar en público. Cuando estamos seguros es más fácil comunicar y conectar con nuestros receptores. La PNL también aporta técnicas para que el orador se comunique de forma efectiva. Algunos de esos beneficios son:

  • El orador toma en cuenta todos los sentidos de sus receptores. Nos referimos a que el mensaje tiene que llegar de forma visual, auditiva y kinestésico para captar a una audiencia.
  • Aportan experiencias de referencia. El receptor presta atención y no se opone al mensaje cuando mencionamos alguna eventualidad que a todos nos pasó alguna vez. Por ejemplo, quedarse sin batería o señal para realizar una llamada importante. Este tipo de situaciones conectan a las personas con el pasado y crean asociaciones.
  • Igualmente, cada persona puede despertar sus propias emociones e ideas a través de las metáforas que señale el orador.
  •  Logra unir la lógica con lo emocional, el orador conquista a su público a través de esta relación.

El orador muestra seguridad, confianza y conocimiento. Genera una marca personal y deja una huella ante su audiencia. Por tal motivo, lo primero que tienes que hacer es vencer tus miedos en los procesos de coaching con PNL. Luego, para convertirte en un excelente orador también puedes realizar cursos con esa técnica.

En El Trampolín te ayudamos a ser la persona que deseas. Consulta nuestras sesiones de coaching de oratoria y nuestros cursos intensivos en los que incluimos la Programación Neurolingüística.

, ,

El Arte de improvisar vs memorizar las presentaciones

El Arte de improvisar los discursos una opción para hablar en público

En la escuela normalmente nos enseñaron que para presentar cualquier prueba teníamos que memorizar. Sin embargo, no todas personas tienen esa capacidad o incluso el tiempo necesario para hacerlo. Un orador puede elegir como estrategia el arte de improvisar los discursos.

Algunas personas cuando comienzan en la actividad de la oratoria, su técnica para estudiar es escribir su discurso y memorizar cada párrafo. Sin duda alguna, para realizar lo anterior te llevará un buen tiempo incluso días de ser necesario.

Antes de hacer cualquier presentación es recomendable que te prepares con anterioridad. También hay que tomar en cuenta que nos referimos a puntualizar previamente el contenido que vas a manejar durante el discurso.

Por eso, en este artículo conocerás algunas ventajas y desventajas que tiene memorizar el contenido de tus presentaciones. Además, revisarás los beneficios y las limitaciones de improvisar ante el público.

También te daremos tips para dominar el arte de improvisar los discursos y así, estar preparado en situaciones imprevistas. Por último, te sugerimos una metodología para que realices tus presentaciones con seguridad.

El arte de improvisar para hablar en público

Ventajas de memorizar  

Puedes controlar mejor el tiempo, ya que seguramente te asignarán un espacio prudencial para tu presentación. Por ende, el orador practicará su discurso adaptándose a los minutos otorgados.

Al memorizar y practicar la presentación te puede generar sensación de confianza y seguridad. En caso contrario, si tuviste poco tiempo para prepararte tal vez tu mente respalde pensamientos de dudas y de temor.

Otro punto fundamental cuando preparas tus presentaciones, es que puedes revisar si hay algún aspecto que falta o no queda claro. Además, si todavía no dominas el arte de improvisar puedes cometer el error de no explicar bien el contenido.

Desventajas de memorizar

A veces sucede que pierdes la naturalidad de la exposición. El público nota cuando estás tratando de recordar algo que preparaste previamente. Hay frases que utilizamos y que se nos escapan como: “a ver” o “un momento”. Esas frases denotan ante la audiencia que estamos buscando la respuesta en nuestra memoria.

Al usar palabras rebuscadas también se puede notar que la exposición no es muy natural. En este tipo de casos es preferible contar con expresiones más fáciles para el público.

El arte de improvisar y sus ventajas

El arte de improvisar nos ayuda a que no sonemos como si estuviéramos recitando. Igualmente, se presenta en cualquier momento de nuestras vidas y tenemos que demostrar nuestras habilidades como orador.

