, ,

La impaciencia

La impaciencia

Impaciencia: arma perjudicial para la toma de decisiones trascendentales

El ritmo de vida acelerado que llevamos actualmente, causa que podamos desarrollar impaciencia por cada actividad a realizar. La tecnología ha generado seres que aman la inmediatez y olvidan los pequeños detalles  de lo cotidiano.

En medio de la inmediatez muchos perdéis la calma y la paciencia para lograr una buena resolución de conflictos. La salud emocional es lo primero que se ve afectada cuando la impaciencia nos absorbe. Este sentimiento está acompañado de ansiedad, frustración y rabia afectando la toma de decisiones.

Efectos de la impaciencia en la salud física

Según algunos estudios de la Asociación Médica Americana, aparte de afectar la salud emocional y mental, se somatiza en:

  • Hipertensión

Padecimiento más común en las personas que tienen impaciencia, especialmente los jóvenes y adultos contemporáneos. El estrés por ejecutar las tareas en el trabajo de una forma rápida y con buenos resultados genera hipertensión. Las situaciones de irritabilidad cotidiana hacen que aumenta la presión arterial.

Cada vez que os sintáis así, respirad profundo y exhalad.  No intentéis una resolución de conflictos en ese estado, las mejores decisiones se toman con la cabeza fría.

  • Envejecimiento

Las personas con impaciencia afectan más la parte de los cromosomas DNA, responsables de la longevidad. Cuando andamos impacientes creamos las condiciones negativas en contra de la salud emocional y aceleramos nuestro envejecimiento.

  • Obesidad

La vida acelerada consume a este tipo de personas con impaciencia, ya que no pueden esperar por una comida sana. Los lugares de comida rápida se convierten en una predilección hasta el punto de ser constantes perjudicando su salud.

La impaciencia provoca en muchos individuos, la falta de interés por el ejercicio físico, ya que esperan resultados rápidos. El cúmulo de tareas se convierte en la excusa para no hacer actividades que relajen el cuerpo y la mente.

La impaciencia

La impaciencia y el comportamiento

Al presentarse algún problema con los amigos, la resolución de conflictos entra en disyuntiva, se torna difícil por la impaciencia. La capacidad de comunicar y de contar con una escucha activa se vuelve casi nula estando en sociedad. Este tipo de individuos se desesperan cuando la otra persona está hablando, de hecho suelen demostrar gestos de fastidio. En una reunión observan constantemente la hora, miran para todos lados e interrumpen a cada rato.

Este comportamiento tendrá como consecuencia que muchos opten por alejarse del impaciente, perdiendo grandes amistades. La impaciencia logra que las personas que la padecen se queden solas y se vea afectada su salud emocional.

Para los investigadores de Universidad Cardiff, este tipo de personas son más propensas a tener altercados violentos. Para ellos, la mayoría de estos conflictos se producen en la noche y bajo el efecto del alcohol. Esto será otro factor que pondrá en riesgo su salud emocional hasta caer en depresión.

La impaciencia disminuye la productividad

Por lo general, este tipo de personas posponen las asignaciones o actividades más complejas para evitar estresarse. Otra de sus características que afecta la productividad es que les choca esperar por el cumplimiento de cada proceso. Suelen saltarse pasos en el área laboral que recaen en resultados negativos para la empresa.

Los reclutadores y los psicólogos laborales en la actualidad se fijan más en evaluar en qué rango de paciencia se encuentra una persona. Clasificar las tareas en orden de importancia y de urgencia será vital para realizar cada trámite. El respetar los tiempos de cada proceso hará la diferencia, las personas impacientes no pueden tener trabajos que requieran dedicación.

La impaciencia acelera la caída económica

Hay emprendedores que suelen soñar de una forma muy desesperada para convertirlo en realidad, hacen lo que sea para cumplirlo. Algunos se desesperan tanto que afectan su salud emocional y no llegan a una resolución de conflictos con sus socios. Comienzan a endeudarse sin medir el presupuesto con el que cuentan y sus posibilidades de pago de intereses.

Un impaciente con deuda es una mala combinación porque adquirirá más créditos o terminará por ir a la quiebra. La mayoría de este tipo de emprendedores a los 2 años de haber montado su negocio terminan tirando la toalla.

Convertirse en alguien paciente

Aunque no es tarea fácil ser paciente, es cuestión de desarrollar áreas especialmente en la resolución de conflictos, o habilidades sociales. En los momentos que vosotros estéis en una fila de tránsito o esperando que os atiendan, será necesario todo control. Se puede gerenciar la paciencia tomando en cuenta algunos puntos como:

  • Aprenda a realizar ejercicios de relajación.
  • Conozca la música que más os relaja y aquella que logra sentimientos de felicidad en vosotros.
  • Vaciar la mente y mantener pensamientos positivos ayudará a tomar mejores decisiones para la resolución de conflictos.
  • Trate de cumplir con los horarios holgadamente y salir a tiempo para sus reuniones, eso evitará la impaciencia y el estrés de ir contra reloj.
  • Sea más organizado con su agencia, trate de no salirse de  lo que ya tiene previsto.
  • Mantenga su foco en aspectos positivos, no se concentre en expectativas, ya que le puede traer la ansiedad.
  • Busque un coach que os ayudéis a afrontar sus miedos y frustraciones, con quien pueda platicar para sentirse mucho mejor. Cuando estamos tranquilos y soltamos toda carga podemos pensar con cabeza fría.
  • Al estar involucrado en situaciones adversas, tomad el tiempo para analizar el asunto y buscad soluciones. Tener una actitud de autocompasión será perjudicial, vosotros debéis pensar por lo menos en 3 aspectos positivos.

Como vimos en este artículo la clave para ser pacientes es la tolerancia y mantener una actitud positiva. La paciencia es la mejor arma para alcanzar el éxito aunque sea paso a paso. La gestión de la inteligencia emocional es clave para evitar la ansiedad desarrollada por la impaciencia.

El genio del “conductismo“, Burrhus Frederic Skinner, estudia la teoría del condicionamiento del ser humano ante ciertas actitudes.

,

La Resiliencia Laboral

La resiliencia laboral

Resiliencia laboral: una oportunidad para levantarse y afrontar retos

Los problemas constantes en el ambiente de trabajo y las continuas preocupaciones no nos ayudan afrontar los miedos. La resiliencia laboral permite vencer esas inseguridades, todos tenemos la virtud, solamente hay que encontrar esa chispa.
La residencia laboral es la capacidad humana de sobreponerse a las dificultades. En este término no hay tiempo para duda o temores. Como bien sabemos, hay seres humanos que les cuesta afrontar con más gallardía algunas situaciones difíciles. Los procesos de coaching lo apoyan en su caminar por ese problema que está presentando. Una tercera persona siempre tiene la idea más clara y la mente fría para dar su opinión.

En nuestra vida personal muchas veces se presentan situaciones de cambio que nos llevan al límite como:

  • La muerte de un familiar.
  • Terminar una relación amorosa.
  • Una enfermedad.
  • Un cambio de entorno, ya sea laboral, social o mudanza.

También hay otras situaciones personales que forman parte de nuestro entorno, al igual que el ámbito profesional. En esta última área de nuestra vida toca afrontar los miedos con experiencia y conocimientos como principales armas. Los problemas más comunes en el trabajo son: Bancarrotas, asuntos judiciales, desempleo o fracaso profesional, entras otras.

Rasgos de las personas con resiliencia

Durante los procesos de coaching se trabaja en reconocer personas resilientes para que sea un ejemplo a seguir. La idea es identificar sus rasgos y llevarlo a vuestra realidad. Estas personas con resiliencia laboral y en su vida presentan las siguientes características:

  1. Son individuos conscientes de sus talentos y limitaciones.
  2. En el caso de que tengan algún liderazgo, delegan aquellas actividades donde otras personas resalten más.
  3. Trabajan en equipo en función de los intereses de la empresa.
  4. Son personas positivas e intentan rodearse del mismo tipo de individuos.
  5. Creen que las oportunidades y aprendizajes se dan a partir de las adversidades.
  6. Son del tipo de persona que mientras los demás lloran, ellos fabrican y venden pañuelos: Se adaptan a los cambios laborales sin problemas.
  7. Luchan, se esfuerzan y son persistentes para vencer los obstáculos.

La resiliencia laboral

Las empresas fomentan la resiliencia laboral.

Los líderes de las empresas pueden vivir procesos de coaching, que les ayude a mejorar las relaciones y la resiliencia. Algunas recomendaciones a tomar en cuenta para afrontar los miedos al cambio de ambiente laboral como:

Estructurar políticas claras y aceptadas entre todos los miembros de la organización.
Incentivar las relaciones interpersonales entre el equipo de trabajo.
Fomentar un ambiente de trabajo cómodo con la infraestructura para ello.
Generar un ambiente de confianza, cooperativo y de aprendizaje mutuo entre todos los empleados.
Desarrollar programas que estimulen al empleado a integrarse a los procesos de coaching para mejorar su autoestima.
Establecer retos que permita afrontar los miedos del equipo.

Origen de la resiliencia laboral

Un estudio reciente en Gran Bretaña realizado a 835 empleados, demostró los factores que influían en la resiliencia laboral. Dicho estudio determinó con 75%, que es muy complicado lidiar con personas difíciles y políticas laborales desfavorables para cualquier trabajador. En un segundo plano, demuestra también que es importante contar con buenas relaciones familiares y profesionales.
Otros puntos que hay que destacar, son las críticas constructivas que pueden aumentar la capacidad de resiliencia laboral. Estas situaciones ayudan a dar respuesta sobre el origen de la resiliencia, según el estudio proviene de:

La fortaleza mental, espiritual y física que se tenga para afrontar los miedos.
De las relaciones interpersonales entre nuestros familiares amigos y compañeros de trabajo.
La empresa donde trabajamos o de vuestros propios negocios.

