, ,

TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN PARA LA ATENCIÓN TELEFÓNICA

La atención telefónica atrapa o enfada a un cliente

La llamada telefónica suele ser uno de los primeros contactos que se realiza entre la empresa y el cliente. Por lo tanto, la impresión de esta primera llamada puede suponer un nuevo cliente contento o perdido y disgustado. Cuidar la atención telefónica es crucial para toda empresa.

¿De dónde proviene la imagen telefónica? Pues efectivamente, de las cualidades comunicativas que la persona que hay detrás del teléfono tenga, su escucha y empatía.

La calidad de esta actitud será fundamental para la continuación comercial con el cliente.

Atención telefónica

Variantes de la atención telefónica

Las empresas cuentan con servicios de centralita virtual o call center para tener un contacto efectivo con los clientes. Este contacto puede estar enfocado al lanzamiento de llamadas o a la recepción de las mismas.

Muchas empresas realizan llamadas salientes con diferentes fines, comerciales o no. Se aprovechan para lanzar llamadas a usuarios específicos por algún motivo determinado o a usuarios aleatorios, de manera continua. Entre los motivos más destacados encontramos las campañas de ventas o realización de sondeos.

Al recibir alguna llamada, es el cliente que tiene interés en contactar con la empresa por diversos motivos, consultar dudas, pedir información, etc. De esta manera, la atención telefónica deberá informar, aconsejar y orientar al cliente en todo aquello que éste solicite.

Técnicas de comunicación para ganar clientes

Las llamadas telefónicas pierden el contacto físico entre personas. Por eso, la comunicación, las palabras y la manera de expresar la información, deben ser elementos clave cuando la pretensión es mantener a los clientes satisfechos.

Los empleados encargados de recibir o realizar estas llamadas, deben contar con ciertas características comunicativas para poder llegar a los objetivos empresariales. Sin embargo, tienes que formularte la siguiente pregunta: ¿cuáles son esas técnicas de comunicación?

1.La voz

Obviamente, no importa cuáles sean las características de tu voz, más grave, más aguda, de hombre o de mujer.  Lo importante es mantener un tono cálido y agradable que haga al cliente sentirse acogido y entendido.

En cuanto a la velocidad del habla en la atención telefónica, es recomendable adaptarse a la velocidad del habla del interlocutor. De manera contraria, el cliente puede sentirse incómodo en la conversación.

2. La escucha

Es muy importante saber escuchar al cliente y comprender sus necesidades durante la atención telefónica. Para ello, es recomendable realizar pausas, en las que el cliente se puede ver invitado a hablar.

En la recepción de llamadas, sobre todo, la técnica de la escucha es muy recomendable, ya que ha sido él mismo el que se ha puesto en contacto con la empresa por algún motivo.

En las llamadas salientes también es muy importante escuchar el cliente. Para ello, deben hacerse preguntas que inciten a éste a responder.

3. Resolución de problemas

En canal telefónico se utiliza en ciertas ocasiones para recibir quejas de muchos usuarios. Por eso, es importante contar con la suficiente competencia en resolución de problemas para afrontar este tipo de llamadas.

Son muchas las técnicas a llevar a cabo en estos casos, siempre y cuando puedan gestionarse mediante la llamada telefónica, como son la escucha, la comprensión y mantener la calma.

Recuerda que en estos casos nunca se debe hablar al cliente de “problema”, sino de “solución”.

Atención telefónica para resolver los problemas

4. Conocimiento de la información

Para poder ofrecer un servicio de atención telefónica de calidad es indispensable conocer bien de qué trata la empresa. Además, de su historia, qué comercializa, cómo lo hace, su estructura, proveedores, partners…¡todo!

Sin la información necesaria, el agente no podrá atender eficazmente a todas las respuestas que los clientes necesitan, ni tener las técnicas necesarias para resolver cualquier inconveniente.

5. Personalización

Los signos de reconocimiento hacia el cliente mencionando su nombre, su historia con la empresa (en caso de tenerla) y tratando su asunto como si fuera único. Todo esto podrá realizarse gracias al software de CRM de la empresa.

Para una empresa, es esencial contar con un equipo especializado que conozca las técnicas de comunicación suficientes para ofrecer el mejor servicio de atención al cliente. Gracias a eso, la empresa podrá aumentar el volumen de clientes e incluso la fidelización de los mismos.

, ,

LA JERGA PROFESIONAL AL HABLAR EN PÚBLICO

Saber cuándo utilizar la jerga profesional

Para poder comprender este artículo lo primero que debes conocer es qué es la jerga profesional. Sin duda alguna se hace referencia a un lenguaje particular y familiar que usa un grupo social determinado.

Al hablar en público lo haces con un objetivo en concreto para que las demás personas te entiendan. La idea es que esa información se comprenda de forma clara, sencilla y fácil.

Para que el público le llegue el mensaje tienes que evaluar el tipo de audiencia a captar. Por ejemplo, si eres médico y quieres una comunicación eficaz con tus pacientes, la jerga profesional la debes dejar a un lado. Céntrate en que la información que transmitas sea lo más simple posible.

Jerga profesional

Conoce el tema a tratar

Para hablar en público y que te comprendan comienza primero por saber del tema. De esta forma, determinarás si utilizas un lenguaje formal o informal. Todo depende del target que desee escuchar tu planteamiento sobre esa temática.

Si tienes dudas o confusiones sobre ese tema, no podrás transmitir un mensaje adecuado. Por lo tanto, conoce lo que vas a tratar y organiza el contenido de tu presentación.

Define el lenguaje que vas a emplear

La jerga profesional la puedes utilizar en el caso de que tu público maneje ese mismo lenguaje. Es decir, tu presentación va dirigida a profesionales de la misma área que tú.

En el caso de que se trata de un público que no posee los mismos conocimientos, tienes que cambiar la estrategia. El contenido del tema que presentarás tiene que ser más claro para que te puedan comprender.

Por ejemplo, la jerga profesional de los médicos suele ser muy complicado para los pacientes. Ellos deben emplear un lenguaje claro para que su principal público los comprendan sin ningún tipo de problema.

Si por el contrario buscas palabras técnicas o rebuscadas para deslumbrar al público con tus conocimientos, te advertimos que obtendrás el resultado de que muy pocos o ninguno te entiendan. La gente busca aquellos que poseen el la experiencia, pero que a su vez es capaz de transmitirla en un lenguaje simple.

Evita hablar demasiado rápido

Cuando hablas en público de forma rápida los receptores pierden el hilo de la información. Por lo tanto, tener un ritmo de presentación acelerado no es recomendable. Igualmente, llevar un ritmo lento no es conveniente, busca el equilibrio.

Practica la dicción

No basta con manejar la jerga profesional o traducirla al público. Desde el primer momento que inicias tu exposición recuerda pronunciar cada palabra de forma correcta.

Una buena dicción ayudará a que el mensaje llegue de forma precisa. Sin embargo, cuando existe una mala pronunciación se pierde el objetivo y la información de la exposición.

