Entradas

,

Logros y éxitos a través de las cualidades del coach

Equipos de alto rendimiento

Coaching de equipos de alto rendimiento: logros y éxitos a través de las cualidades del coach

Un coach con habilidades para equipos de alto rendimiento necesita contar con ciertas cualidades que ayuden a fomentar un clima de tolerancia y bienestar en una empresa. Cuando una organización solicita el servicio de coaching de equipos busca a alguien con experiencia y resultados.
La resolución de conflictos, toma de decisiones y la comunicación efectiva se dan por esas características integrales del coach. Éste entabla una excelente relación con el equipo propiciando un ambiente de cordialidad. Según Homero Reis master en coach en São Paulo, Brasil las cualidades básicas para aquellos que aspiran ser coach son:

  1. Autoconocimiento

    Para ser un coach profesional necesita conocerse y cambiar interiormente, en pocas palabras renovarse. La comunicación efectiva será su principal valor para escuchar y responder de forma oportuna. Eliminar las creencias negativas hasta de él mismo. Estar en constante aprendizaje.

    Disminuir los niveles de estrés. Estas son algunas de las características que como coach debe saber controlar y auto revisarte.

  2. Curiosidad

    Las personas curiosas indagan y buscan más información, su capacidad de aprender es infinita.

    Esta característica forma a un buen entrenador (coach) quien lucha durante el coaching de equipos para lograr las metas deseadas. El coach evitará estar sentado en la banca solamente mandando instrucciones, formará parte del trabajo de equipos de alto rendimiento.

  3. Vocación para servir

    Según Reis un verdadero entrenador se debe dedicar ayudar a los demás, organizaciones o un equipo de trabajo. Ser sensible ante lo humano y comprometerse a lograr una comunicación efectiva con sus clientes. Apoya el desenvolvimiento de los demás para desarrollar sus competencias en el trabajo y equipos de alto rendimiento.

  4. Tener ética profesional

    El coach puede contar con un vasto conocimiento sobre coaching de equipos, pero, sin una actitud adecuada no llegará lejos. La ética establecerá los parámetros a seguir tanto por el cliente como el coach para que todo funcione con respeto.

    Equipos de alto rendimiento

  5. Conocer la técnica

    Estar preparado para las diferentes situaciones que puedan ocurrir y conocer las técnicas que tiene que aplicar en el equipo. Sulivan França, especialista en el área, cree que las soluciones surgen de un nivel más bajo del problema manifiesto. Es decir, para él la mayoría de los conflictos empresariales son vistos como gigantes, pero puede contar con soluciones simples.

    Un ejemplo

    del anterior argumento puede ser un escritorio jurídico donde el equipo de trabajo presente inconvenientes. Resulta que dos de sus abogados más jóvenes presentan dificultades con sus clientes y con el personal de la empresa. El líder de la organización se percata de que su sueño de tener equipos de alto rendimiento no será.
    Para sus compañeros estos dos jóvenes son unos inadaptados e inexpertos, sin embargo, el coach aprecia otros factores. Esas causan parten de miedos para expresarse en público, dificultad para tener una comunicación efectiva e inseguridades. Durante el coaching de equipos con una buena técnica se podrá apreciar tanto las actitudes individuales como colectivas. Los dos jóvenes tienen que trabajar sus inseguridades, pero el equipo debe brindar las herramientas adecuadas para alcanzar los objetivos.
    (interesante artículo de las habilidades para emprendedores)

  6. Proactivo

    El coach actúa, participa en el grupo y constantemente estimula al coachee a ser capaz de crear e idear soluciones. Durante una actividad de coaching de equipos el entrenador pueda que desconozca del área, aunque sus capacidades fomentarán la meta.

  7. Se enfoca en el presente y futuro

    ¿Dónde se encuentra el cliente y a dónde quiere llegar? Son las preguntas básicas del coach para alcanzar los objetivos. Los equipos de alto rendimiento no se centran en el pasado y los errores se convierten en lecciones aprendidas. Los comportamientos derivados de traumas se tratan con terapia psicológica, allí no tiene nada que ver el coach.

  8. Planeamiento del coaching de equipos

    Para lograr un equipos de alto rendimiento, un buen coach sabe priorizar entre las necesidades organizacionales y las individuales. Se organiza y proyecta las actividades para lograr los objetivos de la empresa.

  9. Respeta la diversidad

    El coach tiene que saber tratar a todas las personas por igual, sin diferencia de raza, credo e ideología. Respeta la libertad de expresión y opinión como parte de una buena comunicación efectiva entre el equipo y él.

  10. Busca la innovación

    Facilita el encuentro de soluciones creativas en pro de promover las competencias de los equipos de alto rendimiento.

  11. Promotor de diferentes alternativas

    Mediante una comunicación efectiva se determinan diferentes iniciativas para la solución de problemas, además alcanzar metas a largo plazo.

  12. Manejo verbal y corporal adecuado

    Una de sus principales herramientas y que completa a las otras cualidades es la comunicación. Un coach tiene que saber expresarse, darse a entender, convencer y ganarse la confianza del equipo. La comunicación y la sociabilidad tienen que ser sus grandes aliadas para cautivar al público constantemente.

  13. Actuar con inteligencia emocional.

    Reconocer sus emociones y saber controlarlas es el primer paso para actuar con inteligencia emocional. También se trata de visualizar lo que las otras personas están sintiendo. Al interpretar las emociones abordarás mejor cualquier tema y generarás confianza en el equipo.

Estas son algunas de las cualidades básicas que debe contar el coach de equipo para que pueda
funcionar. A parte del conocimiento que pueda adquirir, igualmente son primordiales sus
actitudes y aptitudes ante el equipo.
Cualidad como la comunicación se conseguirá en todas las tendencias del coaching, especialmente
en el trabajo de equipo. Un coach no podrá tener una actitud inerte ante sus clientes. Consolida
relaciones con el poder de la palabra, descubriendo juntos las estrategias en equipo para alcanzar
los objetivos.