Al pasar por los procesos de coaching comienzas a ser más positivo en aquellos momentos difíciles. En situaciones de riesgos puede mantener la cabeza fría y esto, llevará a una resiliencia laboral.

La resiliencia laboral y los líderes

Para que el éxito en el equipo y en la organización sea constante es necesario tener en cuenta lo siguiente:

Se ha de cambiar el estilo de liderazgo adaptado a las nuevas exigencias del entorno y a sus funciones. Aprender a aceptar los errores cometidos, es decir, reconocer sus fallos. Asumir nuevos retos y planear las acciones para mejorar el liderazgo. Ejecutar el plan con evaluaciones continuas, si es necesario acuda a los procesos de coaching.

Los profesores Jeffrey Sonnenfeld y Andrew Ward sugieren 5 etapas para que los líderes tengan éxito en situaciones de crisis. Estas etapas son las siguientes:

  1. Diseñar estrategias con nuevas opciones.
  2. Reclutar otras personas que tengan otra visión del negocio.
  3. Afrontar los miedos a recibir críticas.
  4. Creer en vosotros mismos y en vuestras capacidades para levantaros de nuevo.
  5. Tendréis que contar con una misión de vida que os pueda ayudar a lograr otros objetivos.

Aunque no lo hemos mencionado en ninguna de las características anteriores, es necesario que la persona improvise. Tal vez podéis sentir el temor a equivocaros, sin embargo, hay que atreverse a jugar a ganar. Si perdéis formará parte de un aprendizaje de vida y profesional. Otro punto importante, es aceptar la realidad por más dura que sea.

El emprendedor suele tener un perfil muy resiliente para hacer frente a los contratiempos del proceso de emprendimiento.

Conclusiones de la resiliencia laboral

En la teoría todos estos aspectos mencionados anteriormente parecen fáciles, pero en la práctica pueden costar y mucho dependiendo de la persona. Si eres una persona negativa y depresiva por naturaleza, este camino será muy difícil. Tendréis que recurrir a varios procesos de coaching con profesionales especializados, que te puedan ayudar de acuerdo a su área.
No te angusties por no saber cómo resolver, reinvéntate, busca soluciones que sean efectivas. Recuerda que cada persona actúa de diferentes formas, trata de buscar alguien que sea un ejemplo de resiliencia. De esta manera, tendráis una guía a seguir para los cambios que deseas lograr.

, ,

Consecuencias del estrés laboral

Estrés laboral

Estrés laboral: puede provocar incluso la muerte

La presión en las sociedades industrializadas y globalizadas puede llevar a un individuo a sufrir de estrés laboral. En este artículo analizaremos qué es estrés laboral, sus consecuencias, el extremo de la depresión y cómo conseguir el bienestar.

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral se produce por situaciones de tensión que llegan a superar al trabajador afectando el desempeño organizacional. El individuo manifiesta su situación de desánimo en el trabajo de la siguiente manera:

  • Irritabilidad.
  • Cansancio mental y físico.
  • Reducción de la productividad.
  • Desmotivación.
  • Conducta llena de rabia hasta violenta.
  • Frustración por no tener el control de la situación.

Causas que ocasionan el estrés laboral

Si no se gestiona una correcta productividad laboral, y el crecimiento personal comienza a ser una obsesión puede deberse a los siguientes motivos:

  • Excesiva carga de trabajo.
  • Acoso laboral.
  • Mala planificación en los horarios.
  • Poca o ninguna motivación y recompensas.
  • Asignación de funciones incongruentes con las capacidades del trabajador.
  • Situaciones de conflictos en la organización.
  • Exposición de riesgo constante.
  • Despidos injustificados o inestabilidad laboral.

Estas causas suelen afligir a unos trabajadores más que otros, es decir, no todos actúan por igual. Hay algunos que logran controlar esta situación, hay otros que el trabajo todos los días se le convierte en pesadilla.

El estrés es un mecanismo de defensa que nos prepara para enfrentar situaciones inesperadas. Cuando esta respuesta fisiológica se acelera y se mantiene de forma prolongada puede dar pie a numerosas afecciones de salud.

Estrés laboral

Consecuencias del estrés laboral

  1. La productividad laboral se ve afectada por el ausentismo de las funciones del trabajador producto de la merma de salud.
  2. Abandono del crecimiento personal del empleado o empleador.
  3. Desconcentración.
  4. Baja autoestima
  5. Insomnio.
  6. Pocas relaciones interpersonales con los demás compañeros.
  7. Reducción de las relaciones familiares

Estas son algunas de las consecuencias producto del agotamiento físico y mental, sin embargo, hay otros problemas de salud crónicos. Existen diferentes teorías que demuestran en la práctica que es posible tener un nivel de estrés proclive a la mortandad.

Síndrome de Burnout en el estrés laboral

Se trata de un excesivo nivel de estrés hasta el punto de consumirse en el trabajo. La productividad laboral se ve afectada por la desmotivación y cambios en el comportamiento. El cambio de conducta se presenta en malos tratos hacia los demás, motivado por la falta de crecimiento personal.

Con el tiempo prologando de situaciones de estrés, las capacidades cognitivas se ven mermadas y reducen la productividad laboral. Esto genera olvidos intermitentes y dificultad para aprender actividades nuevas. Aunque nos referimos especialmente a patologías psíquicas, esto se puede somatizar en:

  • Dolores musculares en las articulaciones como tendinitis y contracturas musculares.
  • Problemas gastrointestinales intensos.
  • Afecciones de la piel.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Pérdida de peso o por lo contrario padecer obesidad.
  • Reducción del apetito sexual.
  • Dificultades cardiovasculares.
  • Provoca un sistema inmunológico más débil, prologando la duración de las infecciones en vuestro cuerpo.

El estrés laboral deja el terreno servido para el Karoshi

Una joven de 32 años de edad que trabajaba en Telecom Francia, revela una situación de inconformidad laboral. Al ver que no podía cumplir con el crecimiento personal y la productividad laboral, decidió lanzarse desde su oficina. Antes de suicidarse, envió un correo a su padre diciendo que era el número 23 que se quitaría la vida. No aceptaba la reforma del servicio y la actitud del liderazgo, prefería perder su vida que seguir en ese ambiente.

Entre los años 2008 y 2009 se confirmaron en dicha empresa 35 empleados que se suicidaron. El director, Didier Lombard, después de que había dicho que esto era “una moda” en la empresa, tuvo que renunciar. Otro caso, fue en Bank of America Merryl Linch, un pasante de 21 años murió después de una jornada intensa. Resulta que el joven laboró por 3 días continuos sin parar, la causa de su muerte exceso de trabajo.

Estos ejemplos dan paso para explicar el término japonés Karoshi, definido como muerte por exceso de trabajo. Según el gobierno japonés 150 personas mueren de Karoshi al año. La muerte súbita puede alcanzar a una persona completamente sana, todo por el estrés laboral. Horas interminables de trabajo reducen la productividad laboral y el crecimiento personal, los pocos espacios para la distracción pueden causarlo.

Como combatir el estrés laboral

Algunas empresas se han dedicado a favorecer la productividad laboral colocando beneficios a sus trabajadores como:

  • Gimnasios in Company, tal es el caso de la empresa Siemens.
  • Planes vacacionales.
  • Servicios de salud laboral.
  • Espacios para el descansa y la distracción.
  • Entre otras actividades de esparcimiento.

También podemos nosotros mismos tomar previsiones propias para no ser afectados por el estrés laboral. Por ello, toma nota y cumple para mejorar tu crecimiento personal. Los aspectos a considerar son:

  • Practica yoga o meditación al levantarse y al acostarse para liberar el estrés, además de facilitar el sueño.
  • Tener una dieta balanceada.
  • Realizar 30 minutos de ejercicio diarios, así sea caminar.
  • Duerme como mínimo 8 horas su cuerpo se lo agradecerá.
  • Practica actividades diferentes y que sean de su agrado como: cantar, cocinar, bailar, estar con la familia, entre otras.
  • Dedica tiempo a evaluar su crecimiento personal, con la finalidad de saber que puede mejorar en su calidad de vida.

Estrés laboral en España

País con mayor estrés en Europa, mantiene un porcentaje del 60% de trabajadores con este padecimiento. Según el estudio revelado en febrero 2018 la causa de accidentes laborales es producto del estrés físico y psicológico.

Por lo tanto, las empresas tienen que mejorar la calidad de vida de sus trabajadores, en función de la ergonomía. Un empleado satisfecho con su crecimiento personal y profesional hará las tareas motivado y con mayor productividad laboral.

, ,

El atleta corporativo

Atleta corporativo: Impacta positivamente en el resultado de la organización

El mercado laboral en la actualidad es muy competitivo, el capital humano tiene que aprender a luchar con algunas dificultades. Cada vez más se exige mayor rendimiento, constancia y dedicación, de ahí el concepto de atleta corporativo. Las empresas buscan personal que les genere aportes y efectividad en todos los sentidos.