Confianza al hablar en público

Al mostrar seguridad desde un principio el público se dispone a prestarte atención. De la misma manera, al responder las preguntas que haga la audiencia tienes que mostrar esa gallardía.

Practica las posibles preguntas que te pueda realizar el público asistente. Así podrás contestar con mayor fluidez. También es aconsejable que a medida que avances otorga espacios para preguntas.

Repetir los conceptos

Al exponer dispón del mejor contenido y el más importante repítelo para que obtengas la información esencial en tu mente.

No hables entre dientes

El hablar entre dientes, abriendo poco la boca genera que la personas entiendan todo de forma confusa. Para resolver este problema hay que practicar lectura en voz alta.

La maldición de un lenguaje complejo

La jerga profesional con las personas expertas o que manejan el mismo conocimiento que tú, hace que te mantengas en una burbuja. Sin embargo, puede ocurrir que el público que te interesa no posee ese tecnicismo.

Para salir de dudas sobre el lenguaje a emplear, tienes que investigar. Hay que comprender el perfil profesional de tu público, el sector en el que trabajan y sus años de experiencia. Esta información servirá para conocer el grado de conocimiento que tiene tu target. Entonces, se hará más fácil adaptar el lenguaje a tus diferentes audiencias.

Piensa que tu público tiene 18 años

Cuando hablas con una persona de 18 años, ya es un adulto y tiene la capacidad de razonar. Pero, todavía no tiene experiencia laboral. Es decir, no cuenta con una jerga profesional y mucho menos con tecnicismo.

Al mantener este tipo de pensamiento verás que mejorarás tu capacidad de persuasión en las presentaciones. Además, tendrás mayor facilidad para cerrar algún negocio.

Imagina que estás en Youtube

Este tipo de pensamiento te ayudará a imaginar que cualquier persona puede ver esta presentación. Así, te verás en la necesidad de usar un lenguaje más claro y preciso con información útil.

Evita sorprender al usar una jerga profesional

A veces piensas que al emplear un lenguaje rebuscado te verás con mayor conocimiento. Sin embargo, en la actualidad los clientes y el público en general prefieren emisores que les hablen de forma sencilla y entiendan todo el proceso.

El cliente o el público en general se tiene que sentir participes de toda la explicación. Convence a tu audiencia con palabras simples o tómate el tiempo para explicar los términos técnicos si son necesarios.

Si te encuentras en estos momentos planificando una presentación y tienes dudas para poder transmitir ese mensaje. Te aconsejamos que busques un coach para que juntos sigan un proceso que te ayude alcanzar tus objetivos. En El Trampolín encontrarás las facilidades que necesitas para que el contenido de tus presentaciones sean realmente de valor.

,

SECRETOS PARA SER UN BUEN CONVERSADOR

Conviértete en un buen conversador

Ser un buen conversador o simplemente iniciar una conexión con alguien a través del diálogo, es la habilidad con más demanda en la actualidad. En teoría parece ser fácil, pero cuando no conoces a tu receptor puede ser una tarea titánica.

La tecnología también te aleja cada vez más de la realidad, te convierte en un ser más automático. Así como ella facilita tu vida, incluso las comunicaciones, también disminuye el contacto personal entre los seres humanos.

Para algunas personas resulta más fácil teclear desde un computador o simplemente tener una aplicación en el celular. Estos recursos te facilitan tener una herramienta, rápida y simple para contactar a alguien a distancia. Sin embargo, paradójicamente también nos aleja del contacto personal.

¿Por qué la tecnología nos aleja de los demás?

En la actualidad es normal que aprecies todos los días personas que están sentadas en una mesa, pero con su celular. Incluso, tal vez en tu círculo social no puedan mantener una conversación sin que el celular los interrumpa.

Las tecnologías se convierten en protagonista y ya nos cuesta mirarnos a la cara para comunicarnos. Las relaciones humanas se tornaron más secas, hasta el punto de depender de esa herramienta tecnológica para hablar.

Esto se traduce en carencias para tu vida, como por ejemplo:

  • Falta de afecto
  • Dependencia de recursos tecnológicos.
  • Pérdida de confianza y de seguridad para contactar a las personas.
  • Miedo al rechazo o simplemente ser avergonzado por alguna razón.

Nos encerramos en nuestro mundo y nos convertimos en seres más solitarios. Aunque tengamos muchos amigos en Facebook por ejemplo, eso no es proporcional con la realidad más cercana a tu entorno. Tenemos seguidores en las redes sociales, pero nos cuesta ser un buen conversador hasta con nuestros familiares.

Esto a afectará en el tiempo tus relaciones en el cole, universidad, profesionalmente, en tu vida personal y cualquier aspecto de la cotidianidad. Así que ya es hora de tomar acciones contundentes.

Buen conversador

Nosotros te damos algunos tips para que inviertas tu tiempo en ser un buen conversador. Algunos de ellos son:

1.- No te compliques

Trata de iniciar una conversación de forma normal. Puedes saludar y preguntarle a tu receptor cómo se siente. Normalmente, esperamos un “bien” como respuesta. Si esto ocurre, es más fácil iniciar una conversación porque tu receptor está en condiciones de mantener una excelente conversación.

En el caso de que la respuesta del receptor sea contraria, “no estoy bien”, te recomendamos que no le saques conversación. Existe el riesgo de que la persona no quiera escucharte.

2.- Un buen orador sabe escuchar

La mayoría de las veces caes en el error de no escuchar a tu interlocutor. Tu interior comienza hablar y desear intervenir inmediatamente. Es en ese momento donde pierdes más de la mitad de lo que dijo el emisor.

Por estas razones, tenemos que practicar la escucha activa para convertirnos en un buen conversador.

3.- No importa que no tengas temas de conversación interesantes

Evita preguntarte qué tema puede ser interesante para tratar de captar la atención del receptor. No pierdas tiempo, y mucho menos te excuses porque no tienes un asunto interesante para comenzar hablar.

Toma en cuenta de que la gente le encanta hablar de ellos mismos. Por esta razón,  puedes apoyar a que prosiga su discurso sobre él mismo. Tu interlocutor sentirá empatía porque estás prestando atención de todo lo que dice. De esta manera, sentirá que puede seguir su diálogo al sentir que de alguna manera lo apoyas para que cuente más.

4.-No busques ser interesante

Cuando buscas ganar la empatía del receptor al ser interesante, pues logras el efecto contrario. Las personas se dan cuentan cuando quieres impresionar. Por ende, se alejarán de ti, además de clasificarte como mentiroso y charlatán.

Es preferible que llames la atención a través del interés que puedes demostrar por la otra persona. Cuando nos preocupamos por lo demás, es como una energía positiva que se devuelve y nos convierte en más humanos.

5.- Un buen conversador formula preguntas

Para mantener un diálogo, lógicamente tienes que formular preguntas. Trata de evitar que sean dicotómicas, es decir, cuya respuesta sea solamente sí o no.

Las personas les encanta hablar de sus problemas. Si quieres tener una conexión de inmediato, pregunta por sus inconvenientes. Luego compara con algún problema que tengas tú, se lo cuentas y eso genera un vínculo entre ambos.

6.- Elogia a tu receptor

Un buen conversador motiva a su receptor con aquellos aspectos positivos de su vida. De hecho, hasta en los momentos de crisis puedes ser un excelente apoyo con tu actitud.

La otra técnica es que le indiques al receptor que acudes a él para que te de un consejo. Esto te permitirá realzar su ego. Es decir, pensará que es un experto y que te diriges a él para solucionar algo importante para ti.

Cuando alguien de su opinión sobre algún tema en específico porque conoce del mismo, escúchalo y pídele que te ayude a escoger alternativas. Esto te servirá para crear una conexión, ya que comparten un aspecto en específico.

7.- Un buen conversador sonríe

No tengas miedo de sonreír mientras conversas. La sonrisa le da seguridad a la otra persona y es un gesto de cortesía. Cuando saludas y sonríes automaticamente el receptor no le quedará de otra que hacer lo mismo para conectar contigo.

En el caso que esta situación so suceda, significaría que esta persona no estaría de humor para conversar contigo. Recuerda que para iniciar con un diálogo se necesita tanto del receptor como del emisor.

8.- Cuidado con mostrarte cómo eres

Ten cuidado de hacer siempre lo mismo cuando intentas iniciar una conversación y no ha dado óptimos resultados. Si eres una persona introvertida es probable que no puedas establecer inmediatamente una conversación.

Si eres una persona tímida tendrás que cambiar para que ese encuentro con tu receptor sea fructífero. No te estamos pidiendo que modifiques por completo tu forma de ser, pero por lo menos se agradable y abierto a cualquier tipo de temas.

9.- Evita temas controvertidos

Un buen conversador al iniciar un diálogo con un desconocido evita temas controversiales como la religión, la política, entre otros que lleguen afectar emocionalmente a las personas.

Entre algunos temas que puedes elegir son: vacaciones, viajes, emprendimiento, gastronomía, entre otros que generen sensación de bienestar. Las personas se motivan más al conversar de temas agradables.

En resumen, para ser un buen conversador necesitas tener un objetivo de lo que esperas con esa conversación. Comienza por lo menos con un saludo, luego prosigue con un tema que esté en el momento o dadas las circunstancias. Si elijes algún tema trata en lo posible de que sean agradables y no caer en controversias.

Para que la conversación fluya trata de dejar a un lado la timidez. Aprende a escuchar a tu interlocutor y ser tolerante con sus opiniones. La mejor manera de ser un buen conversador es con la práctica.

Si quieres perder el miedo al hablar en público, El Trampolín es una buena opción. Nuestros cursos y sesiones te ayudaran a vencer tus temores y ser más corajudo para conversar con cualquier persona.

, , ,

NEURO-ORATORIA: CAMBIA TU MANERA DE CAPTAR AL PÚBLICO

Gana la atención del público con la Neuro-Oratoria

No es fácil lograr cautivar a la audiencia, pero a través de la técnica de Neuro-Oratoria alcanzamos resultados positivos. Esto se debe, a que podemos enfocarnos en convencer, persuadir y enamorar al público por medio de la voz y el mensaje.

La Neuro-Oratoria es la ciencia que se encarga de entender la forma de cómo el cerebro procesa la información. El cerebro comienza a trabajar desde el primer momento que el orador envía un flujo de ideas. Sin embargo, recuerda que nuestra mente es floja y se concentrará en la información que le interesa.

A veces nos ocurre como emisores de un mensaje que el receptor le cuesta entender lo que dijiste. Pero peor aún, cuando la persona no recuerda con total claridad tu ponencia. Antes de aprender cualquier técnica, tenemos que reconocer si cometemos errores que no permiten que logremos el objetivo.

En este artículo encontrarás las técnicas de la Neuro-Oratoria que te ayudarán a captar a tu público. Además, te diremos los errores más frecuentes que según esta ciencia cometemos constantemente.

Neuro-Oratoria

Errores más usuales al hablar en púbico

Las presentaciones de trabajo se pueden tornar aburridas por parte del ponente. Cuando esta situación se presenta, todos incluyendo al emisor perdieron el tiempo. Según el neurocientífico, John Medina los errores más comunes son:

1.- Hablar exclusivamente de teoría y de datos

Es difícil prestar atención a aquello que nos aburre, como discursos que no se dirigen hacia lo emocional. La información que nosotros ofrecemos como oradores tiene que estar asociada al placer o la tristeza.

El cerebro no está diseñado para asimilar la información que nada más contenga teoría. En tal sentido, para poder comprender, según la Neuro-Oratoria necesitas hacer asociaciones.

Si es fundamental hablar de datos, te aconsejamos vincularlos con algunos ejemplos.  Esto te ayudará para que el público no se desconecte. También puedes usar gráficas para ser más digerible la información.

2.- Leer las diapositivas

Al leer las diapositivas causamos que el público también lo haga en voz baja. Por tanto, no van en el mismo ritmo de lectura, así se genera una confusión de ideas en el receptor. El cerebro es incapaz de comprender lo que lees y a la vez escuchar a la otra persona. En este caso, tu presencia como orador sobra.

Te recomendamos que coloques los puntos necesarios en la presentación para que te sirve de guía como orador y de sustento al receptor.

3.- Dar demasiada información

A veces por cuestiones de tiempo queremos abarcar toda la información y por eso, nos apresuramos. De este modo, comienzas hablar atropellado y no le das descanso al cerebro de tu receptor, El cerebro necesita de pausas para entender la información.

Al planificar tu ponencia, presenta un mensaje central y desarrolla los argumentos de base para defender tu postura. Esta idea te sirve para centrar tu contenido en algo puntual.

4.- Usar imágenes

Cuando expones solamente con discurso o texto es muy poco efectivo, lo mejor son las imágenes. En el momento que presentamos las ideas exclusivamente de forma oral, las personas luego de 72 horas recuerdan nada más el 10% de la información.

Considera que al utilizar imágenes en tus presentaciones los receptores posteriormente a 72 horas recordarán el 65% de información.

5.- Moverte en exceso

Según la Neuro-Oratoria, los seres humanos por instinto de supervivencia prestan más atención a los objetos en movimiento. Esto se debe a que en tiempos remotos vivíamos en la intemperie y teníamos que reaccionar rápidamente ante cualquier amenaza.

Cuando movemos de forma constante los pies, las manos o nuestro cuerpo, es normal que el receptor se distraiga.  Trata de moverte despacio, fija los pies en el suelo con la finalidad de que comprendan ese mensaje tan importante.

Trucos para hablar en público

La ciencia a lo largo del tiempo comprobó que la atención del ser humano es muy baja. Por eso, desde el primer momento tenemos que captar el foco del público para no perder su escucha activa. Según la Neuro-Oratoria, hay estrategias que debes aplicar para hablar en público. Algunas de ellas son:

1.- Despierta emociones

Los momentos cargados de emoción hacen que la gente los recuerde con más facilidad, al igual que la información que guarde relación con esa eventualidad. Por ejemplo, el ataque que sufrieron las Torres Gemelas, es difícil olvidarlo y seguramente recordamos que hicimos ese día.

Para conectar con la emoción usa la historia, metáforas e imágenes. La idea es que busques en tu mensaje aquello que te emociona como orador. Cuando consigas esa carga de sentimientos será más fácil transmitir la información así sea teórica.

En la Neuro-Oratoria es importante que el ponente sienta las emociones y su vez las trasmita. De esta manera, tendrás al público impactado y sin olvidar tus palabras.

2.- Apela a múltiples sentido

Con los sentidos como la vista, el olfato, gusto y tacto podemos impactar al receptor de la información. Por ejemplo, al comparar el sabor de las comidas y su olor con el guiso que hacían nuestras abuelas que alborotaba a los vecinos.

3.- Usar titulares

Por ejemplo para un periódico los titulares resumen de manera general la información que tiene el artículo. Así debemos hacer con nuestras presentaciones.

Según la Neuro-Oratoria, nuestro cerebro primero se concentra en las generalidades y luego en los detalles. Un caso particular podría ser con nuestra empresa El Trampolín. Nuestro titular sería “Pierde el miedo al hablar en público”, luego nos centramos en los detalles.

Cuando nos referimos a detalles se trata de las características de ese asunto que estoy tratando. En este caso, nos referimos a la metodología utilizada y el tiempo de duración hasta el objetivo de las secciones de coaching.

4.- Presentar un mapa de ruta

La Neuro-Oratoria toma en cuenta que el cerebro detesta las incógnitas. Por ende, tiene la necesidad imperiosa de predecir los resultados.

Como orador trata de darles la tranquilidad que necesita tu público ante la incertidumbre que produce no tener la información. Por este motivo, incorpora en tus presentaciones un mapa de ruta que tenga los siguientes puntos:

  • Introducción
  • Desarrollo
  • Conclusión

Con esto lograrás que tu público sepa que aspectos hablarás sobre un tema determinado. Además, estarán atentos al desarrollo del tema hasta llegar al resultado. En la conclusión, te centrarás en repasar los puntos más importantes.

5.- Duerme bien

Cuando te toca hablar en público trata de tener la mente fresca para que puedas hilvanar las ideas con claridad. Si no duermes bien es difícil que puedas conciliar lo que deseas expresar.

En El Trampolín te ayudamos a que puedas manejar todos estos aspectos sin problemas, ya que contamos con un equipo especializado.

, ,

Brilla en tu equipo de trabajo a través del dominio de la oratoria

Dominio de la oratoria para todos

Contar con un dominio de la oratoria de forma clara te permitirá encontrar un empleo y mantener el mismo.  Algunos profesionales no logran causar el impacto que desean, debido a su temor de hablar en público.

No importa la carrera que tengas y los conocimientos que poseas cuando te cuesta expresarte antes los demás. Muchos se preguntan cuál es la clave del éxito de algunos profesionales, pues hoy te diremos una.

Sin lugar a dudas, cuando existe un dominio de la oratoria te destacas más sobre otros profesionales. Puedes tener mucho conocimiento y capacidades, pero si tú no sabes transmitirlo a través del lenguaje estás en desventaja.

Las empresas valoran en un alto porcentaje a aquellas personas que saben comunicar sus ideas de forma eficaz. Además, de incentivar con sus dotes de orador a los demás miembros del equipo de trabajo.

Al tener una excelente capacidad para hablar en público podrás alcanzar el éxito en tu carrera. Esto te permitirá obtener mejores puestos de trabajo y hasta incluso avanzar profesionalmente. Por eso, tienes que saber algunos consejos para ser un estupendo orador.

Característica principal que buscan los reclutadores laborales

La mayor parte del tiempo el departamento de recurso humano busca para ocupar una vacante un buen orador. Es decir, una persona que se presente y sepa difundir de forma coherente y sin nervios sus ideas.

En el año 2016 la Comisión para el Empleo del Gobierno Británico realizó un estudio que demostraba la perspectiva anterior. De una muestra de 91 mil empleadores, todos señalaron que la mayor parte de los candidatos carecen de habilidades comunicativas.

La oratoria forma parte de una disciplina para aprenderla y con el pasar del tiempo la misma evoluciona. Lo mejor que puedes hacer es prepararte cada día más para que seas un orador exitoso.

Dominio de la oratoria

¿Cómo destacar en oratoria?

Es normal sentir miedo hasta el punto de querer huir de ese momento, además de los sudores que nos produce hablar en público.  Según un estudio reciente de Adecco Profesional, 75% de la población española sufren de glosofobia, es decir, de ansiedad.

Para tener dominio de la oratoria, en El Trampolín pensamos que se necesita conocimiento y entrenamiento. Al no contar con estos dos elementos es normal que tú sientas temor. Esto se debe porque sabes que no estás preparado para enfrentarte al público como quisieras.

Para hablar en público hace falta conocer las técnicas y practicarlas, al igual que alguna actividad cotidiana. Cualquier persona puede estar apta para ser un buen orador, lo único que tiene que hacer es seguir algunas instrucciones. Nos referimos por ejemplo a:

1.- Seleccionar lo que vamos a decir y la forma de expresarlo

En este punto es importante que tengas claro qué deseas decirle a tu público de acuerdo al tema y a sus intereses. Para ello, debes estructurar una presentación y te recomendamos que emplees  la técnica de contar una historia para que sea más atractivo.

2.- Conoce a tu público

Para que tú presentación sea más interesante y tengas un mayor dominio de la oratoria es importante identificar el perfil de tu público. De esta manera, sabrás los intereses de tu audiencia y podrás dirigir un mensaje con mayor propiedad.

3.- Anécdotas o preguntas

Por lo general, se recomienda como parte del discurso comenzar con una anécdota o una pregunta en relación al tema. Esto nos servirá para captar la atención del receptor desde el primer momento.

4.- Los silencios

Este recurso lo podemos utilizar para enfatizar algún punto importante o para que la audiencia reflexione. A su vez, nos permite descansar, tomar aire y que nuestro público puede asimilar mejor la información.

5.- Selecciona un final impactante

Tu intervención puede finalizar con una frase o cita para la reflexión. Además, otra opción es formular una pregunta. También puedes dejar una tarea pendiente para que el público tenga presente el tema al terminar la exposición.

6.- Prepara tu discurso

No dejes que el tiempo se adueñe de ti. Lo más recomendable es que prepares tu discurso con anterioridad. Así podrás practicar y sentirte cómodo con lo que expresarás ante tu audiencia. Esto es uno de los secretos fundamentales para el dominio de la oratoria.

¿El orador nace o se forma?

Definitivamente, el dominio de la oratoria es un verdadero arte, que se aprende y se entrena. Hay que resaltar que estudios recientes demuestran que 90% de los oradores, deben su éxito al método que emplearon. Es decir, que nada más un 10% nació con este don para la palabra.