Algunas veces nos toca improvisar los discursos, especialmente en ocasiones especiales o cuando nos piden una opinión. Estas situaciones se dan en una entrevista o simplemente en una reunión familiar. Por eso, el arte de improvisar se presenta en cualquier momento de nuestras vidas aunque nos sorprenda.

Otro punto a favor es que puedes leer el contenido de la exposición una sola vez y lo demás lo puedes improvisar. Esto te permite ahorrar tiempo para realizar otras actividades más urgentes.

Desventajas del arte de improvisar

El temor de cualquier orador es que en un determinado momento se quede sin palabras. Esta situación se genera cuando no practicamos lo necesario y en tal sentido, nos cuesta explicar un concepto. Si esto ocurre quedaremos muy mal ante la audiencia.

Al dar un discurso con ciertas dudas por falta de preparación ocurren las digresiones. Entonces, comenzamos a divagar saltar de un contenido a otro y no finalizamos las ideas.

Existe la posibilidad que la información se olvide por algún motivo. De esta manera, la exposición perdería su fuerza y los objetivos que deseas que alcance el público.

También es frecuente que el ponente cuando emplee el arte de improvisar se extienda más en el contenido. Este contexto hace que no se respeten los tiempos previstos para cada ponencia o incluso a la propia audiencia.

Técnicas para emplear el arte de improvisar

Es preferible que estés preparado en cualquier momento para improvisar y así quedar bien. Por eso, te ofrecemos algunos tips para practicar.

Anticípate al evento

Si es probable que alguien te solicite algunas palabras ante cualquier circunstancia esboza tres ideas sobre el tema. De esta forma, estarás prevenido y con una idea de lo que puedes decir. Por ejemplo, al vender algún producto el cliente puede formular preguntas. Piensa en esas posibles interrogantes y sus respuestas.

Esto te permitirá ejercitar tus respuestas y argumentos. Evita a la hora de practicar que ese diálogo sea interno nada más, debes verbalizarlo.

Segmenta el discurso

Nos referimos a que dividas en dos partes opuestas el asunto. Se trata de que puedas tener mayor posibilidades de dar una excelente respuesta.

Un ejemplo de lo anterior puede ser que te pidan que hables sobre la Responsabilidad Social Empresarial. Entonces, podrás dividirlo según la visión del capitalismo y del socialismo.

Desglosa en ventajas y desventajas

También es importante que desgloses el tema en aspectos positivos y negativos. De esta forma, tendrás la oportunidad de dar tu opinión con un punto de vista amplio sobre el asunto.

Relata alguna historia

Otra técnica a utilizar es contar una historia de la vida real con el asunto a tratar para razonar y luego concluir. Aunque esta forma de improvisar es complicada, lo puedes desarrollar si tienes cierta destreza para contar vivencias.

Busca la experiencia

El arte de improvisar se adquiere con la práctica. La metodología es muy simple, párate, piensa la respuesta y habla, cuando lo hagas se tornará costumbre.

Aspectos a evitar al improvisar

No seas reiterativo porque ya no tengas nada que decir. Al contrario, esta circunstancia debilita tu presentación.

Cuando te quedes en blanca utiliza frases que te ayuden a ganar tiempo mientras viene la idea a tu mente. Es decir, retoma lo último que dijiste y lo enlazas por ejemplo con las siguientes frases “como os comento” o “de acuerdo a lo anterior”.

¿Qué metodología podemos emplear?

Lo primero que tenemos que hacer para sentirnos tranquilos, es ensayar nuestra presentación. El orador logra el estado ideal cuando se siente seguro de la presentación que va a realizar.

Podemos memorizar algunos puntos fundamentales y lo demás con nuestras propias palabras. Aunque no tengamos tiempo, debemos repasar nuestra presentación o lo que vamos a decir por lo menos en 30 minutos.