Un atleta deportivo utiliza algunas técnicas que se pueden adaptar a las organizaciones. Según el psicólogo Jim Loehr, especialista en rendimiento deportivo, un individuo obtiene un alto potencial enfocado en su objetivo corporativo. Se necesita personas con un espíritu competitivo, capaz de liderar y gestionar grandes batallas que influyan en la productividad empresarial.

Conviértase en un atleta corporativo

Para que usted puede arrojar resultados positivos en la productividad empresarial, tiene que conocerse a sí mismo en primer lugar. Al igual que un atleta deportivo necesitará un entrenamiento, pero en esta oportunidad nos referimos al coaching individual. Un coach le ayudará a dirigir sus energías y potencialidades para lograr un objetivo común con los compañeros del equipo.

Algunas técnicas que utiliza el deportista y que se puede llevar a lo laboral son:

  • Reducir el estrés en momentos de descanso.
  • Participar en programas de coaching individual para tener un mayor autoconocimiento como persona y profesional.
  • Nutrirse con lecturas de desarrollo humano y profesional.
  • Contar con una alimentación saludable y balanceada.
  • Dormir 7 u 8 áreas diarias.
  • Practicar regularmente actividades deportivas para relajarse, aprender a respirar y oxigenar su cerebro.
  • Mantener un equilibrio entre el trabajo y las relaciones interpersonales, lo ayudará a bajar el estrés. No sea de las personas que para evitar lo afectivo, se sumergen en el trabajo, busque el equilibrio.

Contar con un equilibrio tanto en lo profesional como en lo personal permitirá que la persona tenga paz. También nos referimos a la salud, estar en unas buenas condiciones físicas hará más placentero el trabajo. Estos factores son esenciales para que el personal esté creativo, concentrado e impacte positivamente en la productividad empresarial.

Programa de coaching individual para el atleta corporativo

El atleta deportivo le puede resultar complicado encontrarse a sí mismo, reconocer sus potencialidades y las habilidades para la victoria. Existen deportistas que pueden durar horas concentrados en un mal momento, por ejemplo, fallar un penalti. El jugador se centra tanto en ese error que puede pasar minutos perdidos sin marcar. La idea es que se levante y continúe intentándolo, vale la pena luchar que lamentarse por no haber hecho nada.

Durante las secciones de coaching individual se puede revelar lo siguiente:

  • Bloqueos emocionales
  • Creencias falsas sobre algunas limitaciones
  • Sabotear sus propias actividades
  • Frustraciones y miedos
  • Su misión o propósito en la vida no está claro
  • Autoestima baja
  • Experiencias negativas o apegos al pasado

El coach tratará de ubicar al atleta corporativo a que se conecte con un objetivo específico y con su esencia. Durante el coaching individual se realizan preguntas por parte del coach capaz de llevar al análisis del coachee.

El atleta corporativo

Resultados esperados durante el coaching individual

Se espera que el atleta corporativo asuma lo siguiente:

  • Aumente su compromiso con la empresa y su equipo de trabajo.
  • Defina sus objetivos.
  • Elabore un plan orientado a lograr los objetivos e impacte positivamente a la productividad empresarial.
  • Disposición de generar más acciones con los recursos disponibles.
  • Cambiar su estado emocional y elevar su energía enfocándose en alcanzar el objetivo.

Estos son algunos de los resultados positivos que un atleta corporativo experimenta al vivir un proceso de coaching individual. El coach realiza algunas preguntas básicas que reforzarán el comportamiento y las aptitudes ante los retos.    

Preguntas poderosas que transforman al individuo en un atleta corporativo

El coach tiene la facultad para formular preguntas que generen cambios positivos en el coachee. De esta forma, la productividad empresarial puede dar un giro de 360° cuando su público interno comienza a transformarse. 

Algunas de estas reflexiones podrían ser:

  • ¿Qué desea lograr al culminar el proceso de coaching individual?

Con esta pregunta el coach sabrá cuál es el objetivo del coachee. Tomando en cuenta lo que se desee alcanzar, tanto el coach como el coachee trabajarán en función de ello.

  • ¿Qué lo inspira a vivir?

Más allá de la productividad empresarial, el atleta corporativo debe reflexionar sobre sus anhelos y aspiraciones en la vida. Contar con una motivación profesional y hasta emocional ayudará a que el mismo coachee valoré más el proceso de coaching.

  • ¿Cómo transformar esa experiencia negativa en aprendizaje?

Existen momentos de la vida que un individuo al igual que los deportistas puede entrar en una etapa de frustración. Lo importante es que durante el proceso de coaching pueda reflexionar y pensar en la lección aprendida. Como lo dijimos al principio cuando nos enfocamos en el fallo que tuvimos no podremos alcanzar el gol de oro.

  • ¿Cómo puede impactar positivamente aquel momento negativo?

Siguiendo con la pregunta anterior, se busca que acepte el desafío de sacar algo positivo de esa experiencia negativa. El verdadero atleta corporativo es quien enfrenta situaciones negativas, aprende de ellas, ve lo positivo y se renueva. Un ejemplo que vale la pena destacar es el siguiente:

La experiencia de Drew Houston, el fundador de Dropbox en 2007 comenzó con Bit9 apuestas de póker automatizadas mientras estudiaba en el MIT. Resultó ser un absoluto fracaso en programación ya que en un momento dado las jugadores no podían apostar y perdían todo su dinero.

Ahora con Dropbox tiene en torno a 300 millones de usuarios en todo el mundo, a los que ha llegado a través de diferentes tipos de estrategias y alianzas.

  • ¿Qué realizará en la práctica para no perder su foco?

El coach invitará a su coachee a comprometerse con acciones que pueda enumerar para no perder su foco. Un atleta corporativo tiene que ser perseverante, constante y ajustarse responsablemente con sus obligaciones. Cada actividad lograda suma puntos para alcanzar el objetivo.  Evita quedarse en tu zona de confort asuma riesgos.

Para concluir, el lector debe saber que cada proceso de coaching es diferente porque cada atleta corporativo también lo es. Cada persona tiene sus propios temores y sus propios objetivos. Gracias a esas preguntas poderosas el coachee puede reflexionar y encontrar la respuesta en su propio yo. La productividad empresarial se alcanza con un verdadero equipo de atletas corporativos con una buena formación en la empresa. 

Tal es la relevancia que está tomando este tipo de formación que existen aplicaciones para poder describir las acciones y la línea de ejecución. Sólo a título de curiosidad existe esta aplicación para iOS.

, ,

Las aptitudes para una entrevista de trabajo

aptitud para búsqueda de empleo

La entrevista de trabajo es la oportunidad de demostrar tus aptitudes

En el mercado laboral buscan centrar todas sus fuerzas en seleccionar los candidatos con las mejores habilidades, experiencias y conocimientos. Conocer nuestras aptitudes para una entrevista de trabajo es pues, fundamental. El perfil del candidato tiene que adaptarse a la vacante. Lo que esa persona le puede aportar a la empresa. Sin embargo,  demostrar en la entrevista de trabajo que nuestras aptitudes corresponden lo apto para el puesto es lo que se necesita. Solamente debes estar preparado para conocer tus aptitudes y adaptarlas a la vacante.

¿Cuáles son las aptitudes que pueden generar interés y captar la atención de tu entrevistador? Estas son algunas habilidades más comunes que requieren los reclutadores:

Toma la iniciativa

Durante tu entrevista de trabajo debes demostrar las aptitudes que te hacen acreedor de ese cargo. No se trata únicamente de presumir un CV, tienes que llegar más allá, toma la iniciativa. Si sabes que la empresa está buscando personal para un proyecto, lleva algunas ideas de lo que puedes aportar y exponla al entrevistador.

Toma la iniciativa apoyando a la empresa con ideas de trabajo tanto en la parte administrativa como en lo operativo, que ellos sientan que te interesa la vacante y la empresa. Al exponer tus opiniones sobre el proyecto, manifiestas que investigas, te preparas y especialmente eres dedicado para establecer estrategias de trabajo.

Resolución de conflictos y problemas:

Algunos líderes no tienen tiempo para resolver problemas cotidianos, vivimos en una sociedad globalizada, donde el empresario de hoy cuenta con varios negocios a la vez y se le dificultad estar pendiente de cada uno. Igualmente, los líderes departamentales necesitan el apoyo de su equipo, que busquen soluciones y no sobrecarga de trabajo.

Los reclutadores para evaluar esta aptitud formulan la pregunta: ¿Qué decisión tomarías o qué harías en tal situación? Este tipo de interrogantes permiten comprobar el grado de compromiso que tendrá el candidato con la empresa. La mayoría de las organizaciones requieren personas que resuelvan o indiquen posibles soluciones, para ellas quedarán descartadas aquellas personas que prefieren estar paralizadas y tomen la opción de esperar exclusivamente por sus jefes.

Es muy raro aquellas empresas que no les agrada aquellas personas que puedan solucionar problemas de manera autónoma. Este caso solamente puede ocurrir en empresas estatales con un régimen comunista o en organizaciones verticales con dependencia acérrima al superior. En situaciones de negociaciones rápidas bajo este sistema se pueden perder muchos clientes cuando por alguna razón el jefe está ausente.

Aptitudes para una entrevista de trabajoProactividad, disponibilidad y adaptabilidad:

Las empresas formularán preguntas para saber tu grado de proactividad. En el caso de que te postules a un trabajo de tiempo completo y de disponibilidad para viajar, tienes que considerar si realmente te puedes adecuar a ello. Las empresas buscan personas que cumplan con objetivos, pero que también deseen crecer tanto en lo personal como en lo profesional.

