Entradas

,

CONSEJOS PARA SER MÁS EMPÁTICO EN CUALQUIER LUGAR

Consejo para ser más empático

Importancia de los consejos para ser más empático

Tal vez te ha pasado que te paras frente al espejo y te preguntas, cómo puedo ser más sociable y convincente. Por eso, te ofrecemos algunos consejos para ser más empático. Pero, qué significa ser una persona empática, simplemente es colocarse en la piel y en los zapatos de los demás. Salir de tu burbuja y conectarte con la forma de ver las cosas de la otra persona.

Cuando tu público siente que eres empático son más honestos porque sabes escuchar y no los juzgas. Para ellos, es más fácil dirigirse a una persona que busca soluciones y no problemas. Además, aprendes con el tiempo a identificar el porqué de sus decisiones o reacciones. Esto no significa que estemos de acuerdo con el camino que eligió, pero si lo puedes comprender mejor.

En el liderazgo para que tome efecto un plan, una de las características principales es la empatía. Hay que comprender qué desea tu público y sus necesidades, es olvidar un poco ese “super yo», además de nuestras propias necesidades.

Al trabajar más en pensar los mensajes que dirigimos al otro, de acuerdo a sus deseos o preferencias, logramos captar su atención. Tienes que dejar de pensar en lo que te gustaría escuchar para que tus comunicaciones sean más efectivas. Piensa en lo que la otra persona desea que le digas.

Consejo para ser más empático

¿Cómo lograr conectar con los demás?

Para que esta respuesta te facilite el camino al éxito, te dejo algunos consejos para ser más empático.

1.- La intención

Lo primero es querer ser empático con los demás. En el momento que decides irte por este camino, sabrás que obtendrás mejores resultados en tus habilidades sociales.

2.- Escucha activa

Logras sentir la empatía cuando te enfocas en la conversación, es decir, tu cuerpo y tu mente están presentes sin desconcentrarte de aquel diálogo. Escucha para comprender y no para responder, de esta manera cumplirás con el principio más importante de la escucha activa.

3.- Encuentra el motivo de esa conversación

Mientras la otra persona habla piensa cuál es el motivo para que te esté comentando alguna circunstancia, ya sea positiva o negativa. Tal vez, busca atención, aprecio, reconocimiento u otra necesidad.

4.- No juzgues

Si realmente quieres conectar con la otra persona, evita juzgarlo por alguna razón. En los casos donde no estés de acuerdo, busca mantener un diálogo respetuoso y tolerante.

5.- Saber esperar

Deja que las personas vivan su momento, ya sea de llanto o de risa, déjalo que viva su emoción. Todo proceso emocional está cargado de información. Mientras la persona llora, no la abraces ni le hables, conéctate solamente con la presencia entre ambos.

Para tomar este aspecto como parte de los consejos para ser más empático, tienes que entender que significa la presencia. Simplemente se trata de que la persona sienta que estás allí en cuerpo, mente y compartes su emoción. Es decir, se trata de acompañar al otro en su proceso.

6.- Sufrimiento subjetivo

Cada quien vive el sufrimiento de una forma subjetiva, osea, diferente. Sin embargo, podemos comprender el sufrimiento del otro desde nuestro sufrimiento.

7.- Consciencia de quién soy

Uno de los consejos para ser empático, es que debes conocerte. No puedes reconocer la necesidad del otro al no saber cuáles son tus necesidades.

8.- La empatía que inspira

Si quieres alcanzar un proyecto, siempre necesitarás de alguien más, por ejemplo un proveedor, los compradores, entre otros. La empatía se logra en función de aquello que te inspira para seguir a delante con tu proyecto de vida.

9.- Frases que no son prudentes

Hay frases que logicamente no son lo más ideal para decirle a una persona en el momento cuando abre su corazón para contarte algo. Cuando mencionas por ejemplo, “no te preocupes”, “cálmate”, entre otras frases, interrumpimos el proceso de la otra persona.

Lo mejor que puedes hacer para demostrar realmente que llevas a la práctica el concepto de escucha activa, es guardar silencio. En el momento, que la persona comienza a contarte algo, tal vez lo único que necesita es que lo escuches.

Si quieres mostrar tu solidaridad indícale que comprendes por lo que está pasando. Esto ayuda a generar un ambiente más empático y la persona tendrá mayor valor para hablar.

No le des consejos si esa persona no te los pide. Trata de ser lo más prudente posible. Una mirada basta para decirle que estás allí.