En la educación desde temprana edad, lamentablemente no nos enseñan a debatir, argumentar, en fin a expresarnos. Crecemos, nos convertimos en adultos y continuamos con esa deficiencia. Incluso al realizar estudios superiores no nos enseñan a comunicarnos para persuadir y lograr nuestros propósitos.

Entonces, es posible aprender a tener dominio de la oratoria de la mano de una buena capacitación. Por eso, en El Trampolín  te ofrecemos diferentes posibilidades con excelentes profesionales.

Nosotros te ayudamos a enfrentar tu reto comunicativo, gestionar tus nervios, ganar confianza y contar con un estilo propio. Además, de estructurar el contenido de tu presentación.  Puedes tener sesiones individuales de oratoria o también elegir nuestros cursos. Tú escoges el mejor método de acuerdo a tus necesidades y el tiempo que dispongas.

, ,

EL LENGUAJE CORPORAL EN LA COTIDIANIDAD

La importancia del lenguaje corporal en nuestras vidas

En la mayor parte del tiempo nos comunicamos sin darnos cuenta de la importancia del lenguaje corporal. Pensar únicamente que todo está dicho a través de las palabras es un grave error.

El lenguaje corporal forma parte de la comunicación no verbal. Sin embargo, acompaña el discurso o nuestra manera de expresarnos mediante las palabras.

La comunicación con el pasar del tiempo se convierte más cercana o distante. Sin lugar a duda el contacto humano no pierde su valor y se mantiene como el mayor tesoro de la comunicación.

No importa el idioma y la cultura que podamos tener, ya que existen símbolos universales en la comunicación. Los gestos pueden ser interpretados con muchos sinónimos, de acuerdo al contexto del discurso. Cada persona tiene su propia gestualidad a través de determinados movimientos y expresiones. Leer más

, ,

Sesiones de Oratoria: traspasa las barreras comunicacionales

Vence tus miedos con las clases individuales de oratoria

La oratoria es la capacidad de hablar con elocuencia, con fluidez y con eficacia. En general, todos tenemos esa habilidad, pero ¿qué nos pasa cuando estamos ante un público? ¿cuando nos ponemos nerviosos ante nuestra audiencia? Parece como si perdiéramos esa capacidad para comunicarnos: nos bloqueamos, sudamos, la respiración se nos altera, nos aumenta el ritmo cardiaco, etc…son muchos y variados los síntomas fisiológicos que nos pueden aparecer.

Por tanto, parte de nuestro éxito al hablar en público será la habilidad que tengamos para vencer nuestros miedos y superar los nervios ante nuestra audiencia. Así que cada vez que nos enfrentamos a un público estamos haciendo  un ejercicio de autocontrol.

Algunas personas, diría que la mayoría, piensan que la capacidad de hablar en público es un privilegio de unos pocos, un don con el que algunas personas han sido bendecidas. Eso es una creencia absolutamente incierta. Hablar en público y gestionar los nervios para hacerlo, es realmente una habilidad que se aprende, se entrena y se desarrolla. Y ese es el objetivo de las sesiones de oratoria. Que el orador aprenda y ejercite el dominio absoluto del escenario, gane confianza y sea persuasivo.

Sin lugar a duda la comunicación forma parte de nuestra día a día y el dominio de la misma es un punto a favor que nos hace ganar valía ante los otros y conseguir autoestima. Si mantenemos un mensaje que capte la atención, que sea claro y sin dar hechos por sentados lograremos comunicarnos más eficazmente.

¿Porqué hacer una sesión individual de oratoria?

La necesidad de dominar la oratoria ya no es solo para conferenciantes, formadores o incluso presentadores…cada día son más los trabajos en los que se requiere hablar en público: ingenieros, arquitectos, publicistas, diseñadores, economistas, etc… deben vender un producto, un proyecto o una idea. Opositores que tienen que cantar los temas ante un tribunal, estudiantes que deben exponer sus trabajos. El hacer presentaciones está al orden del día.

El dominio de tu lenguaje verbal y no verbal es lo que marcará la diferencia de tus presentaciones. En todo momento estamos comunicando algo, incluso cuando no queremos comunicar nada estamos comunicando que no queremos comunicar nada. El ser conscientes de lo que verdaderamente transmitimos y como lo podemos mejorar será el primer paso. A través de un feedback constante, la persona durante las sesiones va dominando su postura, sus gestos, expresiones para comunicar de manera más eficaz y sentirse segura.

A través de técnicas y de sus ganas de mejorar la persona irá adquiriendo la capacidad necesaria para improvisar e irá dominando el arte de la oratoria pudiendo aplicarlo en los retos comunicativos que tenga en ese momento, ya sea una presentación, una charla, una reunión, etc..

Para que realmente la persona pueda dominar el escenario mientras habla con el público, debe pasar por un proceso evolutivo. Para que se pueda desarrollar esta capacidad, es necesario invertir también en el tiempo de dedicación a esta actividad. Igualmente, como oradores tenemos que reconocer nuestros errores  y abordar la posibles mejoras.

Sesiones de oratoria

Fundamentos de las clases de oratoria

Un orador se destaca por controlar sus emociones, tener conocimiento del tema, una postura adecuada que le haga sentirse seguro y transmita seguridad y un tono de voz adecuado y brillante. Teniendo siempre muy claro el objetivo que quiere conseguir.

La personalidad del orador facilita que aproveche sus propios recursos. Además, la integración del lenguaje verbal como no verbal juega un papel muy importante. Estos elementos ayudan a fortalecer las presentaciones eficaces, al igual que la comunicación con el público.

La preparación y el conocimiento previo del tema forman parte también de estos fundamentos. Sin embargo, a veces también tenemos que estar preparados para improvisar o salir de lo previsto ya que hoy en día cualquier persona está expuesta a hablar en público ya sea en lo académico o empresarial.

Elementos en las clases de oratoria

Durante las sesiones de oratoria existen diferentes elementos que el coach observa en el alumno con el fin de que su comunicación sea eficaz. Esos aspectos son:

La escucha activa

En el momento que el orador se encuentra expuesto ante el público debe aprender a escuchar. Mirar a los ojos al público es importante para calibrar como está dicha audiencia. Además, también hay que darles una oportunidad para que la audiencia pueda participar con sus opiniones o dudas.

Por ello, es importarte potenciar en las sesiones de oratoria el desarrollo de la escucha activa por parte del orador. En una presentación lo importante tiene que ser el público. Se parte de la premisa que si eres un buen oyente también serás un buen orador.

El mensaje

Antes de construir cualquier contenido, debes tener claro que quieres contar y a quién te diriges. Cuando identificas al público puedes estructurar con mayor propiedad el mensaje. De esta manera, la información puede ser más técnica o más digerible para cualquier tipo de persona que desconoce del tema.