Durante la entrevista de trabajo muestra que puedes adaptarte a los cambios sin problemas. Es importante que demuestres que puedes transmitir y aprender nuevos conocimientos, los cuales serán puntos a favor para ocupar a la vacante. Las empresas valoran contar con personal optimista y espíritu emprendedor.

Capacidad para interactuar y negociar:

Desde el primer momento de la entrevista laboral el reclutador comienza a evaluar la capacidad de comunicación del entrevistado. Una persona tímida le costará mucho expresarse y esto dificultará su desempeño en la entrevista. Hay candidatos que tienen un buen perfil en la parte académica, sin embargo, el reclutador también indagará sobre los logros que hayas obtenido en las otras experiencias profesionales. Además, será determinante la capacidad de negociación que puedas demostrar en casos hipotéticos.

Otras aptitudes según el área:

Estas 4 aptitudes forman parte de la apreciación general del entrevistador para determinar los aportes generales del candidato a la empresa. Las evaluaciones de las aptitudes varían dependiendo de la vacante. Para el área de las ciencias va a imperar el racionamiento lógico. La capacidad para resolver problemas matemáticos y la atención que tenga el trabajador en sus tareas. En el caso del área de lo social, se tomará en cuenta la oratoria. La facilidad para redactar, interactuar, entre otras.

Cada reclutador tendrá la potestad de formular las preguntas o evaluar a su entrevistado de la mejor manera que considera en relación al cargo que está optando. Por ejemplo, para algunos será imprescindible que sus candidatos manejen idiomas más que la parte matemática.  

Para los trabajos de cargos altos se tomará en cuenta más aptitudes como el liderazgo y su capacidad organizativa. Estos son puntos esenciales para obtener buenos resultados en ese tipo de cargo.

El compromiso como principal valor:

Las empresas les agrada el compromiso que pueden tomar tanto su liderazgo como el equipo. Un ejemplo de ello, es mirar las aptitudes que formaron a grandes emprendedores como Frederick Smith, presidente del consejo de FedEx, empresa conocida por ofrecer servicio de transporte exprés y logística en el mundo. En 1997 a Smith se le otorgó el premio Peter F. Drucker al Liderazgo Estratégico, debido a la capacidad que tenía de liderar y gestionar a su personal.

Smith creía en una política ajustada en tres aspectos fundamentales: las personas, servicio y beneficios. Él consideraba que mientras el personal ofrecía el mejor servicio, mayor sería los beneficios que le podía otorgar a su personal, sus decisiones se basaban en tratar de una manera más justa a los empleados.

Smith le funcionó esta teoría de compromiso hasta el punto que sus empleados sentía la necesidad de retribuir todo lo obtenido a la empresa.

-Un ejemplo- un trabajador de mensajería tuvo que vender su reloj para conseguir combustible con el fin de hacer una entrega. El hecho ocurrió en el peor momento de la empresa, cuando había dificultad para pagar a sus empleados.

A pesar de todos sus inconvenientes los empleados seguían apoyando a Smith.

Aptitudes para una entrevista de trabajo según evaluaba Smith

Para trabajar en la empresa FedEx, Smith buscaba las siguientes aptitudes en los trabajadores:

  1. Naturaleza emprendedora, que contaran con la capacidad de tener iniciativa y a la vez tuvieran optimismo para resolver cualquier problema.
  2. Personas comprometidas con el trabajo, demostrando tal aptitud en sus empleos anteriores.
  3. Que se sacrificaran por la empresa.
  4. Pensar en grande, profesionales que desearan crecer en la empresa y comprar incluso acciones de la misma.

De esta manera, Smith es recordado por crear un sector diferente en los negocios, pero también en involucrar en su proyecto a sus trabajadores. La selección del personal fue esencial para lograr ese compromiso y estabilidad de la empresa. Por esta razón la entrevista laboral, exige que sepas muy bien el cargo a que te estas postulando, conozcas la empresa y evalúes las aptitudes que ellos puedan necesitar de tu parte.

Las entrevistas no son iguales, las preguntas suelen ser diferentes. Puedes tener una idea general de las aptitudes que ellos buscan. Desean alguien que dé resultado y esté comprometido. El compromiso con el trabajo realizado hace que se alcancen las aptitudes. La iniciativa la productividad, las interacciones, las negociaciones, la lógica y demás aptitudes para lograr cualquier objetivo.   

Empresas de reclutadores profesionales como Jooble con presencia internacional avalan esta información y cualquiera que pueda mejorar la búsqueda y selección de empleo. Si consideramos estos aspectos dentro de la preparación psicológica para presentarse ante una nueva empresa mejorará sustancialmente el proceso de selección.

,

La comunicación efectiva determina el resultado en las entrevistas de trabajo

El arte de convencer

El arte de convencer

La comunicación efectiva determina el resultado en las entrevistas de trabajo

Para conseguir un empleo no basta con contar con un currículo adecuado a ese puesto de trabajo que tanto esperas. Los reclutadores se fijan en la experiencia y el conocimiento que posees, también en la comunicación efectiva que se genere. El “arte de convencer” y persuadir a tu interlocutor determinará los resultados.

Durante la entrevista laboral pueden ocurrir diferentes situaciones: Desconfianza de ti mismo, temores, titubear y hasta sudar. El entrevistado evaluará la forma como te expresas, tu postura corporal y la seguridad que puedes mostrar.

Según la conferencista motivacional, Jacqueline Betancourt, la comunicación efectiva representa 99% del éxito de las entrevistas en algunas empresas. Esto depende del proceso de selección y del área donde esté la vacante disponible en la organización. En caso de que su carrera sea más afín al área humanística mayor será la importancia de la entrevista.

Para causar una buena impresión y poner en práctica algunas herramientas relacionadas al arte de convencer te ofrecemos algunos consejos:

  • Realiza un guión de su propia historia

Ten preparado un breve discurso sobre su experiencia y los conocimientos que posee en el área para la que postulas. Probablemente, el reclutador te pida que le cuentes rápidamente su experiencia, allí evaluará tu habilidad de ser conciso. Por tal motivo, se tiene que enfocar en tu experiencia, habilidades y conocimientos más relevantes para esa vacante.

  • Seguridad ante el entrevistador

Demuestre en la entrevista su seguridad teniendo una comunicación efectiva, donde no tartamudee y mantenga la coherencia en sus ideas. Igual ayuda realizar ejercicios vocales antes de entrar a la entrevista para tener más fluidez  y mejor dicción.

En el primer momento que inicia la entrevista laboral toma en cuenta tu postura, su espalda debe estar recta. Salude a su entrevistador apretando su mano con seguridad. No mires hacia abajo mientras conversas, mira a la cara de tu interlocutor.

  • Relájate

Prepárate para tu entrevista llegue por lo menos con 15 minutos de anticipación, solicita ir al baño y relájate con ejercicios. No te estamos pidiendo que trotes, simplemente estírate un poco y escucha algo de música para centrarte. Una vez que sientas que estás relajado podrás salir a su entrevista. El cerebro captará que tu cuerpo está tranquilo, en consecuencia tendrá más seguridad con tu lenguaje corporal y verbal.

  • Conoce tus valores y prioridades

Antes de postularte para cualquier vacante evalúa cuáles son tus intereses para desarrollarte en ciertas áreas o tu horario laboral. De esta manera, evitarás que tú y el entrevistador perdáis el tiempo. Revisa bien los tipos de trabajos que te interesan para que no pases malos ratos.

  • Investiga sobre la empresa

Cuando te llaman para una entrevista laboral indaga sobre la empresa, lee las diversas informaciones digitales e impresas. Conoce a que se dedica, sus nuevos proyectos y los valores que posee, así entenderás su filosofía de trabajo. (Aquí tienes un listado de preguntas básicas desarrolladas por la revista Forbes -en inglés- para prepararlas).

Establece un guión con la información de la empresa y el perfil vacante, esto será parte del arte de convencer. Demuestra que eres la persona indicada para ese puesto.

  • Practica la comunicación efectiva

Hay personas que les gusta improvisar pero hay otras que se les dificulta más, para estos últimos se recomienda practicar. Efectúa un cuestionario con posibles preguntas que en la entrevista laboral te puedan formular. Practica frente al espejo respondiendo con prontitud y una buena postura como parte una comunicación efectiva persuasiva.

  • Impresiona

Escoge tu ropa para la entrevista de acuerdo a la ocasión busque verte bien y sencillo al mismo tiempo. Puedes utilizar el color negro para verte elegante y sobrio. Evita ir muy llamativo, recuerda que menos es más, intenta ir lo más combinado posible.

Al comenzar la entrevista laboral sonríe. Tanto la forma de vestir como la seguridad en tus gestos formarán parte de la primera impresión del entrevistado. Logra una comunicación efectiva desde el principio con tu forma de ser, actuar y tu oratoria.

El arte de convencer

Errores comunes en la comunicación

Durante la entrevista impide ser víctima de tu ansiedad, en consecuencia podrías cometer errores como los siguientes:

    1. Muletillas :En tu búsqueda de técnicas aplicables al arte de convencer puedes usar palabras muy escrutadas y comenzar a decir muletillas. El reclutador probablemente piense que el entrevistado tiene un vago vocabulario, ausencia de argumentos y está pensando mucho la respuesta. Para tener una comunicación efectiva evita las muletillas y respira profundo antes de responder. Así se tendrá mayor facilidad para organizar las ideas y poner su cerebro a funcionar.
    2. Hablar muy lento o muy rápido: Exprésese de forma natural, cuando apliques el arte de convencer utiliza adecuadamente las palabras para vender tu perfil. Mantén un ritmo normal ni muy lento ni muy rápido. Cuando es muy lento el entrevistado se impacientará y no dejara que termines tu respuesta. Por el contrario, si es muy rápido no entenderá nada y deducirá que estás nervioso.
    3. Utilizar palabras sin convicción: Durante la entrevista laboral elimina de tu vocabulario palabras o frases que demuestran inseguridades como, “yo creo que es así”. Es mejor que cambies esas expresiones por “según mi experiencia” o “yo lo haría de esta manera”.