Los límites de la empatía

Otro de los consejos para ser más empático, aunque ya lo hemos repetido es tener una escucha activa. Sin embargo, esto puede jugar en contra, ya que algunas veces pasamos el límite y nos identificamos con el problema del otro.

Tal vez, te están contando algo que te mueve el piso, porque ya lo viviste. Entonces, te sumerges en ti y cómo lo quisieras solucionar, pierdes la objetividad. Por eso, te debes acordar de que cada persona es única al igual que su vivencia, es decir, su experiencia será diferente a la tuya sin importar que sea la misma circunstancia.

La idea es que cada uno viva su propio proceso y encuentre por sí mismo la solución a su problemática. En cambio, para que logres esa empatía sin involucrarte en sus decisiones, debes convertirte en acompañante.

El poder de la empatía mueve a los seres humanos a comprenderse y tener mayor libertad para ser más honestos. La comunicación es efectiva cuando realmente alcanzamos la conexión con el receptor. Si buscas ser un buen orador y a la vez ganarte la confianza de tu público, no lo pienses más aprende ciertas herramientas en El Trampolín.

 

, ,

Encontrar la vocación a través del coaching

Disposición de dejar el confort y encontrar la vocación

La mayoría de las personas se preguntan cuál es realmente su misión, su «para qué» en este plano terrenal. Al encontrar la vocación sientes que una parte de tu vida alcanzó la felicidad, cobra sentido. Sin embargo, la respuesta a esa pregunta, da igual la edad que tengamos, a veces es difícil de alcanzar.

Muchas veces vemos cómo pasa el tiempo y no hemos encontrado aquello que nos apasiona hacer produciéndonos frustración. Sin embargo, cuando amamos lo que hacemos el trabajo se nos convierte en un placer. Así que, ya es el momento de encontrar la dirección y el amor a lo que te apasiona: suelta algunas ideas absurdas.

Ideas que te apartan de encontrar la vocación

Creer que nuestra pasión es única y no se modifica es un gran error. A una persona le puede gustar desempeñar diferentes actividades. Por tanto, no debería ser ser un inconveniente que una persona desarrolle una habilidad concreta, y tenga interés en otras áreas al mismo tiempo.

Hoy en día es normal que muchos profesionales ejerzan otro tipo de actividades o transformen su carrera. Tú eliges si deseas trabajar en un área específica durante muchos años o decides experimentar otras facetas.

Por otro lado, pensar que al encontrar la vocación nadarás en la abundancia, te llevará a la fama o lograrás resultados increíbles es un grave error. Lo ideal es que lo que hagamos nos de satisfacción a nosotros mismos. La clave está en el bienestar que esa actividad nos produce.

Pensar que una profesión es menos importante que otra, es otra forma de ver el mundo de manara equivocada. Todos somos necesarios para la sociedad, desde la secretaria hasta un ingeniero. Independientemente de la actividad que realicemos lo importante es contribuir a la sociedad en la que vivimos y disfrutar de hacerlo.

Igualmente, pensar que el hecho de encontrar nuestra vocación tiene fecha de caducidad y que necesitas estar entre los 20 a 30 años, también es otra idea errónea. Cada persona dirige el rumbo de su vida a su tiempo y a su manera. Da igual la edad que tengas, 40, 50 o 60 años, nunca es tarde para decidir qué quieres ser y hacer en la vida.

Encontrar la vocación

¿Cómo vencer la frustración al no conseguir nuestra vocación?

Para Sebastián Sánchez, coach de El Trampolín, la frustración viene de no conocerse y aceptarse, sin prejuicio. Algunas personas se pasan la vida comparándose con otras. “Se trata de ser uno mismo y amarse tal como es. Y a partir de esa realidad, mejorar en las áreas en las que tienes carencias y de desarrollar tus talentos al máximo”.

 Sonia Javaga, directora de El Trampolín piensa que para encontrar la vocación hay que probar, probar a hacerlo y sino nos gusta cambiar hasta encontrar lo que de verdad nos apasiona. «La clave también está en ser honesto con uno mismo, no dejarse llevar por lo que esperan los demás de nosotros”. Tampoco la edad debería ser una excusa para hacer lo que deseamos, vivir en la queja siempre nos lleva a la frustración y por ende, a paralizarnos.

