, , ,

ADICCIÓN LABORAL: RIESGOS EN SU SALUD Y VIDA PERSONAL

La adicción laboral genera una dependencia difícil de autocontrolar

Al referirnos al término de adicción pensamos en vicios como cigarrillos, drogas y entre otras sustancias que dañan el organismo. También existe otro tipo de vicios que se tornan una obsesión, uno de ellos, es la adicción laboral.

Ser responsable y comprometido con las actividades laborales diarias, son características de un buen trabajador. Sin embargo, cuando es en exceso, queda de lado su vida personal y todo su tiempo es para cumplir con más tareas. En algunos casos, el superior premia al adicto por su labor en exceso y le asigna más responsabilidades.

El individuo suele comportarse como un ser ejemplar en el trabajo, pero su condición lo puede llevar al estrés laboral. Cuando estamos en presencia de un adicto laboral, en su mente solamente está alcanzar los resultados esperados.

Adicción laboral

Causas de la adicción laboral

Algunas personas trabajan en demasía por problemas financieros y otros porque deseen crecer profesionalmente, sin ser obsesionados al trabajo. La adicción laboral conlleva a la persona a trabajar más de lo solicitado, va más allá del tiempo. Este tipo de personas son aquellas que tienen dos opciones y se quedan con la más complicada.

Una porción de los individuos obsesivos piensan que en cualquier momento se quedarán sin sus trabajos al cumplir con su horario. Otros creen que son necesarios, que aunque exista un equipo, no será igual si ellos no están.

También existen otros factores que generan esa angustia como la competitividad. Existe la predisposición a pensar que se valora más al trabajador que deja todo por su puesto. En cambio, aquel que cumple un horario está más en riesgo de quedarse sin empleo.

La incapacidad que puede tener una persona por cierto temor infundido de decir no a alguna solicitud. Aceptar múltiples responsabilidades, la desorganización y la falta de afectos personales ayuda a que se genere una adicción laboral.

Por otra parte, aspectos loables como sacar adelante a los hijos, cumplir los sueños y alcanzar la independencia influyen también. Muchos trabajan por lograr todo esto en la vida, por eso realizan sacrificios para darle prioridad a su trabajo. El punto es la obsesión que no da cabida para el más mínimo descanso.

¿Cómo reconocemos la adicción laboral?

Al identificar estas características podréis evaluar si alguno de vosotros sufre de adicción laboral. Los rasgos más comunes que presentan este tipo de personas son:

  • Aman el poder y el dinero.
  • Para alcanzar los resultados esperados, el trabajo tiene que estar hecho según su propio concepto de perfección.
  • Suelen utilizar el trabajo para olvidar los problemas.
  • Constantemente demandan que su labor sea reconocida.
  • No toman vacaciones.
  • En los momentos de descanso trabajan más.
  • Se irritan cuando no trabajan los fines de semana.
  • Cuando finaliza la jornada de trabajo son los últimos que salen de la empresa.
  • Sufren de estrés laboral, no logran relajarse fácilmente, cuentan con alto nivel de ansiedad y trabajan con tensión.

Estos son algunos de los síntomas que vosotros podéis presentar sin daros cuenta. Estas características son tan comunes y cotidianas para el adicto, que no nota su situación. Hay que evaluar si alguno de vosotros o conocidos sufren de este vicio para mejorar vuestra calidad de vida.

Tipos de adicción laboral

Según Thomas Naughton (1987) en base a la obsesión, compulsión y dedicación excesiva hay cuatro tipos de adictos:

  • Fuertemente comprometido:

Asume los desafíos para lograr los objetivos laborales, dedican muchas horas de trabajo y poca atención a las demás cosas.

  • Compulsivo adicto al trabajo:

Son personas impacientes, presentan dificultades para relacionarse con sus compañeros de trabajo y evitan realizar actividades familiares.

En estos dos casos podemos observar obsesión y falta de tiempo para realizar otras actividades fuera de lo laboral. Por el contrario de estos adictos, tenemos a las personas que encuentran su sentido de vida fuera del trabajo. Nos referimos a los siguientes tipos:

  • Compulsivo no adicto al trabajo:

Cumple con su trabajo, pero no se responsabiliza en exceso. Prefiere comprometerse con otras actividades fuera de su cotidianidad laboral.

  • No adicto al trabajo:

Al terminar la jornada laboral se desentiende completamente de sus obligaciones profesionales. La motivación personal la encuentra fuera de su trabajo. Por lo tanto, sus objetivos en la vida pueden que no tenga nada que ver con su actividad de sustento.

Hay otras otros autores como Scott, Moore y Miceli (1997) que consideran que pueden existir otros tipos de adicciones laborales. Algunos de estos rasgos son:

  • Compulsivo-dependiente:

El individuo muestra mucha ansiedad, estrés laboral y problemas físicos. Se compromete con el trabajo por obligación, pero no siente satisfacción.

  • Perfeccionista obsesivo-compulsivo:

Se obsesiona por alcanzar el éxito, aunque para lograrlo tiene que ser de forma perfecta.

  • Orientación al logro:

Toda su actividad está destinada a los logros de la empresa y a sus objetivos personales. No importa si los resultados positivos que se alcanzaron no fueron de forma perfecta. Los errores que se cometen durante la ejecución de las tareas para cumplir un objetivo, no importan, lo relevante es alcanzar los resultados deseados.

  • Pseudoadictos:

Son aquellas personas que tienen un alto nivel de trabajo, desean escalar puestos y tener una buena vida económica. Sin embargo, este tipo de personas pueden comenzar a sufrir de adicción laboral sin que ellas mismas lo noten.

Luego de leer los diferentes tipos de adicciones laborales hay que conocer cuáles son sus consecuencias. Como toda adicción puede afectar nuestra salud enormemente.

Consecuencias de la adicción laboral

Uno de los principales daños de este tipo de adicción es que destruye la familia hasta el punto del divorcio. Genera problemas de salud como: hipertensión, enfermedades gástricas, ansiedad, entre otras. Se puede llegar al nivel de ingerir algún tipo de sustancias para disminuir la fatiga y aumentar el rendimiento laboral.

Dentro de los tipos de coaching existe el SOBER COACH que puede ayudarte con los problemas de adicción. Es decir, si algún momento necesitas ayuda para retomar el rumbo de tu vida, especialmente con la adicción laboral, no dudes de tocar la puerta de un equipo profesional como El Trampolín, para que comiences a trabajar por gusto, organizar mejor tu tiempo y a quitar toda dependencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

48 + = 49