Para que el arte de convencer rinda sus frutos cuando el entrevistado te pida una opinión destaca con argumentos. Demuestra firmeza en tus palabras, imagina que eres un consultor con experiencia y estás llevando tu conocimiento a la práctica. El otro punto importante es no inventar más de la pregunta formulada, responde puntualmente, sin divagar.

También debes tener en cuenta:

  • Evita ser demasiado formal o informal al extremo: Actúa con mesura en tu entrevista laboral, no forma parte del arte de convencer pensar en ser informal al extremo. Llegar con el entrevistador como si fuera un amigo de años es un error o estar muy formal no funciona. Lo mejor que puede hacer es mostrar naturalidad.
  • No asesines el castellano: Ten cuidado con las palabras que utilices, incluso al conjugar los verbos, mantén una buena dicción.
  • Cuida el lenguaje no verbal: Trata de controlar tus gestos y movimientos con las manos, a veces pueden ser desproporcionados. Busca la armonía entre tus gestos y tu discurso.

Con estos simples consejos y unas pocas dotes de habilidades sociales podrás ir a una entrevista de trabajo sin ningún problema. También puedes solicitar ayuda a un experto para mejorar la oratoria y contar con varias secciones individuales en El Trampolín.

,

Arteterapia para liberar emociones y mejorar la oratoria

Arteterapia

Arteterapia para liberar emociones y mejorar la oratoria

Si estás buscando cómo mejorar tu oratoria la arteterapia te puede ayudar. A fin de cuentas, hablar en público es un arte. Precisamente por esto, es comprensible que muchas personas sientan pánico a la hora de enfrentarse al desafío de hacer una exposición oral delante de gente. Sin embargo, este miedo es superable y existen técnicas que ayudan a conseguirlo. No solo a superar la fobia, sino también a mejorar la comunicación frente a un auditorio. Te explicamos de qué manera la arteterapia puede ser muy útil para ti.

La arteterapia nos invita a expresarnos a través de la creatividad. La mayoría de las dolencias que sufrimos son debidas a emociones que nunca llegamos a manifestar. Por el contrario las vamos acumulando negativamente en nuestro interior. Tal vez sientas tristeza y seas consciente de ello cuando tus ojos lloran, pero hay momentos en la vida en los cuales sentimos rabia, dolor, o pena y estos sentimientos se quedan en nosotros sin salir al exterior.

Arteterapia

La “Arteterapia” puede ayudar a los oradores a relajarse y mejorar su discurso

Arteterapia y emociones:

Las emociones reprimidas se somatizan en malestares físicos y psicológicos, esto es algo que nos sucede a menudo. Muchas personas a lo largo de su vida experimentan situaciones donde así sucede.

Por esta razón, la arteterapia nos libera. No solo de problemas como la timidez o el miedo escénico sino que además también mejora nuestra salud en general, tanto física como mental y emocional.

Para ser un buen orador es fundamental estar en calma y tener seguridad en uno mismo. Hablar exige creatividad para que seamos capaces de exponer nuestro punto de vista. Sin aburrir al oyente y haciéndole partícipe de una historia que queremos contarle.

Si, por tu profesión, necesitas hablar en público o, sencillamente, te gusta y quieres mejorar tu oratoria, consulta con nosotros porque podemos ayudarte mediante técnicas para vencer el miedo escénico y la glosofobia.

Todo sobre las habilidades sociales

Habilidades Sociales

Todo sobre las habilidades sociales

Como seres humanos somos seres sociales, la mayoría del tiempo dependemos de las personas que nos rodean para poder disfrutar de una vida sana y feliz, que nos permita crecer viendo el mundo desde otros puntos de vista. Sin embargo, muchas veces nuestro comportamiento puede ser interpretado de forma diferente debido a que no poseemos ciertas habilidades sociales que nos ayuden a que nuestros pensamientos y acciones sean acertados.

Para identificar si poseemos estas cualidades, debemos comenzar por conocer ¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son las conductas que manifestamos cuando nos comunicamos o interactuamos con otras personas, están formadas por ideas, sentimientos, creencias y valores, como consecuencia del aprendizaje y actitudes que tengamos con los demás. Estas permiten que nos relacionemos de forma adecuada y satisfactoria para ambas partes.

Algunas características de las habilidades sociales son:

  • No son innatas, las desarrollamos con el aprendizaje al relacionarnos con los demás. Todas las experiencias que vivimos pueden afectar nuestras habilidades sociales.
  • Es importante que sean recíprocas, ya que dependen de la relación con otra persona.
  • Se manifiestan por conductas verbales y no verbales. No sólo las palabras sirven para comunicarnos, los gestos o incluso nuestra postura pueden afectar nuestras relaciones.
  • Su eficacia se verá reflejada en la respuesta de la sociedad. La frecuencia con la que llevemos a cabo nuestras habilidades dependerá de si vemos una respuesta positiva en las personas que nos rodean. En caso de que sea negativa, dejaremos de hacerlo.
  • Se basan en la interpretación de lo que sucede y como debemos actuar, demostrando nuestros valores, sentimientos y creencias.
  • Serán un reflejo de cómo nos vemos a nosotros mismos. Nuestro auto concepto y autoestima serán la base de nuestras conductas ante la sociedad.
  • Son necesarias para el desarrollo de la persona. Las habilidades sociales nos permitirán crecer como personas en el ámbito intelectual, profesional, social y personal. Las interacciones nos ayudarán a aprender de nuestros errores, reforzándolos y mejorando nuestros lazos afectivos.

Principales habilidades sociales :

Autoestima: Esta habilidad es la más importante de todas pues no puedes mantener una buena relación interpersonal si no tienes una buena relación contigo mismo. Aprende a conocerte, saber cuáles son tus debilidades y fortalezas, saber en lo que eres bueno y qué debes mejorar.

Una vez que te conozcas podrás relacionarte con otras personas utilizando tus virtudes para generar confianza y empatía.

  • Saber escuchar: La base para lograr una buena comunicación es aprender a escuchar a la demás personas. Debemos olvidarnos por un momento de nuestros pensamientos y prestar atención a lo que la otra persona trata de comunicarnos, atendiendo sus emociones y siendo conscientes de nuestro lenguaje no verbal para demostrar que el mensaje está siendo captado correctamente.

Podemos hacer preguntas, cumplidos o dar consejos para asegurarnos de que la otra persona note nuestro interés en la conversación, elevando así su confianza y logrando que la persona logre expresar lo que siente y piensa. Esto es necesario para lograr una buena relación con otros.

  • Cooperación: Debemos aprender a colaborar con las demás personas para lograr objetivos individuales y comunes. Cuando logramos formar parte de la vida de otra persona, convirtiéndonos en un apoyo para que este logre sus objetivos, conseguimos brindarle felicidad a esa persona, además de lograr satisfacción propia.

Es importante que aprendamos a sentir los logros de los demás como si fueran de nosotros, ser capaces de dar todo de nosotros solo para hacer feliz a otra persona. No velar sólo por nuestros objetivos nos hace crecer como personas y hace que los demás también estén dispuestos a apoyarnos y a acompañarnos para luchar y conseguir nuestras metas.

  • Positivismo: Mantener nuestros pensamientos llenos de buenas energías y optimismo hará que veamos al mundo de la misma forma. Los pensamientos positivos atraen cosas y personas buenas. Con pensamientos positivos se logra enfrentar los problemas de la mejor manera para obtener buenos resultados.

Rodéate de personas positivas que te motiven a ser mejor persona y te apoyen en tus propósitos y no olvides hacer lo mismo por ellos.

  • Mantener el control sobre tus emociones: Debemos aprender a controlar nuestros sentimientos para convivir adecuadamente con otros individuos. Al momento de expresarte, cuida muy bien que tus pensamientos no hieran a la otra persona, es necesario filtrar muy bien el mensaje que queremos expresar para asegurarnos de que sea adecuado.

No siempre lo que piensas es lo correcto y en algunas ocasiones puede ser contrario a las creencias del otro.

  • Mente abierta: La mejor técnica para adaptarte en un entorno social es mantener tu mente libre de estereotipos. Aprende a aceptar nuevas situaciones, aunque estas te hagan salir un poco de tu forma de confort. La tolerancia será tu mejor aliada para no tener limitaciones en tus relaciones interpersonales.

También te ayudará:

Ver al mundo desde la perspectiva de los demás, saber lo que siente o piensa otra persona te ayudará a comportarte y adaptarte a las situaciones sociales.

  • La paciencia: Ser paciente te ayudará a evitar que te molestes por pequeñas cosas y que estas se conviertan en problemas. Al referirnos a un entorno social, la paciencia es la virtud principal que debemos poseer, ya que te ayudará a mantenerte calmado, con un lenguaje corporal adecuado y podrás responder a todas las situaciones de la mejor forma posible.
  • Cortesía y Respeto: Al comportante de forma amable y gentil con otras personas, ellos te tratarán de la misma manera. Mostrarte respetuoso de las creencias, pensamientos o acciones de los demás, ayudará a que estos estén más dispuestos a relacionarse, sintiéndose entendidos y en confianza.

