,

La escucha (II) Cómo escuchar mejor para tener una comunicación efectiva

Escucha activa

La escucha (II) La comunicación efectiva

Cómo escuchar mejor para tener una comunicación efectiva

Comunicación efectiva. ¿Cómo escuchar mejor? De entrada, esta pregunta parece tener respuesta en el empleo de fórmulas matemáticas. Pero no, no hay un manual exacto de la escucha. Sobre todo, si recordamos lo que mencionamos en el artículo anterior sobre la no trivialidad de nuestra naturaleza. No somos máquinas receptoras de mensajes. No somos un elemento pasivo en el esquema de la comunicación, no somos un radio que reproduce la señal que recibe. Filtramos los estímulos según particularidades propias de cada quien.

Sin embargo, sí que hay cosas que podemos hacer para escuchar mejor y disfrutar de los innumerables beneficios que ello conlleva.

Empezamos haciendo mencionando la disposición. Estar dispuestos a escuchar no es sencillo. Estamos acostumbrados a esperar que el otro termine de decir su oración para poner nuestro comentario encima. A veces es tal el apuro por hacernos escuchar o por expresar nuestra verdad, que no nos damos tiempo para hacer un mínimo de silencio.

El paso previo consiste en revisar nuestra concepción de verdad. Esto porque asumimos que la mayoría de las veces, esta es absoluta. Decimos entonces que existe el dios único y verdadero, el mejor equipo del mundo, el mejor sistema político, que las cosas son como son, y ello nos cierra posibilidades para escuchar al otro y nos pone un muro en frente que obstaculiza la posibilidad de conocer al otro y de conocer su mundo.

Vivimos en un mundo de absolutismos, de imposición de criterios por sobre los de los demás. El precio a pagar no es bajo, sino todo lo contrario. Tenemos guerras, discusiones inútiles, conversaciones que no conducen a ningún lado, y gran parte de ello, por creer que conocemos la verdad absoluta.

No se trata de ir por la vida sin criterio alguno. Se trata de poder asumir lo que escuchamos con flexibilidad, siempre que esto no conduzca a que nos falten el respeto o a que nuestra dignidad se vea afectada.

Escucha activa

Y tu… ¿te limitas a oír  o a escuchar activamente?

Escuchar es cuestión de significados

Otro aspecto relevante y que vale la pena mencionar es la posibilidad de abrirse a conocer los significados que tiene el mundo para la gente que nos importa o que nos rodea. Al fin y al cabo, oímos palabras, lo que en lingüística se conoce como significantes, pero no validamos sobre lo que una palabra significa para el otro.

Por ejemplo, una mujer que manifiesta no sentirse amada por su pareja habla de su significado de la palabra “amor”. Es probable que esta persona obtenga como respuesta una frase del tipo: “Pero cómo dices que no sientes amada, si siempre vamos al cine y a comer”. El error pudiera radicar en que estamos acostumbrados a respuestas para preguntas fácticas. El circuito pareciera ser:

“Pregunta> respuesta”

En vez de:

“Pregunta > indagación > reflexión > validación > respuesta”

Para escuchar no basta con poner atención, hay que indagar, reflexionar y validar.

El sistema educativo nos acostumbró a preguntas cerradas, incluso con opciones de selección simple. Evitamos por mucho tiempo el ejercicio reflexivo.

Ante el planteamiento de la mujer que dice no sentirse amada, sería muy útil indagar y validar lo que para ella significa el amor, sobre sus estándares de una palabra, que a todas luces, es subjetiva, puesto que no hay parámetros ni indicadores exactos que permitan dar cuenta de su forma ideal. El amor, como tantas otras cosas abstractas en la vida, no puede medirse con un, por ejemplo “amórmetro”.

Escuchamos si indagamos, si nos interesamos de verdad por aquello que nos dicen y por las personas que nos hablan.

Aceptar y ceder para escuchar mejor

Otros componentes importantes de la escucha son la aceptación y el respeto. En la medida en que entendamos que el otro es un legítimo ser con una “verdad” legítima para él, podremos bajarle intensidad e nuestro enjuiciador interno y abrirnos a la escucha.

Pero escuchar no implica solo respetar, sino ceder. Aquí es donde muchos fracasan y chocan contra una pared. No se trata de vivir y hacer la voluntad de los demás siempre. Se trata de conseguir puntos medios donde ambos salgan beneficiados y donde sea posible mantener las relaciones o terminarlas de la mejor manera posible, conversando y aclarando los puntos que sean necesarios para evitar que se quede material no dicho que genere resentimiento posterior.

Si nos importa una relación, si queremos conservarla o conservar la posibilidad a futuro, entonces habrá cosas que cambiar o ceder. En eso se basa la diplomacia y por eso existen los mediadores. Personas que ESCUCHAN (sí, en mayúsculas) y son capaces de indagar, validar y proponer concesiones.

Por último, para que todo esto suceda, la empatía resulta importante. Eso que de forma sencilla explicamos como “ponerse en los zapatos del otro”. ¿Qué lo hace decir lo que me dice y qué puedo hacer para escuchar y atender a su inquietud?

Como ya lo dijimos, escuchar no es un acto pasivo. Por el contrario, requiere de esfuerzo y práctica. De lo contrario, estaríamos siendo irresponsables con un acto al que damos por hecho, pero que si lo valoramos en su justa dimensión, nos abre un abanico de posibilidades para lograr una comunicación efectiva.

Y tú, ¿qué piensas acerca de tu escucha?

Logotipo de "El Trampolín Coaching y Comunicación"

 
Avenida de Nazaret 13A
28009-Madrid
Telf contacto: +34910757492

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

43 + = 47