,

Comunicación No Violenta: forma pacífica de resolver los problemas

Aprende a tener más empatía a través de la comunicación no violenta

Algunas veces salimos de casa al trabajo apresurados porque ya vamos tarde. En ese trajín puede pasar que se nos presente algún inconveniente con otros conductores. Si llegamos a chocar nuestro coche tenemos dos opciones:  tener una comunicación no violenta o todo lo contrario. Nosotros decidimos si buscamos imponernos o resolvemos el problema con un lenguaje más respetuoso.

Lo ideal siempre será mantener un estilo de comunicación apegado a este modelo. En cualquier situación deberíamos poder colocarnos en los zapatos o en el lugar de la otra persona. Las semejanzas con el otro deben ser mayores que las diferencias, para que se pueda lograr una mayor compresión. Esto podría evitar muchos de los conflictos personales, así como también la violencia física como psicológica.

En este post comprenderás el origen y concepto de la comunicación no violenta. Además de la importancia de contar con esta herramienta en el liderazgo. Por último, podrás conocer las técnicas que tanto el líder como coach deben saber.

Origen y concepto de la comunicación no violenta

En 1960 el psicólogo Marshall Rosemberg, reflexiona sobre tener la razón y ser feliz, estas dos circunstancias no son capaces de convivir juntas. La felicidad no depende de que las otras personas nos den la razón. Luego de esta realidad, Rosemberg crea un modelo que parte de la necesidad que tenemos de establecer relaciones empáticas. Este profesional identifica la violencia como un hecho más allá de lo físico, también se puede presentar cuando nos comunicamos.

Rosemberg entendía que las palabras tienen poder de conciliar ideas, transmitir emociones y son capaces de generar un ambiente cordial. Sin embargo, nos cuesta aceptar que necesitamos reconocimiento, cariño, confianza y apoyo. Estos aspectos nos vuelven más humanos y más sensibles con los demás a la hora de comunicarnos.

Desde el momento que perdemos la empatía con el otro, realizamos juicios de valor o simplemente desistimos de escuchar. Cuando estamos más pendiente de lo que vamos a decir y dejamos a un lado la opinión del otro, en esos momentos se transgrede la comunicación no violenta.

Comunicación No Violenta

¿Qué se entiende por comunicación no violenta?

De lo anterior, podemos mencionar que es conversar resguardando nuestra integridad y la del receptor. En los procesos de coaching de equipos, este modelo representa una buena herramienta para resolver conflictos individuales e interpersonales. La conexión emocional entre las partes puede hacer la diferencia. Por ejemplo, la relación entre el coach y el coachee se basa en el entendimiento. El coachee comprende que necesita ayuda profesional, y el coach lo acompaña en el trayecto a su mejoría personal.

Liderazgo empresarial y el dominio de la comunicación no violenta

Hace algún tiempo el liderazgo se manifestaba de tipo interesante, es decir, se creía mejor que los demás. En este tipo de liderazgo predominan los intereses, negocios y la figura autoritaria. Por el contrario, en el líder de tipo interesado prevalece la humildad y el reconocimiento a todos por igual. Este último líder se preocupa por el ambiente empresarial y las relaciones interpersonales de la organización.

Para mantener un clima de armonía dentro de cualquier empresa es importante que el líder maneje esta herramienta. Es conveniente que el liderazgo controle la agresividad que puede producir cualquier situación. Las conductas agresivas reducen la entrega del personal al trabajo y como consecuencia reina la desmotivación.

El equipo humano ante las conductas agresivas de su líder puede decidir marcharse o ser sumisos ante tal autoridad. Sin embargo, la segunda posición del equipo es muy prejudicial, ya que baja el nivel de motivación por el trabajo.

Técnicas para lograr la comunicación no violenta

Tanto para el líder de cualquier organización como un coach que trabaje con equipos, es importante seguir ciertos pasos para lograr una comunicación sin violencia.

1.- Observación

Todo líder debe observar primero la situación sin emitir ningún juicio de valor. Rosemberg considera que al no evaluar la situación en este paso, alcanzamos una elevada inteligencia humana. Si nosotros asumimos contarle los hechos al receptor con juicios, es probable que reciba la información como una crítica.

Por otro lado, el coach ayuda a intenta ver como separados los hechos y los juicios que puedan surgir. La idea principal es analizar la realidad y la situación del conflicto. 

2.- Sentimientos

El segundo paso para cualquier persona que desee comunicar en momentos de mucha dificultad es reconocer los sentimientos que le produce esa situación. Los dueños de nuestros sentimientos somos nosotros mismos, ya que florece de acuerdo a una circunstancia nuestro lado emocional. Un coach nos ayuda a separar aquellos sentimientos que son o no auténticos para acompañarnos en nuestro proceso de sanación. Los sentimientos pueden ser expresados si cuidamos de no culpar al otro por lo que se haya generado en nosotros.

3.- Necesidades

Mediante un autoanálisis hay que evaluar las necesidades que no fueron satisfechas en esa circunstancia. Si posees un cargo de liderazgo, debes pensar en las carencias de todos y las consecuencias de no ser satisfechas.

Cuando el coachee reflexiona sobre sus necesidades más profundas, es capaz de encontrar la manera de satisfacerlas sin depender del otro. En este sentido, se enfoca en sí mismo y no en lo que tiene la otra persona para su satisfacción.

4.- Peticiones

En esta última etapa, el liderazgo debe saber diferenciar entre una exigencia y una petición.  También es importante que el líder tenga una actitud que permita que el subordinado pueda decir no alguna vez. En este punto, cuando existe una comunicación no violenta nos referimos a que estamos realizando una petición. En cambio, cuando exigimos y marcamos nuestra autoridad todo el tiempo el empleado dirá que sí, pero eso no determinará que el trabajo quede excelente.

La comunicación no violenta funciona como estructura mental para acercarnos a las otras personas. El accionar del coach es efectivo cuando va hasta lo más humano posible, sin importar desde que punto tenga que iniciar. El coach debe sentirse comprendido con su coachee, es allí donde todo proceso tendrá sus frutos. En El Trampolín cada proceso de coaching se adapta a tus requerimientos para avanzar en tus limitaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =