, ,

Presentaciones eficaces para mantener al público atento y no aburrir

Enamora a tu público a través de las presentaciones eficaces

Las presentaciones eficaces logran captar la atención del público y los objetivos esperados por el emisor del mensaje. No importa si eres una persona con facilidad para desenvolverte en público o tienes ciertas limitaciones. Contar con una buena presentación puede favorecerte en ambos casos.

Hablar en público forma parte de las causas de la ansiedad social, que aumenta en ciertos momentos importantes. Para bajar la tensión que esto puede producir, debes planificar tu presentación con antelación. Nuestro equipo de profesionales te ofrece los siguientes consejos.

1.- Contenido

Antes que ponerte frente al ordenador lo primero que tienes que hacer, es planificar y estructurar tu contenido. Definir de manera clara cual es el mensaje principal que quieres transmitir a tu público. Ese mensaje se sustentará en otros sub-mensajes que también tendrás que definir.

Después piensa en ejemplos, datos, anécdotas, historias, gráficos,  etc…que te pueden ayudar a dar credibilidad a los diferentes puntos que quieres exponer.  

2.- Llega temprano a la presentación

Para que todo marche bien desde el primer momento llega con tiempo a tu presentación. Esto te dará la posibilidad de comprobar in situ que toda la parte técnica funciona correctamente y te ahorrará ponerte más nervioso. Y en el caso de que surja cualquier imprevisto tendrás tiempo de resolverlo sin hacer esperar a tu público.

Gran parte de las personas detestan esperar, además de que este detalle al principio puede generar una mala imagen de ti. El público puede pensar que hay improvisación y poca profesionalidad de tu parte.

Presentaciones eficaces

3.- Muéstrate natural

Las presentaciones eficaces necesitan una administración correcta de los contenidos, pero si parecemos un robot cuando hablamos, perdemos el interés del público. Los nervios pueden ocultar tu verdadera personalidad, tal vez eres una persona extrovertida, sin embargo no lo demuestras.

Busca ejemplos o anécdotas para romper el hielo y no aburrir a los receptores del mensaje.

4.- ¿Cómo iniciar tus presentaciones eficaces?

Al iniciar tu presentación cuentas con el 100% de la atención de la audiencia, desde ese momento tienes que aprovecharla. En función del tema, evalúa como debes comenzar tu exposición. Estas son algunas de las opciones:

  • Alguna cifra que sea extraordinaria
  • Con alguna anécdota o chiste
  • Una afirmación llamativa
  • Una pregunta
  • Una cita textual por alguien famoso que puede ser aplicada al tema
  • Una metáfora para cuando el tema es complicado
  • Menciona parte de la conclusión para que tu público sepa a dónde quieres llegar y por qué tienen que estar atentos a la exposición.
  • Etc..

5.- Variar el tono de voz

Los oradores tienden a modificar el tono de su voz para no aburrir al público, de acuerdo a lo que desean proyectar. Puede ser alto, acelerado o con calma, depende del contexto. Esto también te permite dramatizar ese momento y retener más la concentración por parte de los asistentes en el discurso.

6.- Trata de no leer continuamente

Cuando lees constantemente tu presentación, pierdes contacto visual con tu audiencia y esto demuestra poca preparación. Puedes utilizar material de apoyo para revisar algún punto clave, pero tienes que evitar que se convierta en un guión.

7.- Evita contenido muy denso

Cuando manejas conceptos muy complicados, puede pasar que el público no absorba tanta información. Es importante que simplifiques el contenido y lo desarrolles de forma más entendible. Identifica los conceptos o teorías que son fundamentales para tu presentación.

Aquellos puntos que son importantes los puedes mencionar al principio, luego en el desarrollo y en la conclusión. De esta manera, será difícil que el receptor olvide esos aspectos y tendrás presentaciones eficaces.

8.- Narra experiencias reales

En las presentaciones eficaces se agregan casos particulares que pueden llamar la atención y que motivan al público. La gente compra o cree cuando demuestras experiencias particulares a través de fotografías, videos, nombres y demás datos que demuestren la veracidad de la misma.

9.- Emplea el lenguaje corporal

Por lo general, comprendemos el 55% de una información gracias al lenguaje corporal del emisor. Si te quedas estático puede pasar que el asistente entienda poco el contenido. Para que logres presentaciones eficaces acompaña lo que estás diciendo con movimientos corporales.

En tu discurso mira a los ojos a las personas que tienes al frente, expresa emociones, pasea por el escenario y  mueve las manos con naturalidad.

10.- Cuida el diseño

Anteriormente tocamos el tema de que no es eficaz leer constantemente el contenido de la presentación porque demuestra inseguridad y desconocimiento del tema.  Ahora este punto nos referimos al diseño. Hay personas que les gusta trabajar con fondos de colores muy vivos que dificultan la lectura de la dispositiva.

La mayoría de las presentaciones tienen exceso de texto, de información. Evita párrafos largos, usa frases cortas o elementos clave en cada diapositiva. Si es posible sustituye los párrafos por imágenes, infografías, gráficos, videos e incluso objetos que el público puede tocar. 

El diseño más aconsejable de las diapositivas es un fondo blanco o negro y que mantenga 1 o 2  tipografías en toda la presentación. Si cuentas con animaciones, las transiciones y las dispositivas también deben mantener un patrón similar. Evita animaciones que puedan desconcentrar al público.

11.- Interactúa con el público

El grado de atención de las personas no es algo y  la concentración después de 10 minutos empieza a disminuir en picado, por ello es conveniente interactuar con tu audiencia. Formula preguntas, realiza ejercicios si es posible, invita a que consulten sobre algún punto y genera un ambiente idóneo para el debate.

12.- La preparación

Aunque este punto lo colocamos en último lugar, es importante que le dediques tiempo a tu preparación. Ensaya tu presentación varias veces en voz alta y de la forma más parecida a la que luego la realizarás (de pie, sentado, con micro, etc..). De esta manera, tendrás más seguridad cuando estés frente a tu público y  desarrollas el tema sin problema.

Tus presentaciones eficaces alcanzan el objetivo cuando le dedicas tiempo a practicar. Independientemente que ya seas un profesional en el área, es recomendable practicar antes del evento.

Si realmente quieres ser un buen comunicador, que capte la atención del público, además de transmitir una excelente imagen, y vender tus ideas contáctanos. En El Trampolín te mostramos que es posible tener presentaciones eficaces. Ofrecemos Sesiones Individuales de Oratoria donde trabajamos de manera personalizada contigo y cursos de Presentaciones de Alto Impacto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

24 − = 15