Es necesario tener presente que un acto de irrespeto puede ser un daño irreparable para las relaciones interpersonales.

  • Saber negociar: En el ámbito laboral y con las parejas, podemos poner en práctica la capacidad de negociación, de esta forma logramos manejar los desacuerdos de una manera positiva en donde ambas partes queden satisfechas con la decisión que se tome.

Recuerda que es importante velar por el bienestar y la felicidad de todos, no sólo podemos pensar en nosotros mismos.

  • La confianza: Ganarse la confianza de los demás hará que estos se muestren realmente como son y que sean más receptivos contigo. Para esto debes mostrarte creíble, ser sincero en tus acciones, aceptar a los otros individuos y comunicarte con ellos. Si logras que encuentren en ti a una persona sincera con la que se sientan cómodos al hablar, rápidamente depositarán su confianza y mantendrán buenas relaciones interpersonales.
Habilidades Sociales

Todo sobre las habilidades socialesa

Importancia de las Habilidades Sociales y la razón principal para desarrollarlas.

Las habilidades sociales no solo nos ayudarán a resolver conflictos o mantener conversaciones interesantes, estas van a estar presentes durante toda nuestra vida y pueden encargarse de que sea placentera o triste ya que las mismas condicionan tus éxitos profesionales, tus amistades, relaciones de pareja y la imagen que proyectas de ti mismo.

Tener buenas habilidades sociales te hará sentir seguro de ti mismo, que te sientas capaz de afrontar retos, de arriesgarte para cumplir tus metas y objetivos. Te da la oportunidad de patrocinarte para crear lazos laborales y personales, demostrando quién eres realmente y lo que puedes llegar a ser. Además te hace crecer, encontrar pareja, formar una familia y estar rodeados de amigos que te quieren, que te brindan un hombro donde contar tus problemas y que ellos sientan la misma confianza hacia ti.

Las habilidades sociales son necesarias para tu vida, para crecer tanto en el ámbito personal, como en el ámbito social, familiar, amoroso, económico y profesional.

A continuación, te presentamos algunas estrategias para aprender a desarrollar las habilidades sociales que ya conocemos y que son importantes en nuestras vidas.

  • Aumenta tu confianza: Para comenzar a relacionarte con nuevas personas sin miedo debes aprender a vencer los miedos que te bloquean a relacionarte y tener nuevos contactos sociales.

Comienza aceptando tus pensamientos. Todo lo que pienses puede ser usado en tu contra, no se trata de evitar los pensamientos negativos, se trata de aceptarlos y no dejar que estos afecten tus sentimientos y forma de actuar. Reconoce tus sentimientos y compártelos en voz alta, de esta forma será más fácil que estos no se conviertan en una carga para ti.

Mantén una postura firme, el lenguaje no verbal demostrará que confías en tus decisiones, en tus pensamientos y en tus acciones. Esto hará que los demás también puedan sentirse confiados contigo.

No esperes siempre sentirte cómodo antes de realizar cualquier acción. Muévete hacia una zona desconocida. Arriésgate a conocer nuevas personas, lugares y acciones que te ayuden a ampliar tus relaciones sociales y aumenten tu confianza.

  • Aprende a comunicarte: Ahora que ya desarrollaste tu confianza, debes aprender a comunicarte con los demás. Expón tus ideas y necesidades, ábrete a los demás y genera empatía.

Busca temas que mantengan viva la conversación. Hay estudios que demuestran que hablar de la otra persona es el mejor tema de conversación. Muéstrate interesado en conocerlo, no sólo preguntes qué hace, sino el motivo por el cual lo hace, el sentido de su vida y lo que lo hace feliz. Aunque debes evitar que esto se sienta como una interrogación. Dirígete a las otras personas por su nombre para que este se sienta comprometido a seguir con la conversación.

  • Aprende a escribir y leer con la mayor habilidad y corrección: Saber leer nos ayuda a crecer intelectualmente, nos permite poseer conocimientos sobre distintos temas que pueden ser útiles para tomar decisiones acertadas en nuestras vidas y crear lazos afectivos. Nos brinda también la posibilidad de crear relaciones con personas que compartan nuestros mismos intereses, que compartan ideales similares y tengan metas parecidas.

El arte de escribir correctamente nos permite comunicarnos, que nuestros pensamientos sean plasmados adecuadamente y que sean interpretados de la mejor manera.

  • Lazos emocionales: Si quieres compartir sentimientos reales en tu relación de pareja, familia o amigos es necesario que uses una comunicación afectiva. Olvídate de hablar de forma objetiva, cerrada y tajante. Expresa tus experiencias, sentimientos e ideas lo más sincero que puedas.

Esto no te expondrá o te hará vulnerable hacia los demás, al contrario, generará un lazo de cercanía y agrado, logrará que comiencen a entenderte y que vean al mundo desde tu punto de vista.

Otra forma de generar lazos emocionales con las demás personas es hacerlos sentir comprendidos. Asegúrate de que te muestres interesado al escucharlo, mantén su mirada mientras te habla, incluso puedes realizar algún pequeño contacto físico, como una palmada en el hombro, esto transmitirá mayor confianza con tu compañero.

  • No olvides contactar: Si lograr crear una buena relación interpersonal es complicado, mantenerla con el paso del tiempo puede llegar a ser más difícil. Una vez que ya la hayas establecido, asegúrate de mantenerte en contacto con la otra persona.

Algunas sugerencias: 

Recordar fechas importantes como cumpleaños o aniversarios, siempre serán un buen motivo para brindar un detalle de afecto. La otra persona se sentirá valorada y tendrá el gusto de tener los mismos detalles contigo.

Un mensaje, una llamada o una invitación para hablar al aire libre, serán buenas estrategias para mantener viva tus relaciones con los seres que quieres.

No olvides que las habilidades sociales son necesarias para que tu vida sea placentera, estas te ayudarán no sólo a conocerte a ti mismo, trabajar en aquello que debes mejorar y aprovechar tus habilidades. También crearán relaciones interpersonales que llenarán tu vida de personas que se muevan en la misma dirección que tu, que compartan intereses, gustos, ideales y sentimientos similares. Aquellas que se convertirán en tu apoyo, consejeros y familia.

Asegúrate de crear relaciones fuertes, basadas en la confianza, el respeto, la comprensión y la tolerancia. Y una vez que las consigas, no las descuides, muestra siempre interés por mantener tus relaciones porque recuerda que la vida siempre es más bonita y divertida si la vivimos acompañados de los seres que amamos.

¿Que es la inteligencia emocional?

Inteligencia emocional

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional nos permite aprender a sentir, entender nuestros sentimientos y modificarlos o controlarlos según la situación que tengamos frente a nosotros. Gracias a la inteligencia emocional el ser humano puede ser capaz, no de ocultar o reducir sentimientos, sino de saberlos manejar desde un mejor enfoque.

La inteligencia emocional nos ayuda a controlar nuestras emociones en lugar de que estas nos controlen a nosotros, y así poder disfrutar más de cada aspecto de la vida, y de una manera más profunda y perspicaz.

Este modo de vida permite a los seres humanos actuar y recibir cada momento y cada acontecimiento de su vida desde un punto de vista más tranquilo; aceptando y analizando sus carencias para así sacar provecho de ellas y, por lo tanto, sacar aun más provecho de sus habilidades al aprender a conocer como redirigirlas de una mejor manera.

Los que gozan de inteligencia emocional suelen aceptar nuevos retos sin miedo al fracaso y se comprometen con el cumplimiento de metas de una manera más positiva, y logran adaptarse con facilidad a cada situación. Algo muy importante, quienes han comprendido el significado de la inteligencia emocional han aprendido que pueden manejar mejor las emociones aún cuando se está bajo presión. Además de esto, también permite tener una vida con propósitos y a establecer mejores relaciones interpersonales.

Inteligencia emocional

¿De dónde surge la inteligencia emocional?

Este concepto nació gracias a dos investigadores, Peter Salavoy y John Mayer, pero alcanzó la popularidad que tiene en la actualidad con el libro Inteligencia Emocional (Emotional Intelligence) de Dan Goleman, publicado en el año 1996.

La inteligencia emocional nace de una actitud psicológica predispuesta donde la misma se antepone sobre las emociones y sobre la capacidad de llevar a cabo pensamientos y realizar análisis a través de ellos. Este método psicológico es una manera de combinar los sentimientos y los pensamientos para llevar a cabo mejores decisiones en base a ello.

La inteligencia es la capacidad para adoptar algún aprendizaje a partir de las diferentes situaciones que se nos presentan; esta da cabida a la observación, al análisis, a la memoria, entre otros aspectos, lo que nos permite generar pensamientos y conocimientos que, a partir de dicho aprendizaje ya generado, tendremos nuevas ideas y aplicar una mejor toma de decisiones.

Las palabras “emoción” o “emocionar” se refieren a la capacidad que tiene nuestro cuerpo humano de hacer notar el interés que verdaderamente tenemos ante cada situación y ante cada persona. Las emociones nos permiten expresar, a través de nuestros estados de ánimo, cuando estamos alterados, conmovidos o desanimados, entre otros.

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, la inteligencia emocional se puede desarrollar porque todo empieza en el cerebro. La comunicación existente entre las emociones y el sentido racional de cada quien es la fuente más evidente de la inteligencia emocional. Si no lo sabían, en la médula espinal de los humanos inicia la recepción de los sentidos primarios que luego viajan a la parte frontal del cerebro para poder tener una reacción emocional luego de pasar por el sistema límbico, el cual es responsable de regular emociones, memoria, hambre e instintos sexuales.

