Entradas

,

Síndrome de desgaste profesional: consecuencias laborales negativas

El síndrome de desgaste profesional afecta la productividad

En aquellos momentos que no existen diferencias entre el esfuerzo y la dedicación, se abre paso a la frustración. Cuando el estrés laboral se vuelve intenso y rutinario, podemos sufrir del síndrome de desgaste profesional.

A este síndrome también se le conoce como Burnout o del trabajador quemado. La persona que lo padece presenta agotamiento tanto físico como mental, falta de motivación y cambio de actitud. Por lo general, suele afectar los trabajos que implican relacionarse con otras personas, debido a la irritabilidad que puede sentir.

Síntomas del síndrome de desgaste profesional

  • Relaciones humanas:

Producto de las emociones encontradas asociadas al estrés laboral, la persona se vuelve indiferente y conflictiva. Están constantemente de mal humor y a la defensiva, pierden hasta los buenos modales.

  • Merma en la productividad laboral:

El trabajador pierde su rumbo y la motivación a sus actividades cotidianas, no cuenta ni con metas ni objetivos. El estrés laboral puede ser tan fuerte que los miedos e inseguridades no nos dejan avanzar. La desmotivación y el desconsuelo perjudican la productividad laboral, el individuo se concentra en su problemática.

  • Resistencia mental:

La persona que sufre síndrome de desgaste profesional pierde la resistencia mental ante el estrés laboral. La mente le cuesta reaccionar ante factores adversos o situaciones desfavorables, para ellos no existen las soluciones, todo es negativo.

Si esta situación se prolonga por mucho tiempo, el trabajador comienza a padecer pérdida de memoria y falta de concentración. Las tareas que ameritan aprender habilidades nuevas presentan mayor dificultad para poder realizarlas.

  • Problemas físicos:

Las grandes tensiones en el trabajo sin saberlas controlar, generan contracturas musculares y dolores en las articulaciones. También se producen otras alteraciones como problemas cardiovasculares, gástricos, mareos dolores de cabeza, obesidad, afecciones en la piel, entre otras.

  • Alteraciones del sueño:

Es normal que la persona sometida al estrés laboral no pueda conciliar el sueño y se despierte de manera repentina.

  • Dependencias a drogas y otras sustancias

Algunas personas con el síndrome de desgaste profesional llegan a convertirse en dependientes del alcohol o drogas. En cambio, otras que ya consumían se vuelven más dependientes.

  • Defensas bajas

A veces os pasa que algún virus de gripe u otras infecciones provenientes del exterior se prolongan más. Esto es el resultado de un estrés laboral que repercute de manera negativa en el sistema inmunológico y baja las defensas.

Estrés laboral

Causas del síndrome de desgaste profesional

  • Constantes quejas o reclamos de los clientes

Los puestos de trabajo que suelen atormentar e estos individuos son atención al cliente o algún otro que implique escuchar peticiones. Las conductas del público insatisfecho terminan por afectar al trabajador y hasta incluso contagiarlo con conductas irritables.

  • Acoso laboral

El maltrato psicológico o el acoso de sus compañeros y superiores por alguna razón en particular devengan en este síndrome. El estrés laboral continúo incluso para que renuncia a su puesto de forma voluntaria, también puede ser una de las causas.

  • Las jornadas de trabajo extensas

En aquellos puestos donde el trabajador debe permanecer 12 ó 16 horas sin tiempo de descanso, aumenta la posibilidad de padecer Burnout.

  • Monotonía

La cotidianidad y realizar actividades reiterativas causan que el trabajador no se motive. A parte de la desmotivación se puede generar frustración por hacer una actividad sin interés y sin ninguna novedad.

  • La responsabilidad

Hay profesiones que implican un alto nivel de responsabilidad, ya que un mínimo error puede salir muy costoso. Por ejemplo: los médicos quienes en sus manos está la vida del paciente o un piloto de un avión comercial quien debe llevar al destino a sus pasajeros. En estos casos nos referimos a vidas humanas, pero también hay otras profesiones donde la falla perjudica a la empresa. Es importante que el individuo aprenda a vivir con los riesgos que implica su profesión.

Tips para prevenir y tratar el síndrome de desgaste profesional

Al detectar alguno de estos síntomas como parte del estrés laboral es recomendable modificar la rutina. Hay que tener horarios de descanso, otros destinados a reflexionar y al placer. No se debe permitir que la rutina profesional invada la vida personal, diferenciar ambas será fundamental para su tranquilidad.

Existen otras técnicas que pueden ayudar a su bienestar como:

1. Relajación:

Las meditaciones guiadas o escuchar música relajante ayudan a tener un mayor control del estrés y reduce la ansiedad. Por otro lado, un trabajador que logra relajarse mejora su productividad laboral y mantiene una visión más positiva

2. Practica de ejercicios físicos

Así como buscamos relajar nuestro espíritu, también hay que hacer lo propio con el cuerpo. Cuando estamos tensos realizar ejercicios de estiramientos y antiestrés ayuda a liberar las tensiones laborales. Al practicar algún deporte mejora tu salud física y ayuda a desconectarte por unos minutos de los problemas.

3. Gestionar las emociones y la comunicación

En el momento que descubrimos que presentamos algunos síntomas del síndrome de desgaste profesional, hay que evaluar algunos aspectos. Las emociones y la comunicación es lo primero que afecta la productividad laboral. Comienza por ser tolerante, escuchar a los demás y controlar tus emociones. También es imprescindible la educación frente a los demás y tomar las críticas de manera constructivas.

Estos simples consejos son fundamentales para todo tipo de ocupaciones en especial:

  • Los profesionales sanitarios
  • Docentes
  • Administradores
  • Profesionales de la aviación
  • Periodistas
  • Políticos, entre otras ocupaciones que implique el contacto con la gente.

Si vosotros no podéis enfrentar el síndrome de desgaste profesional solos, es necesario que acudas a un especialista. En la mayoría de los casos un compañero estresado y con este síndrome contagia a los demás. El Trampolín os apoyará tanto en la comunicación, en el liderazgo como mejorar la productividad laboral.