El arte de improvisar requiere destreza, pero también capacidad para hablar en público. Practicar nos ayudará a mejorar nuestras habilidades comunicativas incluso en circunstancias donde no estemos preparados.

El Trampolín te da la oportunidad para que te asesores y practiques hablar en público con un grupo de especialistas. No lo piense más y busca mejorar en la oratoria para que avances como profesional.

,

El poder de la voz como instrumento esencial en la oratoria

Nuestra voz como protagonista en la transmisión de la información

La mayoría de las personas no tienen idea de cómo aprovechar el poder de la voz que poseen. Al hablar en público lo podemos hacer de forma aburrida y sin que nadie nos entienda ni una sola palabra. Si el emisor está nervioso es peor, porque suele suceder que la voz no se escuche o se vuelva temblorosa.

Para que pueda existir una comunicación efectiva se necesita tener el conocimiento de nuestra herramienta más apreciada, la voz. De nada nos servirá contar con este instrumento si en realizad no lo sabemos utilizar. Por esta razón, este post presenta las características, las técnicas y cómo mantener saludable la voz.

Características principales del poder de la voz

Si eres orador o es la primera vez que te vas a enfrentar al público tienes que dominar las siguientes características que te presentamos:

1.- El ritmo

Este aspecto depende del propósito que tengas y los resultados que deseas obtener con tu público. Por ejemplo, un científico que explique alguna fórmula química mantendrá un ritmo moderado. En cambio, un periodista deportivo en televisión podrá ser entusiasta y demostrar mayor pasión.

Si deseas que tu mensaje llegue de la manera más favorable a tu interlocutor, tendrás que transmitirlo con el ritmo que le corresponda. Para que esto pueda funcionar, puedes practicar leyendo textos con diferentes velocidades y entonaciones.

Cuando te encuentras ante un público no te olvides de realizar pausas. Esto te permitirá tomar aire, además de crear suspense  y énfasis en los puntos relevantes.

No olvides que las pausas son como los signos de puntuación en un texto, sino las haces tu mensaje será menos compresible para tu audiencia y más monótono.

2.- Volumen

Esta característica depende de la cantidad de aire que utilizas para controlar el nivel de sonido de tu voz. Si vas a hablar en público debes tener la capacidad de administrar el volumen de tu voz para que todos te puedan escuchar.  También puedes practicar al pronunciar una vocal con un volumen alto y bajo.

3.- El tono

Las personas tienen un tono de voz más grave o menos agudo que lo mantienen por lo general en su vida cotidiana. Para ser un buen orador, varia el tono de voz mientras hablas de acuerdo a la intención que deseas otorgarle.

Si deseas tener un mejor control del tono de tu voz, realiza ejercicios de escalas musicales igual que los cantantes.  Para iniciar la práctica emite un tono grave hasta que llegues a un tono más agudo.

Este ejercicio lo puedes lograr al colocar una mano en el pecho y otra en la frente para sentir las vibraciones. Manejamos un tono de voz grave cuando las sentimos en el pecho y las agudas se producen en la cabeza. Al tener problema con el temblor de la voz, es preferible que utilices un tono grave. 

4.- Hablar con claridad

El poder de la voz necesita de una adecuada articulación para que tu público te logre entender. No es necesario gritar para que los demás nos puedan comprender. Evita tener una mala pronunciación, hablar demasiado rápido y entre dientes.

Para que no tengas estos problemas con tu modulación y pronunciación, aprende trabalenguas y dilos en voz alta y con velocidad. Igualmente trata de pronunciar sílabas que no sean tan fáciles como: gra, sbra, sdra, entre otras.