La inteligencia emocional engloba cada uno de estos conceptos, mencionados anteriormente, para crear una nueva manera de pensar y de sentir en cada individuo que posee esta capacidad psicológica. “La inteligencia emocional no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas”.

En el pasado se decía que la capacidad de crecimiento, surgimiento o éxito que podían tener las personas estaba determinado por su coeficiente intelectual y sus capacidades intelectuales, sin embargo, hoy en día se ha podido comprobar que el motor o la respuesta principal al crecimiento de las personas, es la inteligencia emocional.

Ya sea que estemos hablando de un vendedor, empresario, ingeniero, médico, matemático, psicólogo, etc., la inteligencia emocional que posea cada individuo será la que defina su crecimiento tanto en el aspecto social, como el personal y el profesional. Ha quedado comprobado que la característica que defina verdaderamente el éxito de la persona será su inteligencia emocional en un 80% y su coeficiente intelectual en un 20%.

El cerebro es capaz de “renovarse” pero ¿cómo?, así funciona:

  • El cerebro humano crea nuevas conexiones al aprender nuevas habilidades.
  • El cambio es paulatino, ya que el cerebro desarrolla nuevas conexiones para acelerar la efectividad y eficiencia de las nuevas habilidades aprendidas.

En otras palabras, existen formas de entrenar nuestro cerebro para aumentar la capacidad de aprendizaje y de liderazgo, para saber manejar nuestras emociones en el ámbito personal y profesional, tener una mejor comunicación, y controlar escenarios de estrés y conflictos tomando decisiones basadas en el análisis de la situación y no por impulso.

La inteligencia emocional busca crear una nueva manera de pensar y de sentir en cada individuo que desarrolle esta capacidad psicológica. “La inteligencia emocional no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas”.

 

Tipos de emociones que nos ayudarán a definir la inteligencia emocional

  • Tristeza. Esta emoción es producida por la sensación de desánimo o la ansiedad que produce nuestra mente ante una situación que no podemos controlar y nos resulta amenazadora.
  • Alegría. La alegría genera en nuestro cuerpo y en nuestra mente una sensación de bienestar y alivio, que nos invita a reproducir más momentos de bienestar y convierte nuestros pensamientos a un estado de paz mental.
  • Ira. Esta sensación también es producida ante la aparición de momentos en los que nos sentimos amenazados. Esta sensación nos causa irritabilidad y enojo al punto de perder el dominio de uno mismo y en ocasiones incitándonos a adoptar un estado de violencia en diferentes situaciones y contra distintas personas.
  • Miedo. Este sentimiento es generado debido a un temor adoptado por el individuo por causa una sensación de violación a sus derechos, un sentido de pérdida irreparable o, en su defecto, por una sensación de culpa por haber cometido algún delito. Cuando la mente del sujeto genera pensamientos que son contrarios a los que este desea que ocurran, es allí donde comienza a generar la sensación de miedo.
  • Sorpresa. Esta sensación está determinada por acontecimientos que ocurren y que son ajenos al conocimiento de la persona. Cuando suceden cosas que el individuo no se esperaba es cuando se genera el sentimiento de sorpresa; esta sensación puede dar cabida a otras, ya sean de felicidad o de tristeza, según la percepción que tenga la persona del acontecimiento ocurrido.
  • Antipatía. Esta sensación de aversión es producida cuando alguien siente rechazo, aborrecimiento o repulsión hacia alguien o algo. Generalmente es un sentimiento instintivo que genera recelo, prevención o desconfianza de manera inmediata; sin embargo, también es dominado o redirigido por nuestros pensamientos.

En este mismo orden de ideas, se pueden definir a las emociones como un “estado afectivo que transforma de un modo momentáneo pero brusco el equilibrio de la estructura psicofísica del individuo” (Planeta Agostini, 1992). Asimismo, podemos definir que las emociones son relativas, ya que ellas dependerán los pensamientos generados por las personas.

En otras palabras, debido a que las emociones, así como los pensamientos, pueden ser controladas y dirigidas por las personas según sean sus preferencias y necesidades, la inteligencia emocional es una manera de generar pensamientos determinados, de una manera en la que podamos producir solo las emociones necesarias, que nos ayuden a enfrentar situaciones especificas sin darle oportunidad a las mismas de que puedan entorpecer futuras decisiones o proyectos.

La inteligencia emocional nos ayuda a entender el por qué de todas las sensaciones que son producidas por nuestro cuerpo y nos brinda el poder para decidir si erradicarlas o si son necesarias para sobrellevar los distintos escenarios dentro de nuestras vidas.

Cada sensación y cada emoción es necesaria en nuestro día a día. Nos ayuda a identificar distintas situaciones por las que pasemos. Es decir, el miedo nos ayuda a determinar cuándo nos encontramos ante una situación de peligro. La ira nos impulsa a reaccionar ante momentos donde sentimos que existe algún tipo de injusticia o donde sentimos que se violan nuestros derechos. La felicidad nos sirve para reconocer cuando algo nos brinda bienestar tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente. La aversión simboliza la existencia de aquellas cosas, situaciones o personas que nos impulsan a sentir rechazo o desagrado. Y así sucede con cada una de las emociones que diariamente se nos presentan a través de cada actividad rutinaria.

¿Por qué es necesario equilibrar nuestras emociones?

Las emociones son relativas, es decir, pueden tomar un rumbo tanto positivo como negativo, dependiendo de cómo nuestro cerebro analice cada situación. Ninguna emoción puede ser completamente positiva ni completamente negativa, debido a que, si se cree de esta forma y se llevan a cabo acciones en base a ello, causarían un desequilibrio en nuestras acciones, lo cual sí sería completamente negativo.

Una persona completamente positiva, es decir, que solo tenga sentimientos de felicidad, de bienestar y de regocijo no tendrá la capacidad de reconocer los momentos en donde pueda existir peligro o donde se pongan en duda sus derechos y su integridad. Asimismo, aquel individuo que es completamente negativo, es decir, que solo guarde sentimientos de culpa, de miedo, de tristeza o de rencor, no tendrá la capacidad para aprovechar las oportunidades, de gozar de buenos momentos o de llevar a cabo metas propuestas.

No existen emociones totalmente positivas o negativas; todas dependerán del lugar y de la situación que se nos presente, por ejemplo:

Imaginemos que nos despiden de nuestro lugar de trabajo, o que nos vemos afectados por alguna enfermedad, en ese momento será necesario gozar de un poco de optimismo para tomar el impulso necesario y lograr superar las diferentes adversidades (entiéndase que este optimismo no quiere decir que estemos llenos de alegría, ya que nadie siente alegría cuando le suceden cosas malas). Ahora bien, imaginemos que estas situaciones, en lugar de ocurrirnos a nosotros, le suceden a alguien a quien conocemos; ¿estaría bien alegrarse por el mal ajeno o lo ideal sería actuar en base a lo ocurrido? En ambos casos, sería necesario la existencia del positivismo para decir que “pudo ser peor y podrá solucionarse” y del negativismo para decidir instintivamente que “no sucederá de nuevo”.

Para que existan emociones positivas es necesaria la existencia de emociones negativas y para que existan sentimientos negativos es necesario que puedan diferenciarse de los sentimientos positivos. La capacidad que posee nuestro cerebro es impresionante; mas allá de la capacidad de utilizar el intelecto en un aspecto académico, nuestro cerebro puede reconocer situaciones de peligro (tanto física como emocionalmente) y a la vez hallarse haciendo, tal vez, cálculos matemáticos impresionantes.

¿Quien descubrió la inteligencia emocional y como se popularizo este concepto?

Este término fue utilizado por primera vez durante la década de los 90 por Peter Salovey y John Mayer, los cuales provenían de Harvard y New Hampshire respectivamente. Ambos se regían por la idea de aprender a controlar y regular los sentimientos y utilizarlos como guía para proceder ante distintas situaciones.

Este concepto, implementado por primera vez por Salovey y Mayer, fue basado en un modelo psicológico implementado anteriormente, dentro de la década de los 80, por Howard Gardner, al cual llamó “inteligencias múltiples”.

Sin embargo, fue Daniel Goleman quien popularizó este nuevo concepto llamado Inteligencia Emocional, en donde hacía referencia a distintas habilidades, como por ejemplo: Conciencia, autorregulación, optimismo, empatía y socialización.

Algunos tipos de habilidades emocionales según D. Goleman

  • Conciencia. Este tipo de habilidad nos permite determinar nuestra manera de expresarnos, cómo nos expresamos y como sentimos y pensamos en cuanto a determinadas situaciones. Nuestra conciencia será lo que nos ayude a diferenciar lo bueno de lo malo y actuar según sea el caso correcto.
  • Optimismo. Gracias al optimismo las personas han logrado desarrollar la capacidad de ser perseverantes ante distintas circunstancias, logran atacar y superar sus frustraciones, automotivarse para cumplir nuevos retos y superar pérdidas, etc. En líneas generales, esta habilidad es una de las más imprescindibles para que las personas logren alcanzar el éxito a pesar de las adversidades.
  • Autorregulación. Esta habilidad nos permite controlar nuestras emociones, nuestros impulsos y nuestras acciones. Gracias a la autorregulación los seres humanos podemos decir que hemos desarrollado la capacidad de pensar antes de actuar y decidir sobre nuestros estados de ánimo, controlar la ansiedad y diferenciar lo que debemos hacer sobre lo que no tiene caso resolver.
  • Empatía. Esta habilidad contribuye con el reconocimiento que realizan las personas respecto a lo bueno y lo malo que encuentran en los demás. A través de la empatía decidimos a quien brindarle confianza y a quién no. La empatía ayuda a establecer vínculos, mediante gestos verbales y no verbales, para reconocer los sentimientos de las demás personas. Esto sucede de manera inconsciente mediante la interpretación de señales no verbales, por lo general.
  • Socialización. Finalmente, esta habilidad, de la mano con todas las demás, será la que culmine enlaces con otras personas, es decir, la capacidad de socialización de cada persona estará determinada por las habilidades anteriores; haciendo uso correcto de la autorregulación, el optimismo o la conciencia, podrá determinarse si se establecerá o no una buena o mala relación social con los demás.