¿Como vencer la frustración? Con objetivos claros, según Sonia “los objetivos son los motores que nos hacen movernos y nos hacen superar nuestras propias resistencias”. Sin objetivos estaremos a la deriva como un barco sin destino.

Encontrar la vocación a través del coaching

Encontrar la vocación puede ser un objetivo claro a trabajar. Cuando estamos confundidos y no podemos aclararnos con nosotros mismos, la mayoría de las veces necesitamos ayuda de otros. Que nos planteen preguntas que nos ayuden a responder: ¿qué queremos ser y qué deseamos hacer? Preguntas que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo.

Un coach profesional te puede ayudar a descubrir la mejor versión de ti mismo. Conocer tanto tus fortalezas, debilidades, limitaciones y oportunidades como las de la profesión o actividad que deseas realizar y favorecer la toma de decisiones.

Por eso, es importante,  buscar esa acompañamiento que te ayude a encontrar la vocación que te haga feliz. Al tener seguridad de tu vocación posteriormente podrás crear tu propia marca personal y así, vivir de lo que te gusta.

La marca personal en la vocación

Cuando encontramos nuestra pasión, es más fácil adaptarnos a la globalización y a los nuevos cambios. En la actualidad la marca personal se logra con aquella característica que nos diferencia de los demás. Este aspecto hace que nuestro servicio o producto sea más atractivo al mercado.

Las marcas transmiten ideas, sensaciones, valores, emociones, identidad, personalidad, calidad, entre otras características. Si quieres conciliar tu marca con tu pasión respóndete algunas de estas preguntas:

  • ¿Qué te hace felices durante el tiempo libre?
  • ¿Cuál es tu sueño tanto profesional como personal?
  • ¿Qué sensaciones te gustaría encontrar en tu trabajo?
  • ¿Qué cosas sabes hacer bien?
  • ¿De esos talentos con cuáles profesiones se asocian?
  • Si esa profesión no existe, ¿consideras que alguna persona pueda necesitar esa habilidad que posees?
  • ¿Qué estarías dispuesto hacer para alcanzar tu objetivo?

Para que puedas conseguir tus objetivos ayúdate con el acompañamiento de un coach. En El Trampolín estamos dispuestos a ayudarte a encontrar esa vocación que te haga feliz a través de las sesiones individuales de coaching. Además, de seguir el proceso que te ayudará a llevarla a la realidad.

,

Agotamiento emocional una escalada de fácil entrada y difícil salida

Agotamiento emocional

Lo que encierra el agotamiento emocional

Hay momentos que nuestro organismo no reconoce los estímulos y está débil para responder, necesitamos un merecido descanso. Ante esta premisa es fácil reconocer que tenemos cansancio físico, ya que presentamos varias señales de alarma en el cuerpo. Sin embargo, el agotamiento emocional es más difícil de identificar.

Algunas personas con el pasar del tiempo se cargan de emociones y guardan en silencio diferentes contrariedades de la vida. El agotamiento emocional se da por distintas situaciones que se presentan y nos cuesta resolver. En el aspecto psicológico nos bloqueamos porque no nos damos chance de descansar entre un problema y otro.

¿Cómo podemos definir el agotamiento emocional?

Son diversas situaciones que se acumulan lentamente y el individuo queda expuesto ante ellas. La persona que padece de agotamiento emocional se siente abrumado y con fatiga mental. Esto genera que el desempeño merme porque cada actividad se hace más difícil de realizar con éxito.

Una persona que es sometida a un estrés continuo donde tiene que resolver diferentes situaciones y no hay descanso, puede presentar este tipo de cansancio. La lucha constante disminuye la capacidad del individuo de ser productivo y afecta su salud. El agotamiento emocional trae fatiga física, mental y la sensación de desplome, esto imposibilita la capacidad de salir adelante.

Agotamiento emocional

Causas del agotamiento emocional

Las personas que tienen alguna profesión con mucho estrés y fuerte carga emocional, suelen experimentar mayormente esta dificultad. Algunas de esas profesiones pueden relacionarse con el dolor humano como: los bomberos, médicos, periodistas, entre otros. También aquellos que viven en un entorno familiar muy demandante corren el riesgo de este padecimiento.

Igualmente tenemos que preguntarnos qué tan buenos somos pasando la página. Cuánto nos cuesta seguir nuestras vidas por un recuerdo que nos atormenta. Las emociones y los pensamientos negativos causan un fuerte desgaste progresivo, además de marcar nuestras vidas.