El poder de la voz

Consejos para mantener el poder de la voz

  • En el momento que empiezas a sentir un dolor de garganta es porque estás hablando con un alto volumen. En este caso, disminuye el volumen y solicita un micrófono si es posible.
  • Antes de realizar tu presentación evita hablar muy fuerte para que no esfuerces la voz.
  • Relaja tus cuerdas vocales antes de tu presentación. Una manera de hacerlo es realizar gárgaras con agua tibia y sal para que se mantengan limpias y relajadas. Es importante que hagas este procedimiento en la noche y horas antes de tu exposición.
  • Mantenernos hidratados es super importante. Cuando estamos hidratados nuestras cuerdas vocales se mantienen húmedas, y esto a su vez mejora la vibración de la voz.
  • Es necesario que calentemos las cuerdas vocales antes de una presentación, y así, no tendremos problemas de ningún tipo.
  • El ritmo, el tono y la velocidad no serán lo mismo para todos los públicos. Tenemos que adaptarnos a nuestros asistentes.
  • Para contar con una buena toma de aire, es necesario practicar la respiración diafragmática. De esta manera, aprenderemos a controlar y distribuir el oxígeno durante los discursos.

Cuida tu instrumento profesional

Si quieres sacarle el mayor partido a tu voz te recomendamos que visites a un médico especialista en Otorrinolaringología. Según el Dr. Jorge Alfaro García, especialista en el área del Hospital de Quirón en Zaragoza, uno de cada tres españoles sufrió alguna vez de problemas de la voz.

Es recomendable que acudamos al especialista especialmente si por algún motivo notamos alguna alteración. A veces podemos sufrir de alguna gripe fuerte o catarro, si pasa de 10 días es mejor acudir al médico. El otorrino puede ayudar a evitar posibles infecciones en las cuerdas vocales.

Si trabajas especialmente con tu voz es preferible que mantengas hidratada la garganta, evita el tabaco y alcohol. También es recomendable cuidar la alimentación, especialmente cuando sufres de reflujo. Las grasas, las especies y el picante en exceso son factores que dañan las cuerdas vocales.

El doctor Alfaro considera que es conveniente descansar la voz cuando no se está trabajando. Hablar poco puede ayudar a reposar nuestras cuerdas vocales.

Estos son algunos consejos que te damos para cuidar tu voz desde El Trampolín. Si deseas, hablar en público, dominar tus miedos y ser buen orador pregunta por nuestros cursos.

, ,

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA CONTRA LA ANSIEDAD

Respiración diafragmática

Conoce la técnica de la respiración diafragmática 

Al dedicar tiempo a la respiración diafragmática relajamos nuestra mente y cuerpo. De esta manera, desempañamos mejor cualquier actividad. Por ejemplo, es excelente para hablar en público y controlar los nervios que pueda producir enfrentarse a una audiencia.

La respiración diafragmática se centra en la zona baja de los pulmones. Esto genera que el diafragma al moverse mueva el abdomen. También al realizar estos ejercicios se trabajan otros músculos como la zona media y la zona superior.

Este tipo de práctica, permite que llegue gran cantidad de aire a los pulmones y a su zona baja. Por esta razón, facilita contar con una mayor captación y distribución de oxígeno, además de limpiar los pulmones con la exhalación.

El movimiento que se realiza con el diafragma activa el sistema nervioso parasimpático, automáticamente produce la relajación del organismo. También logra estimular el corazón y la circulación. Igualmente, es una buena técnica de autocontrol de todo síntoma ansiógeno que produzca hablar en público.

Cuando estamos nerviosos es normal que respiremos de forma acelerada. A su vez, tomamos demasiada cantidad de aire y esto genera más oxígeno en la sangre del necesario. En consecuencia, se origina la hiperventilación.

¿Qué es la hiperventilación?

Antes de proseguir con el tema de la respiración diafragmática tenemos que explicar este aspecto. La hiperventilación se trata de una respiración rápida que genera una sensación de falta de aliento. Originalmente se produce por la ansiedad o un estado de nerviosismo muy fuerte.

Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Mareos o sensación de debilidad
  • Te cuesta pensar claramente hasta el punto de olvidar tus tareas o cualquier presentación en público
  • Resequedad en los labios
  • Hormigueo en los brazos
  • Dolor torácico
  • Latidos cardíacos fuertes y rápidos

Beneficios de la respiración diafragmática 

El director del Centro de Medicina Integral de la Universidad de Arizona, Andrew Weil, mantiene su opinión positiva sobre esta práctica. Este científico argumenta que la respiración diafragmática ayuda a controlar los nervios, a tener más energía y seguridad. Por esta razón, es una excelente técnica para hablar en público con fluidez.

Este médico también argumenta que la respiración diafragmática es la forma correcta de respirar. Esto se debe a que hay un movimiento de entrada de oxígeno, llamado inspiración y otro de salida (espiración). El último movimiento expulsa el dióxido de carbono. Así que esta práctica aumenta la capacidad de los pulmones, la respiración es más completa.

La angustia, el estrés y la ansiedad hacen que cambiemos nuestra forma de respirar. Nos olvidamos del diafragma y comenzamos a respirar por el torax. Esto a su vez, genera tensiones musculares y somatizaciones. Respirar bien nos ayuda a regular nuestra mente y cuerpo, los conecta en uno solo.

Cuando respiramos de forma correcta, a nuestro cerebro le llega más oxígeno. Por lo tanto, tendremos mayor capacidad para concentrarnos y eliminar los síntomas de la ansiedad.

Al respirar por la nariz protegemos nuestras cuerdas vocales de la resequedad. El tener sed provoca distracción y dificultad para proyectar la voz. Se recomienda que durante cinco minutos inhale por la nariz lentamente antes de cualquier presentación.

Otro de los beneficios de la respiración diafragmática es que normaliza la velocidad del discurso. De esta manera, el orador no se queda sin aire, se centra en el mensaje y regula la velocidad entre 130 a 170 palabras por minuto.

Respiración diafragmática

Forma correcta de practicar la respiración diafragmática

Al practicar la respiración tenemos que evitar que sea forzada, ya que sus efectos pueden generar consecuencias. Por ejemplo, producir estrés o cansancio, no es necesario competir con nosotros mismo. Estos ejercicios deben ser placenteros y practicarse con calma de acuerdo a nuestras capacidades o a nuestro ritmo. Para empezar toma en cuenta los siguientes aspectos:

1.- Antes de iniciar con la respiración diafragmática deje de respirar por 10 segundos. Luego de esto, expulse el aire restante. Con ello, nos liberamos de oxígeno extra y controlamos que por la ansiedad tengamos más oxígeno de lo normal.

2.- Cuando somos principiantes es útil acostarnos boca arriba de manera cómoda, luego podemos practicarlo sentados o de pie. Al estar en esa posición colocamos una mano en el abdomen y otra en el pecho. Así podremos ver qué mano se levanta al realizar la respiración para determinar si lo hacemos de forma correcta.

También hay personas que utilizan un libro para ver si el abdomen se infla como un globo.

Tips durante la práctica de la respiración diafragmática

Lo primero que tenemos que hacer es estar cómodos. Posteriormente a ello, tomar aire de forma lenta por la nariz hasta ver como se infla el abdomen.

Mientras inspiramos, es conveniente realizar una pausa de unos segundos. Posteriormente soltamos el aire por la boca hasta contar hasta tres.

Emplea tu mente durante la práctica de este ejercicio. Piensa en algo que te agrade mucho como ir a la playa o la montaña. Además, repita frases como: “todo estará bien”, “cálmate” o algunas otras expresiones positivas. Esto logrará resultados esperados tanto en lo físico como en lo mental.

Es recomendable que se practique la respiración diafragmática con frecuencia. Aunque no estemos nerviosos, esto nos ayudará a tener una respiración más pausada. Por lo tanto, se producirá una relajación física que tendrá como consecuencia que estemos más tranquilos y serenos.

Si necesitas apoyo profesional, no dudes en contactar al equipo de El Trampolín para ayudarte. Al invertir tiempo en este tipo de actividades, mejoras tu calidad de vida, las relaciones con las personas y profesionalmente.