La capacidad que posee nuestro cerebro es impresionante; mas allá de la capacidad de utilizar el intelecto en un aspecto académico, nuestro cerebro puede reconocer situaciones de peligro (tanto física como emocionalmente) y a la vez hallarse haciendo, tal vez, cálculos matemáticos impresionantes.

De esta forma, se puede decir que uno de los enigmas descifrados por el hombre hasta hoy es la inteligencia emocional, ya que engloba y utiliza ambos lados del cerebro (arte y materia gris) para lograr un equilibrio perfecto que nos ayude a tomar las mejores decisiones en nuestras vidas.

La Inteligencia Emocional en el Coaching

Aunque muchas personas exitosas acuden al coaching para pulir sus habilidades, la mayoría quiere aprender a identificar las cosas positivas y negativas de su personalidad para fortalecer las positivas, evidentemente. A pesar del éxito, muchos líderes se ven afectados por elementos como:

  • La falta de paciencia
  • No saber escuchar a los demás
  • Querer tener siempre la razón
  • No darle el merecido respeto a los demás
  • La arrogancia

En casos como éstos, el coaching ha resultado ser efectivo, para redireccionar la forma en como se hacen las cosas comúnmente. Como la inteligencia emocional es una capacidad que se puede desarrollar en el transcurso del tiempo, el coaching puede mejorarla sustancialmente. Cuando los líderes que reciben coaching se muestran motivados en el aprendizaje de comportamientos y aceptan sugerencias de cambio que realmente rinden frutos, se les hace fácil dejar a un lado los aspectos negativos que mencionamos anteriormente y como resultado habrá un compromiso mayor por querer avanzar hacia otro nivel con el propósito de servir de inspiración a quienes los siguen.

, ,

La escucha activa en el ámbito de la comunicación (I)

Escucha activa

La escucha activa en el ámbito de la comunicación

Escucha activa. Prestamos poca atención a la escucha, queremos hablar y que nos escuchen. La publicidad y la propaganda nos venden la idea de que merecemos ser escuchados y atendidos, pero poco se nos dice sobre cuando quienes debemos escuchar somos nosotros ni sobre las ventajas que ello tiene.

La mayoría de nosotros identifica el acto de escuchar con el de oír, y son cosas distintas. Veamos lo que significa cada uno según el diccionario de la Real Academia:

Escuchar: 1. tr. Prestar atención a lo que se oye.

Oír: tr. Percibir con el oído los sonidos.

Dicho esto, y obviando algunas definiciones por cuestiones prácticas, entendemos que el acto de escuchar no es lo mismo que el acto de recibir un estímulo con el aparato auditivo y decodificarlo según códigos que ya conocemos, en este caso, la lengua o el idioma. Oímos porque es una capacidad biológica, propia de nuestra especie, escuchamos porque desarrollamos la habilidad.

Esto nos aclara que son palabras próximas en significado, pero muy distintas en aplicación. Entendemos esta escucha como parte imprescindible para una comunicación activa. Habiendo establecido estas diferencias básicas y necesarias, surge la siguiente pregunta:

¿Por qué no escuchamos, aunque creamos que sí?

Es frecuente que las personas a nuestro alrededor digan frases del tipo: “es que mi pareja no me escucha”, “es que nadie me escucha”. Y puede que esa persona tenga razón. Veamos porqué.

El modelo tradicional de comunicación que se nos enseña es, básicamente, este:

Emisor > mensaje > receptor

Prescindimos de algunos otros elementos del esquema para hacer sencilla la explicación. En todo caso, el modelo que señalamos está basado en los trabajos de ingeniería de la comunicación de C. Shannon, y el mismo está aplicado a máquinas.

Por tanto, nos acostumbramos a creer que oír es escuchar, que el solo hecho de percibir un sonido o una palabra equivale al fenómeno de la escucha. Estamos hablando de una equivalencia compleja que no tiene relación verdadera y que bien vale la pena ser revisada.

Damos por hecho que sabemos escuchar:

Asumimos que participar en una conversación asintiendo o estando “presente” implica que estamos escuchando. Craso error. Es entonces cuando surgen las “fallas en la comunicación” y los conflictos que, en algunos casos, llegan a ser insalvables.

Ignoramos que no somos máquinas y que no podemos recibir información tal como una máquina lo haría, simplemente porque no estamos preparados para ello. Por ejemplo, un radio recibe las ondas que se emiten desde una estación y las reproduce con gran fidelidad. Al menos, en cuanto a sentido, nada se pierde, las señales no deben ser interpretadas cuando el radio las recibe, solo reproducidas. No es este el caso para los humanos.

Al respecto, el biólogo chileno Humberto Maturana, señala que “no tenemos un acceso privilegiado a la verdad”. Por ejemplo, vemos algunos colores, y aunque tengamos una vista privilegiada, jamás alcanzaremos a verlos todos. El ojo humano percibe hasta 100 tonalidades y casi 1 millón de colores. Sin embargo, no podemos ver radiaciones como la ultravioleta. Nuestra biología no nos permite más. Distinguimos lo que podemos y lo que consensuamos. De este modo, hacemos interpretaciones de colores y de nuestras realidades. Lo que para algunos es un tipo de blanco, para otros puede ser beige. Y aquí es donde está el meollo de la escucha. En la subjetividad.

Escucha activa

La escucha activa mejora la calidad de nuestra comunicación

¿Cómo es que la escucha activa es un hecho subjetivo?

Habiendo aclarado y distinguido el hecho biológico del oír, avanzamos sobre la escucha, sobre lo que el sociólogo chileno Rafael Echeverría define como la suma de las acciones de oír e interpretar.

Es precisamente el hecho de no ser máquinas el que nos hace estructuras no triviales, esto significa que no vamos a responder siempre igual a los estímulos, por similares que estos últimos sean.

A los seres humanos nos condicionan diversos elementos. Todo acto de escucha estará enmarcado dentro de un contexto. Por ello es importante validar y establecer el marco de referencia dentro del cual nos dicen lo que nos dicen. Jamás será lo mismo escuchar una persona que nos hable sobre el ámbito laboral que sobre la relación afectiva que alguien tenga con nosotros.

Algunos ejemplos:

La escucha activa es fundamental en el ámbito laboral. Mejora la productividad y reduce los errores aliviando la carga de trabajo. En otro contexto, una conversación de pareja, tiene un marco de referencia que amerita un tipo de escucha muy especial con condiciones que deben ser atendidas con esmero según el grado de importancia que le demos a la relación. La escucha será el paso fundamental que nos servirá para diseñar lo que digamos, y lo que digamos nos abrirá o cerrará posibilidades con esa persona.

A veces nos perdemos oportunidades valiosas para escuchar y zanjar diferencias, solo porque no seleccionamos un momento adecuado para tener conversaciones. Pretendemos prestar atención a lo que nos dicen cuando nuestras interpretaciones estarán sesgadas por pensamientos sobre el trabajo, el estudio, discusiones con el jefe.

Aparte del contexto, también es importante revisar el estado emocional desde el que escuchamos. Nos condicionan nuestras emociones y nuestros estados anímicos, así que un mismo mensaje puede ser interpretado de formas distintas según el momento. No es lo mismo escuchar a alguien después de haber tenido un momento de enfado en el trabajo, que hacerlo tomándose un café. No es lo mismo escuchar para una persona que vive desde la resignación que desde la paz y la aceptación.

Este factor es vital y marca, como pocos, la subjetividad con que escuchamos. Visto que vivimos las emociones de forma distinta, escuchamos de forma distinta.

La escucha activa es determinada por nuestra historia

Aparte de estos dos elementos es necesario mencionar el rol que juega en la escucha la historia personal y colectiva de cada quien. Y es que los hechos que cada uno viva, determinarán, no solo la habilidad para escuchar, sino los intereses y las condiciones del acto en sí. No escucha lo mismo un abogado que un futbolista, ni un religioso que un ateo, ni una persona de 50 años que uno de 30. Nuestras experiencias particulares, nuestras profesiones u ocupaciones, determinan el acto de la escucha.

La historia colectiva también nos determina en cuanto moldea la forma en que interpretamos lo que escuchamos. Un español entenderá algo de lo que entiende un venezolano, cuando le mencionen la palabra socialismo, por similares que sean sus apreciaciones sobre el tema. Los tiempos, las vivencias y la exposición a ciertos actos determinan la escucha.

Podemos resumir que somos seres interpretativos y es fundamental saberlo para escuchar y entender que alguien dice lo que dice, pero que el otro escucha lo que escucha. De cualquier modo, la vida y la escucha activa… son del color del cristal con que se mire.