,

El poder de la voz como instrumento esencial en la oratoria

Nuestra voz como protagonista en la transmisión de la información

La mayoría de las personas no tienen idea de cómo aprovechar el poder de la voz que poseen. Al hablar en público lo podemos hacer de forma aburrida y sin que nadie nos entienda ni una sola palabra. Si el emisor está nervioso es peor, porque suele suceder que la voz no se escuche o se vuelva temblorosa.

Para que pueda existir una comunicación efectiva se necesita tener el conocimiento de nuestra herramienta más apreciada, la voz. De nada nos servirá contar con este instrumento si en realizad no lo sabemos utilizar. Por esta razón, este post presenta las características, las técnicas y cómo mantener saludable la voz.

Características principales del poder de la voz

Si eres orador o es la primera vez que te vas a enfrentar al público tienes que dominar las siguientes características que te presentamos:

1.- El ritmo

Este aspecto depende del propósito que tengas y los resultados que deseas obtener con tu público. Por ejemplo, un científico que explique alguna fórmula química mantendrá un ritmo moderado. En cambio, un periodista deportivo en televisión podrá ser entusiasta y demostrar mayor pasión.

Si deseas que tu mensaje llegue de la manera más favorable a tu interlocutor, tendrás que transmitirlo con el ritmo que le corresponda. Para que esto pueda funcionar, puedes practicar leyendo textos con diferentes velocidades y entonaciones.

Cuando te encuentras ante un público no te olvides de realizar pausas. Esto te permitirá tomar aire, además de crear suspense  y énfasis en los puntos relevantes.

No olvides que las pausas son como los signos de puntuación en un texto, sino las haces tu mensaje será menos compresible para tu audiencia y más monótono.

2.- Volumen

Esta característica depende de la cantidad de aire que utilizas para controlar el nivel de sonido de tu voz. Si vas a hablar en público debes tener la capacidad de administrar el volumen de tu voz para que todos te puedan escuchar.  También puedes practicar al pronunciar una vocal con un volumen alto y bajo.

3.- El tono

Las personas tienen un tono de voz más grave o menos agudo que lo mantienen por lo general en su vida cotidiana. Para ser un buen orador, varia el tono de voz mientras hablas de acuerdo a la intención que deseas otorgarle.

Si deseas tener un mejor control del tono de tu voz, realiza ejercicios de escalas musicales igual que los cantantes.  Para iniciar la práctica emite un tono grave hasta que llegues a un tono más agudo.

Este ejercicio lo puedes lograr al colocar una mano en el pecho y otra en la frente para sentir las vibraciones. Manejamos un tono de voz grave cuando las sentimos en el pecho y las agudas se producen en la cabeza. Al tener problema con el temblor de la voz, es preferible que utilices un tono grave. 

4.- Hablar con claridad

El poder de la voz necesita de una adecuada articulación para que tu público te logre entender. No es necesario gritar para que los demás nos puedan comprender. Evita tener una mala pronunciación, hablar demasiado rápido y entre dientes.

Para que no tengas estos problemas con tu modulación y pronunciación, aprende trabalenguas y dilos en voz alta y con velocidad. Igualmente trata de pronunciar sílabas que no sean tan fáciles como: gra, sbra, sdra, entre otras.

El poder de la voz

Consejos para mantener el poder de la voz

  • En el momento que empiezas a sentir un dolor de garganta es porque estás hablando con un alto volumen. En este caso, disminuye el volumen y solicita un micrófono si es posible.
  • Antes de realizar tu presentación evita hablar muy fuerte para que no esfuerces la voz.
  • Relaja tus cuerdas vocales antes de tu presentación. Una manera de hacerlo es realizar gárgaras con agua tibia y sal para que se mantengan limpias y relajadas. Es importante que hagas este procedimiento en la noche y horas antes de tu exposición.
  • Mantenernos hidratados es super importante. Cuando estamos hidratados nuestras cuerdas vocales se mantienen húmedas, y esto a su vez mejora la vibración de la voz.
  • Es necesario que calentemos las cuerdas vocales antes de una presentación, y así, no tendremos problemas de ningún tipo.
  • El ritmo, el tono y la velocidad no serán lo mismo para todos los públicos. Tenemos que adaptarnos a nuestros asistentes.
  • Para contar con una buena toma de aire, es necesario practicar la respiración diafragmática. De esta manera, aprenderemos a controlar y distribuir el oxígeno durante los discursos.

Cuida tu instrumento profesional

Si quieres sacarle el mayor partido a tu voz te recomendamos que visites a un médico especialista en Otorrinolaringología. Según el Dr. Jorge Alfaro García, especialista en el área del Hospital de Quirón en Zaragoza, uno de cada tres españoles sufrió alguna vez de problemas de la voz.

Es recomendable que acudamos al especialista especialmente si por algún motivo notamos alguna alteración. A veces podemos sufrir de alguna gripe fuerte o catarro, si pasa de 10 días es mejor acudir al médico. El otorrino puede ayudar a evitar posibles infecciones en las cuerdas vocales.

Si trabajas especialmente con tu voz es preferible que mantengas hidratada la garganta, evita el tabaco y alcohol. También es recomendable cuidar la alimentación, especialmente cuando sufres de reflujo. Las grasas, las especies y el picante en exceso son factores que dañan las cuerdas vocales.

El doctor Alfaro considera que es conveniente descansar la voz cuando no se está trabajando. Hablar poco puede ayudar a reposar nuestras cuerdas vocales.

Estos son algunos consejos que te damos para cuidar tu voz desde El Trampolín. Si deseas, hablar en público, dominar tus miedos y ser buen orador pregunta por nuestros cursos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21 − = 18