,

Hablar con elocuencia es todo un arte para los griegos

Importancia de hablar con elocuencia desde los griegos

En Grecia especialmente en Atenas hablar con elocuencia se convirtió en una herramienta importante para el desarrollo democrático. En el siglo V a.C. el ciudadano tenía que saber expresarse ante las autoridades al igual que los políticos.

Los políticos a través de técnicas de persuasión buscaban convencer a la opinión pública. En aquel tiempo se estudiaba la oratoria en relación al contenido del discurso, que era correcto o incorrecto enunciar.

En aquel tiempo los sofistas se ocupaban de enseñar y dirigir los discursos. Durante los juicios, el propio acusado tenía que defenderse, para ello, los sofistas preparaban el contenido de la defensa. Eran catalogados como escritores profesionales y trabajaban en base a técnicas de persuasión. Por lo tanto, el hablar con elocuencia tenía que seguir ciertos parámetros para convencer al juez.

La elocuencia de los griegos

Estructura del discurso

Según los sofistas para hablar con elocuencia y defenderse ante el juez, hay que tomar en cuenta la siguiente estructura:

  • Introducción

Consistía en la búsqueda de simpatía para ganarse al juez.

  • Narración

En esta etapa se describían los hechos.

  • Presentación de pruebas

Como parte de las técnicas de persuasión se exponían argumentos y testimonios como base del discurso del acusado o acusador.

  • Conclusión

Al terminar el discurso, se reforzaba el mensaje para captar la atención al juez y apelar a sus emociones.

En esta estructura podemos resumir tres procedimientos para hablar con elocuencia:

  • Credibilidad del orador ante el público
  • Generar emociones
  • Argumentos

Clasificación de Aristóteles

Según Aristóteles la oratoria dispone de 3 géneros que implican el discurso ante particulares y la opinión pública. La clasificación se determina según:

  • Oratoria judicial:

Se refiere a los discursos pronunciados ante un tribunal.

  • Oratoria política:

Son los discursos que se expresan ante las Asambleas o la opinión pública.

  • Oratoria epidíctica:

Pronunciamientos emitidos de forma especial como actos solemnes, entre otros eventos sociales de la clase alta. Por lo general, estos discursos buscaban tocar los sentimientos.

Ejemplos de hablar con elocuencia

En la época de surgimiento de la oratorio podéis mencionar algunos autores y oradores como:

  • Lisias

Aunque no pudo desempeñar la oratoria política, describía muy bien la historia de los atenienses. También retrataba  el perfil de los implicados en alguna situación donde por alguna razón existía abuso de poder. En sus obras se narraban la desigualdad en el trato a discapacitados, asesinatos, disputas hereditarias, entre otras problemáticas.

  • Demóstenes

Considerado el más grande de los oradores griegos. Creía fehacientemente que el discurso tenía que contemplar recursos visuales y orales como parte de las técnicas de persuasión. Para él, hablar con elocuencia disponía de los siguientes aspectos:

1.- Cambio de ritmo y de tono

2.- Mezclas de estilos

3.- Metáforas

4.- Preguntas

Con estos aspectos buscaba captar el intelecto y las emociones de la opinión pública. De sus obras y discursos destacan más los políticos, estaba en contra del Rey de Macedonia, Filipo.

  • Isocrates

Uno de sus ocupaciones fue enseñar en Antenas el arte de hablar con elocuencia y las técnicas de persuasión. Redactaba discursos judiciales y políticos, una de sus obras más recordadas fue “Panegírico”, donde se trataba el tema del patriotismo.

Entre los autores más contemporáneos tenemos:

  • Abraham Lincoln

Luego de exponer su Discurso de Gettysburg, el cual expresaba temas como la igualdad y libertad sigue vigente todavía. Las palabras cortas en menos de tres minutos fueron tan contundentes que marcaron un hito histórico.

  • Susan B. Anthony

Feminista estadounidense, quien dirigía su discurso en pro de las mujeres para que votaran, tuvieran derecho a la propiedad y dejaran de ser maltratadas.

