,

El entorno empresarial – Gestión de los impactos externos

Toma de decisiones en el entorno empresarial

El entorno empresarial y la gestión de los impactos externos

Antes de entrar en materia sobre la toma de decisiones en el entorno empresarial que afecta a cada negocio, se ha de conocer el concepto para entender este artículo. Cuando nos referimos al entorno empresarial, son factores externos que impactan de forma positiva o negativa en el desarrollo organizacional.

La empresa para poder tener una toma de decisiones en el entorno empresarial basándose en la situación exterior, necesita evaluar. Un diagnóstico claro permite impulsar el accionar de la organización en pro de adaptarse al entorno cambiante. La incertidumbre también forma parte en dirigir la estrategia comunicacional y operacional de una organización. Mientras más sepas de tu entorno menor serán los riegos.

Entorno empresarial específico

Nos referimos a los factores cercanos que influencia la actividad de la empresa de manera directa. Por otro lado, la empresa también es capaz de influir en estos factores de forma positiva mediante una estrategia comunicacional.

Los factores más comunes que pueden intervenir en el entorno empresarial específico son:

  • Recursos humanos
  • Clientes
  • Proveedores
  • Competencia

Las empresas necesitan contar con un equipo humano que consolide sus objetivos y esté comprometido con ella. El trabajo de todos los miembros de la empresa se tiene que ver reflejado en la demanda de los clientes. La toma de decisiones en el entorno empresarial dependerá de lo requerido por parte de los clientes, al igual que la estrategia comunicacional. Las organizaciones tienen que comunicar lo que están haciendo para que el cliente sienta el compromiso de la empresa.

En relación a los competidores, la empresa debe conocer quiénes son y qué hacen, así como su estrategia comunicacional. Al estudiar la competencia se establece la planificación para posicionar en el mercado los servicios o productos y la firma.

Para que se pueda lograr un producto final exitoso, las empresas están obligadas a elegir apropiadamente a sus proveedores. La elección del proveedor o aliado forma parte de la toma de decisiones . Elegir bien y conocer los procesos que realizan los proveedores, es fundamental para ganar la confianza de los clientes.

Una mala decisión en la escogencia del proveedor puede acarrear pérdidas y afectar la imagen de la organización. Veamos un ejemplo de este caso particular en la siguiente explicación.

Entorno empresarial difícil

Como mencionamos anteriormente un proveedor puede desfavorecer la imagen que tenemos con nuestros públicos. Un ejemplo de ello, es Cargill, proveedora de aceite de palma de Nestlé para elaborar el producto Kit-Kat. Resulta que Nestlé desconocía la alianza que tenía su proveedor con la empresa Sinar Mas, quienes vendían dicho aceite.

La organización Greenpeace comenzó a acusar a Sinar Mas y a Nestlé por apoyar la deforestación en Indonesia. El problema comienza cuando esta organización decide modificar el logo de Kit-kat y colocarle “killer”, es decir asesino.

La campaña anti-Nestlé fue brutal y la compañía para reducir sus efectos impulsó la estrategia de la censura online. Esta fue la peor toma de decisiones en el entorno empresarial de Nestlé para solventar esta crisis.

Según un estudio de la Agencia Digital Smartup, los mensajes corporativos han pasado a segundo plano en la actualidad. Los clientes buscan más empresas que admitan sus errores y tengan un trato más humanizado. De igual manera, se considera que fue un grave error de Nestlé actuar de manera autoritaria.

Sin embargo, el cambio de estrategia comunicacional tras una evaluación de su entorno empresarial fue pertinente. La nueva toma de decisiones en el entorno empresarial de los medios digitales y sociales por parte de Peter Blackshaw, trajo buenos resultados. El hecho de cambiar el discurso, sentarse con la organización Greenpeace, mudar de proveedor y aplicar proyectos medioambientales fue fundamental. Esto condujo a la reconciliación de ambas partes.

El entorno empresarial

Nos referimos a los factores donde la empresa no tiene el control y no puede influir en ellos.  Forman parte del entorno empresarial general factores como: económicos, político-legal, tecnológicos, socioculturales, ecológicos, entre otros.

Cualquier emprendedor que decide formar un negocio tiene que conocer algunos aspectos donde se apuntará su actividad comercial. Contexto empresarial:

  • Sistema político-económico: liberal, comunista, capitalista, autoritario, etc.
  • Leyes: bases legales que rigen vuestra actividad comercial, incluyendo derechos y obligaciones.
  • Tecnología: conocer el acceso a los recursos tecnológicos necesarios.
  • Ecológicas: determinar los controles para la producción, acceso a materias primas, entre otros.
  • Aspectos socio-culturales: nivel educativo, valores y clase social de la población.

Toma de decisiones en el entorno empresarial

El efecto del entorno en la toma de decisiones

La toma de decisiones es la mayor responsabilidad que un líder posee, porque de ello dependerá los resultados. Las decisiones diarias pueden ser tan fáciles como complejas y se clasifican en:

  • Rutina

Son aquellas situaciones que se presentan continuamente y que el líder ya sabe que debe hacer. Por ejemplo, un gerente de operaciones de un agente aduanal conoce el procedimiento que debe seguir para exportar alimentos. En tal sentido, tomará las previsiones para evitar inconvenientes en su salida.

  • Emergencia

Son situaciones inesperadas que obligan la toma de decisiones de forma inmediata. Un ejemplo de ello, es la empresa Nestlé, en el momento que surge la problemática con Greenpeace. En estos instantes, la estrategia comunicacional puede jugar un papel trascendente para evitar mayores conflictos.

  • Estratégicas

Estas decisiones se toman con la mayor tranquilidad posible y sin presiones de ningún tipo. Se consolidan los objetivos a través de la elaboración de un plan estratégico para cambiar el curso de la organización.

  • Operativas

Nos referimos a los cambios en los procesos operativos para mejorar un área en específico. Los cambios operativos se ajustan a las políticas de la empresa y a las demandas del cliente.

Concluyendo:

La dirección estratégica de cualquier organización requiere de creatividad, de nuevas habilidades para reinventarse y anteponerse a circunstancias difíciles. Tener una visión clara del entorno empresarial será vital para la toma de decisiones en el presente y futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 2