Por lo general, las personas que lo padecen entregan todo, sin recibir nada y se apasionan por cualquier actividad. Los sacrificios que hay en un trabajo muy demandante y con riesgos de despido son circunstancias ideales para provocar la fatiga.

Este tipo de personas son los héroes anónimos que aguantan cualquier cosa en silencio. No tienen vida propia, más bien su entorno gira en base a los demás. Todo lo soportan en silencio y no tienen tiempo para ellos mismos.

Estos pueden ser algunas de las causas determinantes para sufrir de agotamiento emocional. Veamos algunos síntomas que a lo mejor tenemos y no los reconocemos como tal.

Síntomas de agotamiento emocional

Este tipo de cansancio se da cuando damos más de lo que recibimos en todos los aspectos de nuestra vida. La entrega total por complacer a las otras personas, hace que muchos se olviden de respetar su propio tiempo. Estas son algunas de las causas que a la larga generan ciertos padecimientos.

Aunque no es fácil identificar los síntomas hay ciertas alertas tempranas que te ayudan a determinar si sufres de agotamiento emocional. Algunas de estas señales son:

  • Un individuo ante cualquier situación se irrita o sufre por cualquier cosa. La hipersensibilidad está a flor de piel de manera cotidiana.
  • La concentración disminuye y la memoria comienza a fallar.
  • Perdida de pertenencia a la realidad que nos envuelve, la persona que padece de agotamiento emocional piensa que no forma parte de este mundo.
  • Poca motivación y aumento de pensamientos negativos.
  • Aunque la persona descanse siente constantemente que no tiene energía para hacer absolutamente nada.
  • Dificultad para analizar y razonar, pierde más tiempo para realizar cada actividad.
  • El cansancio físico se apodera de ellos aunque esté al inicio de la jornada laboral.
  • Dolores de estómago, espalda o cabeza sin razón. La persona somatiza todas aquellas emociones negativas.
  • Estado de nervios y ansiedad continuo.

Consecuencias del agotamiento emocional

Si presentas algunos de estos síntomas y son muy frecuentes es necesario que busques ayuda. Cuando estás sintomatologías no son tratadas a tiempo puede ocurrir lo siguiente:

  • Trastorno de ansiedad y depresión grave.
  • Enfermedades físicas como ulceras, tensión, cardiovascular, gastrointestinal, entre otras.
  • Pérdida de confianza en nosotros mismos que deriva en baja autoestima.
  • Incapacidad para entender las emociones de los demás.
  • Baja productividad y en la mayoría de los casos pérdida de empleo.
  • Conflictos familiares y con las personas más allegadas.

Para que no lleguemos al extremo de estas consecuencias, tenemos que combatirlo a tiempo. Por eso te ofrecemos algunos consejos para que mejores tu estilo de vida.

Estrategias para batallar con el agotamiento emocional

  • Aprende a decir no a los asuntos de terceras personas que por algún motivo  te desfavorecen y no te dejan nada útil, solamente estrés. Evita agobiarte de trabajo, establece límites y reestructura la forma de organizar tu tiempo.
  • No te castigues cuando falles y date la oportunidad de emprender nuevos retos. Evita el temor a las pérdidas que te puede generar lo nuevo.
  • Busca momentos para relajarte, que sean exclusivamente para ti y sin pensar en los problemas.
  • Para combatir el agotamiento emocional, la mejor manera de hacerlo es no exigirle a tu mente sobrepasar su capacidad. Cuando estableces prioridades te puedes concentrar en una tarea específica, sin tener que trabajar en varias actividades a la vez. Si el cerebro se mantiene en diferentes actividades al mismo tiempo, pierde la concentración y la capacidad resolutiva. Por eso, es importante que establezcas tu propia lista de prioridades sin importar los deseos de los demás.
  • Comparte tus emociones especialmente las negativas. Una de las causas del agotamiento emocional es acumular todos esos sentimientos sin expresarlos. Una de las mejores maneras para desahogarte es a través de un diario, donde puedes escribir lo que sientes.

En el caso de que intentes luchar en contra del agotamiento emocional y no lo logres, busca ayuda. En El Trampolín contamos con los mejores profesionales de coaching para que retomes mejor tu vida y puedas sentirte en confianza para liberarte de todas las circunstancias negativas que te aprisionan.  Mejora tu calidad de vida tanto en lo laboral como en las relaciones humanas, no pierdas tiempo.