CÓMO DECIR NO SIN TEMOR NI ARREPENTIMIENTOS

Cómo decir no

¿Cómo decir no cuando pensamos que nos convertimos en malas personas?

A veces la negativa ante cualquier pregunta o favor solicitado por algún jefe, amigo y familiar, te define ante la sociedad como mala persona. Sin embargo, cómo decir no ante esta tendencia, tienes que saber que es una postura y no significa que seas una mala persona.

Hay que aprender a negarse ante ciertas circunstancias que te pueden incomodar, sin sentir culpa. Piensa en las consecuencias que puede tener tal decisión en tu salud mental. Cuando cedes a los deseos de los demás sin importar lo que quieres te ofendes a ti mismo.

Al decir no, es valorarte y respetarte. Igualmente, cuando dices sí, hay unas consecuencias. Al tomar tales determinaciones analiza si realmente te sientes cómodo o te hace feliz.

Cómo decir no

¿Por qué debo aprender a cómo decir no?

Se trata de defender tu libertad de decidir sin dejar que tus decisiones dependan de la influencia de los demás. Por eso, debes estar preparado psicológicamente para expresar una negación en cualquier situación.

Cuándo antepones la agenda de los demás a la tuya piensa en qué pierdes o ganas. Al decir sí, marcas como prioridad las necesidades externas y dejas a un lado las tuyas. Al mantener esta actitud de la persona que no se niega a nada te llenas de tareas e incumples las tuyas.

Si quieres lograr ser una persona productiva define tus prioridades. Esto no significas que seas egoísta, pero piensa en que los demás cumplen sus metas a través de tu ayuda. En cambio, tú incumples los objetivos trazados.

Establece límites al decir no

Puedes tener el control de tus actividades cotidianas cuando aprendes a cómo decir no de una forma asertiva. Por tal motivo, en El Trampolín te mostramos algunos consejos que debes tomas en cuenta:

1.- Conoce tus valores y quién realmente eres

No digas que sí o no sin saber de qué se trata o si tenga relación con tu esencia como persona. Por ejemplo, si en tu agenda contempla realizar actividades altruistas entonces hazlo.

Lógicamente, existirán otras tareas o solicitudes que no tienen nada que ver contigo. Entonces, se sincero contigo mismo y con la persona que demanda tu favor. Así que este es el momento oportuno para decir no.

2.-  La ansiedad

Al decir no, es normal que la ansiedad se apodere de ti y tengas la sensación de malestar. Es importante que aceptes la ansiedad como parte del proceso y debes controlarla. Evita para salir del paso decir sí, después te puedes arrepentir.

3.- Las consecuencias

Si tu mente mantiene las consecuencias negativas que ese sí puede acarrear será más difícil ceder ante tal petición.

4.- Decir no de forma clara

¿Cómo decir no de forma directa? Evita las explicaciones, mientras más argumentes es peor para ti. Cuando explicas das espacio para que la otra persona comience a debatir tu opinión.

5.- Elabora una lista

Hay circunstancias que por algún motivo no encuentras la manera de decir no. Para que puedas mejorar este punto, te sugerimos que hagas una lista y luego las ordenes. Coloca aquellas situaciones que más te cuesta en los primeros lugares. Luego, medita cuál es el motivo que te lleva a aceptar siempre y con quién te sucede.

Al contar con esta lista se te hará más fácil el camino para que modifiques tu conducta. Así, no caerás en la misma situación una y otra vez.

5.- Practica en el espejo

Una vez que tienes estos consejos claros, procede a la práctica. Párate frente al espejo y comienza a entablar un diálogo contigo mismo donde imagines esa situación, además de la respuesta que le darás a la otra persona.

Verifica que cada vez que practicas tu postura corporal va acorde con lo que expresas. Mantén un tono de voz claro, firme, pero a la vez amable.

Estrategias para responder al cómo decir no

A través de diferentes estrategias podrás ser amable, pero no dejarte llevar por un sí. Algunas de estas estrategias son:

1.- La asertividad elemental

Se trata de dar una explicación de esa respuesta negativa de una manera breve y simple. Un ejemplo, es cuando te invitan el fin de semana a una fiesta. Rápidamente, respondes que no puedes ir porque debes hacer ciertas tareas domésticas.

2.- La asertividad empática

Se trata de que te pongas en el lugar de la otra persona y escuches atentamente su punto de vista. Una vez que la otra persona culmine, te toca manifestar el tuyo.

3.- Aplazamiento asertivo

Si eres del tipo de personas que la ansiedad lo ataca de forma permanente, considera tomarte el tiempo para ofrecer luego una respuesta. Esto te evita decir cualquier cosa sin pensar ni medir las consecuencias.

4.- Estrategia ante la insistencia

Hay personas que no se cansan de tratar de complicarte la vida para ver si obtienen de ti un sí. Por ello, puedes emplear la técnica de repetir lo mismo y mantenerte firme.

Cuando mantienes tu postura y le dices a la otra persona que no insista, ya que no vas a cambiar, desarmas a tu receptor.

Si sientes que estas recomendaciones son excelentes y la puedes llevar a la práctica, empieza desde ya. Sin embargo, en la cotidianidad te cuesta manifestar ese “no”, entonces, ingresa a El Trampolín y revisa los cursos, además de las sesiones para que tomes el control.

Cuando tienes el control y no te dejas influenciar por el entrono, lograrás mejores resultados y mayor productividad.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

88 + = 97