  • Martin Luther King Jr

Es otro luchador por las libertades políticas del pueblo estadounidense. Invitó a sus receptores también a pronunciarse a favor de una nueva visión de país con más libertades. Uno de los discursos que logró calar por años en la humanidad es “Yo tengo un sueño”.

Técnicas de persuasión          

Al unir la experiencia de los griegos con la época contemporánea, algunas técnicas salen como resultado, para lograrlo necesitáis:

1.- Mantener una visión de los resultados.

Cuando estáis claro del resultado que queréis alcanzar se torna más fácil comunicar el plan y sus estrategias. Lo primero que debéis hacer es determinar el resultado final para inspirar a otros a seguir la idea.

2.- Discurso apegado a la ética

Los principios éticos y los valores que tenga una sociedad son fundamentales para apegar el discurso a ello. Cuando motivas a la acción del receptor, a su vez, éste evalúa los intereses que existan del lado del emisor. Si esos intereses se presentan como personales y no en favor de un colectivo, inducís al abandono.

3.- Determinación para lograr una meta

La opinión pública busca personas que hablen con elocuencia, pero también que sean constantes y persistentes con sus acciones. Para persuadir a los demás, la primera persona que debe ir a la batalla es quien está emitiendo el discurso.

4.- Piensa lo que vas a decir

Cada palabra tiene un significado distinto, sin embargo, en el contexto donde esté podrá ser negativo o positivo. Hay discursos que no logran trascender, debido al mal uso de las palabras.

5.- Describe la situación

Para hablar con elocuencia se precisa tener una idea de la situación actual y qué se quiere lograr. La gente quiere cambios, sería bueno que te presentéis como un factor de transformaciones positivas, describe el camino al éxito.

Hablar con elocuencia significa manejar de forma adecuada las técnicas de persuasión y que vuestro accionar esté ligado al discurso. La forma cómo nos expresemos, el mensaje que ofrezcamos y las palabras clave utilizadas hacen la diferencia. Si Luther King no hubiese empleado en su discurso emblemático la palabra “sueño” por “meta“, no tendría la misma notoriedad. Su discurso “Yo tengo un sueño” es recordado por ser visionario y por integrar a todos en ese sueño. Con El Trampolín perderéis el miedo a hablar con elocuencia y vuestros discursos serán más fluidos. 

, ,

Liderazgo responsable – fomenta una comunicación efectiva en las empresas

La figura del líder

La figura del líder para una comunicación efectiva en las empresas:

El líder de equipo es el encargado de llevar una comunicación efectiva en las empresas para que se genere un clima de confianza en el ambiente laboral. Consecuentemente debe expresar con claridad sus ideas. Las directrices para que su grupo pueda seguirlas deben ser claras con el fin de lograr un objetivo en común.

Esto nos lleva a valorar la diferencia entre un administrador y líder, marcada por la efectividad en la comunicación: el primero puede tener un cargo directivo y cierta autoridad ejecutiva, mientras que el líder se destaca por influir en la gente para que realicen ciertas actividades de manera voluntaria.

¿Cuáles son las características básicas de un líder?

Son aspectos conocidos que toman especial relevancia en esta función:

  • asumir la batuta colocándose al frente del equipo
  • inspirar o motivar
  • establecer estrategias que propicien un clima organizacional favorable
  • incorporar medios para motivar la productividad en los equipos

Se trata especialmente de sopesar las necesidades y deseos individuales y tenerlos en cuenta para ejercer las principales misiones.

¿Qué aspecto es fundamental para un líder del equipo?

  • Su actividad se genera de manera cotidiana:  el líder debe contar con una comunicación efectiva en las empresas o en el ámbito donde se desenvuelva.
  • Delega funciones de forma precisa: conoce qué debe decir y cuándo es el momento apropiado para pronunciarse.
  • Sabe corregir de forma adecuada:  evita reservar información que genere una barrera comunicacional. Corregir adecuadamente sirve para que exista una buena comunicación. Es producto de la planeación, no del azar.
  • El líder tiene que conocer la línea y estructura que conforma la directiva: saber cuál es el mensaje y cuáles son los canales para hacer llegar la información. Manejar el perfil del público y elegir el momento oportuno. Esto facilitará el entendimiento y minimizará los temores al cambio.