Evaluar la compresión del mensaje

El coach juega un papel muy importante durante el entrenamiento en este punto, ya que hace de receptor del mensaje. Si el mensaje está claro se comprenderá sin problemas, de lo contrario hay que reestructurarlo.

También durante las sesiones de oratoria el coach enseña al cliente estrategias para evaluar al receptor. La idea es alcanzar el objetivo de que el público comprenda la información que el emisor quiere transmitir.

Ser directos como oradores

En las sesiones de oratoria también se aprenden a captar la atención del público. La finalidad, es ayudar al coachee a expresar las ideas más importantes y no divagar durante su discurso. La claridad y concreción  en lo que decimos determina que el público capte la información y al mismo tiempo esté atento.

Sesiones de oratoria en El Trampolín

Con El Trampolín aprenderás hablar en público de forma fácil y personal con coaches expertos en comunicación con muchos años de experiencia y una gran formación. Son sesiones con una duración de 55 minutos y el número de sesiones lo determinan conjuntamente el cliente con el coach. Desde la primera sesión de oratoria empezarás a sentir y ver tu mejoría  y ganar esa confianza que se necesitas para hablar en público. 

Nuestro equipo se centra en que cada persona gane la confianza que necesita como orador. Además, aplicamos técnicas de Programación Neurolingüística e Inteligencia emocional para conseguir mejores resultados en el menor tiempo posible.

Se trabaja en conjunto tanto la estructura de contenido y el estilo del orador. Por todas estas razones, si tienes problemas para hablar en público nuestras sesiones de oratoria te pueden ayudar.

, ,

El Arte de improvisar vs memorizar las presentaciones

El Arte de improvisar los discursos una opción para hablar en público

En la escuela normalmente nos enseñaron que para presentar cualquier prueba teníamos que memorizar. Sin embargo, no todas personas tienen esa capacidad o incluso el tiempo necesario para hacerlo. Un orador puede elegir como estrategia el arte de improvisar los discursos.

Algunas personas cuando comienzan en la actividad de la oratoria, su técnica para estudiar es escribir su discurso y memorizar cada párrafo. Sin duda alguna, para realizar lo anterior te llevará un buen tiempo incluso días de ser necesario.

Antes de hacer cualquier presentación es recomendable que te prepares con anterioridad. También hay que tomar en cuenta que nos referimos a puntualizar previamente el contenido que vas a manejar durante el discurso.

Por eso, en este artículo conocerás algunas ventajas y desventajas que tiene memorizar el contenido de tus presentaciones. Además, revisarás los beneficios y las limitaciones de improvisar ante el público.

También te daremos tips para dominar el arte de improvisar los discursos y así, estar preparado en situaciones imprevistas. Por último, te sugerimos una metodología para que realices tus presentaciones con seguridad.

El arte de improvisar para hablar en público

Ventajas de memorizar  

Puedes controlar mejor el tiempo, ya que seguramente te asignarán un espacio prudencial para tu presentación. Por ende, el orador practicará su discurso adaptándose a los minutos otorgados.

Al memorizar y practicar la presentación te puede generar sensación de confianza y seguridad. En caso contrario, si tuviste poco tiempo para prepararte tal vez tu mente respalde pensamientos de dudas y de temor.

Otro punto fundamental cuando preparas tus presentaciones, es que puedes revisar si hay algún aspecto que falta o no queda claro. Además, si todavía no dominas el arte de improvisar puedes cometer el error de no explicar bien el contenido.

Desventajas de memorizar

A veces sucede que pierdes la naturalidad de la exposición. El público nota cuando estás tratando de recordar algo que preparaste previamente. Hay frases que utilizamos y que se nos escapan como: “a ver” o “un momento”. Esas frases denotan ante la audiencia que estamos buscando la respuesta en nuestra memoria.

Al usar palabras rebuscadas también se puede notar que la exposición no es muy natural. En este tipo de casos es preferible contar con expresiones más fáciles para el público.

El arte de improvisar y sus ventajas

El arte de improvisar nos ayuda a que no sonemos como si estuviéramos recitando. Igualmente, se presenta en cualquier momento de nuestras vidas y tenemos que demostrar nuestras habilidades como orador.

Algunas veces nos toca improvisar los discursos, especialmente en ocasiones especiales o cuando nos piden una opinión. Estas situaciones se dan en una entrevista o simplemente en una reunión familiar. Por eso, el arte de improvisar se presenta en cualquier momento de nuestras vidas aunque nos sorprenda.

Otro punto a favor es que puedes leer el contenido de la exposición una sola vez y lo demás lo puedes improvisar. Esto te permite ahorrar tiempo para realizar otras actividades más urgentes.

Desventajas del arte de improvisar

El temor de cualquier orador es que en un determinado momento se quede sin palabras. Esta situación se genera cuando no practicamos lo necesario y en tal sentido, nos cuesta explicar un concepto. Si esto ocurre quedaremos muy mal ante la audiencia.

Al dar un discurso con ciertas dudas por falta de preparación ocurren las digresiones. Entonces, comenzamos a divagar saltar de un contenido a otro y no finalizamos las ideas.

Existe la posibilidad que la información se olvide por algún motivo. De esta manera, la exposición perdería su fuerza y los objetivos que deseas que alcance el público.

También es frecuente que el ponente cuando emplee el arte de improvisar se extienda más en el contenido. Este contexto hace que no se respeten los tiempos previstos para cada ponencia o incluso a la propia audiencia.

Técnicas para emplear el arte de improvisar

Es preferible que estés preparado en cualquier momento para improvisar y así quedar bien. Por eso, te ofrecemos algunos tips para practicar.

Anticípate al evento

Si es probable que alguien te solicite algunas palabras ante cualquier circunstancia esboza tres ideas sobre el tema. De esta forma, estarás prevenido y con una idea de lo que puedes decir. Por ejemplo, al vender algún producto el cliente puede formular preguntas. Piensa en esas posibles interrogantes y sus respuestas.

Esto te permitirá ejercitar tus respuestas y argumentos. Evita a la hora de practicar que ese diálogo sea interno nada más, debes verbalizarlo.

Segmenta el discurso

Nos referimos a que dividas en dos partes opuestas el asunto. Se trata de que puedas tener mayor posibilidades de dar una excelente respuesta.

Un ejemplo de lo anterior puede ser que te pidan que hables sobre la Responsabilidad Social Empresarial. Entonces, podrás dividirlo según la visión del capitalismo y del socialismo.

Desglosa en ventajas y desventajas

También es importante que desgloses el tema en aspectos positivos y negativos. De esta forma, tendrás la oportunidad de dar tu opinión con un punto de vista amplio sobre el asunto.

Relata alguna historia

Otra técnica a utilizar es contar una historia de la vida real con el asunto a tratar para razonar y luego concluir. Aunque esta forma de improvisar es complicada, lo puedes desarrollar si tienes cierta destreza para contar vivencias.

Busca la experiencia

El arte de improvisar se adquiere con la práctica. La metodología es muy simple, párate, piensa la respuesta y habla, cuando lo hagas se tornará costumbre.

Aspectos a evitar al improvisar

No seas reiterativo porque ya no tengas nada que decir. Al contrario, esta circunstancia debilita tu presentación.

Cuando te quedes en blanca utiliza frases que te ayuden a ganar tiempo mientras viene la idea a tu mente. Es decir, retoma lo último que dijiste y lo enlazas por ejemplo con las siguientes frases “como os comento” o “de acuerdo a lo anterior”.

¿Qué metodología podemos emplear?

Lo primero que tenemos que hacer para sentirnos tranquilos, es ensayar nuestra presentación. El orador logra el estado ideal cuando se siente seguro de la presentación que va a realizar.

Podemos memorizar algunos puntos fundamentales y lo demás con nuestras propias palabras. Aunque no tengamos tiempo, debemos repasar nuestra presentación o lo que vamos a decir por lo menos en 30 minutos.

El arte de improvisar requiere destreza, pero también capacidad para hablar en público. Practicar nos ayudará a mejorar nuestras habilidades comunicativas incluso en circunstancias donde no estemos preparados.

El Trampolín te da la oportunidad para que te asesores y practiques hablar en público con un grupo de especialistas. No lo piense más y busca mejorar en la oratoria para que avances como profesional.

, ,

Presentaciones eficaces para mantener al público atento y no aburrir

Enamora a tu público a través de las presentaciones eficaces

Las presentaciones eficaces logran captar la atención del público y los objetivos esperados por el emisor del mensaje. No importa si eres una persona con facilidad para desenvolverte en público o tienes ciertas limitaciones. Contar con una buena presentación puede favorecerte en ambos casos.

Hablar en público forma parte de las causas de la ansiedad social, que aumenta en ciertos momentos importantes. Para bajar la tensión que esto puede producir, debes planificar tu presentación con antelación. Nuestro equipo de profesionales te ofrece los siguientes consejos.

1.- Contenido

Antes que ponerte frente al ordenador lo primero que tienes que hacer, es planificar y estructurar tu contenido. Definir de manera clara cual es el mensaje principal que quieres transmitir a tu público. Ese mensaje se sustentará en otros sub-mensajes que también tendrás que definir.

Después piensa en ejemplos, datos, anécdotas, historias, gráficos,  etc…que te pueden ayudar a dar credibilidad a los diferentes puntos que quieres exponer.  

2.- Llega temprano a la presentación

Para que todo marche bien desde el primer momento llega con tiempo a tu presentación. Esto te dará la posibilidad de comprobar in situ que toda la parte técnica funciona correctamente y te ahorrará ponerte más nervioso. Y en el caso de que surja cualquier imprevisto tendrás tiempo de resolverlo sin hacer esperar a tu público.

Gran parte de las personas detestan esperar, además de que este detalle al principio puede generar una mala imagen de ti. El público puede pensar que hay improvisación y poca profesionalidad de tu parte.

Presentaciones eficaces

3.- Muéstrate natural

Las presentaciones eficaces necesitan una administración correcta de los contenidos, pero si parecemos un robot cuando hablamos, perdemos el interés del público. Los nervios pueden ocultar tu verdadera personalidad, tal vez eres una persona extrovertida, sin embargo no lo demuestras.

Busca ejemplos o anécdotas para romper el hielo y no aburrir a los receptores del mensaje.

4.- ¿Cómo iniciar tus presentaciones eficaces?

Al iniciar tu presentación cuentas con el 100% de la atención de la audiencia, desde ese momento tienes que aprovecharla. En función del tema, evalúa como debes comenzar tu exposición. Estas son algunas de las opciones:

  • Alguna cifra que sea extraordinaria
  • Con alguna anécdota o chiste
  • Una afirmación llamativa
  • Una pregunta
  • Una cita textual por alguien famoso que puede ser aplicada al tema
  • Una metáfora para cuando el tema es complicado
  • Menciona parte de la conclusión para que tu público sepa a dónde quieres llegar y por qué tienen que estar atentos a la exposición.
  • Etc..

5.- Variar el tono de voz

Los oradores tienden a modificar el tono de su voz para no aburrir al público, de acuerdo a lo que desean proyectar. Puede ser alto, acelerado o con calma, depende del contexto. Esto también te permite dramatizar ese momento y retener más la concentración por parte de los asistentes en el discurso.

6.- Trata de no leer continuamente

Cuando lees constantemente tu presentación, pierdes contacto visual con tu audiencia y esto demuestra poca preparación. Puedes utilizar material de apoyo para revisar algún punto clave, pero tienes que evitar que se convierta en un guión.

7.- Evita contenido muy denso

Cuando manejas conceptos muy complicados, puede pasar que el público no absorba tanta información. Es importante que simplifiques el contenido y lo desarrolles de forma más entendible. Identifica los conceptos o teorías que son fundamentales para tu presentación.

Aquellos puntos que son importantes los puedes mencionar al principio, luego en el desarrollo y en la conclusión. De esta manera, será difícil que el receptor olvide esos aspectos y tendrás presentaciones eficaces.

8.- Narra experiencias reales

En las presentaciones eficaces se agregan casos particulares que pueden llamar la atención y que motivan al público. La gente compra o cree cuando demuestras experiencias particulares a través de fotografías, videos, nombres y demás datos que demuestren la veracidad de la misma.

9.- Emplea el lenguaje corporal

Por lo general, comprendemos el 55% de una información gracias al lenguaje corporal del emisor. Si te quedas estático puede pasar que el asistente entienda poco el contenido. Para que logres presentaciones eficaces acompaña lo que estás diciendo con movimientos corporales.

En tu discurso mira a los ojos a las personas que tienes al frente, expresa emociones, pasea por el escenario y  mueve las manos con naturalidad.

10.- Cuida el diseño

Anteriormente tocamos el tema de que no es eficaz leer constantemente el contenido de la presentación porque demuestra inseguridad y desconocimiento del tema.  Ahora este punto nos referimos al diseño. Hay personas que les gusta trabajar con fondos de colores muy vivos que dificultan la lectura de la dispositiva.

La mayoría de las presentaciones tienen exceso de texto, de información. Evita párrafos largos, usa frases cortas o elementos clave en cada diapositiva. Si es posible sustituye los párrafos por imágenes, infografías, gráficos, videos e incluso objetos que el público puede tocar. 

El diseño más aconsejable de las diapositivas es un fondo blanco o negro y que mantenga 1 o 2  tipografías en toda la presentación. Si cuentas con animaciones, las transiciones y las dispositivas también deben mantener un patrón similar. Evita animaciones que puedan desconcentrar al público.

11.- Interactúa con el público

El grado de atención de las personas no es algo y  la concentración después de 10 minutos empieza a disminuir en picado, por ello es conveniente interactuar con tu audiencia. Formula preguntas, realiza ejercicios si es posible, invita a que consulten sobre algún punto y genera un ambiente idóneo para el debate.