La figura del líder

Riesgos en la comunicación    

    Un riesgo comunicacional que se puede generar entre el emisor y el receptor del mensaje son las suposiciones no aclaradas. El liderazgo no se puede ejercer de una manera vaga o inapropiada, esto da lugar a que no se transmitan todas las instrucciones. Como resultado de esto se generan suposiciones que causan confusión, pérdida de tiempo o descrédito. Finalmente afecta directamente a la productividad en los equipos.

    Otro problema que puede surgir son los mensajes mal expresados, no utilizar palabras adecuadas, una falta de coherencia, no emplear una correcta estructura gramatical provista de precisión y claridad en la idea, o a la hora de delegar una tarea.

      Por ello una regla básica para todo líder del equipo es saber escuchar, aprender a interpretar los intereses, opiniones e ideas de su grupo al mando, para concertar uno o varios puntos en común, esto derivará en el beneficio de todos los involucrados. Un verdadero liderazgo es capaz de establecer una relación ganar – ganar.

    Para contar con una comunicación efectiva en las empresas se requiere establecer un ambiente de confianza y apertura. Se debe lograr que se cumpla dicha premisa. Establecer una comunicación directa, abierta, sincera y clara. Que exista un contacto cara a cara entre el superior y el subordinado.

¿Para tener una excelente comunicación, son necesarios medios costosos?

    La respuesta es un rotundo NO. Lo que se necesita es voluntad de todos los involucrados y la manera de cómo los líderes motiven a la productividad en los equipos es esencial. El uso de los canales corporativos que cuente la organización como un método formal es necesario; sin embargo, se puede generar un clima de confianza en lo cotidiano e informal.

¿Qué factores puede generar la desconfianza y el temor?

    La mayoría de las veces el líder para mantener su poder toma la decisión de contar con personal de confianza para ellos, en algunas ocasiones no tienen las capacidades para el cargo que ostentan y lo peor del caso, filtrar información de proyectos o tareas a realizar, dividiendo al grupo y creando un ambiente hostil.

    Además los supervisados pueden sentir temor cuando por una actitud consciente o inconsciente del líder del equipo tienden a causarle un trauma. El verbo que se puede emplear puede ocasionar un ambiente de desconcierto. La tensión en los subordinados tiende a ocasionar que se ignore información relevante. Por esta razón, es recomendable contar con una comunicación efectiva en las empresas que genere confianza en ambas direcciones.  

Liderar con información, no demasiada.

    Algunas personas ejercen su liderazgo con la sobrecarga de información. Probablemente porque el deseo de manifestar su gestión es tan fuerte que causan la saturación del receptor. Esto hace que el flujo de comunicación no sea constante.

Un ejemplo de esto es el envío constante de correos electrónicos puede causar que el receptor desatienda información importante. Puede retardar el procesamiento de datos y hace que se tienda a realizar primero actividades más fáciles, dejando a un lado las más complicadas, pero que pueden ser importantes.

    Concluimos en que es recomendable reducir el flujo de información que llegue a saturar, trabajando solamente lo esencial. Esto evitará datos distorsionados o confusiones para el destinatario del mensaje. 

Una buena comunicación.

    Para que exista una buena comunicación el líder del equipo tiene que comenzar a disipar en su mente el propósito del mensaje.  Crear un plan que favorezca a una comunicación efectiva en las empresas. Es necesario que el líder conozca el nivel de conocimiento de sus receptores y el clima organizacional. La finalidad es que el mensaje se adapte a ellos y que la idea sea fácil de manejar.

Resumiendo: un buen líder alcanzará la productividad en los equipos a su mando, buscando la transmisión de información (o datos) de forma apropiada.