12.- La preparación

Aunque este punto lo colocamos en último lugar, es importante que le dediques tiempo a tu preparación. Ensaya tu presentación varias veces en voz alta y de la forma más parecida a la que luego la realizarás (de pie, sentado, con micro, etc..). De esta manera, tendrás más seguridad cuando estés frente a tu público y  desarrollas el tema sin problema.

Tus presentaciones eficaces alcanzan el objetivo cuando le dedicas tiempo a practicar. Independientemente que ya seas un profesional en el área, es recomendable practicar antes del evento.

Si realmente quieres ser un buen comunicador, que capte la atención del público, además de transmitir una excelente imagen, y vender tus ideas contáctanos. En El Trampolín te mostramos que es posible tener presentaciones eficaces. Ofrecemos Sesiones Individuales de Oratoria donde trabajamos de manera personalizada contigo y cursos de Presentaciones de Alto Impacto.

,

Comunicación No Violenta: forma pacífica de resolver los problemas

Aprende a tener más empatía a través de la comunicación no violenta

Algunas veces salimos de casa al trabajo apresurados porque ya vamos tarde. En ese trajín puede pasar que se nos presente algún inconveniente con otros conductores. Si llegamos a chocar nuestro coche tenemos dos opciones:  tener una comunicación no violenta o todo lo contrario. Nosotros decidimos si buscamos imponernos o resolvemos el problema con un lenguaje más respetuoso.

Lo ideal siempre será mantener un estilo de comunicación apegado a este modelo. En cualquier situación deberíamos poder colocarnos en los zapatos o en el lugar de la otra persona. Las semejanzas con el otro deben ser mayores que las diferencias, para que se pueda lograr una mayor compresión. Esto podría evitar muchos de los conflictos personales, así como también la violencia física como psicológica.

En este post comprenderás el origen y concepto de la comunicación no violenta. Además de la importancia de contar con esta herramienta en el liderazgo. Por último, podrás conocer las técnicas que tanto el líder como coach deben saber.

Origen y concepto de la comunicación no violenta

En 1960 el psicólogo Marshall Rosemberg, reflexiona sobre tener la razón y ser feliz, estas dos circunstancias no son capaces de convivir juntas. La felicidad no depende de que las otras personas nos den la razón. Luego de esta realidad, Rosemberg crea un modelo que parte de la necesidad que tenemos de establecer relaciones empáticas. Este profesional identifica la violencia como un hecho más allá de lo físico, también se puede presentar cuando nos comunicamos.

Rosemberg entendía que las palabras tienen poder de conciliar ideas, transmitir emociones y son capaces de generar un ambiente cordial. Sin embargo, nos cuesta aceptar que necesitamos reconocimiento, cariño, confianza y apoyo. Estos aspectos nos vuelven más humanos y más sensibles con los demás a la hora de comunicarnos.

Desde el momento que perdemos la empatía con el otro, realizamos juicios de valor o simplemente desistimos de escuchar. Cuando estamos más pendiente de lo que vamos a decir y dejamos a un lado la opinión del otro, en esos momentos se transgrede la comunicación no violenta.

Comunicación No Violenta

¿Qué se entiende por comunicación no violenta?

De lo anterior, podemos mencionar que es conversar resguardando nuestra integridad y la del receptor. En los procesos de coaching de equipos, este modelo representa una buena herramienta para resolver conflictos individuales e interpersonales. La conexión emocional entre las partes puede hacer la diferencia. Por ejemplo, la relación entre el coach y el coachee se basa en el entendimiento. El coachee comprende que necesita ayuda profesional, y el coach lo acompaña en el trayecto a su mejoría personal.

Liderazgo empresarial y el dominio de la comunicación no violenta

Hace algún tiempo el liderazgo se manifestaba de tipo interesante, es decir, se creía mejor que los demás. En este tipo de liderazgo predominan los intereses, negocios y la figura autoritaria. Por el contrario, en el líder de tipo interesado prevalece la humildad y el reconocimiento a todos por igual. Este último líder se preocupa por el ambiente empresarial y las relaciones interpersonales de la organización.

Para mantener un clima de armonía dentro de cualquier empresa es importante que el líder maneje esta herramienta. Es conveniente que el liderazgo controle la agresividad que puede producir cualquier situación. Las conductas agresivas reducen la entrega del personal al trabajo y como consecuencia reina la desmotivación.

El equipo humano ante las conductas agresivas de su líder puede decidir marcharse o ser sumisos ante tal autoridad. Sin embargo, la segunda posición del equipo es muy prejudicial, ya que baja el nivel de motivación por el trabajo.

Técnicas para lograr la comunicación no violenta

Tanto para el líder de cualquier organización como un coach que trabaje con equipos, es importante seguir ciertos pasos para lograr una comunicación sin violencia.

1.- Observación

Todo líder debe observar primero la situación sin emitir ningún juicio de valor. Rosemberg considera que al no evaluar la situación en este paso, alcanzamos una elevada inteligencia humana. Si nosotros asumimos contarle los hechos al receptor con juicios, es probable que reciba la información como una crítica.

Por otro lado, el coach ayuda a intenta ver como separados los hechos y los juicios que puedan surgir. La idea principal es analizar la realidad y la situación del conflicto. 

2.- Sentimientos

El segundo paso para cualquier persona que desee comunicar en momentos de mucha dificultad es reconocer los sentimientos que le produce esa situación. Los dueños de nuestros sentimientos somos nosotros mismos, ya que florece de acuerdo a una circunstancia nuestro lado emocional. Un coach nos ayuda a separar aquellos sentimientos que son o no auténticos para acompañarnos en nuestro proceso de sanación. Los sentimientos pueden ser expresados si cuidamos de no culpar al otro por lo que se haya generado en nosotros.

3.- Necesidades

Mediante un autoanálisis hay que evaluar las necesidades que no fueron satisfechas en esa circunstancia. Si posees un cargo de liderazgo, debes pensar en las carencias de todos y las consecuencias de no ser satisfechas.

Cuando el coachee reflexiona sobre sus necesidades más profundas, es capaz de encontrar la manera de satisfacerlas sin depender del otro. En este sentido, se enfoca en sí mismo y no en lo que tiene la otra persona para su satisfacción.

4.- Peticiones

En esta última etapa, el liderazgo debe saber diferenciar entre una exigencia y una petición.  También es importante que el líder tenga una actitud que permita que el subordinado pueda decir no alguna vez. En este punto, cuando existe una comunicación no violenta nos referimos a que estamos realizando una petición. En cambio, cuando exigimos y marcamos nuestra autoridad todo el tiempo el empleado dirá que sí, pero eso no determinará que el trabajo quede excelente.

La comunicación no violenta funciona como estructura mental para acercarnos a las otras personas. El accionar del coach es efectivo cuando va hasta lo más humano posible, sin importar desde que punto tenga que iniciar. El coach debe sentirse comprendido con su coachee, es allí donde todo proceso tendrá sus frutos. En El Trampolín cada proceso de coaching se adapta a tus requerimientos para avanzar en tus limitaciones.